TRI­NI­DAD

Harper's Bazaar (Spain) - - BAZAAR - Por Laura Pérez. Fo­to­gra­fía de Fé­lix Va­lien­te. Es­ti­lis­mo de María Ver­net­ta

Una pe­que­ña obra de tea­tro de ami­gos se aca­ba con­vir­tien­do en una gran pe­lí­cu­la. Sus di­rec­to­res, JA­VIER AM­BROS­SI y JA­VIER CAL­VO, y su pro­ta­go­nis­ta, MACARENA GAR­CÍA, ha­blan del gran mi­la­gro de ‘La lla­ma­da’.

Es­to es más gran­de que lo de Fá­ti­ma, es ma­yor que lo de Lour­des!” gri­ta Be­lén Cues­ta ves­ti­da de mon­ja en una es­ce­na de La lla­ma­da. Des­de lue­go que lo es. Un au­tén­ti­co mi­la­gro. De los gran­des. Si en 2013 hu­bie­ran di­cho a los actores Ja­vier Am­bros­si y Ja­vier Cal­vo, me­ti­dos a guio­nis­tas y di­rec­to­res, que esa gam­be­rra­da que ha­bían es­cri­to y re­pre­sen­ta­ban en el hall del Tea­tro La­ra con la her­ma­na del pri­me­ro, la ac­triz Macarena Gar­cía, y una pan­da de ami­gos que no es­pe­ra­ban ni co­brar, se iba a con­ver­tir en lo que se ha con­ver­ti­do, ha­brían ne­ce­si­ta­do mu­cha fe pa­ra creer­lo. Aque­lla fun­ción se re­pre­sen­ta­ba una no­che tras otra con unas co­las en la puer­ta que lle­ga­ban has­ta la es­qui­na de la ca­lle. La his­to­ria de un cam­pa­men­to de co­le­gio de mon­jas don­de a una chi­ca des­ca­rria­da se le apa­re­ce Dios can­tan­do te­mas de Whit­ney Hous­ton, to­mó di­men­sio­nes de fe­nó­meno y cua­tro años des­pués, si­gue col­gan­do el car­tel de no hay lo­ca­li­da­des an­te un pú­bli­co que can­ta, bai­la y re­ci­ta los diá­lo­gos des­de el pa­tio de bu­ta­cas. Pe­ro es­to es so­lo una par­te del mi­la­gro. Lo más in­creí­ble es que, si­guien­do la es­te­la de mu­si­ca­les co­mo The Rocky Ho­rror Pic­tu­re Show o Hed­wig and the Angry Inch, que em­pe­za­ron co­mo tea­tro un­der­ground y aca­ba­ron sien­do pe­lí­cu­las icó­ni­cas, La lla­ma­da se ha con­ver­ti­do en una pe­lí­cu­la que, más que pro­ba­ble­men­te, de­ja­rá hue­lla en mu­chos. La eu­fo­ria que los di­rec­to­res y la pro­ta­go­nis­ta de am­bas tra­tan de do­mar es­tá más que jus­tif­ca­da. Ellos, al prin­ci­pio, no se veían muy ca­pa­ces de lle­var a ca­bo se­me­jan­te em­pre­sa. De he­cho, cuan­do el pro­duc­tor En­ri­que La­vin­ge (que se pre­sen­tó a la sa­li­da del tea­tro pa­ra co­no­cer­los en per­so­na y, de pa­so, com­prar to­do el mer­chan­di­sing de la obra) les plan­teó la idea de lle­var ‘aque­lla fes­ta’ al ci­ne, ellos em­pe­za­ron a pen­sar en quién po­dría ha­cer­lo. Has­ta que se die­ron cuen­ta de que te­nían que ser ellos. Eran los pa­dres de la cria­tu­ra y no iban a dar­la en adop­ción. “No hay na­da que me gus­te más que una pri­me­ra pe­lí­cu­la con tan­ta ener­gía”, apos­ti­lla La­vin­ge, que es un pe­so pe­sa­do del ci­ne es­pa­ñol y de es­to sa­be un ra­to. Ha­bían prac­ti­ca­do an­tes con esa otra irre­ve­ren­cia que es la web­se­rie Pa­qui­ta Sa­las, to­do un acon­te­ci­mien­to vi­ral, pe­ro no te­nían mu­cha más ex­pe­rien­cia con la cá­ma­ra. Aún así, al rue­do. “Ha si­do un pro­ce­so lar­go. Ha­bía que co­ger una obra de tea­tro que en cua­tro años han in­ter­pre­ta­do ya va­rios actores, ana­li­zar los chis­tes que fun­cio­na­ban y va­lo­rar si lo se­gui­rían ha­cien­do, de­ci­dir si se res­pe­ta­ban o no, eli­mi­nar unas co­sas y aña­dir otras. El ci­ne es otro len­gua­je”, ex­pli­ca Ja­vier Am­bros­si. “Ade­más, existe la di­fi­cul­tad de en­fren­tar­se a una au­dien­cia que no so­lo ha vis­to la obra, sino que, en mu­chos ca­sos, lo ha he­cho va­rias ve­ces, por lo que al­te­rar de­ma­sia­do el con­te­ni­do po­día re­sul­tar con­flic­ti­vo”, aña­de Ja­vier Cal­vo. Tam­bién han te­ni­do que li­diar con dif­cul­ta­des téc­ni­cas (“aquí ya no va­le una te­la y un fo­co”, ad­mi­ten) y pe­lear­se por la fnan­cia­ción que re­quie­re una gran pro­duc­ción de ci­ne, al­go a lo que ja­más se ha­bían en­fren­ta­do cuan­do tra­ba­ja­ban con su es­pí­ri­tu ama­teur. Por mo­men­tos tem­bla­ron, pe­ro re­cu­rrie­ron a su vie­jo gri­to de gue­rra, que no en­tien­de de dif­cul­ta­des:“Lo ha­ce­mos y ya ve­mos”. De he­cho, han bau­ti­za­do con es­te nom­bre a la pro­duc­to­ra que han crea­do pa­ra sa­car ade­lan­te el pro­yec­to. No po­dían ha­ber ele­gi­do otro me­jor.

