«HE­MOS TE­NI­DO QUE JUN­TAR DOS VI­DAS TO­TAL­MEN­TE DI­FE­REN­TES. HE­MOS UNI­DO A MIS AMI­GOS CON LOS DE MA­RIO»

Harper's Bazaar (Spain) - - BAZAAR -

Ma­rio, por­que era al­go que no que­ría­mos per­der nin­guno de los dos, y lo he­mos con­se­gui­do, pe­se a que no es fá­cil por­que nues­tra vi­da es un no pa­rar.Tie­ne un ca­len­da­rio muy complicado, con ci­tas agen­da­das con una an­te­la­ción de has­ta dos años, así que pa­ra no­so­tros ha­cer pla­nes y cua­drar fe­chas es dif­ci­lí­si­mo». Lo cier­to es que en los po­co más de dos años que lle­van jun­tos han via­ja­do cons­tan­te­men­te, ya sea por com­pro­mi­sos de ella, o de él, con en­tre­gas de pre­mios li­te­ra­rios, par­ti­ci­pa­cio­nes en cur­sos o con­fe­ren­cias a los que ella siem­pre le acompaña.Y va­ca­cio­nes, cla­ro, que tam­bién han dis­fru­ta­do. Un ma­pa de los lu­ga­res que han re­co­rri­do en es­te tiem­po (que se­pa­mos) nos mos­tra­ría Nue­vaYork, Lon­dres, Bo­go­tá, una ru­ta por Pe­rú pa­ra co­no­cer el país del No­bel, Bue­nos Ai­res, Mus­ti­que, Mia­mi, Lis­boa, Opor­to, Gre­cia, Pa­rís, Ma­ni­la –don­de se reunie­ron con la fa­mi­lia que to­da­vía tie­ne allí Isa­bel–,Ate­nas, Salz­bur­go, Mos­cú y de nue­vo Nue­vaYork, don­de la fun­da­ción J. Paul Getty con­de­co­ró al es­cri­tor el pa­sa­do no­viem­bre. «An­tes de­cía en bro­ma que pa­sa­mos más tiem­po en avio­nes que en ca­sa, pe­ro aho­ra veo que es ver­dad», dice Isa­bel en­tre sor­bo y sor­bo de un agua de Ja­mai­ca que le prepara el per­so­nal de su co­ci­na. No es de ex­tra­ñar que, cuan­do pue­den ele­gir, lo que más les gus­te sea per­ma­ne­cer en ca­sa vien­do pe­lí­cu­las, una de sus af­cio­nes, mien­tras co­men los he­la­dos que pre­pa­ran en su pro­pia ca­sa pa­ra que re­sul­ten más sa­lu­da­bles. Ella de cho­co­la­te; él de cre­ma. «Con­tra­ria­men­te a lo que se piensa de Isa­bel, le gus­ta mu­chí­si­mo la so­le­dad y cier­ta in­de­pen­den­cia.A me­nu­do se piensa que vi­ve en un bu­lli­cio per­pe­tuo, pe­ro es to­do lo con­tra­rio. A ella le gus­ta la tran­qui­li­dad, a mí tam­bién. Es una per­so­na tí­mi­da, pre­fe­re ha­blar po­co. Nos gus­ta com­par­tir ve­la­das de ci­ne, aun­que a ve­ces nues­tros gus­tos di­fe­ran. La ver­dad es que nues­tra ru­ti­na se ha or­ga­ni­za­do de ma­ne­ra muy afín y pro­duc­ti­va, tan­to des­de la li­te­ra­tu­ra co­mo pa­ra la vi­da mis­ma», con­fe­saVar­gas Llo­sa. Sin em­bar­go, te­ner por no­via a la per­so­na que más por­ta­das ha pro­ta­go­ni­za­do en la Es­pa­ña de los úl­ti­mos 30 años, im­po­ne un rit­mo muy dis­tin­to al que te­nía el es­cri­tor cuan­do vi­vía en su pi­so de la ca­lle Flo­ra de Ma­drid. «Lle­va­mos una vi­da muy do­més­ti­ca.An­tes yo tra­ba­ja­ba en ca­sa to­do el día y des­pués sa­lía prác­ti­ca­men­te ca­da no­che al ci­ne, al teatro, a ce­nar o a dar un pa­seo. He de­ja­do de ha­cer­lo por­que a Isa­bel en cuan­to pi­sa la ca­lle le si­guen los pe­rio­dis­tas, le pi­den fo­tos, au­tó­gra­fos… Aho­ra ten­go más tiem­po pa­ra leer y las no­ches son tran­qui­las, so­se­ga­das, en un am­bien­te muy mar­ca­do por la per­so­na­li­dad de Isa­bel». Han pa­sa­do va­rias ho­ras des­de que co­men­zó la se­sión de fo­tos y ella se au­sen­ta pa­ra co­mer al­go (un gaz­pa­cho, co­men­ta des­pués) y pro­bar­se el ves­ti­do que lu­ci­ría a con­ti­nua­ción. En ese mo­men­to de in­ti­mi­dad Ma­rio rea­li­za una con­fe­sión. «Isa­bel me ha he­cho des­cu­brir la eter­ni­dad. Ese con­cep­to tan di­fí­cil de abar­car, esa idea de un tiem­po ili­mi­ta­do, sin prin­ci­pio ni fn, tre­men­da­men­te com­pli­ca­da, yo la he apren­di­do con ella. Con las es­pe­ras que he te­ni­do que vi­vir des­de que es­ta­mos jun­tos he com­pren­di­do lo que es el inf­ni­to: ¡me ci­ta­ba a las cua­tro y apa­re­cía a las seis me­nos cuar­to! Du­ran­te esa ho­ra y tres cuar­tos he lle­ga­do a sen­tir la per­cep­ción de eter­ni­dad. El res­to de las per­so­nas vi­ve den­tro de cier­tos pa­rá­me­tros y asu­me que de­be man­te­ner una dis­ci­pli­na en torno al re­loj. Isa­bel tie­ne una idea del tiem­po que no es la del co­mún de los mor­ta­les. Eso es ma­ra­vi­llo­so por­que creo que el tiem­po no pa­sa por ella

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.