Ve­ró­ni­ca Eche­gui in­ter­pre­ta la nue­va so­brie­dad

Ya no es una prin­ci­pian­te y se le no­ta en una se­re­ni­dad que pa­re­ce a prue­ba de bom­bas. Aún así, la ac­triz VE­RÓ­NI­CA ECHE­GUI si­gue mos­tran­do la fres­cu­ra y el des­ca­ro (do­ma­do, eso sí) que te­nía cuan­do em­pe­zó.

Harper's Bazaar (Spain) - - DENIM - Fo­to­gra­fía de Fé­lix Valiente Es­ti­lis­mo de Án­ge­la Esteban Li­bre­ro En­tre­vis­ta de Laura Pé­rez

AVe­ró­ni­ca Eche­gui (Ma­drid, 1983) la des­cu­bri­mos ha­cien­do Yo soy La Jua­ni (2006), aque­lla cho­ni de ex­tra­rra­dio que de­cía “Voy a ser ac­triz y que na­die lo du­de, por­que lo con­se­gui­ré, que que­de muy cla­ro”.Y to­dos la creí­mos. El ha­llaz­go siem­pre se lo de­be­re­mos a Bi­gas Lu­na, di­rec­tor con una sen­si­bi­li­dad so­bre­na­tu­ral pa­ra cap­tar las en­tra­ñas fe­me­ni­nas. En ella, vio una fe­ra con ham­bre de mun­do.“Era un ser ex­tra­or­di­na­rio, en el más am­plio sen­ti­do de la pa­la­bra. Nun­ca me tra­tó co­mo una ni­ña­ta ni una ado­les­cen­te. Me to­ma­ba en se­rio, me es­cu­cha­ba, me dio va­lor, es­pa­cio, y de allí sa­lie­ron co­sas ex­tra­or­di­na­rias”, re­co­no­ce hoy la ac­triz, re­cor­dan­do aquel pri­mer ro­da­je, cuan­do te­nía 23 años. Re­sul­ta que, mien­tras pre­pa­ra­ba las prue­bas pa­ra la pe­lí­cu­la, ya es­ta­ba ha­cien­do tea­tro. In­ferno, na­da me­nos, de la Di­vi­na co­me­dia de Dan­te, en la que fue la pri­me­ra obra di­ri­gi­da en Ma­drid por el gran To­maz Pan­dur. Allí es­ta­ban Cha­ro López (“Qué emi­nen­cia”, pi­ro­pea Eche­gui), Juan Co­di­na (que aho­ra ha pa­sa­do de la ca­te­go­ría de ac­tor pa­ra con­ver­tir­se en maes­tro), Asier Et­xean­dia (ac­tual ani­mal del es­ce­na­rio) y Ser­gio Pe­ris-Men­che­ta (de­ve­ni­do en un gran­de del gé­ne­ro, que lo mis­mo in­ter­pre­ta que es­cri­be, di­ri­ge o pro­du­ce).Y ella, cla­ro, que te­nía de­sig­na­do un pa­pel se­cun­da­rio, pe­ro aca­bó in­ter­pre­tan­do a la mu­sa Bea­tri­ce. Por al­go se­ría. Ha pa­sa­do más de una dé­ca­da des­de en­ton­ces, tiem­po en el que ha ido tra­zan­do una ca­rre­ra de la que ase­gu­ra sen­tir­se or­gu­llo­sa “por­que he apren­di­do mu­chas co­sas”. Ha­ga­mos una lis­ta de al­gu­nas. Pri­me­ra: se ha li­be­ra­do de la an­gus­tia del prin­ci­pian­te. “Si­go pa­san­do mie­do, pe­ro lo ma­ne­jo me­jor, con­fío más en mí y asu­mo sin pro­ble­ma que me pue­do equi­vo­car. Ese sus­to pue­de ser un mo­tor po­ten­te si lo uti­li­zas bien, pu­ra adrenalina. Pre­fe­ro sen­tir eso a no sen­tir na­da”, sen­ten­cia. Se­gun­da: aho­ra sa­be que sus opi­nio­nes cuen­tan. “Si vol­vie­ra a em­pe­zar, me es­cu­cha­ría más a mí mis­ma, da­ría más va­lor a lo que pien­so y se­ría más frme mos­trán­do­lo”, re­co­no­ce.Y ter­ce­ra: su­fre me­nos. Ese mal que car­co­me a mu­chas ac­tri­ces por­que al­guien les ha di­cho que de las he­ri­das sa­le oro. “Yo ca­da vez dis­fru­to más de mi tra­ba­jo”, in­for­ma la in­tere­sa­da.