Cinco ges­tos que ha­blan de tu es­ta­do de áni­mo en una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo

Guías Infoempleo - - Las Entrevistas -

Los es­pe­cia­lis­tas en co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na coin­ci­den en se­ña­lar que du­ran­te una con­ver­sa­ción en­tre dos per­so­nas el ti­po de men­sa­je que pre­do­mi­na es el que emi­te la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal. Los ges­tos con los que se acom­pa­ña lo que se di­ce apor­tan una in­for­ma­ción ex­tra mu­cho más va­lio­sa que las pro­pias pa­la­bras. Es­tos mo­vi­mien­tos in­cons­cien­tes re­fle­jan el es­ta­do de áni­mo de una for­ma cla­ra y di­rec­ta. Es un len­gua­je se­cre­to que ayu­da a que se nos co­noz­ca me­jor. Y que re­sul­ta di­fí­cil de es­con­der en una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo.

Ges­tos y ac­ti­tu­des que de­la­tan tus ner­vios

Una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo se con­vier­te en un mo­men­to de­ci­si­vo den­tro del pro­ce­so de se­lec­ción de un can­di­da­to. Se pue­de ex­traer una gran can­ti­dad de in­for­ma­ción fru­to de la ob­ser­va­ción de los ges­tos y ac­ti­tu­des. La si­tua­ción de ten­sión ha­ce ba­jar la guar­dia, y se que­da al des­cu­bier­to el es­ta­do de áni­mo en el que nos en­con­tra­mos. Es­tos son las cinco se­ña­les inequí­vo­cas (y más co­mu­nes) de que se es­tá pa­san­do un mal ra­to.

1. To­car­se el pe­lo, la na­riz, la ca­ra. La in­quie­tud no nos de­ja es­tar en una po­si­ción re­la­ja­da. Esa in­co­mo­di­dad que pro­du­ce el ser juz­ga­do, pen­sar que no se es­tá a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas o que­rer ser el can­di­da­to per­fec­to, lle­va a ha­cer mul­ti­tud de mo­vi­mien­tos que em­bo­rro­nan nues­tro dis­cur­so. To­car­se el pe­lo, mor­der­se el in­te­rior de los ca­rri­llos, ju­gar con las ma­nos…

2. Di­fi­cul­tad pa­ra con­tac­tar con la mi­ra­da. Uno de los prin­ci­pa­les sín­to­mas de ner­vio­sis­mo es el evi­tar el con­tac­to con la mi­ra­da. Los ojos son las ven­ta­nas del al­ma. Es­to que pa­re­ce tan cur­si en­cie­rra mu­cha ver­dad. Es muy di­fí­cil no de­cir la ver­dad con los ojos. Cuan­do se quie­re ocul­tar una emo­ción (en­fa­do, in­quie­tud, so­bre­co­gi­mien­to,…) se evi­ta el con­tac­to vi­sual con el in­ter­lo­cu­tor pa­ra que la mi­ra­da no nos de­la­te.

3. Pos­tu­ra cor­po­ral. Los hom­bros ha­cia de­lan­te los bra­zos es­con­di­dos o cru­za­dos for­man­do un pa­ra­pe­to se­ña­lan la in­co­mo­di­dad an­te la si­tua­ción. Tam­bién pue­de leer­se, de for­ma in­cons­cien­te, que exis­te mu­cha re­ti­cen­cia y que se tra­ta de una per­so­na de di­fí­cil ac­ce­so o ex­ce­si­va­men­te tí­mi­da. El ti­po de pues­to di­rá si es­ta ac­ti­tud tie­ne o no im­por­tan­cia.

