on fi­re

Harper's Bazaar (Spain) - - BAZAAR -

La no­che an­tes de rea­li­zar es­ta en­tre­vis­ta, Ele­na Ana­ya (Pa­len­cia, 1975) es­ta­ba en su co­ci­na pre­pa­ran­do la ce­na cuan­do es­cu­chó su pro­pia voz en la te­le­vi­sión. La ca­de­na pú­bli­ca emi­tía Áfri­ca, su pri­me­ra pe­lí­cu­la, que in­ter­pre­tó cuan­do ape­nas te­nía 19 años. De pron­to, se en­con­tró a sí mis­ma, dos dé­ca­das lar­gas atrás, tan jo­ven y car­ga­da de ilu­sión que, en un rap­to de or­gu­llo al ver en lo que se ha con­ver­ti­do, se pu­so a en­viar What­sApps co­mo lo­ca pa­ra que to­da su gen­te pu­sie­ra La 2.“Se me da mal ha­cer ba­lan­ces, pe­ro es­toy pro­fun­da­men­te sa­tis­fe­cha y agra­de­ci­da por lo que es­ta pro­fe­sión me ha da­do en to­do es­te tiem­po.A día de hoy, pue­do de­cir que es­toy vi­vien­do esa vi­da que siem­pre qui­se te­ner”, di­ce.Aún se le em­pa­ñan los ojos cuan­do re­cuer­da el es­treno de La piel que ha­bi­to en Ma­drid, en 2011, cuan­do, fan­quea­da por Pe­dro Al­mo­dó­var y An­to­nio Ban­de­ras, to­mó la pa­la­bra pa­ra de­cir­les a sus pa­dres, sen­ta­dos en las pri­me­ras flas de la sa­la, lo fe­liz que era y cuán­to les agra­de­cía que hu­bie­ran creí­do en su sue­ño. Llo­ró co­mo una mag­da­le­na mien­tras el di­rec­tor man­che­go tra­ta­ba de qui­tar­le el mi­cro. “Y no soy de las que de­rra­man lá­gri­mas dis­cre­ta y ele­gan­te­men­te. Me con­vier­to en un mons­truo de mo­cos”. Ana­ya tie­ne mo­ti­vos pa­ra es­tar con­ten­ta. Des­de lue­go, su ca­rre­ra ha si­do un ejem­plo de cons­tan­cia, sin un so­lo ba­che ni pa­rón: “Nun­ca he es­tre­na­do una pe­lí­cu­la sin te­ner otra ya en ro­da­je”. Y eso es al­go que no mu­chos en su pro­fe­sión pue­den de­cir. Ni si­quie­ra en el úl­ti­mo año, en el que ha si­do ma­dre de un be­bé, Leo, jun­to a su com­pa­ñe­ra,Ti­na Afu­gu, ha de­ja­do de tra­ba­jar. Al con­tra­rio. Ha es­tre­na­do tres flmes, en­tre ellos, el ta­qui­lla­zo glo­bal Wonder Wo­man– que la obli­gó a via­jar a las pre­mie­res en Los Án­ge­les y Mia­mi–, y ro­dó en Ar­gen­ti­na La cor­di­lle­ra, jun­to a Ri­car­do Da­rín, embarazada ya de sie­te me­ses (se pre­sen­ta­rá en el Fes­ti­val de Ci­ne de San Se­bas­tián, el 29 de sep­tiem­bre).“Mi vi­da es­tá lle­na de ele­men­tos apa­sio­nan­tes. No es so­lo mi pro­fe­sión, son mu­chas más co­sas las que he sa­bi­do crear a mi al­re­de­dor y de las que dis­fru­to”, con­fie­sa. Ese mun­do lo ha cons­trui­do a con­cien­cia, sin concesiones al azar: “Hay que sa­ber ges­tio­nar bien tu vi­da y ele­gir lo que quie­res. El pre­cio de la li­ber tad es i mpor­tan­te y es­tá en tu mano de­ci­dir cuán­to quie­res pa­gar. Pue­des de­ci­dir en qué ca­sa vi­vir, si tie­ne

EL PRE­CIO DE LA LI­BER­TAD ES IM­POR­TAN­TE . ES­TÁ EN TU MANO DE­CI­DIR CUÁN­TO QUIE­RES PA­GAR”