Mi her­mano me con­tó en ca­sa de mis abue­los que es­ta­ban es­cri­bien­do una obra so­bre una chi­ca que veía a Dios. Nun­ca tu­ve du­da de que sal­dría ade­lan­te, ni de que yo es­ta­ría ahí. Es el pro­yec­to de mi vi­da

Una de las pri­me­ras per­so­nas que vio La lla­ma­da ter­mi­na­da fue su ído­lo, Pe­dro Al­mo­dó­var: “Ha­béis te­ni­do mu­chí­si­ma suer­te con las ac­tri­ces que te­néis. Por­que uno pue­de es­cri­bir la lo­cu­ra que quie­ra, pe­ro ahí tie­ne que es­tar un gru­po de ac­tri­ces dan­do la ca­ra, ha­cien­do el tex­to di­ver­ti­do, emo­cio­nan­te y creí­ble”. Po­cos lo sa­ben tan bien co­mo él. “La pe­lí­cu­la son ellas”, coin­ci­den am­bos. Y, por su­pues­to, Macarena Gar­cía, que ha vis­to cre­cer a la cria­tu­ra des­de in­clu­so an­tes de na­cer. “Re­cuer­do cuan­do mi her­mano me con­tó en ca­sa de mis abue­los que es­ta­ban ha­cien­do una obra de tea­tro so­bre una chi­ca que veía a Dios. ¡Al prin­ci­pio has­ta se iba a que­dar embarazada co­mo la Vir­gen María! Son tan ge­nia­les que nun­ca tu­ve du­da de que aque­llo sal­dría ade­lan­te, ni de que yo es­ta­ría ahí. Es el pro­yec­to de mi vi­da”. Ella fue du­ran­te dos años la pro­ta­go­nis­ta de la obra de tea­tro (des­pués la sus­ti­tu­yó Clau­dia Trai­sac) y aho­ra lo es tam­bién de la pe­lí­cu­la. “Nos he­mos he­cho ma­yo­res con es­ta obra, he­mos cam­bia­do con ella. En cua­tro años, a mi edad (tie­ne 29), su­ce­den mu­chas co­sas, se apren­de mu­cho”. En­tre ellas, ga­nar un Go­ya por Blan­ca­nie­ves, que de­di­có pú­bli­ca­men­te a su her­mano, y ro­dar pe­lí­cu­las co­mo Pal­me­ras en la nie­ve o To­dos es­tán muer­tos. “Es­ta his­to­ria se es­cri­bió pa­ra ella co­mo un re­ga­lo de amor”, con­fe­sa Am­bros­si. Cal­vo va más allá: “Su opi­nión es muy im­por­tan­te. Es la pri­me­ra a la que en­se­ña­mos lo que ha­ce­mos por­que tie­ne mu­cho cri­te­rio y un gus­to más sofs­ti­ca­do que no­so­tros, que nos en­can­ta una cha­cha­da. Ella es un fltro fun­da­men­tal”. Co­mo en to­da pe­lí­cu­la, el pro­ce­so de pre­pro­duc­ción re­sul­tó, lo que se di­ce, un par­to. “Lle­gó un mo­men­to en el que nos plan­tea­mos que no se po­día sa­car ade­lan­te aho­ra y ha­bría que es­pe­rar un año o dos. Fui muy frme: era aho­ra o nun­ca. Por una cues­tión fí­si­ca –las ac­tri­ces no va­mos