4. Tono de voz. Ha­blar de­ma­sia­do rá­pi­do pue­de de­no­tar tan­to an­sie­dad por aca­bar co­mo fal­ta de es­cu­cha ha­cia el in­ter­lo­cu­tor. Es­te úl­ti­mo as­pec­to es con­si­de­ra­do muy ne­ga­ti­vo. Dar ex­ce­si­vos ro­deos pa­ra ex­pli­car in­di­ca que se es­tá te­nien­do di­fi­cul­tad pa­ra cen­trar­se mo­ti­va­do por los ner­vios. Pe­ro tam­bién pue­de dar la sen­sa­ción de fal­ta de sin­ce­ri­dad o que no se es una per­so­na cla­ra. Ha­blar muy ba­jo o tar­ta­mu­dear ma­ni­fies­ta in­se­gu­ri­dad o ele­var en ex­ce­so el tono de voz se­ña­la al­te­ra­ción.

5. Su­do­ra­ción, se­que­dad en la bo­ca y ru­bor. El es­trés y la an­sie­dad pro­vo­ca la li­be­ra­ción de adre­na­li­na, y es­te pro­ce­so es el res­pon­sa­ble de una ex­ce­si­va su­do­ra­ción. Tan­to su­dar co­mo son­ro­jar­se es al­go que es di­fí­cil de evi­tar. Hay que tra­tar de no cen­trar­se en que eso es­tá ocu­rrien­do, y sim­ple­men­te sa­ber de­jar­lo pa­sar. Pe­ro tam­bién se pue­de po­ner so­lu­ción an­tes, evi­tan­do lle­var ro­pa muy cla­ra don­de pue­dan ver­se cer­cos de su­dor o de­jar que el ru­bor des­apa­rez­ca sin dar de­ma­sia­da im­por­tan­cia.

Có­mo pre­pa­rar­se an­tes de la en­tre­vis­ta de tra­ba­jo

En ma­yor o en me­nor me­di­da a to­do el mun­do le ocu­rren es­tas co­sas. Co­no­cer­se y pre­ve­nir lo que pue­de ocu­rrir an­tes del día cla­ve es la me­jor de las es­tra­te­gias.

Pre­pa­ra la en­tre­vis­ta. Lo ha­cen los ac­to­res, los po­lí­ti­cos: en­sa­yar an­tes de sa­lir a es­ce­na. Vi­sua­lí­za­te en la sa­la y es­tu­dia tus mo­vi­mien­tos. Hay mu­cha in­for­ma­ción so­bre el ti­po de pre­gun­tas que se ha­cen en una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo. Pre­pa­ra­las con al­guien

de con­fian­za, re­crea men­tal­men­te la si­tua­ción, in­clu­so pue­des gra­bar­te pa­ra ver qué ti­po de ges­tos son los que más te de­la­tan.

Res­pi­rar hon­do. Unos mo­men­tos an­tes de la en­tre­vis­ta haz tres res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das, la cal­ma lle­ga­ra de in­me­dia­to. Mu­chas ve­ces la an­sie­dad vie­ne pro­vo­ca­da por una hi­per­ven­ti­la­ción. La se­que­dad de la bo­ca es otro de los sín­to­mas del ner­vio­sis­mo. Man­ten­te hi­dra­ta­do las ho­ras pre­vias, y an­tes de en­trar bebe un tra­go de agua.

Son­reír, ser ama­ble y na­tu­ral. Son­reír ge­ne­ra em­pa­tía y tam­bién el es­cu­char aten­ta­men­te, asen­tir y res­pon­der con na­tu­ra­li­dad y sin­ce­ri­dad. Ex­pre­sar­se con edu­ca­ción, agra­de­cer ges­tos co­mo cuan­do te ce­den el pa­so, ayu­da­rá a cons­truir ade­más una ima­gen de con­fian­za en ti mis­mo.

Nues­tro con­se­jo es que ten­gas en cuen­ta to­dos es­tas téc­ni­cas pe­ro sin de­jar de ser tú mis­mo. In­ten­tar ser quien no se es pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra ma­ña­na. Si por suer­te nos co­gen, ¿cuán­to tiem­po po­dre­mos man­te­ner esa otra ca­ra crea­da pa­ra la oca­sión?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.