LA DIOSA DEL TELAR

Harper's Bazaar (Spain) - - NOTICIAS - Por Laura Pérez

La ar­tis­ta AN­NI ALBERS fue pio­ne­ra en el ar­te con los te­ji­dos. Dis­cre­ta y au­daz, ele­vó su dis­cur­so mu­cho más allá de lo tex­til e in­no­vó con ideas que per­vi­ven en el di­se­ño gráfico de hoy. El Gug­gen­heim de Bil­bao le de­di­ca aho­ra una ex­po­si­ción.

An­ni Albers (1899-1994) fue de las po­cas ar­tis­tas que en el si­glo vein­te lo­gró sal­tar por en­ci­ma de la ba­rre­ra que la co­lo­ca­ba co­mo mu­jer de un crea­dor cé­le­bre, el pin­tor Jo­sef Albers, pa­ra ser re­co­no­ci­da tam­bién por su pro­pia ca­rre­ra. Ju­gó un pa­pel más que re­le­van­te en la es­cue­la Bauhaus y na­die cues­tio­na su ac­ti­tud pio­ne­ra en el di­se­ño tex­til, ele­van­do es­ta ar­te­sa­nía a la ca­te­go­ría de las gran­des ar­tes. Fue au­daz pa­ra ex­pe­ri­men­tar con di­fe­ren­tes téc­ni­cas, te­naz pa­ra so­bre­vi­vir en un mun­do de hom­bres y tre­men­da­men­te in­te­li­gen­te pa­ra apro­ve­char lo me­jor de ca­da dis­ci­pli­na, des­ta­car en una es­cue­la exi­gen­te y cri­ti­car con su­ti­le­za a los egos más des­afo­ra­dos, sin res­que­bra­jar nun­ca su por­te elegante y re­fe­xi­vo. “Es sor­pren­den­te có­mo su tra­ba­jo con una dis­ci­pli­na con­si­de­ra­da me­nor, ana­li­za de for­ma más agu­da y li­bre cues­tio­nes so­bre un ar­te su­pues­ta­men­te ma­yor co­mo la pin­tu­ra”, re­ve­la Ma­nuel Ci­rau­qui, co­mi­sa­rio del Gug­gen­heim de Bil­bao y gran ex­per­to en es­ta fgu­ra.“Me in­tere­sa tam­bién có­mo cues­tio­na el con­cep­to de au­tor clá­si­co, en­ten­di­do co­mo al­guien que pro­du­ce una gran obra muy em­ble­má­ti­ca e irre­pe­ti­ble.Te­nía una no­ción de au­tor más fe­xi­ble, ge­ne­ro­sa y de­mo­crá­ti­ca que el res­to, cer­ca­na a la idea de di­se­ño que se pue­de pro­du­cir en se­rie sin per­der cua­li­da­des. Ella lo hi­zo de ma­ne­ra muy sa­bia sin ci­tar a na­die y sin en­fren­tar­se a na­die”. Des­de el ta­ller de la Bauhaus don­de im­par­tía cla­ses Paul Klee, se re­ve­ló des­de muy tem­prano co­mo una alum­na aventajada y ele­vó la ar­te­sa­nía del te­ji­do mu­cho más allá de lo que la ha­bía lle­va­do na­die. De he­cho, su in­fuen­cia en los es­tam­pa­dos geométricos, apa­ren­te­men­te sen­ci­llos, se apre­cia to­da­vía en mu­chos as­pec­tos de la pu­bli­ci­dad y el di­se­ño gráf­co mo­derno. “Des­de su pri­me­ra ex­po­si­ción en el MoMa, en 1949, ca­da vez que se ha en­se­ña­do su tra­ba­jo ha co­bra­do una di­men­sión nue­va, de­pen­dien­do del mo­men­to his­tó­ri­co. Siem­pre ha si­do una fgu­ra que re­ve­la­ba mu­chas co­sas que es­ta­ban la­ten­tes y uno apren­de a ver gra­cias a ella”, aña­de el co­mi­sa­rio de la mues­tra, que aho­ra le de­di­ca el mu­seo bil­baíno. “Ella ha­bría que­ri­do en­trar en el ta­ller de pin­tu­ra pe­ro en la Bauhaus, aun­que era una es­cue­la abier­ta y mo­der­na, en ge­ne­ral las mu­je­res no eran es­pe­cial­men­te bien­ve­ni­das en cier­tas dis­ci­pli­nas. Así que, en otras áreas, ha­bía un pa­no­ra­ma muy com­pe­ti­ti­vo en­tre alum­nas que que­rían des­ta­car.Te­nían que ser muy au­da­ces por­que no ha­bía mu­cha vi­si­bi­li­dad pa­ra ellas”, aña­de Ci­rau­qui.Al prin­ci­pio de los años trein­ta, co­mo gran par­te de los miem­bros de la es­cue­la ale­ma­na, el ma­tri­mo­nio se mar­chó a Es­ta­dos Uni­dos (An­ni era ju­día, aun­que su ma­ri­do, no) don­de des­ta­có su la­bor do­cen­te. “Ju­ga­ron un pa­pel muy im­por­tan­te a la ho­ra de lle­var allí el ar­te eu­ro­peo. Si es­te país ha si­do el mo­tor del ar­te que ha si­do es por­que re­ci­bie­ron a lo me­jor de Eu­ro­pa”.

An­ni Albers, en su es­tu­dio del Black Moun­tain Co­lle­ge (Ca­ro­li­na del Nor­te) en 1937.

“Los Albers eran co­mo una sec­ta re­li­gio­sa de dos per­so­nas, en­fo­ca­da en su tra­ba­jo, de­seo­sos de in­ves­ti­gar, de lle­var­lo más allá de las ten­den­cias y las mo­das. Se lle­va­ban tre­men­da­men­te bien”. Así era su re­la­ción, se­gún la Fun­da­ción Jo­sef & An­ni Albers.

Di­se­ños de es­tam­pa­dos pa­ra te­ji­dos de Albers, ins­pi­ra­dos en la geo­me­tría y el ar­te pre­co­lom­bino de Amé­ri­ca La­ti­na.

La ex­po­si­ción An­ni Albers: to­car la vis­ta pue­de vi­si­tar­se en el Mu­seo Gug­gen­heim de Bil­bao, del 6 de oc­tu­bre al 14 de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.