«PO­SA­DAS LO ES TO­DO EN MI VI­DA Y MI OBRA. AQUÍ NA­CIÓ Y SE SI­GUE DESA­RRO­LLAN­DO PA­LO­MO SPAIN, BA­JO ES­TA LUZ DEL SUR QUE TAN­TO ME INS­PI­RA»

Harper's Bazaar (Spain) - - ESTILO MUJER BAZAAR -

chi­co de 25 años an­te se­me­jan­te bom­ba­zo. A es­tas ba­ses se su­ma el re­fu­gio que en­cuen­tra en su cen­tro de ope­ra­cio­nes y es es­ce­na­rio de la fa­se crea­ti­va que nos des­cri­be Ale­jan­dro: «Po­sa­das lo es to­do en mi vi­da y mi obra por­que aquí na­ció y se si­gue desa­rro­llan­do Pa­lo­mo Spain, ba­jo es­ta luz del sur que tan­to me ins­pi­ra. No so­lo en­cuen­tro la tran­qui­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra con­cen­trar­me fue­ra de la ciu­dad, sino tam­bién el apo­yo de mi fa­mi­lia y ami­gos de siem­pre». Fue du­ran­te una de mis es­tan­cias en Sha Well­ness Cli­nic don­de coin­ci­dí con un John Ga­lliano muy re­cu­pe­ra­do de an­ti­guos ex­ce­sos y me atre­ví a plan­tear es­ta du­da: ¿Có­mo po­día ha­ber evo­lu­cio­na­do tan­to fí­si­ca­men­te des­de que de­jó Dior? Un pa­ja­ri­llo ma­cro­bió­ti­co me des­ve­ló el se­cre­to: su ca­len­da­rio anual se di­vi­de en dos fa­ses crea­ti­vas y dos de pre­sen­ta­ción; es de­cir, Ga­lliano se es­con­de pa­ra crear y re­sur­ge pa­ra mos­trar es­ta crea­ción a pren­sa y pú­bli­co has­ta que el des­gas­te que oca­sio­na lo lle­va de nue­vo a es­con­der­se.Y es­te ci­clo tan Gua­dia­nes­co es el que Ale­jan­dro ha en­ten­di­do muy in­te­li­gen­te­men­te des­de el prin­ci­pio de su ca­rre­ra: «De aquí ven­go y aquí he de vol­ver a crear por­que es su co­lo­ri­do, su fol­clo­re, las fes­tas y ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas de An­da­lu­cía las que ver­te­bran mi obra. Ade­más, aun­que Po­sa­das no sea el pue­blo más bo­ni­to del mun­do, es la ener­gía de su gen­te la que lo ha­ce es­pe­cial por­que aquí se vi­ve muy bien y se res­pi­ra fe­li­ci­dad». Por eso, ha­ce unos me­ses Pa­lo­mo Spain ins­ta­ló su nue­va ba­se aquí en es­te taller enor­me y lu­mi­no­so en el que en­tran y sa­len Los Pa­lo­mos a pa­sear a su pe­rro Lu­cio, ves­ti­dos por Ale­jan­dro y sus cos­tu­re­ras. Al prin­ci­pio pro­vo­ca­ban mi­ra­das de asom­bro de los Guar­dias Ci­vi­les que son sus ve­ci­nos de en­fren­te, pe­ro aho­ra es­tán tan acos­tum­bra­dos co­mo el res­to de lu­ga­re­ños a ver­los pa­sear por las ca­lles de es­ta lo­ca­li­dad, cu­yo es­pí­ri­tu y má­gi­cos con­tras­tes no pue­de re­cor­dar­me más al Man­za­na­res de Ma­nuel Pi­ña en el que yo cre­cí, don­de po­días ver a las se­ño­ras man­che­gas de los ochen­ta ves­ti­das de ne­gro mi­ran­do ab­sor­tas a Bi­bia­na, Sy­lia­ne deVi­la­llon­ga o He­le­na Bar­qui­lla. Una pro­ce­sión en blan­co y ne­gro re­co­rre las ca­lles de Po­sa­das. Es el sé­qui­to de Ale­jan­dro Gó­mez Pa­lo­mo rum­bo a vi­si­tar a Do­ña An­to­nia, su abue­la, en la ca­sa tí­pi­ca an­da­lu­za que con­ser­va jun­to al Pa­seo de Po­sa­das (cen­tro neu­rál­gi­co de su vi­da so­cial). En el pa­tio pre­si­di­do por un po­zo y un li­mo­ne­ro,Ale­jan­dro me con­fe­sa cuán­to le ins­pi­ra: «He cre­ci­do con mis dos abue­las y han in­fui­do en mi for­ma de ser y sen­tir, y me han ayu­da­do a de­tec­tar la bon­dad en las per­so­nas nue­vas que co­noz­co, por­que ellas es­tán re­ple­tas de ³

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.