10 CO­SAS QUE UNA EM­PRE­SA NO PUE­DE PREGUNTARTE EN UNA EN­TRE­VIS­TA DE TRA­BA­JO

Guías Infoempleo - - Portada -

Por nor­ma ge­ne­ral, en una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo se pro­du­ce una si­tua­ción de­sigual en­tre el aplo­mo del en­tre­vis­ta­dor y la vul­ne­ra­bi­li­dad del can­di­da­to. Es­ta si­tua­ción pue­de lle­var a los as­pi­ran­tes a ver­se obli­ga­dos a res­pon­der a pre­gun­tas que aten­tan con­tra su de­re­cho a la in­ti­mi­dad y que pue­den ser mo­ti­vo de dis­cri­mi­na­ción. Las pre­gun­tas que se ha­gan du­ran­te un pro­ce­so de se­lec­ción de­ben es­tar re­la­cio­na­das ex­clu­si­va­men­te con la for­ma­ción y la ex­pe­rien­cia la­bo­ral.

Es­tas son las lí­neas rojas que nin­gún en­tre­vis­ta­dor de­be­ría cru­zar:

1. Pre­gun­tar si ten­drás hi­jos o si es­tás va­lo­rán­do­lo. Es­ta es una cues­tión que va sien­do me­nos fre­cuen­te, pe­ro a la que mu­chas mu­je­res han te­ni­do que en­fren­tar­se (no sue­le pre­gun­tar­se a los hom­bres). Hay que te­ner cla­ro que ha­cer esa pre­gun­ta es ile­gal, aun­que pue­de que el en­tre­vis­ta­dor no sea cons­cien­te de que es­tá ha­cien­do al­go que no es­tá per­mi­ti­do.

2. No dis­cri­mi­nar por tu ori­gen o na­cio­na­li­dad. En prin­ci­pio, una en­tre­vis­ta de­be li­mi­tar­se a la es­fe­ra pro­fe­sio­nal, y na­da que ten­ga que ver con la es­fe­ra pri­va­da de­be for­mar par­te de es­te en­cuen­tro, in­clui­do tu país de pro­ce­den­cia. Aho­ra bien, se pue­de dar el caso de que te lo pre­gun­ten por al­gún te­ma ad­mi­nis­tra­ti­vo re­la­cio­na­do con la or­ga­ni­za­ción in­ter­na de la em­pre­sa o con cu­pos que es­tén es­ta­ble­ci­dos a ni­vel gu­ber­na­men­tal pa­ra tra­ba­ja­do­res de de­ter­mi­na­dos paí­ses, y la pre­gun­ta no ten­ga co­mo fin dis­cri­mi­nar por tu ori­gen.

3. ¿Tie­nes pa­re­ja?, ¿es­táis ca­sa­dos? Ser sol­te­ro o es­tar ca­sa­do es al­go que no afec­ta al desem­pe­ño de un tra­ba­ja­dor y no es de in­cum­ben­cia de la em­pre­sa. La in­tro­mi­sión en los es­ti­los de vi­da cons­ti­tu­ye una ile­ga­li­dad.

4. Si tie­nes al­gu­na en­fer­me­dad. El es­ta­do de sa­lud o si se tie­ne al­gu­na en­fer­me­dad, sea o no vi­si­ble, no ca­be pre­gun­tar­se en una en­tre­vis­ta. Siem­pre que se es­té ca­pa­ci­ta­do pa­ra el pues­to la sa­lud no pue­de ser mo­ti­vo de in­da­ga­ción.

5. Edad. Pre­gun­tar por la edad en la en­tre­vis­ta es ile­gal. Si no se quie­re res­pon­der, pue­de de­cir­se que la edad no afec­ta a la mo­ti­va­ción y el com­pro­mi­so con la em­pre­sa. Si se es ma­yor, se pue­de re­sal­tar la ex­pe­rien­cia y la es­ta­bi­li­dad, y si se es jo­ven los co­no­ci­mien­tos ac­tua­li­za­dos y la ca­pa­ci­dad de amol­dar­se al pues­to.

6. Orien­ta­ción se­xual, re­li­gión, ideo­lo­gía. No se pue­de dis­cri­mi­nar por nin­gu­na de es­tas ra­zo­nes. Que­da re­co­gi­do en la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la en el apar­ta­do de de­re­chos fun­da­men­ta­les. No se ha­rá di­rec­ta­men­te, pe­ro pue­des verte obli­ga­do a pro­nun­ciar­te en es­te sen­ti­do.

7. Afi­lia­ción sin­di­cal. La afi­lia­ción sin­di­cal per­te­ne­ce al ám­bi­to per­so­nal. Pue­de cons­ti­tuir mo­ti­vo de dis­cri­mi­na­ción por lo que pre­gun­tar­lo es una ma­la prác­ti­ca.

8. ¿En qué año te li­cen­cias­te? Es­ta pre­gun­ta es ile­gal. Pue­de que apa­rez­ca en tu CV, pe­ro si no, no pue­de ser pre­gun­ta­do ni de­bes sen­tir­te obli­ga­do a res­pon­der.

9. Se­xo. Pa­ra de­ter­mi­na­dos per­fi­les, ser de uno u otro se­xo pue­de sig­ni­fi­car ser dis­cri­mi­na­do. Es­to le ocu­rre con fre­cuen­cia a las mu­je­res que op­tan a pues­tos que han si­do tra­di­cio­nal­men­te ocu­pa­dos por hom­bres, co­mo los que con­lle­van cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad, los tec­no­ló­gi­cos,

cien­tí­fi­cos o muy téc­ni­cos, o los que re­quie­ren cier­tas ap­ti­tu­des fí­si­cas. Aun­que no es al­go que se pre­gun­te en la en­tre­vis­ta por ser evi­den­te, sí es una si­tua­ción que pue­de sur­gir en per­so­nas tran­se­xua­les. Es ile­gal pre­gun­tar.

10. Co­brar por ha­cer la en­tre­vis­ta. Re­cien­te­men­te se ha de­man­da­do a una ae­ro­lí­nea es­pa­ño­la por ha­cer pa­gar a sus can­di­da­tos a asis­ten­tes de ca­bi­na 60 eu­ros pa­ra po­der par­ti­ci­par en el pro­ce­so de se­lec­ción. Es­ta prác­ti­ca aten­ta con­tra los de­re­chos que pro­te­ge el Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res, por­que no pue­de dis­cri­mi­nar­se por el ac­ce­so al em­pleo. Co­brar di­ne­ro su­po­ne un im­pe­di­men­to al ac­ce­so al pues­to de tra­ba­jo.

El nú­me­ro de pre­gun­tas de es­te ti­po que sur­jan du­ran­te la en­tre­vis­ta y la for­ma de abor­dar­las pue­de ha­cer que te plan­tees có­mo se­rá el día a día en esa em­pre­sa, pa­ra la que es tan re­le­van­te tu vi­da per­so­nal, y va­lo­rar si es­tás dis­pues­to a for­mar par­te de ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.