La arquitectura del vino

Enotu­ris­mo. La con­tra­ta­ción de gran­des ar­qui­tec­tos de fa­ma in­ter­na­cio­nal pa­ra la cons­truc­ción de nue­vas bo­de­gas en Es­pa­ña es un fe­nó­meno que no se da en otros paí­ses

Granada Hoy - - Granada - MAR­GA­RI­TA LO­ZANO

CON el enotu­ris­mo en el pun­to de mi­ra, las bo­de­gas se con­vier­ten en au­tén­ti­cos mo­nu­men­tos en­tre vi­ñe­dos. Val­gan al­gu­nos ejem­plos muy ac­tua­les: Ri­chard Ro­gers di­se­ñó ha­ce más de una dé­ca­da la nue­va bo­de­ga de Pro­tos, una cons­truc­ción ul­tra­mo­der­na con el Cas­ti­llo de Pe­ña­fiel, cons­trui­do en­tre los si­glos X y XV y de­cla­ra­do Mo­nu­men­to Na­cio­nal a prin­ci­pios del si­glo XX. Nor­man Fos­ter hi­zo lo propio pa­ra el Gru­po Faus­tino en Bo­de­gas Por­tia, un pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co es­pec­ta­cu­lar, un sím­bo­lo de van­guar­dia y fu­tu­ro en el co­ra­zón de Ri­be­ra del Due­ro. Inau­gu­ra­da en 2010, es ya es un icono de la arquitectura del mun­do del vino. Ace­ro, ma­de­ra, hor­mi­gón y vi­drio, su di­se­ño aú­na el equi­li­brio de los ma­te­ria­les con las for­mas y de la arquitectura con el pai­sa­je.

La bo­de­ga Mar­qués de Ris­cal en la lo­ca­li­dad de El Cie­go (La Rio­ja) es obra de Gehry (au­tor tam­bién del Mu­seo Gug­gen­heim Bilbao). Y es que, co­mo par­te de su plan es­tra­té­gi­co pa­ra los años 2000, la em­pre­sa pro­yec­tó un mo­de­lo de bo­de­gas más van­guar­dis­ta y con más vo­ca­ción de com­ple­jo de ocio, de­no­mi­na­do Ciu­dad del Vino. Así, re­mo­de­ló to­do el en­torno y cons­tru­yó una nue­va bo­de­ga con la tec­no­lo­gía más avan­za­da, ade­más de nue­vos bo­te­lle­ros y la­bo­ra­to­rios. Es­te edi­fi­cio, cons­trui­do en pie­dra are­nis­ca y una cu­bier­ta de ti­ta­nio, al­ber­ga un ho­tel de la ca­de­na Star­wood Ho­tels & Re­sorts y dos res­tau­ran­tes, el Bis­tró 1860 y el Mar­qués de Ris­cal, ga­lar­do­na­do en 2011 con una Es­tre­lla Mi­che­lin. Cu­rio­sa­men­te, es­te gru­po bo­de­gue­ro con­tra­tó ya en 1883 al ar­qui­tec­to Bell­so­lá pa­ra la cons­truc­ción de una bo­de­ga.

Otro gran ar­qui­tec­to es­pa­ñol, Ca­la­tra­va, es el au­tor de Bo­de­gas Ysios, en La Guar­dia, en la Rio­ja ala­ve­sa, una de las cons­truc­cio­nes más van­guar­dis­tas de la zo­na y des­ta­ca por la on­du­la­ción de sus te­ja­dos de alu­mi­nio con la sierra de Can­ta­bria co­mo fon­do, en me­dio de un pai­sa­je de vi­ñas. En abril de 2013 sal­tó la no­ti­cia de la de­man­da pre­sen­ta­da por el gru­po Do­mecq, pro­pie­ta­rio de las Bo­de­gas Ysios (Rio­ja Ala­ve­sa), en el Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia de Vi­to­ria. En es­ta se pi­de al ar­qui­tec­to y la cons­truc­to­ra Fe­rro­vial que asu­man los dos mi­llo­nes de eu­ros que su­po­ne la re­pa­ra­ción de la cu­bier­ta de edi­fi­cio de la bo­de­ga. El pro­ble­ma ra­di­ca en que el on­du­lan­te te­ja­do pre­sen­ta cons­tan­te­men­te go­te­ras y hu­me­da­des. La cu­bier­ta, re­ves­ti­da de alu­mi­nio y lá­mi­nas de ce­dro (ma­te­ria­les dúc­ti­les em­plea­dos pa­ra lo­grar esa for­ma), mo­vi­da por el vien­to de­ja pa­sar el agua.

