Al­ber­to de Mó­na­co, el prín­ci­pe del mar

Su ta­ta­ra­bue­lo fue un in­tré­pi­do na­ve­gan­te, su pa­dre, Ra­nie­ro III, apa­sio­na­do aman­te del mar, y su ma­dre, la prin­ce­sa Gra­ce, le in­cul­có su amor por la na­tu­ra­le­za. En una en­tre­vis­ta en ex­clu­si­va, el je­fe de Es­ta­do mo­ne­gas­co nos ha­bla de su preo­cu­pa­ción por

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Lau­ra Pérez

A AL­BER­TO I DE MÓ­NA­CO (1828-1864) se le co­no­cía co­mo el prín­ci­pe na­ve­gan­te. Fue un hom­bre au­daz, aman­te de los ma­res, osa­do aven­tu­re­ro, apa­sio­na­do de los des­cu­bri­mien­tos cien­tíf­cos y la bio­lo­gía ma­ri­na. Gran co­no­ce­dor de la cartografía, sur­có océa­nos tra­zan­do ma­pas has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­dos. No pa­re­ce ex­tra­ño que años des­pués, su ta­ta­ra­nie­to, Al­ber­to II de Mó­na­co (1958), lo ci­te to­da­vía co­mo uno de los prin­ci­pa­les ins­pi­ra­do­res de su amor por la na­tu­ra­le­za, a pe­sar de que nun­ca lo co­no­ció. De esa pa­sión sur­gió el pro­yec­to de for­mar una fun­da­ción des­ti­na­da a la con­ser­va­ción del pla­ne­ta en 2006. «Siem­pre he se­ña­la­do que el de­seo co­lec­ti­vo de pre­ser­var el me­dioam­bien­te de­be­ría ser una de las con­tri­bu­cio­nes de nues­tro país a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal», ex­pli­ca en una en­tre­vis­ta en ex­clu­si­va a es­ta re­vis­ta. «Des­de 2005, he pues­to én­fa­sis en re­mar­car la im­por­tan­cia del de­ve­nir de la eco­lo­gía, pe­ro fue mi via­je al Ár­ti­co, al año si­guien­te, lo que re­for­zó mis ga­nas de ayu­dar a pro­te­ger­la. No so­lo fue el tra­ba­jo rea­li­za­do por mi abue­lo. Mi pa­dre, el prín­ci­pe Ra­nie­ro III, tam­bién ju­gó un pa­pel fun­da­men­tal. Mi fun­da­ción tra­ba­ja prin­ci­pal­men­te pa­ra pro­te­ger los océa­nos, pe­ro no so­lo eso. Nues­tras ac­ti­vi­da­des es­tán guia­das por tres áreas: bio­di­ver­si­dad, cam­bio cli­má­ti­co y agua», aña­de. El so­be­rano del prin­ci­pa­do pue­de pre­su­mir de ser el úni­co je­fe de Es­ta­do que ha re­co­rri­do el Po­lo Nor­te y el Po­lo Sur, es­te úl­ti­mo en más de una oca­sión. Ade­más, man­tie­ne una apre­ta­da agen­da en cum­bres y fo­ros in­ter­na­cio­na­les re­la­cio­na­dos con la sos­te­ni­bi­li­dad. Uno de los pro­yec­tos más innovadores en los que se ha im­pli­ca­do úl­ti­ma­men­te es la in­ves­ti­ga­ción so­bre vue­los pro­pul­sa­dos por ener­gía so­lar, que cam­bia­ría la avia­ción. Pe­ro la pa­sión de Su Al­te­za Se­re­ní­si­ma (S. A. S.) na­ce mu­cho más atrás, en una in­fan­cia en la que, ca­si sin dar­se cuen­ta, em­pe­zó a ger­mi­nar ese in­te­rés al que da­ría for­ma mu­chos años des­pués. «Cuan­do era ni­ño te­nía un car­tel en mi ha­bi­ta­ción que me gus­ta­ba es­pe­cial­men­te. Pa­ra ser pre­ci­sos, a prin­ci­pios de los años se­ten­ta, mi pa­dre nos col­gó a los tres, mis her­ma­nas Ca­ro­li­na y Es­te­fa­nía y a mí, un pós­ter so­bre la con­ta­mi­na­ción en el mun­do que ha­bía pu­bli­ca­do Na­tio­nal Geo­grap­hic. Cuan­do lo ve­mos aho­ra, cua­ren­ta y cin­co años des­pués, nos da­mos cuen­ta de que se ha avan­za­do po­co en la lu­cha con­tra esas fuen­tes de con­ta­mi­na­ción de en­ton­ces. Echan­do la vis­ta atrás, ob­ser­vo que mi pa­sión por la na­tu­ra­le­za y mi lu­cha pa­ra pro­te­ger­la co­men­za­ron en ese mo­men­to». Ate­so­ra otros mu­chos re­cuer­dos so­bre las per­so­nas que le in­cul­ca­ron esa sen­si­bi­li­dad. «Exis­ten víncu­los emo­cio­na­les que fue­ron for­ja­dos por per­so­nas muy es­pe­cia­les, en par­ti­cu­lar mi ta­ta­ra­bue­lo, el prín­ci­pe Al­ber­to I, cu­yas expediciones e in­ves­ti­ga­cio­nes han ju­ga­do un pa­pel muy im­por­tan­te en la com­pren­sión del mar, el fon­do ma­rino, las co­rrien­tes y la vi­da que lo ha­bi­ta. Mi pa­dre, el prín­ci­pe Ra­nie­ro III, tam­bién se com­pro­me­tió a pre­ser­var los eco­sis­te­mas marinos:

