«HE ACEP­TA­DO PAR­TI­CI­PAR EN ES­TE MUN­DO DE ISA­BEL POR­QUE LO CON­TRA­RIO NO HA­BRÍA SI­DO JUS­TO PA­RA ELLA»

Harper's Bazaar (Spain) - - BAZAAR -

na­cio­na­lis­tas que van con­tra la co­rrien­te de nues­tra épo­ca me pa­re­ce gra­ví­si­mo, y creo que si uno tie­ne con­cien­cia de ese pe­li­gro de­be ha­cer lo que es­té a su al­can­ce pa­ra im­pe­dir­lo». Su com­pro­mi­so po­lí­ti­co le lle­vó a pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes de Pe­rú en 1990 cuan­do le pa­re­ció que una vic­to­ria de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri con­du­ci­ría a su país al desas­tre. «To­dos los ciu­da­da­nos, tam­bién los es­cri­to­res, tie­nen la obli­ga­ción mo­ral de con­tri­buir al de­ba­te pú­bli­co. Siem­pre hay pro­ble­mas, nun­ca va­mos a al­can­zar la so­cie­dad per­fec­ta, así que siem­pre ha­brá ne­ce­si­dad de apor­tar ideas, ejer­cer la crí­ti­ca, ge­ne­rar de­ba­te… Es in­dis­pen­sa­ble. Las per­so­nas tie­nen la obli­ga­ción con su país, con su tiem­po, de con­tri­buir a que el mun­do sea me­jor», sen­ten­cia. En cuan­to a Ca­ta­lu­ña, lo tie­ne cla­ro. «Lo peor ha pa­sa­do. Soy op­ti­mis­ta de ca­ra al fu­tu­ro». Si Isa­bel Preys­ler tu­vie­ra que ele­gir una cua­li­dad, una so­la, de su com­pa­ñe­ro, se­ría su con­di­ción de in­te­lec­tual. «Cuan­do co­men­zó mi re­la­ción con Ma­rio pa­ra mí se abrió un mun­do nue­vo. Mi­guel lo era por el la­do po­lí­ti­co, él lo es más por la li­te­ra­tu­ra. Me ha apor­ta­do mu­chas co­sas, un en­ri­que­ci­mien­to cul­tu­ral, in­te­lec­tual, emo­cio­nal… Es un hom­bre con mu­cho mun­do y eso re­sul­ta muy ins­pi­ra­dor».‘¿Qué pa­pel desem­pe­ña la ad­mi­ra­ción en ese jue­go del amor?’, pre­gun­ta­mos. «Pa­ra mí es fun­da­men­tal. No tie­ne por qué ser im­pres­cin­di­ble en to­das las re­la­cio­nes, pe­ro pa­ra mí lo ha si­do siem­pre», re­ve­la, aun­que sin men­cio­nar nin­guno de sus ma­tri­mo­nios an­te­rio­res. Hay al­go más a lo que ni uno ni otro se pue­den re­sis­tir: la ca­pa­ci­dad de reír­se jun­tos. Lo ha­cen cons­tan­te­men­te.Tal vez mu­chas per­so­nas no co­noz­can el fní­si­mo sen­ti­do del hu­mor de Preys­ler, pe­ro pa­ra to­do el que la ha tra­ta­do se con­vier­te en uno de los ras­gos más des­ta­ca­bles de su per­so­na­li­dad. En él re­sal­ta su ca­rác­ter afa­ble, tran­qui­lo, com­pla­cien­te. «No lo pien­so so­lo yo, lo di­cen tam­bién mis hi­jas, mi ma­dre, mis so­bri­nos, mis hi­jos cuan­do lo han tra­ta­do, el ser­vi­cio…». Lo cier­to es que el es­cri­tor ha ne­ce­si­ta­do de esa pa­cien­cia (y de mu­cho amor) pa­ra li­diar con de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias que le ha traí­do es­ta re­la­ción y con las que nun­ca pen­só que se en­con­tra­ría. Unir el mun­do de la al­ta li­te­ra­tu­ra con el de una so­cia­li­te, la so­cia­li­te por ex­ce­len­cia en es­te país, pa­re­ce, a prio­ri, ta­rea po­co na­tu­ral. «Yo he acep­ta­do par­ti­ci­par en es­te mun­do su­yo por­que lo con­tra­rio no ha­bría si­do jus­to pa­ra ella. ➤

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.