“Pue­do es­tar llo­ran­do a ma­res y, sin em­bar­go, go­zar de mi pro­fe­sión. Sin tor­men­to.Apren­des a co­lo­car to­do en un plano de la fc­ción”. Úl­ti­ma­men­te, Eche­gui se de­ja ver po­co por su ciu­dad na­tal, aun­que hoy, en pleno ve­rano, dis­fru­te de un desayuno de tos­ta­da de pan con to­ma­te y acei­te en una ca­fe­te­ría del cen­tro. Ha par­ti­ci­pa­do en va­rias pro­duc­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, en­tre ellas la co­me­dia ita­lia­na Dé­ja­te lle­var, con el To­ni Ser­vi­llo que pro­ta­go­ni­zó La gran be­lle­za, y que to­da­vía es­tá pen­dien­te de es­treno en Es­pa­ña.Tam­bién la se­rie bri­tán­cia ro­da­da en Is­lan­dia For­ti­tu­de (aquí pue­de ver­se en Mo­vis­tar+) y la pri­me­ra tem­po­ra­da de Trust, en la que tam­bién par­ti­ci­pan Hi­lary Swank y Do­nald Sut­her­land. No es la pri­me­ra vez que se co­dea así.Ya an­tes ha­bía ro­da­do una ex­tra­ña pe­lí­cu­la, La fría luz del día (2012), en la que coin­ci­dió con Si­gour­ney Wea­ver y Bru­ce Wi­llis. “No he vis­to que fue­ra se ha­gan ne­ce­sa­ria­men­te me­jor las co­sas. Hay pro­duc­cio­nes in­ter­na­cio­na­les ex­ce­len­tes, don­de se tra­ba­ja muy bien, se res­pe­ta la his­to­ria y la la­bor de los ac­to­res y se ma­ne­ja un buen presupuesto, y en otras en las que no tan­to. Su­ce­de tam­bién en Es­pa­ña. Aquí se es­tán lle­van­do a ca­bo pro­duc­tos ex­ce­len­tes”, con­ce­de. Uno de sus úl­ti­mos pro­yec­tos, de he­cho, es un th­ri­ller es­pa­ñol, La nie­bla y la don­ce­lla, ba­sa­do en la novela ho­mó­ni­ma de Lo­ren­zo Sil­va, en el que com­par­te pro­ta­go­nis­mo con Quim Gu­tié­rrez y Au­ra Ga­rri­do. De es­te com­ple­jo pa­trio ha­bla­ba el es­cri­tor cuan­do se em­pe­zó a ro­dar el flme en La Go­me­ra:“Me re­ve­lo con­tra ese pre­jui­cio de que si el ca­dá­ver apa­re­ce en Bal­ti­mo­re y el co­mi­sa­rio se ape­lli­da John­son, re­sul­ta más creí­ble que si su­ce­de en Al­ba­ce­te”. La co­mi­sa­ria, es­ta vez, es ella.“No exis­ten tan­tos per­so­na­jes de mu­je­res a las que les su­ce­da al­go más que un con­fic­to amo­ro­so u ocu­pen el lu­gar de ami­ga de, mu­jer de o her­ma­na de otro per­so­na­je mas­cu­lino.Tam­bién me preo­cu­pa ver cuán­tas pe­lí­cu­las hay en las que apa­re­ce vio­len­cia ma­chis­ta:

