QUÉ CO­SAS DE­BES HA­CER EN LAS RE­DES SI BUS­CAS UN TRA­BA­JO NO

Guías Infoempleo - - Portada -

Ex­po­ne­mos nues­tra vi­da en las re­des y, aun­que ca­da vez so­mos más cons­cien­tes de que lo que pu­bli­ca­mos tie­ne sus con­se­cuen­cias, aún hay ma­las prác­ti­cas que pa­san des­aper­ci­bi­das y que da­ñan tu ima­gen a la ho­ra de en­con­trar un tra­ba­jo. Si usas las re­des so­cia­les de una ma­ne­ra ade­cua­da, pue­den ser la vía que te abra la puer­ta a un em­pleo, pe­ro si ha­ces un mal uso te la cie­rra. Es­tos son al­gu­nos con­se­jos so­bre lo que NO de­bes ha­cer en re­des so­cia­les si no quie­res que los re­clu­ta­do­res te evi­ten.

1. No ca­pes de­ma­sia­do la pri­va­ci­dad

Te pue­des lle­gar a ce­rrar el me­dio de que te en­cuen­tren. Em­plea las op­cio­nes que te da ca­da red pa­ra se­lec­cio­nar con­te­ni­do que quie­res que sea pú­bli­co o pri­va­do.

2. No cuen­tes to­dos los de­ta­lles de tu co­ti­dia­ni­dad

No hay que dar mu­chas pis­tas so­bre lo que se ha­ce en el día. Pue­de que los re­clu­ta­do­res sa­quen con­clu­sio­nes pre­ci­pi­ta­das y que pien­sen que no vas a que­rer cam­biar tu ru­ti­na si tie­nes de­ter­mi­na­das obli­ga­cio­nes. O bien pue­de que es­tés rea­li­zan­do ac­ti­vi­da­des du­ran­te un ho­ra­rio de tra­ba­jo, y eso tam­po­co se ve con bue­nos ojos. En ge­ne­ral, apor­tar de­ma­sia­da in­for­ma­ción so­bre tu vi­da per­so­nal pue­de per­ju­di­car­te por­que te ex­po­nes a ser juz­ga­do.

3. No ge­ne­res una ima­gen de­ma­sia­do ne­ga­ti­va

Pue­de que es­tés pro­yec­tan­do so­lo un as­pec­to de tu per­so­na­li­dad, y te es­tés ga­nan­do una ima­gen de­ma­sia­do ne­ga­ti­va que tam­po­co se co­rres­pon­de contigo. Por ejem­plo, si uti­li­zas las re­des so­lo co­mo me­dio de de­nun­cia. No es que no de­bas de­nun­ciar, sino que es con­ve­nien­te que en­tre­mez­cles con­te­ni­do po­si­ti­vo tam­bién. Cui­da­do con los mo­men­tos de ba­jón en los que pu­bli­cas có­mo te sien­tes, y ba­jas la guar­dia con res­pec­to a có­mo se lo to­ma­rán per­so­nas que no te co­no­cen de na­da. Por otro la­do, no te en­zar­ces en dis­cu­sio­nes de­ma­sia­do aca­lo­ra­das, por­que da­rá la sen­sa­ción de que eres una per­so­na con­flic­ti­va.

4. No te que­jes por quejarte

Jus­ti­fi­ca muy bien tus crí­ti­cas. Hay li­ber­tad de ex­pre­sión y no es con­ve­nien­te ca­llar por mie­do a la res­pues­ta so­cial, aun­que aquí hay to­do un de­ba­te; pe­ro sí te recomendamos al me­nos que tus pu­bli­ca­cio­nes es­tén bien fun­da­men­ta­das y que no cai­gas en cli­chés. Y esa mis­ma for­ma de

ac­tuar es la que pue­des se­guir con los con­te­ni­dos que aprue­bes, pues al fin y al ca­bo apa­re­cen en tu per­fil.

5. No seas una per­so­na cri­ti­co­na e in­dis­cre­ta

Tra­ta de no ha­cer co­men­ta­rios de una em­pre­sa an­te­rior en la que ha­yas tra­ba­ja­do, so­bre to­do si son ne­ga­ti­vos o si des­ve­lan prác­ti­cas que no se dan a co­no­cer pú­bli­ca­men­te. La fal­ta de dis­cre­ción es­tá muy pe­na­li­za­da por los que re­clu­tan can­di­da­tos. No pu­bli­ques na­da so­bre el pro­ce­so de se­lec­ción. Por ejem­plo, dar por he­cho que te van a se­lec­cio­nar. Los re­clu­ta­do­res pue­den ver­se in­ti­mi­da­dos y va­riar su de­ci­sión mo­ti­va­dos so­lo por es­ta pu­bli­ca­ción.

6. No sa­ques tu la­do más po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to

Sé co­me­di­do con cier­to ti­po de hu­mor que no sea in­sen­si­ble con des­gra­cias aje­nas. Por otro la­do, tra­ta de no co­men­tar prác­ti­cas ile­ga­les. Y una cues­tión más so­bre es­te te­ma, que se­gu­ro que ya sa­bes: no pu­bli­ques fo­tos com­pro­me­ti­das. En ge­ne­ral, pien­sa en los re­clu­ta­do­res y en tus pa­dres cuan­do va­yas a su­bir con­te­ni­do de es­te ti­po y no en lo que se van a reír tus ami­gos.

7. No des­cui­des la or­to­gra­fía y la for­ma de ex­pre­sión

Una fal­ta de or­to­gra­fía da muy ma­la ima­gen, re­lee to­do lo que va­yas a pu­bli­car aten­dien­do so­lo a si es­tá co­rrec­ta­men­te es­cri­to o no. Por otro la­do, em­plea un tono in­ge­nio­so y pers­pi­caz, pe­ro sé muy mo­de­ra­do con el sar­cas­mo y la iro­nía, por­que tie­ne que ser muy evi­den­te pa­ra que se en­tien­da en un me­dio es­cri­to, don­de no hay ges­tos ni un contexto que te apo­ye.

Si ya has caí­do en al­gu­na de es­tas ma­las prác­ti­cas, pue­des de­ci­dir bo­rrar de­ter­mi­na­das pu­bli­ca­cio­nes, pe­ro cui­da­do con los bo­rra­dos ma­si­vos que avi­san a tus con­tac­tos o a tus se­gui­do­res. Tra­ta de ha­cer­lo de una for­ma ve­ro­sí­mil y cohe­ren­te con lo que vas a se­guir pu­bli­can­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.