NUE­VO MÉ­XI­CO

Harper's Bazaar (Spain) - - 150 ANIVERSARIO - por D.H. Law­ren­ce

Fe­bre­ro de 1932, …DES­DE EL mo­men­to en el que vi el br illan­te y or­gu­llo­so sol de la mañana so­bre el de­sier­to de San­ta Fé, mi al­ma se de­tu­vo du­ran­te un ins­tan­te. Ha­bía una cier­ta mag­nif­cen­cia en la ma­jes­tuo­si­dad del día, una cier­ta reale­za dig­na de un águi­la. En la es­plen­do­ro­sa­men­te fe­ra mañana de Nue­vo Mé­xi­co, uno se des­per­ta­ba de in­me­dia­to, una par­te nue­va del al­ma se des­per­ta­ba de re­pen­te, y el vie­jo mun­do se re­ti­ra­ba an­te el nue­vo… De pie an­te el feroz y or­gu­llo­so si­len­cio de las Mon­ta­ñas Ro­co­sas ob­ser­va­ba a lo le­jos el ho­ri­zon­te hasta las mon­ta­ñas azu­les de la le­ja­na Ari­zo­na, azu­les co­mo la cal­ce­do­nia, con el de­sier­to en­tre am­bas, cu­bier­to de ár­bo­les de ar­te­mi­sa que pa­sa­ban del gris al azul. Aque­llos que han pa­sa­do mañana tras mañana so­los en­tre los pi­nos de ese in­men­so y or­gu­llo­so de­sier­to sa­brán, ca­si de ma­ne­ra in­to­le­ra­ble, lo be­llo que es, cuán cla­ro e in­ne­ga­ble es el po­der del día. El día en sí mis­mo es allí ya ex­tra­or­di­na­rio. Re­sul­ta muy sen­ci­llo com­pren­der por qué los az­te­cas rea­li­za­ban sa­crif­cios hu­ma­nos al Sol. Por­que el Sol no es so­la­men­te cá­li­do o so­fo­can­te, en ab­so­lu­to. Es de tal des­lum­bra­do­ra e in­cues­tio­na­ble pu­re­za y arro­gan­te se­re­ni­dad que cual­quie­ra sa­cri­fi­ca­ría su pro­pio co­ra­zón an­te él. Ah, sí, en Nue­vo Mé­xi­co el co­ra­zón se sa­crif­ca al Sol, y el ser hu­mano que re­sul­ta es aus­te­ro, des­al­ma­do, pe­ro irre­fre­na­ble­men­te re­li­gio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.