ASAL­TO AL PO­DER

La tem­po­ra­da ac­tual y su re­na­ci­do cul­to al ‘po­wer dres­sing’ re­abren el de­ba­te en torno a uno de los có­di­gos in­du­men­ta­rios más po­lí­ti­cos: el tra­je de cha­que­ta y pan­ta­lón en cla­ve fe­me­ni­na.

Harper's Bazaar (Spain) - - ESTILO -

En 1968, a la rei­na de las la­dies who lunch neo­yor­qui­nas Nan Kem­pner se le prohi­bió la en­tra­da a La Cô­te Bas­que, el res­tau­ran­te/tem­plo de la al­ta so­cie­dad de la ca­lle 55. Ho­rror: lle­va­ba un tra­je de cha­que­ta y pan­ta­lón de es­mo­quin, una in­du­men­ta­ria to­tal­men­te con­tra­ria al có­di­go de ves­ti­men­ta del lu­gar. Le­jos de ami­la­nar­se, la da­ma se qui­tó los pan­ta­lo­nes y en­tró en el ex­clu­si­vo es­ta­ble­ci­mien­to con su ame­ri­ca­na a mo­do de mi­ni­ves­ti­do. Con un so­lo ges­to, Kem­pner de­mos­tra­ba la fuer­za im­plí­ci­ta en la pren­da (aque­lla la frma­ba Yves Saint Laurent), mien­tras se ali­nea­ba con el fo­re­cien­te mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta. Ca­si me­dio si­glo des­pués, el de­ba­te en torno a es­te prés­ta­mo del ar­ma­rio mas­cu­lino si­gue po­la­ri­za­do. No son po­cas las crí­ti­cas que les han llo­vi­do a los sas­tres de po­lí­ti­cas co­mo Hi­llary Clin­ton, An­ge­la Mer­kel o Con­do­leez­za Ri­ce en to­do es­te tiem­po. Y, sin em­bar­go, los tra­jes han pro­por­cio­na­do al­gu­nos de los mo­men­tos más ce­le­bra­dos de la his­to­ria de la mo­da: del pri­mer dos pie­zas en tweed de Ga­brie­lle Cha­nel, en 1925, a los de fra­ne­la de Mar­cel Ro­chas, en 1932 (el mo­dis­ta siem­pre se atri­bu­yó la in­ven- ción del tér­mino slacks, re­fe­ri­do a los an­chos pan­ta­lo­nes fe­me­ni­nos), pa­san­do por los ar­ma­dos con gran­des hom­bre­ras que ha­rían cé­le­bres en Holly­wood –gra­cias al di­se­ña­dor de ves­tua­rio Adrian– Joan Craw­ford, Kat­ha­ri­ne Hep­burn y Mar­le­ne Die­trich en los años trein­ta y cua­ren­ta, has­ta lle­gar al ce­le­bra­do es­mo­quin ( Le Smoking) de Yves Saint Laurent, en 1966, con el que Pie­rre Ber­gé acu­ña­ría una de sus sen­ten­cias la­pi­da­rias: “Si Cha­nel dio li­ber­tad a las mu­je­res, Saint Laurent les dio po­der”. Hoy, no hay co­lec­ción que no re­cu­rra al pro­ver­bial po­wer dres­sing, un tér­mino desa­rro­lla­do en los años ochen­ta pa­ra de­sig­nar el es­ti­lo fe­me­nino de cor­te sar­to­rial en los ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les do­mi­na­dos tra­di­cio­nal­men­te por el hom­bre. Po­de­mos cul­par al ac­tual cli­ma po­lí­ti­co y a las ma­ni­fes­ta­cio­nes fe­mi­nis­tas que se han mul­ti­pli­ca­do por do­quier en los úl­ti­mos me­ses, el ca­so es que si una su­fra­gis­ta ne­ce­si­ta­se lle­nar su ar­ma­rio de tra­jes es­ta tem­po­ra­da, no ten­dría pér­di­da: con hom­bros po­ten­tes enVic­to­ria Beck­ham y Saint Laurent, fui­dos en Cé­li­ne, de ins­pi­ra­ción eje­cu­ti­vo en Max Mara, Drie­sVan No­ten o Jil San­der... Sí, aún fun­cio­nan co­mo una ar­ma­du­ra, pe­ro cuan­do al fn de­je de ser así, nos gus­ta­rá lle­var­los igual.

Mar­le­ne Die­trich, pio­ne­ra en sa­car a re­lu­cir el es­ti­lo mas­cu­lino en Holy­wood (1933). En ver­sión ochen­te­ra de Cha­nel, con Inés de la Fres­san­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.