El ar­qui­tec­to Rafael Mo­neo, na­va­rro de na­ci­mien­to, es uno de los más re­co­no­ci­dos de Es­pa­ña. Tie­ne en su ha­ber nu­me­ro­sos pre­mios des­ta­can­do el Pre­mio Pritz­ker en 1996 (es co­mo el No­bel de arquitectura, el re­co­no­ci­mien­to más im­por­tan­te en es­te cam­po), es el úni­co es­pa­ñol que lo ha ga­na­do. La me­da­lla de Oro de RI­BA (Ro­yal Ins­ti­tu­te of Bri­tish Ar­chi­tecs) en 2003, el Pre­mio Prín­ci­pe de Asturias de las Ar­tes en 2012 y va­rios más in­ter­na­cio­na­les. En el co­ra­zón de Na­va­rra se en­cuen­tra la im­pre­sio­nan­te Pro­pie­dad de Arín­zano, un es­pa­cio pro­te­gi­do que cons­ti­tu­ye un ri­co há­bi­tat na­tu­ral. Rafael Mo­neo es el res­pon­sa­ble del di­se­ño de la bo­de­ga, en­car­ga­da por la fa­mi­lia Chi­vi­te y que sir­vió de ins­pi­ra­ción pa­ra una nue­va iden­ti­dad de mar­ca de la fin­ca Arín­zano. Des­ta­ca en es­te obra la so­brie­dad de Mo­neo. La obra con­sis­te en unos cuer­pos de edi­fi­cio en los que el di­se­ño se apre­cia una vez es­ta­mos en el in­te­rior de la bo­de­ga, por­que los vo­lú­me­nes ex­ter­nos, po­ten­cia­dos por un te­cho de co­bre, que cam­bia de to­na­li­dad se­gún la luz que in­ci­de so­bre el bos­que cer­cano, pa­san prác­ti­ca­men­te des­aper­ci­bi­dos. La bo­de­ga, de hor­mi­gón abu­jar­da­do, es una uni­dad que abra­za los tres edi­fi­cios con los que ya con­ta­ba el Se­ño­río: el pa­la­cio de Ca­bo de Ar­me­ría, con su to­rre me­die­val del si­glo XIV, la er­mi­ta neo­clá­si­ca y el ca­se­rón. La nue­va bo­de­ga de Mo­neo en­mar­ca es­tas tres pie­zas, crean­do un ar­co que en­cie­rra las cons­truc­cio­nes y que que­da per­fec­ta­men­te in­te­gra­do en el pai­sa­je de en­ci­nas que la ro­dea. El hor­mi­gón de las pa­re­des, pig­men­ta­do y es­tria­do, se in­te­gra per­fec­ta­men­te con la pie­dra cal­cá­rea lo­cal de las es­truc­tu­ras his­tó­ri­cas. En 2015, co­mo par­te del plan de re­es­truc­tu­ra­ción fi­nan­cie­ra fir­ma­do con la ban­ca, Chi­vi­te ven­dió Arín­zano al gru­po SPI.

