Fra­nçois De­machy rein­ven­ta el icó­ni­co perfume Miss Dior

Via­ja­mos a Gras­se, cu­na mun­dial de la per­fu­me­ría, pa­ra des­cu­brir con el na­riz FRA­NÇOIS DE­MACHY su úl­ti­ma crea­ción: un Miss Dior re­no­va­do que es una de­cla­ra­ción de amor al amor.

Harper's Bazaar (Spain) - - DENIM - Por Su­sa­na Bláz­quez

Ha­ced­me un perfume que hue­la a amor”.Tal fue el en­car­go li­te­ral que Ch­ris­tian Dior le hi­zo al per­fu­mis­ta Paul Va­cher con mo­ti­vo del lan­za­mien­to de su pri­me­rí­si­ma co­lec­ción de mo­da. Di­cho y he­cho: aquel 12 de fe­bre­ro de 1947 –día en el que el coutu­rier fran­cés la pre­sen­ta­ba al mun­do–, los sa­lo­nes don­de se celebró el des­fle, en la se­de de la frma en la ave­ni­da Mon­taig­ne pa­ri­si­na, fue­ron ge­ne­ro­sa­men­te per­fu­ma­dos con Miss Dior, una fra­gan­cia opu­len­ta, sensual y sofs­ti­ca­da, con un co­ra­zón ver­de fo­ral, lla­ma­da a con­ver­tir­se en un em­ble­ma de la per­fu­me­ría.Y tam­bién en el me­jor com­ple­men­to (que al ter­mi­nar se re­ga­ló a ca­da asis­ten­te) pa­ra aquel New Look lla­ma­do a re­vo­lu­cio­nar la si­lue­ta fe­me­ni­na. Han pa­sa­do 70 años y la ca­sa ha que­ri­do ce­le­brar­lo re­in­ter­pre­tan­do los có­di­gos de la mu­jer Dior más ac­tual, en un ho­me­na­je al amor que el mo­dis­to sen­tía por las fo­res. Fra­nçois De­machy, su crea­dor y hom­bre que mue­ve los hi­los (y las fór­mu­las) de las fra­gan­cias de la frma de mo­da, nos abre las puer­tas de Les Fon­tai­nes Par­fu­mées, su nue­vo e im­po­nen­te ta­ller de crea­ción en el co­ra­zón de la ciu­dad pro­ven­zal de Gras­se. PREGUNTA: No de­be de ser fá­cil re­in­ter­pre­tar un perfume tan icó­ni­co. ¿Có­mo es el nue­vo Miss Dior? RES­PUES­TA: Pa­ra em­pe­zar, tie­ne 70 años me­nos, así que es mu­cho más jo­ven. He co­gi­do el es­que­ma de la fra­gan­cia clá­si­ca, pe­ro desa­rro­llán­do­lo de ma­ne­ra di­fe­ren­te, con ele­men­tos que no ha­bía en su épo­ca y con ➤