«M i ma­dre tam­bién nos trans­mi­tió su amor por la na­tu­ra­le­za y el mar y nos edu­có a mí y a mis her­ma­nas en es­te as­pec­to»

creó la Re­ser­va Na­tu­ral Lar­vot­to en Mó­na­co e ini­ció la con­ven­ción RAMOGE, un acuer­do frma­do por Francia, Ita­lia y Mó­na­co en 1976 pa­ra pro­te­ger las aguas de la cos­ta me­di­te­rrá­nea. Mi ma­dre tam­bién nos trans­mi­tió su amor por la na­tu­ra­le­za y el mar y nos edu­có a mí y a mis her­ma­nas en es­te as­pec­to». Con una ex­pe­rien­cia tan li­ga­da a sus pri­me­ros años re­sul­ta fá­cil pen­sar que él, co­mo pa­dre, se es­fuer­ce por trans­mi­tir esa in­quie­tud a sus dos hi­jos, Jac­ques y Ga­brie­lla, na­ci­dos en di­ciem­bre de 2014. «Así es. Las ac­ti­vi­da­des de sen­si­bi­li­za­ción son fun­da­men­ta­les y de­be­mos ase­gu­rar­nos de que la ge­ne­ra­ción más jo­ven com­pren­da es­te pro­ble­ma. En nues­tro ca­so, por ejem­plo, he­mos pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te un li­bro en aso­cia­ción con el prín­ci­pe Carlos de In­gla­te­rra ti­tu­la­do Le pe­tit li­vre du chan­ge­ment cli­ma­ti­que (El pe­que­ño li­bro del cam­bio cli­má­ti­co) que es un va­de­mé­cum so­bre cues­tio­nes cli­má­ti­cas. De­be­mos con­ven­cer a las per­so­nas de avan­zar ha­cia una sociedad ba­ja en car­bono. Sin em­bar­go, pa­ra lo­grar es­to es esen­cial con­tar con un me­jor co­no­ci­mien­to cien­tíf­co. Per­ci­bo que se es­tá pro­du­cien­do un cam­bio de com­por­ta­mien­to en lo que tie­ne que ver con re­si­duos, co­ches hí­bri­dos, uso de trans­por­te pú­bli­co, bi­ci­cle­tas eléc­tri­cas y uti­li­za­ción de bol­sas de plás­ti­co que se va a trans­mi­tir a la ge­ne­ra­ción más jo­ven», con­ce­de sin ha­cer nin­gu­na men­ción a los me­lli­zos. De­be­mos de­cir que an­tes de acep­tar la en­tre­vis­ta de­bi­mos pa­sar por el fltro del Pa­la­cio Gri­mal­di con un en­vío pre­vio de las pre­gun­tas, de las que se eli­mi­nó