CÓ­MO HA­BLAR DEL SUEL­DO EN UNA EN­TRE­VIS­TA DE TRA­BA­JO

Guías Infoempleo - - Portada -

En nues­tra cul­tu­ra ha­blar de di­ne­ro es de mal gus­to. Se con­si­de­ra un te­ma in­có­mo­do y que pue­de lle­var a ma­las in­ter­pre­ta­cio­nes cuan­do se tra­ta de po­ner­le pre­cio a tus co­no­ci­mien­tos y ba­ga­je pro­fe­sio­nal. Du­ran­te las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo, cuan­do sa­le a co­la­ción el te­ma de la re­mu­ne­ra­ción y se pre­gun­ta cuán­to se quie­re ga­nar hay cier­to pu­dor a que la res­pues­ta ha­ga pen­sar al in­ter­lo­cu­tor que te es­tás so­bre­va­lo­ran­do. O por el con­tra­rio, pue­des re­sul­tar de­ses­pe­ra­do por­que te pre­sio­na la ne­ce­si­dad del pues­to de tra­ba­jo y al fi­nal de la ne­go­cia­ción te en­cuen­tres con un suel­do in­su­fi­cien­te del que más pron­to que tar­de te arre­pien­tes.

¿Se pue­de pre­gun­tar por el sa­la­rio an­te­rior?

Hay cues­tio­nes de­li­ca­das que pue­den pre­sen­tar­se. Pue­des en­con­trar­te con que se pre­gun­te so­bre lo que co­bras­te en el an­te­rior pues­to. Pe­se a que es­ta prác­ti­ca es al­go que se con­si­de­ra po­co pro­fe­sio­nal por­que es al­go que no de­be in­fluir a la ho­ra de va­lo­rar qué se pa­ga­rá a un em­plea­do nue­vo, te pue­des ver en la de­li­ca­da te­si­tu­ra de res­pon­der. Me­jor in­di­car una ban­da sa­la­rial o res­pon­der de ma­ne­ra me­nos con­cre­ta co­mo que se en­con­tra­ba den­tro de la me­dia del sec­tor o es un as­pec­to al que no le das tan­ta im­por­tan­cia co­mo el re­to que su­po­ne el nue­vo pues­to.

Po­nién­do­le pre­cio al CV

A ve­ces la cues­tión del sa­la­rio se zan­ja con un co­men­ta­rio por par­te del en­tre­vis­ta­dor acla­ran­do que se pa­ga­rá se­gún con­ve­nio (co­sa que ya ha­brás con­sul­ta­do du­ran­te la pre­pa­ra­ción de la en­tre­vis­ta). Pe­ro otras ve­ces el sa­la­rio es­tá su­je­to a ne­go­cia­ción por am­bas par­tes. Pa­ra ir con una idea cla­ra con­si­de­ra to­dos es­tos as­pec­tos:

El va­lor de tu CV en el mer­ca­do. Tus años de ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­tos, qué as­pec­tos apor­tan un va­lor que te di­fe­ren­cia del res­to de can­di­da­tos y qué pe­so (tra­du­ci­do al sa­la­rio) pue­de te­ner es­to so­bre las ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa.

Tu sa­la­rio an­te­rior. Se­gu­ro que ha­brás ana­li­za­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes si era su­fi­cien­te el sa­la­rio que es­ta­bas co­bran­do. Pue­de ser un buen pun­to de par­ti­da o re­fe­ren­cia pa­ra ne­go­ciar el nue­vo sa­la­rio.

El ti­po de em­pre­sa. En es­te apar­ta­do es im­por­tan­te es­ti­mar qué pue­den ofre­cer­te. Si es una em­pre­sa en ple­na ex­pan­sión o una de re­cien­te cons­ti­tu­ción. Una py­me o mi­cropy­me o una gran em­pre­sa. So­pe­sa si pa­ra el pues­to tu per­fil es muy ne­ce­sa­rio o sois mu­chos op­tan­do por el mis­mo pues­to.