un acer­ca­mien­to más fgu­ra­ti­vo. Po­de­mos de­cir que es me­nos sofs­ti­ca­do, pe­ro por­que la sofs­ti­ca­ción ac­tual es un po­co di­fe­ren­te. Aho­ra pri­ma un ai­re de sen­ci­llez, aun­que de­trás sea re­la­ti­va­men­te com­pli­ca­do. P: Há­ble­nos del bou­quet fo­ral que lo com­po­ne. R: Bá­si­ca­men­te, he­mos es­co­gi­do las fo­res más em­ble­má­ti­cas: la ro­sa y el jaz­mín. Hay que re­cor­dar que Ch­ris­tian Dior ama­ba las fo­res so­bre to­das las co­sas y siem­pre pe­día que sus per­fu­mes lle­va­ran mu­cha carga fo­ral, así que he­mos con­ti­nua­do por ese ca­mino.Y al com­par­tir con él esa cul­tu­ra de las fo­res, es una la­bor que no me ha re­sul­ta­do di­fí­cil. P: Pa­re­ce que la ten­den­cia de los per­fu­mes gour­mands de cor­te dul­zón si­gue muy pre­sen­te... R: ¡Pe­ro no so­lo en el mun­do de la per­fu­me­ría! Otros cam­pos tam­bién ti­ran ha­cia el uni­ver­so de la co­mi­da. Los vi­nos, por ejem­plo, aho­ra son más afru­ta­dos que ha­ce unos años y la pro­pia co­ci­na tien­de ha­cia re­ce­tas más dul­ces y azu­ca­ra­das. P: El te­ma del amor es­tá muy pre­sen­te en Miss Dior, ¿ha des­cu­bier­to ya a qué hue­le el amor? R: ¡Cla­ro! Aun­que, sin du­da, exis­ten mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes. Es­te te­ma ya es­ta­ba ilus­tra­do en el ori­gi­nal por un aro­ma muy sofs­ti­ca­do, ri­co y opu­len­to, que co­rres­pon­día a una épo­ca don­de to­do era más car­ga­do y com­pli­ca­do. Las te­las o los cor­tes de en­ton­ces, por ejem­plo, na­da tie­nen que ver con los de hoy.Y, de he­cho, es la ra­zón prin­ci­pal por la que me hi­cie­ron el en­car­go. Las co­lec­cio­nes de Ma­ria Gra­zia Chiu­ri son mu­cho más fui­das, va­po­ro­sas y fá­ci­les de lle­var, así que es­te Miss Dior es su re­fe­jo. P: Ha­ce po­co que ha tras­la­da­do su ta­ller de Pa­rís a Gras­se. ¿Có­mo ha si­do es­ta vuel­ta a sus raí­ces? R: No soy muy nos­tál­gi­co, pe­ro qué du­da ca­be de que aquí es más sen­ci­llo tra­ba­jar. Pa­ra em­pe­zar, en Gras­se se hue­le me­jor, hay me­nos con­ta­mi­na­ción y se res­pi­ra un sa­voir fai­re úni­co.Aun­que con­fe­so que si­go yen­do mu­chí­si­mo a Pa­rís... P: Y el he­cho de es­tar más cer­ca de sus fo­res tam­bién de­be de ser un plus, ¿no? R: ¡Por su­pues­to! En épo­ca de re­co­lec­ción, es muy útil.Y el he­cho de po­der acer­car­te a la des­ti­le­ría pa­ra con­tro­lar el pro­ce­so siem­pre es muy ins­pi­ra­dor. Hay que te­ner en cuen­ta que no to­das las co­se­chas son exac­tas, pe­ro nues­tro tra­ba­jo con­sis­te en igua­lar la ca­li­dad de las fo­res pa­ra que los per­fu­mes sean uni­for­mes.

