Có­mo lla­mar la aten­ción de un headhunter

Guías Infoempleo - - Consejos Para Buscar Trabajo -

Tra­ba­jan en la som­bra, hus­mean, es­cu­dri­ñan, in­ves­ti­gan has­ta el úl­ti­mo res­qui­cio, goo­glean tu nom­bre y quie­ren sa­ber qué ha­ces, có­mo eres y de qué for­ma en­ca­ja­rías en el pues­to que ne­ce­si­tan cu­brir. Es­tán bus­can­do el me­jor can­di­da­to a las ór­de­nes de su clien­te, una em­pre­sa u or­ga­ni­za­ción que ne­ce­si­ta in­cor­po­rar un de­ter­mi­na­do per­fil a su plan­ti­lla, ge­ne­ral­men­te uno eje­cu­ti­vo o muy es­pe­cia­li­za­do. Son los head­hun­ters o ca­za­ta­len­tos, per­so­nas que se en­car­gan de ha­cer un tra­ba­jo de re­clu­ta­mien­to muy es­pe­cí­fi­co. ¿Có­mo po­de­mos atraer su fino ol­fa­to pro­fe­sio­nal?

Pa­ra alla­nar el ca­mino en el que se en­con­tra­rán un headhunter y un can­di­da­to am­bos de­ben po­ner a tra­ba­jar sus re­cur­sos. El headhunter re­cu­rri­rá al net­hun­ting y agu­di­za­rá su in­ge­nio pa­ra en­con­trar un can­di­da­to pa­si­vo y pro­pi­ciar en­cuen­tros. El can­di­da­to por su par­te pon­drá to­do su em­pe­ño en cons­truir una mar­ca per­so­nal y pro­fe­sio­nal, una hue­lla. La hue­lla que se­gui­rá el headhunter.

Te­ner una mar­ca per­so­nal re­le­van­te y tras­cen­den­te pa­ra el en­torno pa­sa por sa­ber con­tar una bue­na historia so­bre quién se es pro­fe­sio­nal­men­te. Y sa­ber con­tar­la ade­cuan­do las ex­pec­ta­ti­vas pro­fe­sio­na­les a las ten­den­cias en el sec­tor, don­de lo que se sa­be ha­cer es im­pres­cin­di­ble pa­ra la ac­ti­vi­dad que se desa­rro­lla. Lue­go, sa­ber apo­yar­lo con la ex­pe­rien­cia y ha­cer un apor­te de crea­ti­vi­dad. Esa hue­lla pue­de apa­re­cer en Lin­ke­din, la red pro­fe­sio­nal más uti­li­za­da y lu­gar de en­cuen­tro en­tre pro­fe­sio­na­les o en el CV alo­ja­do en un por­tal de em­pleo. Pa­ra con­ti­nuar de­jan­do un su­cu­len­to ras­tro en las re­des so­cia­les, tan­to com­par­tien­do

in­for­ma­ción re­le­van­te co­mo ofre­cien­do con­te­ni­do de va­lor. Una for­ma de mos­trar al mun­do las ha­bi­li­da­des que se tie­nen.

¿Qué ha­cer?

Una des­crip­ción de los lo­gros con­se­gui­dos se­gui­do de las as­pi­ra­cio­nes y re­tos que se quie­ren al­can­zar pue­de ser un buen co­mien­zo pa­ra es­ta historia. Den­tro de la enu­me­ra­ción de em­pre­sa en las que se ha ofre­ci­do ser­vi­cios es in­tere­san­te de­te­ner­se y des­cri­bir con ma­yor de­ta­lle aque­llas que go­cen de pres­ti­gio.

Las em­pre­sas clien­tes de los head­hun­ters tam­bién son sen­si­bles an­te una bue­na mar­ca y el ca­za­ta­len­tos apro­ve­cha­rá ese dato de tu CV pa­ra re­sal­tar­lo fren­te a su clien­te. Ha­ber per­te­ne­ci­do a de­ter­mi­na­das or­ga­ni­za­cio­nes con­tri­bui­rá al pres­ti­gio de la historia. ¿Cuál es tu eti­que­ta pro­fe­sio­nal, cuá­les son las pa­la­bras cla­ve que se uti­li­zan en el sec­tor? In­ves­tí­ga­lo en Goo­gle Trends e in­clú­ye­las cuan­do ten­gas opor­tu­ni­dad, por ejem­plo, en las bios de los per­fi­les de re­des so­cia­les y en las con­ver­sa­cio­nes so­cia­les que es­ta­blez­cas.

¿Có­mo es de re­le­van­te mi ta­len­to?

Plan­tear la cues­tión par­tien­do des­de lo que tú pue­des apor­tar en vez de des­de lo que pue­des sa­car de pro­ve­cho do­ta­rá de re­le­van­cia y tras­cen­den­cia tu ta­len­to. De es­te mo­do se es­ta­rá ofre­cien­do una cla­ra orien­ta­ción ha­cia las ne­ce­si­da­des. Su­ge­rir o se­ña­lar las opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra que tie­ne la ac­ti­vi­dad y ali­near­las con tus as­pi­ra­cio­nes apor­tan­do lo que se sa­be ha­cer pa­ra ge­ne­rar po­si­bles so­lu­cio­nes se­rá la ma­ni­fes­ta­ción de un ta­lan­te proac­ti­vo.

Cons­truir la mar­ca per­so­nal pa­sa por ex­plo­rar la po­si­bi­li­dad de que se pue­da de­fi­nir la pro­pia ca­rre­ra. Se tra­ta de em­po­de­rar­se y de­fi­nir­se con­tan­do lo que se pue­de ofre­cer. Pe­ro es­to tam­bién im­pli­ca ha­cer un ejer­ci­cio de sin­ce­ri­dad y re­fle­xio­nar so­bre si lo que se sa­be es re­le­van­te o se ne­ce­si­ta for­ma­ción o ac­tua­li­za­ción de co­no­ci­mien­tos, o in­clu­so cam­biar de rum­bo y di­ri­gir los pa­sos en otra di­rec­ción. Es­cu­char y sa­ber de­tec­tar cuál es nues­tro pú­bli­co y si eso nos per­mi­te se­guir vi­vien­do de ello.

Di­se­ñar una es­tra­te­gia de vi­si­bi­li­dad

Tras de­fi­nir­se pro­fe­sio­nal­men­te hay que abor­dar la vi­si­bi­li­dad. Par­ti­ci­par en re­des so­cia­les mul­ti­pli­ca la vi­si­bi­li­dad de la mar­ca per­so­nal. No se tra­ta de es­tar en to­das las re­des so­cia­les pe­ro sí es im­pres­cin­di­ble es­tar en aque­llas en las que con­ver­sa el sec­tor al que se per­te­ne­ce.

En un blog se pue­den ver­ter tan­to los co­no­ci­mien­tos que se tie­nen so­bre la ma­te­ria co­mo apor­tar el es­ti­lo per­so­nal, la mar­ca de la ca­sa, el ta­lan­te o de­ter­mi­na­das cua­li­da­des per­so­na­les co­mo el hu­mor e in­clu­so fu­sio­nar­las con otros in­tere­ses.

Par­ti­ci­par de for­ma ac­ti­va y apor­tan­do va­lor en fo­ros tan­to de Lin­ke­din co­mo pro­fe­sio­na­les.

Asis­tir a jor­na­das de net­wor­king.

Par­ti­ci­par en con­fe­ren­cias y me­sas re­don­das y ha­blar de ello en tus re­des so­cia­les. El 70% de las ofer­tas se mue­ven en­tre con­tac­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.