YO TE­NÍA UNA GRAN­JA EN VER­MONT

En­tra­mos en el uni­ver­so ru­ral y bohe­mio de TA­TA HARPER, la rei­na de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral y pre­cur­so­ra del mo­vi­mien­to ‘green’, que abo­ga por una be­lle­za más cons­cien­te, sin quí­mi­cos, fer­ti­li­zan­tes ni pes­ti­ci­das.

Harper's Bazaar (Spain) - - LA VIDA CON ESTILO - Por Su­sa­na Bláz­quez

En el es­ta­do de Ver­mont, al no­roes­te de Es­ta­dos Uni­dos, en ple­na re­gión de Nue­va In­gla­te­rra, es fa­mo­so el oto­ño. No en vano, en es­ta épo­ca del año sus pai­sa­jes, que li­mi­tan al nor­te con Ca­na­dá, ad­quie­ren unas to­na­li­da­des úni­cas (por al­go su nom­bre, que vie­ne del fran­cés, ha­ce re­fe­ren­cia a “mon­te ver­de”). Y allí, en el va­lle de Cham­plain, se en­cuen­tra el ho­gar de Ta­ta Harper y el epi­cen­tro lo­gís­ti­co del que sa­len to­das sus cre­mas, sé­rums y eli­xi­res ha­cia los pun­tos de ven­ta más ex­clu­si­vos del mun­do. Una em­pre­sa que na­ció ha­ce sie­te años y que se ha con­ver­ti­do en el bu­que in­sig­nia de la cos­mé­ti­ca or­gá­ni­ca y bio­ló­gi­ca, re­bo­san­te de ac­ti­vos bo­tá­ni­cos, y res­pe­tuo­sa no so­lo con el me­dio am­bien­te, sino tam­bién con la sa­lud de nues­tra piel y nues­tra men­te. Na­ció en Co­lom­bia ha­ce 41 años ba­jo el nom­bre de Gra­cie­la, pe­ro pron­to pa­só a ser Ta­ta, co­mo la lla­ma­ba su abue­la des­de ni­ña. “Si al­guien me lla­ma­ra aho­ra Gra­cie­la, se­gu­ro que ni con­tes­to. ¡Has­ta en el co­le­gio me de­cían Ta­ta!”, cuen­ta en­tre ri­sas, na­da más co­no­cer­nos. Lo de Harper vie­ne por su ex­ma­ri­do, Henry Harper, so­cio de la em­pre­sa. Y a pe­sar de que lle­va des­de los 18 años fue­ra de su país, sus orí­ge­nes la de­la­tan. “Per­do­na por el span­glish tan