“Si­go pa­san­do mie­do, pe­ro lo ma­ne­jo me­jor, con­fío más en mí y asu­mo sin pro­ble­ma que me pue­do equi­vo­car. Ese sus­to pue­de ser un mo­tor po­ten­te si lo sa­bes uti­li­zar bien. Pre­fie­ro sen­tir eso a no sen­tir na­da”

una mu­jer ase­si­na­da, mal­tra­ta­da, hu­mi­lla­da... El ci­ne re­fe­ja la so­cie­dad, pe­ro en nues­tro en­torno tam­bién su­ce­den otras co­sas. Ne­ce­si­ta­mos con­tar más his­to­rias y des­de pun­tos de vis­ta más di­ver­sos”, re­fe­xio­na. Lle­ga­dos a es­te pun­to, pa­re­ce inevi­ta­ble em­pe­zar a lle­var la con­ver­sa­ción ha­cia la sen­da del fe­mi­nis­mo, en un mo­men­to en el que no hay se­ma­na en la que una ac­triz, una can­tan­te, una modelo o cual­quier ce­le­bri­dad fe­me­ni­na ge­ne­re, por un mo­ti­vo u otro, al­gún ti­po de in­com­pren­si­ble con­tro­ver­sia por ma­ni­fes­tar que lo es (fe­mi­nis­ta) o por con­fe­sar que no. O por ad­mi­tir que no sa­be, no con­tes­ta, o por ins­ta­gra­mear una fo­to em­po­de­ran­te pa­ra unos y ri­dí­cu­la pa­ra otros... La cris­pa­ción era es­to. “El fe­mi­nis­mo no es un mo­vi­mien­to de mu­je­res, es de to­dos. De­fen­de la igual­dad de de­re­chos y ca­pa­ci­da­des, sin ex­cluir, sin odiar y sin pe­lear­se con na­die. ¿Dón­de es­tá la polémica? Lo que bus­ca es li­be­rar de un rol muy li­mi­ta­do que la so­cie­dad ha asig­na­do a la mu­jer, pe­ro tam­bién al hom­bre. El pa­pel de ma­cho que no pue­de mos­trar sus emo­cio­nes es igual­men­te rí­gi­do. De­be­ría­mos as­pi­rar a ser más li­bres y más de ver­dad”, ex­po­ne en­tre sor­bo y sor­bo de un ba­ti­do ver­de, mor­dis­cos a su pan con to­ma­te y apa­ños ca­se­ros pa­ra su­je­tar los ti­ran­tes del ves­ti­do con hor­qui­llas ( “No que­da muy bien, pe­ro es có­mo­do”, ad­mi­te). Más de ver­dad, im­po­si­ble.“¿Y qué me di­ces de los suel­dos?”, con­ti­núa. “A las ac­tri­ces se nos pa­ga me­nos que a lo ac­to­res, es un he­cho,y no hay nin­gu­na ley que di­ga que por el mis­mo tra­ba­jo de­be­ría­mos co­brar lo mis­mo”. Re­co­no­ce Eche­gui que hay dos mu­je­res en su pro­fe­sión que le fas­ci­nan: la re­cien­te­men­te fa­lle­ci­da Jean­ne Mo­reau y Ge­na Row­lands:“Na­ve­gan en al­go que me en­can­ta, al­go muy ani­mal, na­da in­te­lec­tual. Cla­ro que la se­gun­da tra­ba­ja­ba con John Cas­sa­ve­tes, que era un ge­nio. Siem­pre es más fá­cil cuan­do te ro­deas de gen­te crea­ti­va. No creo que Row­lands pen­sa­ra. Iba, y el cuer­po la se­guía. Eso no se en­sa­ya, se tie­ne o no se tie­ne”. Aún así, tra­ba­ja­do­ra e in­quie­ta co­mo es, con­ti­núa for­mán­do­se y