al­gu­na cues­tión que ha­cía re­fe­ren­cia a la prin­ce­sa Char­lè­ne y a si ella com­par­tía con él es­te com­pro­mi­so por la eco­lo­gía. El pa­sa­do mes de sep­tiem­bre su es­po­sa le acom­pa­ñó en la gran ga­la que se ce­le­bró en las te­rra­zas de la Ópe­ra de Mon­te­car­lo con el fn de re­cau­dar fon­dos pa­ra la Fun­da­ción Prín­ci­pe Al­ber­to II de Mó­na­co.Allí se reunie­ron 400 in­vi­ta­dos, en­tre los que se en­con­tra­ban Ma­don­na, Mar­tin Scor­se­se, Ro­bert De Ni­ro, Gi­se­le Bünd­chen, Ka­te Wins­let o Leo­nar­do DiCa­prio.«Las ce­le­bri­da­des que asis­tie­ron es­tán cla­ra­men­te com­pro­me­ti­das. Por ejem­plo, el ac­tor ga­na­dor del Oscar y ac­ti­vis­ta me­dioam­bien­tal Leo­nar­do DiCa­prio fue el in­vi­ta­do de ho­nor y re­ci­bió el Pre­mio de la Fun­da­ción Prín­ci­pe Al­ber­to II de Mó­na­co por su des­ta­ca­da la­bor de pro­tec­ción y pre­ser­va­ción de nues­tro pla­ne­ta. Es­te even­to fue una opor­tu­ni­dad pa­ra re­cau­dar di­ne­ro des­ti­na­do a pro­te­ger los océa­nos», re­la­ta. La ci­fra al­can­zó los do­ce mi­llo­nes de eu­ros en una subas­ta de ob­je­tos en­tre los que se en­con­tra­ba un re­loj del pro­pio prín­ci­pe Al­ber­to, ex­pe­rien­cias co­mo apa­re­cer de ex­tra en la pró­xi­ma pe­lí­cu­la de DiCa­prio o ce­nar en el pa­la­cio prin­ci­pes­co. «Si me de­jáis, yo co­ci­na­ré pa­ra vo­so­tros», di­jo Char­lè­ne des­de el es­ce­na­rio pa­ra ani­mar la pu­ja. La fun­da­ción ha par­ti­ci­pa­do, se­gún sus da­tos, en 340 pro­yec­tos des­de su crea­ción y ha­ce dos años abrió una se­de en Es­pa­ña des­ti­na­da fun­da­men­tal­men­te a la con­ser­va­ción del Me­di­te­rrá­neo, « más que un mar, por-

«M i pa­dre nos col­gó a los tres un pós­ter so­bre la con­ta­mi­na­ción en el mun­do que ha­bía pu­bli­ca­do ‘Na­tio­nal Geo­grap­hic’. […] Echan­do la vis­ta atrás, ob­ser­vo que mi lu­cha pa­ra pro­te­ger la na­tu­ra­le­za co­men­zó en ese mo­men­to»