Pe­ro la con­tra­ta­ción de co­no­ci- dos ar­qui­tec­tos pa­ra el sec­tor eno­ló­gi­co no es nue­vo, sino que ha­cien­do una re­tros­pec­ti­va his­tó­ri­ca ve­mos cla­ros an­te­ce­den­tes, co­mo la con­tra­ta­ción, a fi­na­les del si­glo XIX de Gau­dí pa­ra las bo­de­gas de crian­za Güell en Ga­rraf (Bar­ce­lo­na); o en 1904, con el ar­qui­tec­to tam­bién mo­der­nis­ta ca­ta­lán Puig i Ca­da­falch pa­ra la ela­bo­ra­ción y crian­za del ca­va Co­dor­níu en Sant Sa­dur­ní d’Anoia.

En los años 60 del pa­sa­do si­glo, Fi­sac rea­li­zó un pro­yec­to en Je­rez pa­ra Bo­de­gas Gar­vey. Otros ejem­plos de arquitectura em­ble­má­ti­ca los te­ne­mos en la dé­ca­da de los 80 con el ar­qui­tec­to Man­ga­do pa­ra Bo­de­gas Ira­che y Mar­co Real en Na­va­rra; y con el ar­qui­tec­to Tus­quets pa­ra Moët Chan­don en Ca­ta­lu­ña.

Aun­que no se pue­de ge­ne­ra­li­zar al ha­blar del vino, hay as­pec­tos fun­cio­na­les prác­ti­ca­men­te co­mu­nes a to­das las bo­de­gas, co­mo son la re­cep­ción de la uva, la ex­trac­ción del mos­to, la bo­de­ga de fer­men­ta­ción, el em­bo­te­lla­do y ex­pe­di­ción y los es­pa­cios au­xi­lia­res co­mo los la­bo­ra­to­rios, sa­las de ca­ta, zo­na de ven­tas, bi­blio­te­ca. enote­ca, etc., que tam­bién for­man par­te del pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co. Con­se­guir los va­lo­res hi­gro­tér­mi­cos en el in­te­rior de la bo­de­ga de crian­za con el má­xi­mo apro­ve­cha­mien­to ener­gé­ti­co na­tu­ral por me­dio de ac­tua­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas pro­yec­tua­les, sin cli­ma­ti­za­ción ar­ti­fi­cial.

Pe­ro cuan­do real­men­te se con­fi­gu­ran las se­ñas de iden­ti­dad geo­grá­fi­cas y el en­sam­bla­je Arquitectura-Vino es en los si­glos an­te­rio­res, me­dian­te la arquitectura anó­ni­ma ar­te­sa­nal so­bre ra­san­te y las bo­de­gas ver­ná­cu­las sub­te­rrá­neas, don­de el vino se re­fu­gia en soluciones cons­truc­ti­vas y ma­te­ria­les au­tóc­to­nos de la arquitectura po­pu­lar.

Lo que ha­ce in­dis­pen­sa­ble en la con­tra­ta­ción del pro­yec­to de una bue­na bo­de­ga es que el ar­qui­tec­to co­noz­ca su com­ple­jo fun­cio­na­mien­to. En de­fi­ni­ti­va, el ar­te y la cien­cia de la arquitectura y de la eno­lo­gía de­ben unir­se pa­ra con­se­guir la ela­bo­ra­ción de un gran vino a tra­vés el es­pa­cio y el tiem­po.

Puig i Ca­da­falch y Gau­dí de­ja­ron su se­llo en bo­de­gas a fi­na­les del XIX y prin­ci­pios del XX

GRA­NA­DA HOY

1

31. La bo­de­ga Co­dor­niu di­se­ña­da por Puig i Ca­da­falch en 1904. 2. La im­pre­sio­nan­te bo­de­ga Ysios, de San­tia­go Ca­la­tra­va. 3. Mar­qués de Ris­cal, de Frank Gehry.

2

marga-priv@hot­mail.comhttp://mar­ga­ri­ta­lo­za­no­ruiz.word­press. com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.