ho­rri­ble que ha­blo, pe­ro no lo pue­do evi­tar”, se dis­cul­pa. Aun­que pen­sán­do­lo bien, en­cuen­tro que tie­ne mu­cha gra­cia y es­cu­char­la es una au­tén­ti­ca lo­cu­ra, ya que en­la­za fra­ses en cas­te­llano con un mar­ca­do acen­to co­lom­biano, que va tru­fan­do con pa­la­bras y ex­pre­sio­nes in­gle­sas, que pro­nun­cia en un (tam­bién) mar­ca­dí­si­mo acen­to ame­ri­cano. Igual de na­tu­ral que sus cre­mas y de son­ri­sa fá­cil, se de­cla­ra una en­tu­sias­ta de su tra­ba­jo, del que ha­bla con au­tén­ti­ca pa­sión. “Cuan­do me ca­sé, vi­vía­mos en Mia­mi y mi ma­ri­do y yo de­ci­dí­mos com­prar es­ta fn­ca en Ver­mont, con la idea de pa­sar tem­po­ra­das y al­gu­nos fnes de se­ma­na. Cuan­do él se tras­la­dó por tra­ba­jo a Nue­va York, a mí me dio pe­na no dis­fru­tar más tiem­po de es­te lu­gar tan má­gi­co y de re­pen­te, me di cuen­ta que es­ta­ba an­te el si­tio per­fec­to pa­ra em­pe­zar esa idea de ne­go­cio que lle­va­ba tiem­po ron­dán­do­me la ca­be­za”, ex­pli­ca.Y es que un tiem­po an­tes, cuan­do a su pa­dras­tro le diag­nos­ti­ca­ron un cáncer, ella se en­car­gó de acom­pa­ñar­lo a los mé­di­cos y tra­ta­mien­tos y, po­co a po­co, fue to­man­do con­cien­cia de la im­por­tan­cia tan gran­de que tie­ne cui­dar­se, ali­men­tar­se bien y no uti­li­zar pro­duc­tos sin­té­ti­cos, con fer­ti­li­zan­tes, pes­ti­ci­das y otros quí­mi­cos que, a la lar­ga, aca­ban pa­san­do fac­tu­ra. Así es que fue allí, en un cam­po de 480 hec­tá­reas con una gran­ja y otras pe­que­ñas edif­ca­cio­nes de ma­de­ra a su al­re­de­dor, don­de cons­tru­yó su par­ti­cu­lar Edén y re­fu­gio. Se me­tió a fon­do en el es­tu­dio de la in­dus­tria de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral y se ro­deó de cien­tíf­cos y ex­per­tos en for­mu­la­ción. En un prin­ci­pio, eran ocho. Po­co a po­co, fue­ron cre­cien­do. “Soy aman­te de la be­lle­za de to­da la vi­da, de las que tie­nen 500 cre­mas, en ca­sa. No po­día de­di­car­me a po­ner sin más en mis pro­duc­tos los ac­ti­vos que ca­si me re­co­men­da­ban por te­lé­fono.Te­nía claro que que­ría ha­cer una lí­nea que def­nie­ra la nue­va ge­ne­ra­ción de be­lle­za par­tien­do de ce­ro, uti­li­zan­do los me­jo­res ac­ti­vos y ma­te­rias pri­mas y ro­deán­do­me de los me­jo­res ex­per­tos”, si­gue Ta­ta. Tu­vie­ron que pa­sar cin­co años has­ta que su lí­nea de 12 re­fe­ren­cias, ins­pi­ra­da en los 12 pa­sos de be­lle­za que a ella le gus­ta se­guir, vie­ra la luz.Y en­tre tan­to, la gran­ja se fue lle­nan­do de ni­ños: Hun­ter, Gra­ce Paloma y Ta­ta Mia, que na­cie­ron con in­ter­va­los de dos años. ³

