ES­CA­LE­RAS AL CIE­LO

Granada Hoy - - Opinión -

APRO­VE­CHÉ el des­can­so del Día de la His­pa­ni­dad, pa­ra vi­sio­nar El es­pí­ri­tu de 1945, un do­cu­men­tal de Ken Loach que ex­pli­ca co­mo, tras ga­nar la II Gue­rra Mun­dial, Chur­chill fue de­rro­ta­do en las elec­cio­nes por el Par­ti­do La­bo­ris­ta que, con un plan de na­cio­na­li­za­ción de em­pre­sas es­tra­té­gi­cas y co­rrec­ción de las de­sigual­da­des so­cia­les, le­van­tó el Es­ta­do del Bie­nes­tar. El mis­mo que de­rrum­bó en los 80 la se­ño­ro­na That­cher an­tes de su­bir a la ex­tre­ma de­re­cha del Pa­dre. Mien­tras Se­bas­tián Pé­rez re­par­tía en Gra­na­da ban­de­ras ro­ji­gual­das pa­ra ce­le­brar la uni­dad de Es­pa­ña, yo, con la re­sa­ca del lar­go­me­tra­je, pen­sa­ba que po­dría col­gar al­gu­na en las se­des de TG7, de Emu­ce­sa, del Cen­tro Co­mer­cial Se­rra­llo o de las vi­vien­das de Bár­ce­nas, Co­rrea y Ra­to. Y que es mu­cho más pa­trió­ti­co y pro­pi­cio a la igual­dad de los es­pa­ño­les re­par­tir dos bi­lle­tes de 500 eu­ros a quie­nes fae­nan ocho ho­ras dia­rias. Lo que han pac­ta­do PSOE y Po­de­mos, va­mos.

El pro­ble­ma de Es­pa­ña y de la Eu­ro­pa que di­ri­gen el FMI, el Ban­co Mun­dial y los re­que­tea­for­tu­na­dos mun­dia­les, con­sis­te en la la­mi­na­ción de cual­quier res­to de key­ne­sia­nis­mo y la vuel­ta del Con­ti­nen­te al XIX en ma­te­ria de ago­nía eco­nó­mi­ca. Eso ha si­do po­si­ble me­dian­te el de­bi­li­ta­mien­to de los Es­ta­do­sNa­ción y la ex­tin­ción por anemia de la so­cial­de­mo­cra­cia. No del PSOE o de los lla­ma­dos par­ti­dos so­cia­lis­tas, sino de las po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas que les ga­na­ron el fa­vor de las gen­tes y per­mi­tie­ron dé­ca­das de pro­gre­so. De ahí el ata­que a la grie­ga que es­tá re­ci­bien­do el ac­tual Go­bierno por par­te de mu­chos oli­go­po­lios me­diá­ti­cos cu­yos con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción es­tán con­tro­la­dos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te por ac­cio­nis­tas de ga­sís­ti­cas, pe­tro­le­ras, eléc­tri­cas, ban­cos o fon­dos de in­ver­sión. Des­de que se in­tu­yó el acuer­do con Po­de­mos, Sán­chez y sus mi­nis­tros se han con­ver­ti­do en dia­nas de in­sul­tos y fal­se­da­des por asun­tos, al­gu­nos cier­tos, in­fi­ni­ta­men­te me­nos gra­ves que los epi­so­dios de sa­queo acae­ci­dos con Ra­joy en la Mon­cloa.

En lo que res­pec­ta a Po­de­mos, pa­re­ce que em­pie­zan a ma­du­rar. Tras los errores adá­ni­cos, al­guno ma­yúscu­lo pe­ro la ma­yo­ría mag­ni­fi­ca­dos ar­ti­fi­cial­men­te, el sec­tor do­mi­nan­te del par­ti­do ha com­pren­di­do que es más di­fí­cil al­can­zar el cie­lo por asal­to que su­bien­do los pel­da­ños de unas es­ca­le­ras. Só­lo así po­drán con­so­li­dar­se co­mo or­ga­ni­za­ción y es­pe­rar a go­ber­nar al­gún día el país, so­los o en co­la­bo­ra­ción con un PSOE que re­cu­pe­re vo­lun­ta­ria o for­zo­sa­men­te sus esen­cias. Po­drán de­mos­trar en­ton­ces que ni el eu­ro es obli­ga­to­ria­men­te neo­li­be­ral ni nin­gún ar­tícu­lo de la Cons­ti­tu­ción re­fie­re que Es­pa­ña y Eu­ro­pa han de ser con­du­ci­dos obli­ga­to­ria­men­te por fuer­zas ca­da vez más reac­cio­na­rias, ra­cis­tas y fol­cló­ri­cas.

El sec­tor do­mi­nan­te de

Po­de­mos ha com­pren­di­do que es más di­fí­cil al­can­zar el cie­lo por asal­to que su­bien­do pel­da­ños

AN­TO­NIO CAMBRIL

@an­to­nio­cam­bril

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.