Tus ne­ce­si­da­des. Hi­po­te­cas, co­le­gios y otros gas­tos inevi­ta­bles o a los que no se pue­de re­nun­ciar. Ten­los en cuen­ta pa­ra es­ta­ble­cer un mí­ni­mo del que no se pue­de ba­jar.

Tu si­tua­ción per­so­nal. Sa­ber si tu si­tua­ción per­so­nal te per­mi­te ser más pa­cien­te con una re­mu­ne­ra­ción que pue­da me­jo­rar con el tiem­po o si el mo­men­to en el que te en­cuen­tras te per­mi­te se­guir bus­can­do en caso de que no pue­dan ofre­cer­te más.

Las exi­gen­cias y be­ne­fi­cios del pues­to. Dis­po­ni­bi­li­dad, si se cum­ple con el ho­ra­rio. Tiem­po de des­pla­za­mien­to en co­che, en trans­por­te pú­bli­co. Me­di­das de con­ci­lia­ción, pa­gos en es­pe­cie, am­bien­te la­bo­ral, repu­tación de la em­pre­sa en el sec­tor. Ade­más del suel­do en di­ne­ro con­tan­te y so­nan­te tam­bién tie­nes que va­lo­rar el sa­la­rio en es­pe­cie o el “emo­cio­nal”.

Las tres cifras má­gi­cas que te guían en la ne­go­cia­ción

Con to­das es­tas cues­tio­nes en la ca­be­za ya ten­drás al me­nos tres cifras. Un lí­mi­te má­xi­mo, uno mí­ni­mo y uno in­ter­me­dio. Lle­ga­da la ho­ra de ha­blar del te­ma, ten­las en cuen­ta pa­ra que te sir­van de guía en es­ta ne­go­cia­ción. Y ade­más:

De­ja que sea el en­tre­vis­ta­dor quién plan­tee el te­ma. Si no se pro­du­ce y abre la po­si­bi­li­dad de que ha­gas al­gu­na pre­gun­ta pue­de ser un buen mo­men­to pa­ra que tú la pro­pon­gas.

Pre­pa­ra tus tres cifras en bru­to y en ne­to. Y en anual o men­sual. Es­tas cues­tio­nes son im­por­tan­tes por­que las re­ten­cio­nes va­ria­rán de las pri­me­ras nó­mi­nas a las del año si­guien­te. El pre­cio en bru­to en­tra­rán tam­bién las pa­gas sin te­ner que pen­sar si son o no pro­rra­tea­das. Ade­más el sa­la­rio en bru­to y anual te fa­ci­li­ta­rá com­pa­rar las cifras.

Su­gie­re el sa­la­rio siem­pre en in­ter­va­los ra­zo­na­bles, sin dar can­ti­da­des fi­jas. Por ejem­plo en­tre 1.300-1.500 € (bru­tos o ne­tos, es esencial).

Al­gu­nas he­rra­mien­tas te ayu­da­rán a co­no­cer qué sa­la­rios se es­tán pa­gan­do en el sec­tor en el que te mue­ves. En el úl­ti­mo In­for­me de In­foem­pleo-adec­co pue­des con­sul­tar da­tos orien­ta­ti­vos fa­ci­li­ta­dos por las em­pre­sas pa­ra que te ha­gas una idea de có­mo se mue­ven los suel­dos den­tro de tu sec­tor.

En cier­to mo­do los cam­bios en el mer­ca­do la­bo­ral, en el que ac­tual­men­te se dan más es­ce­na­rios de ne­go­cia­ción de re­tri­bu­cio­nes y sa­la­rios, han he­cho que se adop­te una ac­ti­tud más res­pon­sa­ble con el di­ne­ro y la pro­fe­sio­na­li­dad y es­te te­ma no re­sul­te tan es­pi­no­so de abor­dar. La cla­ve es­tá en tra­tar­lo con na­tu­ra­li­dad y lle­var­lo muy pre­pa­ra­do de ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.