a po­der se­guir in­ter­pre­tan­do a es­tas ado­les­cen­tes– y por al­go emo­cio­nal –hay que pa­sar pá­gi­na–”, con­fe­sa la ac­triz. Una vez más, lo hi­cie­ron (y lue­go vie­ron). Se fja­ron en el ci­ne re­li­gio­so de An­dréi Tar­kovs­ki, la Jua­na de Ar­co de Luc Bes­son, en mu­si­ca­les punk co­mo Spring awa­ke­ning y, so­bre to­do, en el gé­ne­ro teen de los años no­ven­ta, co­mo Ami­gas pa­ra siem­pre o Mi chi­ca. “Que­ría­mos ha­cer una pe­lí­cu­la co­mo esas que veía­mos cuan­do éra­mos ado­les­cen­tes una y otra vez en VHS, aun­que sue­ne pre­ten­cio­so”, con­ce­den. Pe­ro el re­sul­ta­do es, re­co­no­cen, to­da­vía me­jor de lo que ha­bían so­ña­do. “Du­ran­te el ro­da­je te­nía­mos mie­do al tono. En el tea­tro es­cu­chas al pú­bli­co y eso te guía, pe­ro en un set, no tie­nes nin­gún feed­back ni ja­leo al­re­de­dor, y em­pe­zó a sa­lir al­go más se­rio e in­ti­mis­ta”, afrma Cal­vo. “El pú­bli­co es muy mal di­rec­tor por­que si ríe, las ac­tri­ces in­ter­pre­tan que lo es­tán ha­cien­do bien, pe­ro cuan­do hay emo­ción hay si­len­cio, y eso tam­bién es va­lio­so”, aña­de. “Nos pa­re­cía que nos es­ta­ba que­dan­do un dra­món, mu­cho más con­te­ni­do que la fun­ción, pe­ro lo he­mos de­ja­do cre­cer y fluir a su ma­ne­ra has­ta que la pe­lí­cu­la ha en­con­tra­do su pro­pia voz.Va a ser di­fe­ren­te, pe­ro man­tie­ne ese men­sa­je tan poderoso que es lo que sub­ya­ce en La lla­ma­da, de­trás de tan­to de­li­rio y su­rrea­lis­mo: que la li­ber­tad es lo más bo­ni­to que te­ne­mos en la vi­da y que to­dos te­ne­mos de­re­cho a ele­gir nues­tro ca­mino”.

La Lla­ma­da se es­tre­na el 29 de sep­tiem­bre en el 65 Fes­ti­val de Ci­ne de San Se­bas­tián y, ese mis­mo día, en sa­las.

Que­ría­mos ha­cer una pe­lí­cu­la co­mo esas que veía­mos cuan­do éra­mos ado­les­cen­tes una y otra vez en VHS. Aun­que sue­ne pre­ten­cio­so JA­VIER AM­BROS­SI

Ja­vier Am­bros­si, con ca­mi­sa denim de SPRING­FIELD, pan­ta­lón va­que­ro de H&M, bo­tas de cue­ro de CLARKS. Ja­vier Cal­vo, con ca­mi­sa va­que­ra de PO­LO RALPH LAU­REN, pan­ta­lón va­que­ro de BLAUER, bo­tín de cue­ro de HERMÈS. Macarena Gar­cía, con ca­mi­sa ca­mi­sa denim de LE­VI’S, pan­ta­lón va­que­ro de H&M y bo­tín de cue­ro de LOUIS VUIT­TON.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.