Es­pe­ran­za co­ro­na­da

Gra­na­da se vuel­ca con los ac­tos de en­tro­ni­za­ción de la ima­gen de Jo­sé Ri­sue­ño

Granada Hoy - - Portada - J. J. Me­di­na GRA­NA­DA

Ayer no fue un sá­ba­do cual­quie­ra en Gra­na­da. En una de las mues­tras de fer­vor que lle­va mu­chos años sin re­cor­dar­se por la ca­pi­tal, los gra­na­di­nos se echa­ron a la ca­lle pa­ra acom­pa­ñar a la Virgen de la Es­pe­ran­za por su co­ro­na­ción ca­nó­ni­ca. Mi­les de per­so­nas con emo­ción con­te­ni­da du­ran­te la ma­ña­na en la Ca­te­dral, y esa mis­ma can­ti­dad mul­ti­pli­ca­da por va­rias ve­ces du­ran­te la pro­ce­sión que lle­vó a la ima­gen de Jo­sé Ri­sue­ño de Al­con­chel a ‘pa­sear’ por rin­co­nes y ca­lles que se sa­len de su re­co­rri­do tra­di­cio­nal du­ran­te ca­da es­ta­ción de pe­ni­ten­cia del Mar­tes San­to.

Po­cos mi­nu­tos an­tes del me­dio­día, el Ar­zo­bis­po de Gra­na­da, mon­se­ñor Mar­tí­nez, im­pu­so la co­ro­na a la ima­gen de Nues­tra Se­ño­ra de la Es­pe­ran­za, que des­de ayer in­cor­po­ra­rá a su nombre la apre­cia­ción de ‘co­ro­na­da’. Fue el pun­to cul­mi­nan­te de una ce­re­mo­nia de cer­ca de dos ho­ras de du­ra­ción en la que el pre­la­do de la dió­ce­sis gra­na­di­na se mos­tró en­tra­ña­ble y co­me­di­do an­te los her­ma­nos y los de­más cofrades de otras her­man­da­des que les acom­pa­ña­ron en tan so­lem­ne jor­na­da. Co­mo co­me­di­da es­tu­vo la con­cu­rren­cia, con una emo­ción con­te­ni­da has­ta que mon­se­ñor Mar­tí­nez im­pu­so la jo­ya a la ima­gen de la Es­pe­ran­za, don­de la rup­tu­ra en aplau­sos y los ví­to­res retumbaron en to­da las na­ves de la seo me­tro­po­li­ta­na. Al fren­te, miem­bros de la Cor­po­ra­ción Mu­ni­ci­pal co­mo Rocío Díaz (PP), Raquel Ruz (PSOE) y Ma­nuel Oli­va­res (Cs) flan­quea­ban al her­mano ma­yor Francisco Fer­nán­dez Mi­llán.

El me­dio­día se con­vir­tió en un tra­sie­go de her­ma­nos y cofrades por to­dos los al­re­de­do­res de la Pla­za de las Pa­sie­gas y el cen­tro, don­de los tu­ris­tas les fo­to­gra­fia­ban jun­to a los car­te­les ver­de es­pe­ran­za que de­co­ra­ban las vías por las que po­cas ho­ras más tar­de pa­sa­ría la pro­ce­sión. “Gra­na­da con su Es­pe­ran­za” y “Lu­ce­ro de la ma­ña­na” re­za­ban al­gu­nas de las pan­car­tas.

Por la tar­de lle­gó el fes­ti­val de pue­blo de Nues­tra Se­ño­ra de la Es­pe­ran­za. Ba­jo un sol más ve­ra­nie­go que oto­ñal y un ca­lor in­ten­so, la Pla­za de las Pa­sie­gas se aba­rro­tó. Una ale­gría que se de­tu­vo an­te un si­len­cio se­pul­cral a la sa­li­da de la ima­gen de la Ca­te­dral. Cuan­do em­pe­zó a to­car la ban­da del Gran Po­der, la emo­ción no tar­dó en sa­lir. Ví­to­res y pro­cla­mas en el pue­blo; lá­gri­mas en­tre los cos­ta­le­ros. Unos cos­ta­le­ros que se lo pa­sa­ron bom­ba lle­van­do a su ‘ma­dre’, o la ‘ni­ña de San­ta Ana’ co­mo se la lla­ma ca­ri­ño­sa­men­te. La Es­pe­ran­za se gus­tó por su ciu­dad, sa­lien­do tar­de de la Ca­te­dral y de­te­nién­do­se don­de la re­que­rían. Pri­me­ro Je­sús del Res­ca­te, que sa­lió al pór­ti­co de su tem­plo pa­ra re­ga­lar una ima­gen que no se pro­du­cía des­de ha­cía más de un si­glo. Y así, por to­do el re­co­rri­do: San Agus­tín, Virgen de las An­gus­tias (don­de hi­zo es­ta­ción an­te la Pa­tro­na de la ciu­dad), San Ma­tías, San­ti Do­min­go, y el úl­ti­mo tra­mo has­ta su ca­sa la igle­sia de San­ta Ana, en Pla­za Nue­va. Cuan­do es­tas le­tras se es­cri­bían to­da­vía que­da­ba más de la mi­tad del re­co­rri­do. Nun­ca es tar­de si se re­par­te Es­pe­ran­za.

CAR­LOS GIL

Mon­se­ñor Mar­tí­nez co­lo­ca la jo­ya a Nues­tra Se­ño­ra de la Es­pe­ran­za

1. El pa­so de Nues­tra Se­ño­ra de la Es­pe­ran­za, ya co­ro­na­da, se abre es­pa­cio en­tre el gen­tío de la Pla­za de las Pa­sie­gas ca­mino de la ca­lle Mar­qués de Ge­ro­na. 2. In­cen­sa­rios de Lo­ja rea­li­za­ron su ri­to tra­di­cio­nal a la sa­li­da de la Ca­te­dral de Gra­na­da. 3. La ima­gen de la Es­pe­ran­za, que tie­ne 300 años de an­ti­güe­dad, po­co des­pués de su co­ro­na­ción, den­tro de la seo me­tro­po­li­ta­na.4. Un man­to con el es­cu­do de la co­fra­día en sal que so­lo pu­do pi­sar el pa­so. 5. El jú­bi­lo es­ta­lló tras la im­po­si­ción de la co­ro­na.

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO: CAR­LOS GIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.