EL EM­BRU­JO DE JE­REZ

Per­te­ne­cien­te a una de las fa­mi­lias que más hon­do ha gra­ba­do su nom­bre en la historia de la ciu­dad y je­re­za­na de pro, ANA CRIS­TI­NA POR­TI­LLO DO­MECQ com­par­te con los re­cuer­dos de su in­fan­cia y nos guía por sus rin­co­nes pre­fe­ri­dos.

Harper's Bazaar (Spain) - - ESCAPADA - Por Ana Cris­ti­na Por­ti­llo Do­mecq

No sa­bría es­co­ger una so­la co­sa de Je­rez. Me que­do con un buen pa­seo yen­do de ta­ban­co en ta­ban­co y dis­fru­tan­do del vino, el fla­men­co y la gen­te. Ha­ce años que no vi­vo allí y he de de­cir que sien­to nos­tal­gia por­que si­gue sien­do mi ca­sa, es don­de vi­ví con mi ma­dre y mis her­ma­nas. Me en­can­ta vol­ver y re­unir­nos to­da la fa­mi­lia (has­ta 40 en­tre pri­mos, tíos y so­bri­nos). In­ten­to dis­fru­tar to­do lo que puedo con ellos así que la ma­yor par­te del tiem­po es­ta­mos en mi ca­sa, que es­tá a las afue­ras, pe­ro so­le­mos ir a ce­nar al cen­tro o pa­sar la tar­de de ta­ber­na en ta­ber­na. En ve­rano, co­mo ha­ce bas­tan­te ca­lor, apro­ve­cha­mos la pis­ci­na y to­ma­mos el ape­ri­ti­vo con una co­pa de olo­roso o fno. La gen­te cuan­do lo vi­si­ta siem­pre me di­ce que no tie­ne na­da que ver con lo que se es­pe­ra­ba. Je­rez es una ciu­dad pre­cio­sa, con edif­cios y pa­la­cios in­creí­bles, don­de se pue­den apre­ciar las dis­tin­tas cul­tu­ras que han pa­sa­do por aquí, co­mo la ára­be o la cris­tia­na. Es cu­rio­so el olor ³

Ana Cris­ti­na Do­mecq en uno de los ta­ban­cos de Je­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.