Sie­te co­sas que de­be­rías sa­ber so­bre tu con­tra­to

Guías Infoempleo - - Negociación -

Hay quien ma­ta­ría por fir­mar un con­tra­to. De he­cho, da­da la si­tua­ción, hay quien fir­ma con­tra­tos ca­si sin leer las con­di­cio­nes que en él se de­ta­llan. Pe­ro ca­da con­tra­to es un mun­do y, más allá del sa­la­rio, hay al­gu­nas co­sas que se de­ben te­ner en cuen­ta a la ho­ra de fi­char por una em­pre­sa. Qui­zá no sea un buen mo­men­to pa­ra an­dar­se con ex­qui­si­te­ces, pe­ro siem­pre hay que te­ner cla­ro lo que se fir­ma.

¿Qué tra­ba­jo se va a desem­pe­ñar? Es de­cir, qué fun­cio­nes se van a lle­var a ca­bo en la em­pre­sa que te con­tra­ta. No sue­le ve­nir ex­ce­si­va­men­te es­pe­ci­fi­ca­do por­que las em­pre­sas se guar­dan el as en la man­ga de po­der in­tro­du­cir cam­bios se­gún la pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca que si­ga, se­gún la cual dis­pon­drá sus pie­zas co­mo me­jor le con­ven­ga. Pe­ro sí se ex­pli­can un po­co pa­ra aco­tar qué ha­rás o, en lo que in­tere­sa al tra­ba­ja­dor, qué no ha­rá.

¿Cuán­to du­ra el con­tra­to? La fi­gu­ra del con­tra­to fi­jo ha des­apa­re­ci­do co­mo tal, y en su lu­gar se ge­ne­ra­li­zó el in­de­fi­ni­do. Da­das las cir­cuns­tan­cias que nos es­tá to­can­do vi­vir, esa ‘in­de­fi­ni­ción’ co­bra pleno sen­ti­do por­que, gra­cias a la úl­ti­ma re­for­ma la­bo­ral, una em­pre­sa po­drá des­pe­dir de for­ma pro­ce­den­te in­clu­so cuan­do vea re­du­ci­dos sus be­ne­fi­cios. Pe­ro ade­más de esas fi­gu­ras exis­ten otras, co­mo la del tra­ba­jo tem­po­ral, la del tra­ba­jo por un pla­zo con­cre­to o, una ca­da vez más ge­ne­ra­li­za­da, la del con­tra­to por obra y ser­vi­cio, lo que tra­du­ci­do quie­re de­cir que cuan­do se ter­mi­ne un pro­yec­to, el con­tra­to ex­pi­ra.

¿Cuán­to voy a co­brar? En un con­tra­to se es­pe­ci­fi­ca el suel­do tal y co­mo se de­be ne­go­ciar, en bru­to anual. A es­te bru­to anual ha­bría que des­con­tar­le im­pues­tos, pa­ro y de­más y di­vi­dir en­tre tan­tas pa­gas co­mo ten­ga­mos (una al mes, una ex­tra, dos ex­tras…). En al­gu­nos ca­sos hay va­ria­bles con­di­cio­na­das a re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les. Te in­tere­sa sa­ber que pa­ra mo­di­fi­car el suel­do al al­za no se sue­le en­tre­gar un nue­vo con­tra­to pa­ra fir­mar, pe­ro sí hay obli­ga­ción de fir­mar un cam­bio de con­tra­to si se re­vi­sa­ra el sa­la­rio a la ba­ja.

¿Se­gún qué me re­pre­sen­tan? Ca­da sec­tor la­bo­ral tie­ne un con­ve­nio co­lec­ti­vo que, por nor­ma ge­ne­ral, re­gu­la las con­di­cio­nes de tra­ba­jo ge­ne­ra­les. Des­de días de per­mi­so por asun­tos fa­mi­lia­res has­ta tra­mos de sa­la­rios, pa­san­do por va­ca­cio­nes y otros de­re­chos del tra­ba­ja­dor. Es im­por­tan­te sa­ber qué con­ve­nio ri­ge nues­tra ac­ti­vi­dad pa­ra co­no­cer nues­tros de­re­chos y obli­ga­cio­nes.