¿El co­lor del pac­ka­ging? Vino ins­pi­ra­do por la pre­sen­cia del tono ama­ri­llo del dien­te de león –una hier­ba flo­ral con gran­des pro­pie­da­des pa­ra la sa­lud– que cre­ce en Ver­mont dan­do lu­gar al ver­de neón que tan­to se iden­tif­ca con la mar­ca. Ár­ni­ca, ca­lén­du­la, al­fal­fa, bo­rra­ja, to­mi­llo y de­ce­nas de otras plan­tas pre­sen­tes en sus cre­mas, cam­pan a sus an­chas en es­te oa­sis bo­tá­ni­co. Aman­te de la vi­da sa­na, tra­ba­ja in­ten­sa­men­te pa­ra com­pa­gi­nar su fa­ce­ta de em­pre­sa­ria con la de ma­dre. ¿Un día nor­mal en su vi­da? “Me le­van­to a las sie­te de la ma­ña­na des­pués de ha­ber dor­mi­do un mí­ni­mo de sie­te ho­ras. Desa­yuno muy sano y me en­cie­rro en la of­ci­na has­ta pa­sa­das las cin­co de la tar­de. En­tre me­dias, me­di­to unos 20 o 30 mi­nu­tos y ha­go una pau­sa pa­ra co­mer. Cuan­do he ter­mi­na­do la jor­na­da la­bo­ral, ha­go ejer­ci­cio con mi en­tre­na­do­ra y des­pués me de­di­co cien por cien a mi hi­jos. ¡És­ta es la par­te de mi ru­ti­na que más me gus­ta!”, nos cuen­ta. Ade­más, y co­mo no po­día ser de otra for­ma, se cui­da la piel a con­cien­cia, con es­pe­cial hin­ca­pié en la lim­pie­za noc­tur­na (so­lo uti­li­za sus pro­duc­tos, en los que cree a pies jun­ti­llas) y es muy fan de los “su­per­ali­men­tos” co­mo el agua­ca­te, la al­ca­cho­fa, las al­gas, las se­tas shii­ta­ke, los zu­mos an­ti­oxi­dan­tes y los su­ple­men­tos. Tam­bién le apa­sio­na la de­co­ra­ción (le en­can­tan los li­bros y los ob­je­tos más va­rio­pin­tos que en­cuen­tra en los an­ti­cua­rios de la zo­na), pa­sear, via­jar, ju­gar al tenis y la mo­da. De he­cho, su ar­ma­rio es­tá pla­ga­do de eti­que­tas co­mo Jacquemus, Va­nes­sa Se­ward, Guc­ci, Cé­li­ne, Ken­zo, Hel­mut Lang o Phi­llip Lim.“An­tes de que se em­pe­za­ran a ven­der mis pro­duc­tos, re­cuer­do que via­ja­ba con mi ma­le­ta lle­na de cre­mas y vi­si­ta­ba a mis ami­gas en Ma­li­bú, don­de me or­ga­ni­za­ban pe­que­ñas reunio­nes. ¡Mis ami­gas fue­ron mis pri­me­ras clien­tas!”, re­cuer­da en­tre ri­sas.Al igual que ha­cía su abue­la en Co­lom­bia, que ca­da sá­ba­do reunía a sus tías y ami­gas en lo que hoy se de­no­mi­na­ría una beauty par­tie, pa­ra pro­bar sus scrubs y mas­ca­ri­llas ca­se­ros y otros ex­pe­ri­men­tos y des­cu­bri­mien­tos de be­lle­za. Sie­te años des­pués de su lan­za­mien­to, Ta­ta Harper se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral de ca­li­dad, con 180 em­plea­dos y más de 40 re­fe­ren­cias que se dis­tri­bu­yen en 28 paí­ses. Ahí es na­da. Los pro­duc­tos de Ta­ta Harper, que in­cor­po­ran la ma­yor con­cen­tra­ción po­si­ble de ac­ti­vos na­tu­ra­les en ca­da fór­mu­la, de mo­men­to, se ven­den en ex­clu­si­va en Es­pa­ña en la sec­ción Green de la web JC Apo­te­ca­ri ( www.jca­po­te­ca­ri.com). Sus úl­ti­mos lan­za­mien­tos pa­san por la mas­ca­ri­lla Cla­rif­ying Mask o la hi­dra­tan­te de ca­ra Crè­me Ri­che.

“No hay na­da más be­llo que una mu­jer se­gu­ra de sí mis­ma. Creo que ahí es don­de re­si­de la ver­da­de­ra be­lle­za, esa que na­ce y cre­ce de ti, y no tan­to en la par­te más pu­ra­men­te fí­si­ca”

La em­pre­sa­ria Ta­ta Harper pa­sea por su fn­ca de Ver­mont, el ori­gen de sus pro­duc­tos de be­lle­za.

De iz­da. a dcha., en el sen­ti­do ho­ra­rio, de­ta­lle del co­lo­ri­do sa­lón de su ca­sa, don­de los gran­des pro­ta­go­nis­tas son los cof­fee ta­ble books y los cua­dros an­ti­güos de si­lue­tas. Ex­te­rior de la fn­ca con sus edif­ca­cio­nes de ma­de­ra y por­che con vis­tas al cam­po. En la otra pá­gi­na, Ta­ta Harper jun­to a sus tres hi­jos: Gra­ce Paloma (7 años), Hun­ter (8 años) y, en bra­zos, Ta­ta Mia (5 años).

De iz­da. a dcha., en el sen­ti­do ho­ra­rio, rin­cón del sa­lón con ta­pi­za­dos de es­tam­pa­dos de na­tu­ra­le­za. Ex­te­rior de la gran­ja de ma­de­ra. Ta­ta jun­to a la ca­lén­du­la se­ca pa­ra ela­bo­rar sus pro­duc­tos. Ex­te­rio­res con el huer­to de hier­bas aro­má­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.