“ES­TA NO ES OTRA

Harper's Bazaar (Spain) - - VERSIÓN -

ex­po­si­ción más. Su ex­ten­sión, su re­le­van­cia y la poe­sía pre­sen­te en ca­da una de las sa­las la con­vier­ten en al­go ex­tra­or­di­na­rio”, de­fen­de Flo­ren­ce Müller, co­mi­sa­ria, jun­to a Oli­vier Gabet, de la mues­tra Ch­ris­tian Dior, De­sig­ner of Dreams, abier­ta has­ta el pró­xi­mo 7 de enero en el Mu­seo de las Ar­tes De­co­ra­ti­vas de Pa­rís. Sus más de 3.000 me­tros cua­dra­dos, el ma­yor es­pa­cio nun­ca de­di­ca­do a una ex­hi­bi­ción en la ga­le­ría pa­ri­si­na, y la can­ti­dad y ca­li­dad de los ves­ti­dos de al­ta cos­tu­ra, ac­ce­so­rios, bo­ce­tos, ob­je­tos y obras de ar­te ex­pues­tos cer­tif­can su im­por­tan­cia no so­lo pa­ra los aman­tes de la mo­da, sino, y so­bre to­do, pa­ra el gran pú­bli­co.“La ma­yo­ría de la gen­te tie­ne una idea erró­nea so­bre lo que es una ca­sa de al­ta cos­tu­ra. Mu­chos in­clu­so no sa­ben que Ch­ris­tian Dior fue una per­so­na real, que la mar­ca que co­no­cen lle­va el nom­bre de un se­ñor que, en 1947, re­vo­lu­cio­nó la in­dus­tria tex­til. Por eso de­ci­di­mos dar­le el es­pa­cio que él y su le­ga­do se me­re­cían”, sos­tie­ne Oli­vier Gabet. Or­ga­ni­za­da cro­no­ló­gi­ca­men­te, la ex­po­si­ción arran­ca en la in­fan­cia y ju­ven­tud del crea­dor pa­ra lle­gar has­ta las co­lec­cio­nes de Ma­ria Gra­zia Chiu­ri, pre­sen­te de la frma, con sa­las de­di­ca­das ex­clu­si­va­men­te al New Look, toi­les, ac­ce­so­rios o per­fu­mes, to­dos ellos sal­pi­ca­dos con im­po­nen­tes obras de ar­te. “Pa­ra no­so­tros era muy im­por­tan­te ex­pli­car que una frma de mo­da no son so­lo ves­ti­dos, sino que hay mu­cho tra­ba­jo de bús­que­da e in­ves­ti­ga­ción de­trás. Que la mo­da for­ma par­te del ar­te de vi­vir y que, al igual que nos ro­dea­mos de mue­bles, es­cul­tu­ras y pin­tu­ras bo­ni­tas, tam­bién que­re­mos te­ner ro­pa ma­ra­vi­llo­sa”, con­ce­de Müller.“He­mos tra­ba­ja­do muy du­ro pa­ra di­lu­ci­dar cuál se­ría la me­jor for­ma de re­fe­jar es­te diá­lo­go en­tre mo­da y ar­te, en cons­truir ese puen­te en­tre am­bos. Siem­pre sa­bien­do que Ch­ris­tian Dior re­sul­ta el me­jor nom­bre po­si­ble pa­ra ello, ya que fue ga­le­ris­ta an­tes que di­se­ña­dor, y un aman­te del ar­te du­ran­te to­da su vi­da”, con­ti­núa Gabet. La aven­tu­ra, que em­pe­zó ha­ce tres años fru­to de una con­ver­sa­ción en­tre Oli­vier Gabet y la frma (“La úl­ti­ma mues­tra de Dior en Pa­rís fue ha­ce 30 años en es­te mis­mo mu­seo. En mi opi­nión, ha­bía pa­sa­do de­ma­sia­do tiem­po. Así que les pro­pu­se ha­cer­le un ho­me­na­je co­mo el que ha­ría­mos con un maes­tro del ar­te.Acep­ta­ron al se­gun­do”, re­ve­la), ha con­ta­do con la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va no so­lo de los dos co­mi­sa­rios, sino tam­bién de la ca­sa fran­ce­sa, ade­más de creadores co­mo Step­hen Jo­nes, en­car­ga­do de to­dos los som­bre­ros y to­ca­dos de los ma­ni­quíes.“Es­ta ex­po­si­ción ha si­do un re­ga­lo pa­ra to­dos los que, de una for­ma u otra, he­mos par­ti­ci­pa­do en su rea­li­za­ción. Mien­tras Oli­vier se ha en­car­ga­do de re­co­pi­lar las obras de ar­te, mi pa­pel ha si­do el de bu­cear en los ar­chi­vos ex­ten­sos y fas­ci­nan­tes con los que cuen­ta la frma”, acla­ra la co­mi­sa­ria.“Me he pa­sa­do jor­na­das en­te­ras des­ta­pan­do cen­te­na­res de ca­jas, mu­chas de ellas abier­tas por pri­me­ra vez. La ca­sa tie­ne ver­da­de­ros te­so­ros fru­to del mi­nu­cio­so tra­ba­jo de re­co­lec­ción de tra­jes, en subas­tas o a tra­vés de par­ti­cu­la­res, que es­tá rea­li­zan­do des­de ha­ce 25 años y sin el cual hu­bie­se si­do im­po­si­ble dar for­ma a es­te pro­yec­to”. Mien­tras apro­xi­ma­da­men­te un 70% de lo ex­pues­to per­te­ne­ce a la pro­pia Dior, el res­to pro­vie­ne de di­fe­ren­tes mu­seos, co­mo el Me­tro­po­li­tan de Nue­vaYork o el Vic­to­ria & Al­bert de Lon­dres, que ayu­dan a com­ple­tar esa vi­sión global y van­guar­dis­ta que ofre­ce la mues­tra pa­ri­si­na. “Es­pe­ro que ha­ya que­da­do cla­ra la idea de modernidad y la re­le­van­cia que pa­ra la so­cie­dad ac­tual tie­ne la fgu­ra de Ch­ris­tian Dior”, cla­ma Müller.“Aun­que nun­ca fue su in­ten­ción, en 1947 mon­sieur Dior ini­ció una re­vo­lu­ción con su New Look, a tra­vés del cual cons­tru­yó una nue­va es­té­ti­ca, com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a la im­pe­ran­te por aquel en­ton­ces, muy mar­ca­da por las ca­ren­cias de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Les ofre­ció a las mu­je­res al­go que ellas ni si­quie­ra pen­sa­ban que que­rían, pe­ro que, de for­ma in­cons­cien­te, era lo que es­ta­ban es­pe­ran­do. Una nue­va feminidad