¿Cuán­do tra­ba­jo? En el con­tra­to se es­pe­ci­fi­ca el nú­me­ro de ho­ras se­ma­na­les de tra­ba­jo que, en al­gu­nos ca­sos, sue­le no co­rres­pon­der­se con la reali­dad -aun­que de­bie­ra. Ba­sán­do­se en esas ho­ras se co­ti­za, así que aun­que tra­ba­jes to­do el día, si es­tás da­do de al­ta co­mo tra­ba­ja­dor a tiem­po par­cial, co­ti­za­rás so­lo una par­te de to­do tu tra­ba­jo. En el con­tra­to tam­bién se es­pe­ci­fi­ca qué tur­nos se si­guen: si de lu­nes a vier­nes, si fi­nes de se­ma­na, fes­ti­vos o, en al­gu­nos ca­sos, a cual­quier ho­ra del día de cual­quier día del año. En es­te úl­ti­mo caso, co­mo en to­dos, se re­co­ge que hay que res­pe­tar, en cual­quier caso, los des­can­sos mar­ca­dos por ley.

¿Có­mo qué me con­tra­tan? La em­pre­sa con­tra­ta al per­so­nal teó­ri­ca­men­te se­gún las ap­ti­tu­des y for­ma­ción del tra­ba­ja­dor ya que, se­gún el gra­do de es­tu­dios y la mo­da­li­dad de con­tra­to, se es­ta­ble­cen di­fe­ren­tes gru­pos de co­ti­za­ción. Aun­que no siem­pre se es­pe­ci­fi­ca de for­ma cla­ra en el con­tra­to, se pue­de ver có­mo qué nos han con­tra­ta­do sa­can­do un in­for­me de vi­da la­bo­ral ¿En qué afec­ta? En las ba­ses mí­ni­mas de co­ti­za­ción que ten­drán que aplicarte y que lue­go, en­tre otras co­sas, de­fi­ni­rán tu pres­ta­ción por des­em­pleo si tie­nes que co­brar­la.

¿Qué más pue­de in­cluir un con­tra­to? Pue­de te­ner apun­tes so­bre tus de­re­chos de ima­gen o la pro­pie­dad in­te­lec­tual de tu tra­ba­jo, a fin de que tu em­pre­sa pue­da usar lo que ha­ces en otros lu­ga­res o con otros fi­nes. Pue­de te­ner una cláu­su­la de ex­clu­si­vi­dad, me­dian­te la que se fi­ja que so­lo pue­des tra­ba­jar con esa em­pre­sa mien­tras es­té el con­tra­to en vi­gor. Pue­de fi­jar un acuer­do por el que la em­pre­sa se en­car­ga de tus de­re­chos de re­pre­sen­ta­ción pa­ra fi­nes pro­fe­sio­na­les. Pue­de, in­clu­so, es­ti­pu­lar có­mo y de qué for­ma dis­po­ner de fon­dos ma­te­ria­les o in­ma­te­ria­les in­clui­dos en las pres­ta­cio­nes del con­tra­to.

Lo que una em­pre­sa no pue­de obli­gar­te a ha­cer es a usar tu repu­tación pa­ra au­to­pro­mo­cio­nar­se. Tu per­fil en re­des so­cia­les siem­pre se­gui­rá sien­do tu­yo, siem­pre y cuan­do no se ha­ya crea­do pa­ra fi­nes ex­clu­si­va­men­te pro­fe­sio­na­les y re­la­cio­na­dos con la em­pre­sa que te ha con­tra­ta­do. Tus se­gui­do­res, ami­go, se pa­gan apar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.