LA MAR DE LE­TRAS

Harper's Bazaar (Spain) - - LISTA LA -

Es­te lu­gar in­creí­ble es co­mo de­bió de ser el pa­raí­so te­rre­nal du­ran­te las po­cas ho­ras que Adán y Eva vi­vie­ron allí”, afir ma el escr itor Al­ber­to Man­guel, pre­mio For­men­tor de las Le­tras 2017, al re­fe­rir­se al pa­ra­je en el que nos en­con­tra­mos. Es­te rin­cón de Ma­llor­ca pa­re­ce an­cla­do en otra épo­ca; se res­pi­ra una at­mós­fe­ra es­pe­cial y se di­ría que los pro­ble­mas que­da­ran atrás.Aquí se ce­le­bran de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da des­de 2008 –hay an­te­ce­den­tes dis­con­ti­nuos– las Con­ver­sa­cio­nes de For­men­tor y se otor­ga des­de 2011, al ca­lor de es­tas jor­na­das li­te­ra­rias, el Pre­mio For­men­tor. Man­guel to­da­vía re­cuer­da emo­cio­na­do la lla­ma­da que el pa­sa­do mes de ma­yo le anun­cia­ba que era el nue­vo ga­lar­do­na­do: “Me sen­tí azo­ra­do, asom­bra­do, or­gu­llo­so, aver­gon­za­do y por su­pues­to en­can­ta­do. An­te to­do sig­nif­ca un desafío, me da te­mor no es­tar a la al­tu­ra de es­te re­co­no­ci­mien­to”. Lo que ha he­cho me­re­ce­dor al es­cri­tor ar­gen­tino-ca­na­dien­se del re­co­no­ci­mien­to es “su sin­ce­ra bús­que­da de la ex­ce­len­cia”, se­gún ex­pli­ca Ba­si­lio Bal­ta­sar, pre­si­den­te del ju­ra­do. Car­los Fuen­tes, Juan Goy­ti­so­lo, Ja­vier Ma­rías, En­ri­que Vila-Ma­tas, Ri­car­do Pi­glia y Ro­ber­to Ca­las­so fue­ron los ga­na­do­res del cer­ta­men en las edi­cio­nes an­te­rio­res. En es­ta oca­sión, ba­jo el le­ma Bohe­mios, ma­gos y va­ga­bun­dos, más de 300 per­so­nas en­tre es­cri­to­res, pe­rio­dis­tas, edi­to­res e in­vi­ta­dos acu­die­ron a fna­les del mes de sep­tiem­bre al Ho­tel For­men­tor pa­ra ce­le­brar el X aniver­sa­rio de las Con­ver­sa­cio­nes. Pa­ra en­ten­der la re­le­van­cia y el va­lor his­tó­ri­co de es­te re­fu­gio li­te­ra­rio ha­ce fal­ta echar la vis­ta atrás y re­tro­ce­der al pa­sa­do ca­si un si­glo. Fue a fna­les de los años vein­te cuan­do el poe­ta y me­ce­nas ar­gen­tino Adan Diehl des­cu­brió jun­to a Po­lle­nça es­te lu­gar, es­con­di­do en la na­tu­ra­le­za y cus­to­dia­do por el Me­di­te­rrá­neo, que le cautivó des­de el pri­mer ins­tan­te. Diehl de­ci­dió com­prar los te­rre­nos con el fn de lle­var a ca­bo un pro­yec­to de gran en­ver­ga­du­ra. En un pri­mer mo­men­to, es­te aman­tes de las ar­tes ha­bía pen­sa­do edif­car una vi­vien­da don­de re­unir a sus ami­gos, pe­ro aca­bó cons­tru­yen­do es­te ho­tel que su­pu­so un an­tes y un des­pués en la is­la. Fue en­ton­ces cuan­do co­men­zó la pri­me­ra eta­pa de es­plen­dor pa­ra el ho­tel, al que se acer­ca­ron los tu­ris­tas más ex­qui­si­tos pa­ra ha­blar de la vi­da, de li­te­ra­tu­ra y de los pla­ce­res mun­da­nos. Pe­ro por des­gra­cia, la aven­tu­ra de

Ja­ne Bir­kin (Lon­dres, 1946) du­ran­te el ro­da­je en For­men­tor de Muer­te ba­jo el sol, di­ri­gi­da por Guy Ha­mil­ton en 1982. Aba­jo, ba­ñis­tas en la pla­ya del ho­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.