“TO­DO TRA­BA­JO SE PUE­DE HA­CER DE FOR­MA CO­RREC­TA, O IR MÁS ALLÁ Y HA­CER QUE EMOCIONE”

una hi­po­te­ca que te va a obli­gar a acep­tar pro­yec­tos que no te in­tere­san o una que te per­mi­ta re­cha­zar­los.Yo lle­vo una exis­ten­cia sú­per sen­ci­lla, po­dría ga­nar más di­ne­ro ha­cien­do una se­rie que no me ilu­sio­ne o su­bien­do fotos con de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos a Ins­ta­gram, pe­ro pre­fie­ro no ha­cer­lo. Soy li­bre, y eso es al­go que me en­se­ña­ron mis pa­dres des­de muy pe­que­ña”. Po­cas ac­tri­ces con un so­lo tra­ba­jo en su cu­rrícu­lo ha­brían te­ni­do la frme­za de re­cha­zar un pa­pel por­que le pa­re­ció que el di­rec­tor era un im­pre­sen­ta­ble, co­mo hi­zo ella. Dos se­ma­nas des­pués, apa­re­ció en su vi­da Fer­nan­do León de Ara­noa, que la lla­mó pa­ra aquel pa­pel en Fa­mi­lia (1996), que ca­ta­pul­ta­ría su ca­rre­ra pa­ra siem­pre. Des­pués, ven­drían Ju­lio Me­dem, Agus­tín Díaz Ya­nes, el men­cio­na­do Al­mo­dó­var y al­gu­nas su­per­pro­duc­cio­nes in­ter­na­cio­na­les co­mo Van Hel­sing (2004) y Sa­va­ge Gra­ce (2007). Así has­ta lle­gar a ser miem­bro de las aca­de­mias de ci­ne es­pa­ño­la, eu­ro­pea y de Holly­wood, que la in­clu­yó es­te año en su lis­ta de nue­vos vo­tan­tes.“Es­tán ha­cien­do un es­fuer­zo por in­cor­po­rar a gen­te más jo­ven, mu­je­res y re­pre­sen­tan­tes de ra­zas que no sea la blan­ca”, ex­pli­ca. Ase­gu­ra la ac­triz que una de las claves tan­to de su ca­rre­ra co­mo de su vi­da es no ha­ber per­di­do ja­más la pa­sión ni la ca­pa­ci­dad de ilu­sio­nar­se.“To­do tra­ba­jo se pue­de ha­cer de ma­ne­ra co­rrec­ta, sin más, o ir más allá pa­ra que te emocione a ti y a los de­más. Es­tá en tu mano ha­cer una co­sa u otra.Yo no siem­pre vuel­vo a ca­sa eu­fó­ri­ca, su­bien­do las es­ca­le­ras co­mo Rocky Bal­boa, pe­ro soy cons­cien­te de que ten­go una pro­fe­sión ma­ra­vi­llo­sa y la dis­fru­to in­ten­sa­men­te, afron­tan­do ca­da pro­yec­to co­mo si fue­ra el úl­ti­mo, con dig­ni­dad, en­tre­ga y ge­ne­ro­si­dad”, con­ce­de.Tal vez ese sea el mo­ti­vo que ha­ce que se sien­ta tan que­ri­da por el pú­bli­co, por los com­pa­ñe­ros y por la pren­sa:“Sien­to al­go muy bo­ni­to y ca­ri­ño­so cuan­do es­cu­cho a otros ha­blar de mí. Hay quien se que­ja de ce­los y en­vi­dias, pe­ro yo he te­ni­do la suer­te de ha­ber­me cru­za­do siem­pre con gen­te ma­ra­vi­llo­sa”. A sus 42 años, cree que lo me­jor es­tá por lle­gar: “Me gus­ta la pers­pec­ti­va que se va ga­nan­do con la edad. El ca­mino se ve me­jor des­de la mon­ta­ña que des­de el va­lle. La subida cues­ta, exis­ten mo­men­tos du­ros, pe­ro el pai­sa­je de la vi­da que se dis­fru­ta des­de arri­ba es pre­cio­so”. Na­die me­jor que ella lo sa­be.

Cha­que­ta de tweed con apli­ques de piel y ta­chue­las en el cue­llo, jer­sey jas­pea­do de pun­to de la­na con cue­llo al­to y pan­ta­lo­nes de te­ji­do téc­ni­co con ri­be­te de­lan­te­ro blan­co, to­do de LOUIS VUIT­TON. En la pá­gi­na opues­ta, ves­ti­do con efec­to patch­work de sa­tén, en­ca­je y pe­lu­che con ca­pa de pe­lo y bo­tas elás­ti­cas de piel y neo­preno (en to­do el re­por­ta­je) de LOUIS VUIT­TON.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.