MO­VI­DA AFRI­CA­NA

En los años si­guien­tes a su in­de­pen­den­cia Ma­li vi­vió una épo­ca do­ra­da y su ca­pi­tal, Ba­ma­ko, bu­llía ardiendo en mú­si­ca, mo­da y de­sen­freno. El fo­tó­gra­fo MA­LICK SI­DI­BÉ re­tra­tó la vi­ta­li­dad de aque­lla ju­ven­tud que ex­ten­dió su es­ti­lo por el mun­do en­te­ro.

Harper's Bazaar (Spain) - - LISTA LA -

Hu­bo un tiem­po en el que en las ca­lles de Ba­ma­ko, ca­pi­tal de Ma­li, so­na­ba el úl­ti­mo rock’n’ roll, se bai­la­ba el twist, las no­ches se alar­ga­ban has­ta el ama­ne­cer y pa­re­cía im­po­si­ble no caer ren­di­do an­te el des­ca­ro y el es­ti­lo de los chi­cos, las chi­cas y has­ta los ma­ni­quíes. Eran los años se­sen­ta y el país aca­ba­ba de in­de­pen­di­zar­se, sus jó­ve­nes irra­dia­ban ener­gía e in­ter­pre­ta­ron con au­da­cia las ten­den­cias de la mo­der­ni­dad que se res­pi­ra­ba en el mun­do.Y allí ha­bía un fo­tó­gra­fo pa­ra in­mor­ta­li­zar­lo to­do, Ma­lick Si­di­bé (So­lo­ba, Ma­li, 1936). Par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en la vi­da cul­tu­ral del país y se con­vir­tió en una per­so­na­je icó­ni­co de esa mo­vi­da que se em­pa­pó de la chis­pa de la vi­da y des­pués, co­mo su­ce­de a me­nu­do en es­tos ca­sos, des­apa­re­ció. No sin an­tes de­jar una hue­lla im­bo­rra­ble en el pa­no­ra­ma cul­tu­ral lo­cal y un es­ti­lo hoy re­co­no­ci­do en to­do el mun­do. El fo­tó­gra­fo fa­lle­ció el año pa­sa­do de­jan­do un in­gen­te ar­chi­vo que la Fun­da­ción Car­tier, que en 1995 le de­di­có la pri­me­ra ex­po­si­ción in­di­vi­dual fue­ra de Áfri­ca, ha or­de­na­do con mi­mo pa­ra or­ga­ni­zar una es­pec­ta­cu­lar re­tros­pec­ti­va. En­tre el ma­te­rial fgu­ran imá­ge­nes ya mí­ti­cas y una trein­te­na de re­tra­tos que se ex­po­nen por pri­me­ra vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.