ARDE PA­RÍS LA VI­DA LO­CA DE MO­DI­GLIA­NI

Harper's Bazaar (Spain) - - LISTA LA - Por Lau­ra Pé­rez

Pi­cas­so de­cía que era la per­so­na que me­jor ves­tía de Pa­rís. No po­de­mos sa­ber si te­nía ra­zón, pe­ro sí que Ama­deo Mo­di­glia­ni (Li­vorno, 1884-Pa­rís, 1920) lle­gó a la ca­pi­tal fran­ce­sa co­mo lo hu­bie­ra he­cho ca­si cual­quier as­pi­ran­te a ar­tis­ta, ávi­do por su­mer­gir­se en la bohe­mia y be­ber­se has­ta la úl­ti­ma go­ta de la vi­da (y to­do lo que en­con­tra­ra), que fue un dan­di ele­gan­te, se­duc­tor, acu­mu­lan­do una aman­te tras otra y vol­vien­do lo­ca, li­te­ral­men­te, a más de una. Se ins­ta­ló en Mont­mar­tre pri­me­ro, co­mo man­da­ban los cá­no­nes del ar­tis­teo, y des­pués en Mont­par­nas­se, se dro­gó to­do lo que pu­do y se co­deó con los gran­des per­so­na­jes de las van­guar­dias ar­tís­ti­cas del mo­men­to: Pa­blo Pi­cas­so, Cons­tan­tin Bran­cu­si, Jean Coc­teau, Diego Ri­ve­ra.Ama­ba la poe­sía y re­ci­ta­ba ver­sos de La Di­vi­na Co­me­dia de Dan­te ca­da vez que te­nía oca­sión. Tam­bién leía a Bau­de­lai­re y a Nietzs­che. So­lo or­ga­ni­zó una ex­po­si­ción, vi­vió en la mi­se­ria y, a los 36 años, mu­rió en la más ab­so­lu­ta rui­na.Tal vez de­jó un bo­ni­to ca­dá­ver. Hoy sus cua­dros se ven­den con tre­men­do éxi­to y su Des­nu­do acos­ta­do fue ad­qui­ri­do en Ch­ris­tie’s en 2015 por 158 mi­llo­nes de eu­ros, el se­gun­do pre­cio más al­to de la his­to­ria al­can­za­do en una subas­ta. En Es­pa­ña el úni­co mu­seo que tie­ne un Mo­di­glia­ni en su po­der es el Thys­sen-Bor­ne­mis­za (cuen­tan con otros dos la co­lec­ción pri­va­da de Juan Abe­lló y la de Ali­cia Ko­plo­witz). Se tra­ta de un bo­ce­to pin­ta­do al óleo so­bre pa­pel que el úl­ti­mo ba­rón, Hein­rich, com­pró en 1991 y que re­pre­sen­ta, pro­ba­ble­men­te, a Ki­ki de Mont­par­nas­se. Aun­que ni el pro­pio di­rec­tor ar­tís­ti­co del mu­seo lo pue­de acre­di­tar. “Los re­tra­tos de Mo­di­glia­ni es­tán muy es­que­ma­ti­za­dos, así que es di­fí­cil afir­mar­lo con se­gu­ri­dad”. Guillermo So­la­na di­ri­gía ya la ins­ti­tu­ción en 2008, cuan­do se or­ga­ni­zó una es­pec­ta­cu­lar ex­po­si­ción so­bre el au­tor, Mo­di­glia­ni y su tiem­po. “Se tra­ta de un ar­tis­ta que apa­sio­na al pú­bli­co, aun­que no es tan apre­cia­do en el ám­bi­to aca­dé­mi­co. Creo que a ellos les pa­re­ce un po­co fá­cil, de­ma­sia­do bo­ni­to, tal vez. En su mo­men­to fue muy avan­za­do, se co­dea­ba con la gen­te más im­por­tan­te de las van­guar­dias, pe­ro a él le in­tere­sa la bús­que­da de una belleza es­ti­li­za­da y eso ha­ce que les pa­rez­ca po­co ás­pe­ro, me­nos arries­ga­do. Con to­do, no ca­be du­da de que al pú­bli­co le en­tu­sias­ma”, afir­ma. Re­cien­te­men­te se ha pu­bli­ca­do el li­bro La apa­sio­na­da vi­da de Mo­di­glia­ni ➤

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.