P: Es­tu­dia­ba pa­ra den­tis­ta y aca­bó sien­do per­fu­mis­ta. ¡Me­nu­do cam­bio! R: Des­de lue­go. Mi pa­dre, que te­nía una far­ma­cia, me pre­pa­ra­ba pa­ra una pro­fe­sión que tu­vie­ra que ver con la me­di­ci­na. Lo in­ten­té, pe­ro la vi­da y el azar me lle­va­ron por otro ca­mino. ¡Afor­tu­na­da­men­te! P: ¿Có­mo des­cri­bi­ría su tra­ba­jo? R: Di­ga­mos que es un of­cio muy agra­da­ble en el que hay que ser ex­tre­ma­da­men­te cu­rio­so, por­que la ins­pi­ra­ción vie­ne de to­das par­tes y en cual­quier mo­men­to. Así que hay que es­tar aten­to, ser muy pre­ci­so, or­de­na­do y, en mi ca­so, ¡un po­co ma­niá­ti­co! Por otro la­do, es una la­bor que re­quie­re un en­tre­na­mien­to cons­tan­te. P: ¿Y cuá­les son esas ma­nías? R: Me re­fe­ro más bien a la for­ma en que es­cri­bo y cla­sif­co mis fchas y eti­que­tas de tra­ba­jo. Por lo de­más, ne­ce­si­to mu­cha luz y si­len­cio pa­ra con­cen­trar­me y po­der en­trar en el in­gre­dien­te y el pro­duc­to. P: ¿Qué tie­nen las fo­res de Gras­se que no ten­gan las de otro lu­gar en el mun­do? R: Aquí, co­mo en el vino, exis­te la no­ción del te­rru­ño que, por sus di­men­sio­nes, si­tua­ción geo­gráf­ca (an­cla­do en­tre el mar y las mon­ta­ñas) y gra­do de hu­me­dad lo ha­cen ideal pa­ra el cul­ti­vo de las fo­res. P: ¿La ma­yor ale­gría de un per­fu­mis­ta es oler sus crea­cio­nes a pie de ca­lle? R: Sin du­da, por­que al fn y al ca­bo el perfume si­gue sien­do un ra­ro territorio de li­ber­tad y cuan­do una per­so­na eli­ge el tu­yo, es una ale­gría. Ade­más, es muy im­por­tan­te de vez en cuan­do oler la ca­lle, el me­tro... Aun­que so­lo sea pa­ra no ha­cer lo mis­mo. P: ¿Sue­le lle­var perfume? R: Nor­mal­men­te uso las prue­bas y en­sa­yos en los que es­toy tra­ba­jan­do. Pe­ro si me en­cuen­tro de va­ca­cio­nes, Eau Sau­va­ge de Dior me si­gue en­can­tan­do. Es un mo­nu­men­to de la per­fu­me­ría a la al­tu­ra de Miss Dior, el Nº5 de Cha­nel o Ar­pè­ge de Lanvin. P: ¿Cuán­tas prue­bas se sue­len ha­cer de un perfume? R: Yo siem­pre di­go que lo im­por­tan­te no es lle­gar, sino el ca­mino pa­ra lle­gar. Por­que ha­ces en torno a 200 o 300 en­sa­yos, con erro­res co­lo­sa­les en­tre me­dias, pe­ro de los que se apren­de mu­chí­si­mo. P: ¿Es di­fí­cil dar por fna­li­za­da una fra­gan­cia? R: Pa­ra mí, mu­chí­si­mo, por­que nos mo­ve­mos en un te­rreno muy emo­cio­nal y abstracto. Es du­rí­si­mo... P: ¿Cuál es el aro­ma que le ob­se­sio­na? R: Me en­can­ta­ría re­pro­du­cir de ma­ne­ra fel y exac­ta el olor de la ro­sa. De vez en cuan­do, tra­ba­jo en ello. Y el he­cho de que sea di­fí­cil me motiva.

“SS i los per­fu­mis­tas co­no­cié­ra­mos la re­ce­ta pa­ra que un perfume per­du­re en el tiem­po, la apli­ca­ría­mos sin ce­sar. Pe­ro lo que es­tá cla­ro es que, pa­ra que triun­fe, tie­ne que te­ner per­so­na­li­dad”

Arri­ba, a la iz­da., ima­gen an­ti­gua de las re­co­lec­to­ras en los cam­pos de jaz­mín Gran­di­flo­rum de Gras­se. So­bre es­tas lí­neas, fras­co del nue­vo perfume Miss Dior, un himno al amor don­de la ro­sa y las no­tas chis­pean­tes y enér­gi­cas se apo­de­ran del ju­go. A la iz­da., Fra­nçois De­machy, en el la­bo­ra­to­rio de Les Fon­tai­nes Par­fu­mées.

Arri­ba, vis­tas de los cam­pos de ro­sas en Le Clos de Ca­llian, con la ciu­dad de Gras­se al fon­do. La va­rie­dad de Ro­sa Cen­ti­fo­lia o Ro­sa de Ma­yo (a la dcha.) que cre­ce en es­te oa­sis flo­ral es una de las más pre­cia­das y co­ti­za­das por su aro­ma su­bli­me. “En nues­tros cam­pos no se uti­li­zan pro­duc­tos quí­mi­cos y pa­ra que las tra­di­cio­nes per­ma­nez­can es muy im­por­tan­te que la gen­te ma­yor trans­mi­ta su sa­bi­du­ría a los jó­ve­nes”, apun­ta De­machy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.