que sa­cu­dió, ade­más de los ci­mien­tos de la mo­da, los de la po­lí­ti­ca y la so­cie­dad”. Las de­ce­nas de me­tros ne­ce­sa­rios pa­ra la con­fec­ción de las vo­lu­mi­no­sas fal­das Co­ro­lla del New Look se to­ma­ron co­mo una ofen­sa ha­cia un pue­blo fran­cés que, por aquel en­ton­ces, lu­cha­ba por sa­lir de la po­bre­za cau­sa­da por la con­tien­da. “Aun­que hu­bo ma­ni­fes­ta­cio­nes y protestas, la ma­yo­ría de la gen­te sí en­ten­dió que aque­lla co­lec­ción era un sím­bo­lo, un men­sa­je de es­pe­ran­za. La gue­rra ha­bía ter­mi­na­do y de­bían mi­rar ha­cia el fu­tu­ro. Ha­cia uno re­cons­trui­do a tra­vés de la be­lle­za. Ade­más, sea­mos sin­ce­ros, las mu­je­res que po­dían por aquel en­ton­ces –y que pue­den hoy en día– com­prar al­ta cos­tu­ra son una mi­no­ría. Lo im­por­tan­te aquí era el men­sa­je de es­pe­ran­za”, apun­ta la co­mi­sa­ria. Aun­que la fgu­ra de Ch­ris­tian Dior (1905-1957) es­tá pre­sen­te du­ran­te to­do el re­co­rri­do de la mues­tra (el 25% de las pie­zas en ex­po­si­ción per­te­ne­ce a sus diez años al fren­te de la ca­sa que fun­da­ra, en di­ciem­bre de 1946), to­dos los di­rec­to­res crea­ti­vos que han ayu­da­do a per­pe­tuar la frma a tra­vés de sus 70 años de his­to­ria tam­bién cuen­tan con un es­pa­cio es­pe­cíf­co.“Ca­da uno de ellos es esen­cial por­que sin sus ta­len­tos su­per­do­ta­dos, Dior hu­bie­se des­apa­re­ci­do. Es la pri­me­ra vez que di­go al­go se­me­jan­te, pe­ro es cier­to, una re­fe­xión tan sim­ple co­mo im­por­tan­te. To­dos he­mos vis­to des­apa­re­cer ca­sas de al­ta cos­tu­ra fru­to de malas de­ci­sio­nes en cuan­to a la elec­ción de sus di­se­ña­do­res”, con­clu­ye Müller. No se tra­ta tan­to de la des­tre­za del crea­dor, que tam­bién, sino de que es­te se­pa leer y en­ten­der a sus coe­tá­neos, ade­lan­tán­do­se a sus de­seos.“Saint Lau­rent, Marc Bohan, Gian­fran­co Fe­rré, John Ga­lliano, Raf Si­mons y Ma­ria Gra­zia Chiu­ri han si­do o son, ca­da cual por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, la me­jor de­ci­sión po­si­ble en su mo­men­to.A ellos les de­be­mos que es­te gran es­pec­tácu­lo, que es la mo­da, si­ga vi­vo”.

El di­se­ña­dor Ch­ris­tian Dior, du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción en con­tra del New Look en Chicago, en 1947.

Mar­le­ne Die­trich, en un des­fi­le de Ch­ris­tian Dior, en 1953.

El New Look de 1947 de Ch­ris­tian Dior da la bien­ve­ni­da a la ex­po­si­ción en el Mu­seo de las Ar­tes De­co­ra­ti­vas pa­ri­sino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.