POSITANO

Harper's Bazaar (Spain) - - 150 ANIVERSARIO - por John Stein­beck

Agos­to de 1937, Positano te atra­pa. Es un lu­gar de ensueño que no es del to­do real cuan­do es­tás allí y que se con­vier­te en se­duc­to­ra­men­te ve­rí­di­co cuan­do te has ido. Sus ca­sas es­tán dis­pues­tas en una co­li­na tan em­pi­na­da que se­ría un acan­ti­la­do de no ser por los es­ca­lo­nes ta­lla­dos en la pie­dra. Creo que, mien­tras por lo ge­ne­ral la ma­yo­ría de las ca­sas tie­nen ci­mien­tos ver­ti­ca­les, los de Positano son ho­ri­zon­ta­les. La co­que­ta y cur­va­da bahía de in­creí­ble agua ver­dea­zu­la­da to­ca tierra gen­til­men­te en una pla­ya de pe­que­ños gui­ja­rros. So­lo hay una es­tre­cha ca­lle y no lle­ga hasta el agua. To­do lo de­más son es­ca­le­ras. No pa­seas pa­ra ir a ver a un ami­go, o es­ca­las o te des­li­zas hasta tu des­tino. Ca­si siem­pre que se en­cuen­tra un lu­gar tan be­llo co­mo Positano se tie­ne el de­seo de ocul­tar­lo. Pien­sas, “si lo cuen­to, se lle­na­rá de tu­ris­tas que lo arrui­na­rán to­do, lo con­ver­ti­rán en un tu­gu­rio, y los na­ti­vos ce­de­rán an­te el tu­ris­mo y ya pue­des des­pe­dir­te de es­te pre­cio­so lu­gar”. No exis­te ni la más mí­ni­ma po­si­bi­li­dad de que es­to ocu­rra en Positano. En pri­mer lu­gar, no hay si­tio. En el pue­blo ha­bi­tan al­re­de­dor de 2.000 per­so­nas y hay es­pa­cio pa­ra 500 vi­si­tan­tes co­mo má­xi­mo. Los acan­ti­la­dos ya es­tán ocu­pa­dos. Ex­cep­to por las ca­sas me­dio en rui­nas en lo más al­to, to­do el es­pa­cio está ya en uso. Y los lu­ga­re­ños se nie­gan in­va­ria­ble­men­te a ven­der. De nue­vo, no es pro­ba­ble que Positano va­ya a atraer nun­ca al tu­ris­mo de or­gan­za y lino blanco. Se­ría im­po­si­ble ves­tir­se co­mo una frá­gil da­ma y su­bir las es­ca­le­ras de Positano a la ho­ra del cóc­tel. Lle­ga­rías co­mo la toa­lla usa­da de un cam­pa­men­to de chi­cos. No hay otra ma­ne­ra de su­bir que es­ca­lan­do. So­lo es­to ya eli­mi­na a un ti­po de tu­ris­ta, el pa­sean­te. El ter­cer as­pec­to di­sua­so­rio a la gran lle­ga­da de tu­ris­tas ra­di­ca en la mis­ma na­tu­ra­le­za de los po­si­ta­nos. To­do les da igual. Llevan vi­vien­do aquí des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les y no pien­san cam­biar aho­ra. No tie­nen mu­cho, pe­ro les gus­ta lo que tie­nen y no van a cesar.

Di­bu­jo de Wal­ter Goetz que acom­pa­ñó al texto ori­gi­nal de John Stein­beck en la revista.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.