ex­plo­ran­do los se­cre­tos de la in­ter­pre­ta­ción en cuan­to tie­ne dos se­ma­nas li­bres. La úl­ti­ma vez fue en Lon­dres, don­de se ma­tri­cu­ló en un cur­so re­la­cio­na­do con la di­rec­ción.Tie­ne lis­to ya un guion pa­ra ro­dar­lo en cuan­to en­cuen­tre el mo­men­to. “Me gus­ta ha­cer cual­quier co­sa que me lle­ve fue­ra de la zo­na de con­fort. Es­tá bien en­con­trar un lu­gar se­gu­ro don­de que­dar­se a des­can­sar, pe­ro no de­ma­sia­do tiem­po”, di­ce. Por eso vuel­ve al tea­tro, en es­ta oca­sión pa­ra en­fren­tar­se a un tex­to de Ha­rold Pin­ter que, ase­gu­ra, le pro­vo­ca­rá ese mie­do que no le de­ja sen­tir las pier­nas la no­che del es­treno. No se ha subido a las ta­blas des­de aque­lla pri­me­ra ex­pe­rien­cia, cuan­do to­da­vía ju­ga­ba a que­rer ser ac­triz sin sa­ber si aquel bar­co lle­ga­ría a buen puer­to. Lle­gó. Va­ya si lle­gó.Aho­ra, le to­ca li­diar con las al­fom­bras ro­jas, la mo­da, las se­sio­nes de fotos... “Me lo to­mo co­mo al­go di­ver­ti­do, sin esa pre­sión que pa­de­cen otras com­pa­ñe­ras. No me ex­pon­go ni voy a de­ma­sia­dos even­tos por­que cuan­do ten­go mu­cho tra­ba­jo –y, úl­ti­ma­men­te, ha su­ce­di­do así–, ne­ce­si­to cen­trar­me en él.Tra­tar de ha­cer­lo to­do me dis­per­sa­ría. Me gus­ta po­ner­me un ves­ti­da­zo pa­ra el es­treno de una pe­lí­cu­la, es un mo­men­to de ce­le­bra­ción y de re­com­pen­sa del es­fuer­zo de mu­chos me­ses”. Di­ceVe­ró­ni­ca Eche­gui que lo me­jor que le ha da­do su pro­fe­sión es la gen­te con la que se ha cru­za­do. Can­de­la Pe­ña, Blan­ca Por­ti­llo, Ana Wa­ge­ner, Em­ma Suá­rez, Car­me­lo Gómez, Ro­ber­to En­rí­quez, Na­ta­lia Ma­teo,Álex Gar­cía, por ci­tar unos po­cos. Ase­gu­ra que to­dos ellos la han mar­ca­do y le han he­cho vi­vir in­ten­sa­men­te un tra­ba­jo que dis­fru­ta más y más:“Me gus­ta có­mo es­toy en­fo­can­do per­so­nal­men­te mi ca­rre­ra, me en­cuen­tro ca­da vez más tran­qui­la, sien­to que soy ca­paz de do­mi­nar las si­tua­cio­nes y que ten­go una ba­se ca­da vez más só­li­da que me ha­ce sa­car lo me­jor de aque­llo que ha­go. Si si­go así, me veo ro­dan­do pe­lí­cu­las den­tro de 20 años, y tam­bién de 40”. ¿Re­cuer­dan a La Jua­ni cuan­do de­cía lo de: “Que na­die lo du­de, por­que lo con­se­gui­ré, que que­de muy cla­ro”? Pues eso.

“Las se­sio­nes de fotos y las al­fom­bras ro­jas me las to­mo co­mo al­go di­ver­ti­do, sin esa pre­sión que su­fren otras com­pa­ñe­ras. Me gus­ta po­ner­me un ves­ti­da­zo pa­ra un es­treno, es un mo­men­to de ce­le­bra­ción”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.