que une Europa con Áfri­ca y Orien­te con Oc­ci­den­te » , se­gún el man­da­ta­rio. Pre­gun­ta­do por sus há­bi­tos co­ti­dia­nos pa­ra pro­te­ger el me­dioam­bien­te, más allá de su agen­da of­cial, sen­ten­cia: « Mi com­pro­mi­so es cons­tan­te, tan­to en mi vi­da pro­fe­sio­nal ejer­cien­do de je­fe de Es­ta­do co­mo en mi vi­da pri­va­da. En mi día a día de­ci­dí usar vehícu­los hí­bri­dos o eléc­tri­cos en to­dos mis tras­la­dos. Pa­ra los de­más via­jes, es­pe­cial­men­te los aé­reos, uti­li­zo el pro­gra­ma de com­pen­sa­ción de car­bono de Mó­na­co que pu­so en mar­cha mi fun­da­ción y que neu­tra­li­za mi hue­lla eco­ló­gi­ca. El prin­ci­pa­do tam­bién sir­ve co­mo mo­de­lo pa­ra res­pe­tar las bue­nas prác­ti­cas am­bien­ta­les, en par­ti­cu­lar el uso ra­cio­nal de los pro­duc­tos del mar. Por ejem­plo, ha­ce unos años Mó­na­co lle­vó a ca­bo una cam­pa­ña pa­ra de­te­ner el con­su­mo de atún ro­jo, un pes­ca­do que se en­con­tra­ba en gra­ve pe­li­gro en ese mo­men­to » . Si a lo lar­go de su tra­yec­to­ria co­mo he­re­de­ro al trono mo­ne­gas­co pri­me­ro y je­fe de Es­ta­do des­pués tu­vie­ra que des­ta­car a una per­so­na que ha cau­sa­do es­pe­cial im­pac­to en él, ele­gi­ría una: Jac­ques-Yves Cous­teau, al que co­no­ce des­de que era un ni­ño. De he­cho, su pri­mer ac­to of­cial de la mano de sus pa­dres, cuan­do ape­nas con­ta­ba tres años, fue jun­to al ex­plo­ra­dor, que por aquel en­ton­ces di­ri­gía el Mu­seo Ocea­no­gráf­co de Mó­na­co. « El mo­men­to cla­ve fue en la Cum­bre de Río de 1992. En esa épo­ca, to­da­vía na­die es­ta­ba ha­cien­do so­nar la alar­ma, ex­cep­to él, quien ar­gu­men­tó el ca­so bri­llan­te­men­te –re­cuer­da–. Pe­ro fue una rea­li­za­ción per­so­nal, a tra­vés de mis via­jes y re­fle­xio­nes, lo que me lle­vó a ac­tuar » . Aque­lla vi­si­ta al Po­lo Nor­te de la que ha­bla­ba an­te­rior­men­te fue el pun­to de in­fle­xión. « El hie­lo se es­ta­ba de­rri­tien­do y des­pués lo he po­di­do com­pro­bar en otros mu­chos lu­ga­res. Las pre­dic­cio­nes más pe­si­mis­tas de los cien­tíf­cos del IPCC (Gru­po In­ter­gu­ber­na­men­tal de Ex­per­tos so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co) acer­ca de la ve­lo­ci­dad a la que dis­mi­nu­ye el hie­lo com­pac­ta­do se con­tra­di­cen sis­te­má­ti­ca­men­te. Lo cier­to es que los fe­nó­me­nos es­tán cam­bian­do mu­cho más rá­pi­do de lo que se ha­bía pre­di­cho » .To­da una lección de eco­lo­gía por par­te de S.A. S.

A la iz­da., Al­ber­to de Mó­na­co prac­ti­can­do bu­ceo, una de sus gran­des afi­cio­nes. Arri­ba, el prín­ci­pe jun­to a su pa­dre, Ra­nie­ro III, y Jac­ques Yves-Cous­teau, en los años 70. Aba­jo, ima­gen to­ma­da por la Fun­da­ción Prín­ci­pe Al­ber­to II de Mó­na­co en al­ta mar.

Jun­to a es­tas lí­neas, Ra­nie­ro III na­ve­gan­do con sus hi­jos, los prín­ci­pes Al­ber­to y Ca­ro­li­na, y el hi­jo de es­ta, An­drea, en 1985. A la dcha., Ra­nie­ro y Gra­ce Kelly a bor­do con Al­ber­to y Ca­ro­li­na, en 1960.

S. A. S. Al­ber­to de Mó­na­co jun­to a su es­po­sa, la prin­ce­sa Char­lè­ne, y el ac­tor Leo­nar­do DiCa­prio en la Ga­la de Mon­te­car­lo pa­ra el Océano, ce­le­bra­da el pa­sa­do 28 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.