EX­TRA­ÑA A LA FA­MA

Con tan so­lo 15 años, la vi­da de la ac­triz te­xa­na es­tá a pun­to de cam­biar ra­di­cal­men­te. A par­tir del 27 de oc­tu­bre se­rá Max, la nue­va in­cor­po­ra­ción a la pan­di­lla de ‘STRAN­GER THINGS’ en su tan es­pe­ra­da se­gun­da tem­po­ra­da.

Harper's Bazaar (Spain) - - BAZAAR - Por Ce­lia Cuer­vo

En ju­lio del pa­sa­do año, con el es­treno de la (en­ton­ces) des­co­no­ci­da Stran­ger Things, las ca­ras de sus cin­co pro­ta­go­nis­tas in­fan­ti­les co­pa­ron los pa­ne­les lu­mi­no­sos de Ti­mes Squa­re en Nue­va York co­mo se­ñal de lo que es­ta­ba por ve­nir: con sus pa­pe­les en la se­rie de Net­fix, iban a dar­se a co­no­cer por to­do el glo­bo.Así que Sadie Sink (Hous­ton,Te­xas, 2002) pue­de ir ha­cién­do­se una idea de lo que la in­dus­tria co­ci­na pa­ra ella aho­ra que,en la piel de Max,aca­ba de ate­rri­zar en el si­nies­tro pue­blo de Haw­kins. Al otro la­do del te­lé­fono (y del char­co, don­de ha pa­sa­do el ve­rano pro­mo­cio­nan­do la se­gun­da tem­po­ra­da de es­te fe­nó­meno ca­tó­di­co), suena se­gu­ra y en­tu­sias­ma­da por ese fu­tu­ro pró­xi­mo:“Lo in­tuí des­de las au­di­cio­nes: si me co­gían, des­pués del éxi­to de la pri­me­ra tem­po­ra­da na­da iba a ser igual pa­ra mí. Soy cons­cien­te de que to­do va a cam­biar, pe­ro es­toy ha­cien­do lo que quie­ro y dis­fru­tán­do­lo al má­xi­mo, y eso es lo más im­por­tan­te”, con­ce­de a Harper’s Bazaar. Max, cuen­ta,“aca­ba de mu­dar­se des­de Ca­li­for­nia jun­to a su pa­dre y su her­mano.Tie­ne un ca­rác­ter muy fuer­te, es un po­co chi­ca­zo y no se se­pa­ra de su ta­bla de ska­te”. Po­ca pren­da más suel­ta so­bre lo que su in­cor­po­ra­ción su­po­ne pa­ra una de las se­ries más es­pe­ra­das del año, cu­yo se­gun­do asal­to lle­ga­rá a la pla­ta­for­ma de vi­sio­na­do el pró­xi­mo 27 de oc­tu­bre; ni si­quie­ra cuan­do se le pre­gun­ta por al­gu­na anéc­do­ta del ro­da­je:“¡No pue­do de­cir na­da! [ríe].Ten­dría que des­tri­par­te al­gu­na es­ce­na y dar de­ta­lles. Pe­ro lo que sí pue­do ase­gu­rar es que ha si­do muy di­ver­ti­do gra­bar con tan­tos chi­cos de mi edad. Nos pa­sá­ba­mos el día rien­do. Era muy di­fí­cil man­te­ner la ca­ra de te­rror en­tre tan­tas bro­mas”, re­cuer­da. Eso sí, no tar­da­re­mos en sa­ber de ella: el pri­mer epi­so­dio, ba­jo el tí­tu­lo de Mad­max, pro­me­te ser el en­car­ga­do de in­tro­du­cir a es­ta mis­te­rio­sa ado­les­cen­te pe­li­rro­ja. A Sink, la opor­tu­ni­dad le vino a tra­vés de su agen­te, que le con­si­guió el pri­mer cas­ting: “Tu­ve que pa­sar va­rias fa­ses, me lla­ma­ron unas cua­tro ve­ces pa­ra vol­ver a ha­cer más prue­bas has­ta que, des­pués de un test de pan­ta­lla, me di­je­ron que me ha­bían co­gi­do. Es­ta­ba eu­fó­ri­ca, ha­bía se­gui­do la pri­me­ra tem­po­ra­da y me ha­cía mu­cha ilu­sión”, con­fe­sa. ¿Lo me­jor del ro­da­je? “Es ge­nial po­der ver a gen­te co­mo Wi­no­na Ry­der ha­cien­do su tra­ba­jo. Es una ins­pi­ra­ción enor­me y apren­des mu­chí­si­mo”, cuen­ta con una ma­du­rez po­co pro­pia de al­guien de 15 años.Lo peor:com­pa­gi­nar el tiem­po de gra­ba­ción con los es­tu­dios, a los que ella tu­vo que aña­dir, ade­más, tres ho­ras dia­rias de pa­ti­na­je pa­ra apren­der a uti­li­zar la ta­bla de mo­no­pa­tín co­mo re­que­ría su per­so­na­je. Pe­ro tie­ne cla­ras sus prio­ri­da­des y es cons­cien­te de que aban­do­nar su edu­ca­ción an­tes de tiem­po no es una op­ción:“Pa­ra mí, es tan im­por­tan­te co­mo ac­tuar. Quie­ro ir a la uni­ver­si­dad y, aun­que to­da­vía no ten­go claro qué voy a es­tu­diar, me gus­ta­ría en­fo­car­me en la di­rec­ción o cual­quier otra fa­ce­ta re­la­cio­na­da con el ci­ne”, cuen­ta. De mo­men­to, sus dos gran­des hob­bies (la can­ción y la fo­to­gra­fía, ¿qué jo­ven pro­me­sa es­ta­dou­ni­den­se iba a ser si no prac­ti­ca­ra am­bas a la per­fec­ción?) pre­fe­re man­te­ner­los co­mo me­ro en­tre­te­ni­mien­to. A tan tem­pra­na edad, el his­to­rial de Sink re­sul­ta, pa­ra el ca­so, sor­pren­den­te: con ape­nas diez años, de­bu­tó pro­ta­go­ni­zan­do el mu­si­cal Annie. Ya ha pro­ba­do suer­te tan­to en te­le­vi­sión ( Ame­ri­can Odis­sey, 2015), co­mo en la gran pan­ta­lla ( The Blee­der, el año pa­sa­do, jun­to a Eli­za­beth Moss, y es­tá a pun­to de es­tre­nar El castillo de cris­tal, en la que se mi­de con Nao­mi Watts y la os­ca­ri­za­da Brie Lars­son) e in­clu­so ha com­par­ti­do ta­blas en Broad­way con la mis­mí­si­ma He­len Mi­rren, in­ter­pre­tan­do la in­fan­cia de la rei­na Isa­bel II de In­gla­te­rra en The Au­dien­ce. En re­su­men, ex­pe­rien­cia, no le fal­ta. ¿Es­ta­mos an­te la nue­va sen­sa­ción fe­me­ni­na de la tem­po­ra­da, igual que lo ha si­do (a to­dos los ni­ve­les, mo­da in­clui­da) su com­pa­ñe­ra Mi­llie Bobby Brown?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.