10 cla­ves pa­ra venderte me­jor cuan­do bus­cas un tra­ba­jo

Guías Infoempleo - - Consejos Para Buscar Trabajo -

Sa­ber ha­cer al­go atrac­ti­vo es un ar­te que nos ha en­se­ña­do el mar­ke­ting. Atrac­ti­vo tam­bién pue­de equi­pa­rar­se a opor­tuno o con­ve­nien­te. Al­go es atrac­ti­vo en la me­di­da en que se ajus­ta a una ne­ce­si­dad. Es la so­lu­ción a un pro­ble­ma. En es­te sen­ti­do, po­de­mos pre­sen­tar nues­tro

ba­ga­je y for­ma­ción la­bo­ral co­mo una so­lu­ción an­te la va­can­te a ese pues­to de tra­ba­jo al que so­mos can­di­da­tos. ¿Có­mo ha­cer­lo? He aquí diez cla­ves:

1. Ade­lán­ta­te a lo que ne­ce­si­ta tu em­plea­dor. In­fór­ma­te bien so­bre el pues­to, in­ves­ti­ga e ima­gi­na por qué ne­ce­si­tan a al­guien en ese pues­to. Co­no­ces el sec­tor y sa­bes qué cua­li­da­des son las que es­tán me­jor va­lo­ra­das. En­ca­ja tus ha­bi­li­da­des con las ne­ce­si­da­des del pues­to. Abor­da­rás la en­tre­vis­ta de una for­ma proac­ti­va, lo que te man­ten­drá muy mo­ti­va­do. Ten es­te pen­sa­mien­to a mano: “Ne­ce­si­táis a una per­so­na co­mo yo”.

2. Re­sal­ta tus pun­tos fuer­tes, lo que te di­fe­ren­cia del res­to. Haz aco­pio de tus ha­bi­li­da­des y pon­te ejem­plos an­te pro­ble­mas co­ti­dia­nos en los que al­gu­na ha­bi­li­dad tuya ha ser­vi­do pa­ra so­lu­cio­nar al­go. Te ayu­da­rá a ser más es­pe­cí­fi­co.

3. Haz un dis­cur­so con tu ob­je­ti­vo y me­jo­res ca­pa­ci­da­des. De 30 se­gun­dos, un mi­ni ele­va­tor pitch. Pre­pa­ra un pe­que­ño re­la­to com­pues­to por tu ob­je­ti­vo pro­fe­sio­nal y las cla­ves de tu CV que te ayu­da­rán a con­se­guir­lo. Es una for­ma de re­unir tus me­jo­res cua­li­da­des e in­ser­tar­las en una historia. Es­to se­rá al­go que pue­das sol­tar en mu­chas oca­sio­nes, tan­to en reunio­nes de net­wor­king co­mo en en­tre­vis­tas de tra­ba­jo.

4. En­sa­ya tu dis­cur­so. Tie­nes que con­se­guir dar cre­di­bi­li­dad y na­tu­ra­li­dad al re­la­to. En­sa­ya tu ele­va­tor pitch o re­crea la en­tre­vis­ta de tra­ba­jo con tan­tas per­so­nas co­mo pue­das pa­ra me­jo­rar tan­to tu len­gua­je cor­po­ral co­mo los ex­ce­sos o de­fec­tos del re­la­to que ha­yas cons­trui­do. Te ayu­da­rá a cal­mar los ner­vios y a te­ner con­fian­za.

5. So­cia­li­za tu CV. Apro­ve­cha ca­da oca­sión que se pre­sen­te pa­ra de­cir que es­tás a la bús­que­da de em­pleo. Uti­li­za las re­des so­cia­les mi­dien­do no re­pe­tir­te y apor­tan­do va­lor, es de­cir, par­ti­ci­pan­do en fo­ros pro­fe­sio­na­les don­de dar­te a co­no­cer y crea con­te­ni­dos que pue­dan com­par­tir­se. Nun­ca se sa­be dón­de pue­de ha­ber una opor­tu­ni­dad. Ne­ce­si­tas tra­ba­jar y ser proac­ti­vo y re­so­lu­ti­vo, es un as­pec­to psi­co­ló­gi­co muy va­lo­ra­do.

6. Per­so­na­li­za ca­da ofer­ta. No reali­ces en­víos ma­si­vos de CV. In­clu­ye al­gún de­ta­lle (pue­des in­ves­ti­gar en la pá­gi­na web o en las re­des so­cia­les de la com­pa­ñía) que ha­ga ca­sar tu CV con el es­pí­ri­tu de la em­pre­sa.

7. Re­co­ge im­pre­sio­nes so­bre el es­ta­do del pro­ce­so de se­lec­ción du­ran­te la en­tre­vis­ta. De una for­ma su­til pue­des pre­gun­tar si tie­ne al­gún co­men­ta­rio so­bre lo que le has con­ta­do. De es­ta for­ma pue­des de­tec­tar las po­si­bles ob­je­cio­nes y ex­pli­car­te. Haz­lo so­lo si te sien­tes se­gu­ro y sa­bes que no va a re­sul­tar al­go agre­si­vo.

8. Crea un buen am­bien­te co­mu­ni­ca­ti­vo. Ser ama­ble, ha­blar con con­fian­za (en­sa­yan­do, lo con­se­gui­rás), sa­ber es­cu­char, son­reír. Te ayu­da­rá a re­co­ger las reac­cio­nes de tu en­tre­vis­ta­dor por­que fo­men­ta­rás un buen cli­ma de co­mu­ni­ca­ción. Es­tar re­cep­ti­vo te da­rá la po­si­bi­li­dad de co­rre­gir so­bre la mar­cha si de­tec­tas que al­go no va bien.

9. Uti­li­za ves­ti­men­ta ade­cua­da y que te fa­vo­rez­ca pa­ra que te sien­tas se­gu­ro. El blan­co o los co­lo­res cla­ros sue­len ser una bue­na op­ción. Que es­té to­do im­pe­ca­ble y lo que re­sal­te sea lo bien que te ajus­tas al pues­to.

10. Ha­bla de las co­sas que te gus­tan, de tus ha­bi­li­da­des blan­das. Apor­tar un pun­to de pa­sión te ha­rá más cer­cano, ayu­da­rá a que tu dis­cur­so en­gan­che y a ser úni­co. Por ejem­plo, ¿te gus­ta ju­gar a las car­tas? Se­gu­ro que eres un buen es­tra­te­ga.

Co­no­cer­se y re­sal­tar las cua­li­da­des que te­ne­mos es la ba­se, pe­ro hay que en­con­trar la ma­ne­ra de que re­sul­ten ade­cua­das y atrac­ti­vas pa­ra que el en­tre­vis­ta­dor crea al fi­nal de la en­tre­vis­ta que tie­ne al me­jor can­di­da­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.