ELMUNDO DE AYER

Harper's Bazaar (Spain) - - NOTICIAS - Por Lau­ra Pé­rez

ME­SAS 519 PETALO no­che… ¿Se aca­ba­ron las ofi­ci­nas? ta­blets Wall Street Jour­nal Tra­ba­ja­re­mos de día y de ¿De qué ma­ne­ra mo­di­fi­ca es­to nues­tras De he­cho, exis­te una ten­den­cia a re­va­lo­ri­zar ob­je­tos del pa­sa­do… ¿Quie­re de­cir que es­ta era hi­per­co­nec­ta­da tal vez sea un ins­tan­te pa­sa­je­ro en la his­to­ria? vi­das? ¿Có­mo afec­tan las nue­vas tec­no­lo­gías a la for­ma de in­ter­ac­tuar en­tre no­so­tros? mi­llen­nials Se an­to­ja co­mo un fu­tu­ro claus­tro­fó­bi­co… Se re­la­cio­nan ¿Cuál se­rá la pró­xi­ma re­vo­lu­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca? ¿Qué pa­pel ha ju­ga­do Cas­si­na en me­jo­rar nues­tras

Las re­des so­cia­les es­tán trans­for­man­do la ma­ne­ra en que vi­vi­mos y es­to ya se es­tá ma­ni­fes­tan­do en mu­chos es­pa­cios en la ciu­dad y en la ca­sa. La fron­te­ra en­tre lo pri­va­do y lo pú­bli­co, en­tre el tra­ba­jo y la ca­sa, es­tá cam­bian­do ac­ti­va­men­te. Es­ta se­pa­ra­ción es pro­pia de la era in­dus­trial, cuan­do la fá­bri­ca o la ofi­ci­na se ale­ja de la ca­sa. An­tes no era así. Es­ta re­fle­xión em­pe­zó pa­ra mí cuan­do leí en el en 2012, en ple­na cri­sis, que el 80% de los jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les en Nue­va York tra­ba­jan en la ca­ma. Yo mis­ma es­toy aho­ra tum­ba­da mien­tras ha­ce­mos es­ta en­tre­vis­ta por te­lé­fono. Las ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel son, ca­da vez más, una ca­ma y po­co más, co­mo es­tá ocu­rrien­do con las ca­sas. Du­ran­te la re­ce­sión mu­cha gen­te per­dió su tra­ba­jo, de­jó de tra­ba­jar en ellas y edi­fi­cios del Mid­town de Man­hat­tan que­da­ron me­dio va­cíos mien­tras un ejér­ci­to de gen­te dis­per­so tra­ba­ja­ba en la ca­ma con sus y por­tá­ti­les. Es­ta­mos vi­vien­do una trans­for­ma­ción fun­da­men­tal en las ma­ne­ras de tra­ba­jar que tam­bién tie­ne una di­men­sión tem­po­ral. Con los nue­vos me­dios, aho­ra tra­ba­ja­mos las 24/7. Ese mo­de­lo en el que vas de nue­ve a cin­co se aca­bó. La ar­qui­tec­tu­ra tie­ne que po­ner­se las pi­las y ver que la so­cie­dad es­tá cam­bian­do y em­pe­zar a pen­sar en ello. Se es­tán ha­cien­do mu­chos ex­pe­ri­men­tos so­bre nue­vos ti­pos de vi­vien­da, nue­vas ti­po­lo­gías de lu­ga­res de tra­ba­jo. La ca­sa ca­da vez es más pe­que­ña y des­pués hay zo­nas co­mu­nes, que no son so­lo el gim­na­sio, sino pa­ra so­cia­li­zar y tra­ba­jar, con equi­po de ofi­ci­na com­par­ti­do, si­tios pa­ra co­ci­nar y co­mer co­lec­ti­va­men­te. Pa­re­ce ca­si un re­torno a las co­mu­ni­da­des so­vié­ti­cas que com­par­tían la co­ci­na, el co­me­dor…

La ge­ne­ra­ción de los ca­da vez se con­for­ma con un es­pa­cio más pe­que­ño. En Nue­va York se ha mo­di­fi­ca­do la nor­ma­ti­va pa­ra per­mi­tir cons­truir apar­ta­men­tos tan re­du­ci­dos que an­tes es­ta­ban prohi­bi­dos. Ellos no lo vi­ven así. En reali­dad es una idea su­per­an­ti­gua, co­mo la del se­mi­na­rio don­de ca­da uno vi­ve en su cel­da pe­ro, al mis­mo tiem­po, exis­te una per­te­nen­cia muy fuer­te a una co­mu­ni­dad. Pa­ra ellos, claus­tro­fo­bia es cuan­do la ba­te­ría del te­lé­fono mue­re. Es im­por­tan­te pa­ra ellos que exis­tan es­pa­cios so­cia­les pa­ra en­con­trar otra gen­te y re­pro­du­cir en el es­pa­cio fí­si­co lo que ya ocu­rre en las re­des so­cia­les. Es­ta dis­ci­pli­na no es ne­ce­sa­ria­men­te la que mar­ca los cam­bios en la ma­ne­ra de vi­vir, los cam­bia la so­cie­dad. Es­ta­mos vi­vien­do en ciu­da­des del si­glo XIX con pi­sos pa­ra fa­mi­lias y blo­ques de ofi­ci­nas, con la se­pa­ra­ción en­tre el lu­gar de tra­ba­jo y el del des­can­so. Sin em­bar­go, hoy esa di­vi­sión es mu­cho más flui­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.