CÓ­MO NE­GO­CIAR EL SUEL­DO

Guías Infoempleo - - Portada -

Ya sa­bes que te han se­lec­cio­na­do pa­ra el pues­to o que es­tás en­tre los fa­vo­ri­tos, te han lla­ma­do pa­ra con­tár­te­lo to­do me­jor en una se­gun­da en­tre­vis­ta. En es­ta fa­se, a to­do can­di­da­to le sur­ge la mis­ma du­da: ¿có­mo ne­go­ciar mi suel­do?

Si no has pa­sa­do to­da­vía a es­ta fa­se, es de­cir, si es­tás en la en­tre­vis­ta ini­cial del pro­ce­so de se­lec­ción, no to­ques el te­ma del suel­do. Tu ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción se ve­rá re­du­ci­da al mí­ni­mo. Si te plan­tean el te­ma en es­te mo­men­to, tra­ta de evi­tar­lo. Pue­des de­cir que pre­fie­res es­pe­rar a que se re­suel­va el pro­ce­so y con­si­de­rar to­dos los de­ta­lles del pues­to o que el suel­do no es lo prio­ri­ta­rio pa­ra ti, que lo im­por­tan­te es si la em­pre­sa quie­re con­tar contigo real­men­te.

Pa­ra ne­go­ciar tu suel­do con­vie­ne que ten­gas en cuen­ta cua­tro sa­be­res: 1. Sa­ber ma­ne­jar las can­ti­da­des

An­te cual­quier ne­go­cia­ción, de­bes co­no­cer to­do lo re­la­cio­na­do con la re­tri­bu­ción. Cuan­do en­tres en con­ver­sa­ción, has de te­ner­lo muy cla­ro. Ten en cuen­ta los si­guien­tes fac­to­res:

Can­ti­da­des en bru­to. Es la for­ma más ven­ta­jo­sa de ne­go­ciar pa­ra el tra­ba­ja­dor. Ade­más, las can­ti­da­des son más reales. Sin em­bar­go, re­sul­tan más di­fí­ci­les de ma­ne­jar. El suel­do bru­to es lo que co­bra­rás sin des­con­tar Se­gu­ri­dad So­cial e IRPF. Por lo ge­ne­ral, te da­rán una ci­fra anual, por lo que van in­clui­das las pa­gas.

Can­ti­da­des en ne­to o lí­qui­do. Si no tie­nes cos­tum­bre, es más fá­cil ne­go­ciar si te di­cen “co­bra­rás tan­to al mes” que ha­cer los cálcu­los del bru­to, pe­ro pue­de cos­tar­te ca­ro. Lo más pro­ba­ble es que el IRPF va­ríe. Al prin­ci­pio te re­ten­drán el mí­ni­mo y, cuan­do te apli­quen el de­fi­ni­ti­vo, no­ta­rás el des­cuen­to en la nó­mi­na. Si ne­go­cias en ne­to, lo cru­cial se­rá fi­jar el IRPF que te van a re­te­ner. En cual­quier caso, en con­tra­to las can­ti­da­des irán en bru­to, es lo le­gal. Pe­ro pue­de ser un bru­to de­ri­va­do de vues­tro pac­to en ne­to. Tam­bién en es­te caso es fun­da­men­tal que pre­gun­tes por las pa­gas.

Re­tri­bu­cio­nes en es­pe­cie. A ve­ces te ofre­cen una re­tri­bu­ción fle­xi­ble, el pa­go de una par­te del suel­do con de­ter­mi­na­dos ser­vi­cios, co­mo ti­ques res­tau­ran­te o guar­de­ría, trans­por­te, se­gu­ros sa­ni­ta­rios, plan de pen­sio­nes… Es­to tam­bién de­bes con­si­de­rar­lo a la ho­ra de ne­go­ciar.

2. Sa­ber las con­di­cio­nes del sec­tor

Es fun­da­men­tal que co­noz­cas las cifras en las que se mue­ve tu sec­tor. Hay sec­to­res que se ci­ñen es­tric­ta­men­te al con­ve­nio y no va­ria­rá mu­cho en­tre tra­ba­jar pa­ra una com­pa­ñía u otra. Sin em­bar­go, hay sec­to­res en los que la di­fe­ren­cia es ma­yor. Tra­ta de con­si­de­rar to­dos los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes, des­de la tra­yec­to­ria de la com­pa­ñía, su po­si­ción en el mer­ca­do, la repu­tación, sus pre­ten­sio­nes de cre­ci­mien­to y si la ac­ti­vi­dad a la que se de­di­can es­tá en auge o en de­cli­ve.

Un dato muy re­ve­la­dor se­ría en­con­trar in­for­ma­ción so­bre suel­dos en pues­tos si­mi­la­res. Si lle­vas tiem­po de­di­cán­do­te a la mis­ma pro­fe­sión, por lo ge­ne­ral, es­ta­rás al día de es­ta fran­ja.

3. Sa­ber lo que su­ma pun­tos

Re­ca­pa­ci­ta so­bre to­do lo que apor­tas de va­lor pa­ra la com­pa­ñía. Qué les ha lla­ma­do la aten­ción de tu per­fil que no en­cuen­tran en otras can­di­da­tu­ras. Ten en cuen­ta, ade­más, to­dos los re­qui­si­tos que exi­gen que tú te com­pro­me­tes a acep­tar, co­mo una de­di­ca­ción ex­clu­si­va, la in­cor­po­ra­ción in­me­dia­ta, un turno que no quie­re na­die, que vi­vas cer­ca del lu­gar de tra­ba­jo, dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra via­jar… Tie­nes de tu mano no so­lo que cum­ples con el per­fil, sino que ade­más es­tás dis­pues­to a acep­tar las con­di­cio­nes.

4. Sa­ber fi­jar los to­pes

Por úl­ti­mo, con to­dos los sa­be­res an­te­rio­res muy cla­ros, de­ter­mi­na una can­ti­dad má­xi­ma de suel­do que pien­sas que po­drías al­can­zar, aun­que sea po­co pro­ba­ble, un mí­ni­mo por de­ba­jo del cual no es­tás dis­pues­to a acep­tar el tra­ba­jo y una ci­fra in­ter­me­dia, pe­ro den­tro de lo que con­si­de­ras más que acep­ta­ble, y fi­ja es­tas can­ti­da­des en tu ca­be­za.

Es­te pa­so es prin­ci­pal. Pre­pá­ra­te­lo en bru­to y en ne­to, pa­ra ir con los de­be­res bien he­chos. Se­rá lo que te guíe en la con­ver­sa­ción y sa­brás tu po­si­ción en el ta­ble­ro en to­do mo­men­to.

Si te pre­gun­tan cuán­to quie­res co­brar, dar una fran­ja en­tre la can­ti­dad que has es­ta­ble­ci­do co­mo me­dio acep­ta­ble y el má­xi­mo que pien­sas que es di­fí­cil al­can­zar. Pe­ro es­pe­ci­fi­ca que pa­ra ti lo más im­por­tan­te no es el sa­la­rio (es­to siem­pre gus­ta) y que es­tás dis­pues­to a plan­tear­te cual­quier op­ción ra­zo­na­ble que te pro­pon­gan, tan­to en con­di­cio­nes la­bo­ra­les co­mo en suel­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.