El apar­ta­men­to pa­ri­sino de Lau­ren San­to Do­min­go

Edi­to­ra, ‘so­cia­li­te’ y ma­dre de Mo­da Ope­ran­di. En­tra­mos en el apar­ta­men­to pa­ri­sino de LAU­REN SAN­TO DO­MIN­GO, una es­ti­lo­sa mez­cla de clá­si­co y con­tem­po­rá­neo, al igual que su ele­gan­te ves­tua­rio.

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Lucy Hal­fead Fo­to­gra­fía de Harry Crow­der Estilismo de Char­lot­te Da­vey

Siem­pre me han atraí­do los pe­río­dos más de­ca­den­tes de la his­to­ria», di­ce Lau­ren San­to Do­min­go, asen­ta­da so­bre un in­men­so so­fá ta­pi­za­do con print de ti­gre en su ho­gar pa­ri­sino. «En la uni­ver­si­dad me fas­ci­na­ban el Ja­pón feu­dal, la Chi­na im­pe­rial y la Ru­sia za­ris­ta; se pue­de de­cir que lle­vo es­tu­dian­do el lu­jo to­da mi vi­da». Du­ran­te los úl­ti­mos 7 años, Lau­ren, o LSD, co­mo es co­no­ci­da en­tre sus ami­gos, ha con­ver­ti­do esa pa­sión, jun­to con su ex­pe­rien­cia co­mo an­ti­gua edi­to­ra de mo­da, en un ne­go­cio in­creí­ble­men­te exi­to­so. Mo­da Ope­ran­di es un por­tal de ven­ta on-li­ne en el que los clien­tes pue­den ad­qui­rir una lí­nea com­ple­ta de con­jun­tos sa­ca­dos di­rec­ta­men­te de las pa­sa­re­las, en vez de la se­lec­ción re­du­ci­da y con­ven­cio­nal de los pun­tos de ven­ta tra­di­cio­na­les. «Es­toy sen­ta­da en la pri­me­ra fla de los des­fles con cin­co de mis ami­gas y a ca­da una le gus­ta una co­sa to­tal­men­te di­fe­ren­te», afrma. «Así que la idea de que so­lo dos de esos vestidos va a aca­bar en las tien­das y que va a sa­tis­fa­cer­nos a las seis es to­tal­men­te ri­dí­cu­la». Du­ran­te su in­fan­cia en Green­wich, Con­nec­ti­cut, don­de tu­vo co­mo ve­ci­nas a Ch­loë Se­vigny y Carolyn Bes­set­te, a Lau­ren siem­pre le gus­tó ha­cer las co­sas a su ma­ne­ra. «Ya te­nía muy cla­ra mi per­so­na­li­dad a los 15 años; no me gus­ta que me pon­gan en una es­qui­na y me digan que me es­té quie­ta. Green­wich era muy con­ser­va­do­ra, y que te ca­lif­ca­sen de gla­mu­ro­sa o am­bi­cio­sa era un in­sul­to. Así que ob­via­men­te me fui en cuan­to pu­de». En el ins­ti­tu­to sus tra­ba­jos de ve­rano in­clu­ye­ron ser can­gu­ro, so­co­rris­ta y mo­de­lo, y en es­te úl­ti­mo co­no­ció a An­drea Li­nett, edi­to­ra en la re­vis­ta Sassy. «Re­cuer­do es­tar en una se­sión de fotos en un su­per­mer­ca­do con un ves­ti­do de fes­ta de gra­dua­ción y pen­sar que ella era muy in­tere­san­te. Me en­can­ta­ba có­mo man­te­nía el con­trol so­bre el en­torno; ha­cía que to­do pa­re­cie­se di­ver­ti­do, y lo­gra­ba to­do lo que se pro­po­nía de una ma­ne­ra ma­ra­vi­llo­sa y co­la­bo­ra­ti­va». Una du­ra­de­ra re­la­ción amo­ro­sa con Pa­rís se afan­zó cuan­do San­to Do­min­go co­men­zó a acom­pa­ñar a su pa­dre, por aquel en­ton­ces

con­se­je­ro de­le­ga­do del Gru­po Pe­rrier en EE. UU., en sus via­jes de ne­go­cios a la ca­pi­tal ga­la. «Allí ha­cía to­das mis com­pras de ro­pa pa­ra la vuel­ta a la uni­ver­si­dad, des­de sué­te­res a vestidos, pe­ro tam­bién… ¿Re­cuer­das lo ma­ra­vi­llo­sos que eran los ar­tícu­los de pa­pe­le­ría fran­ce­ses?», re­me­mo­ra. Se mu­dó a la ciu­dad al aca­bar sus es­tu­dios de His­to­ria en la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia y en me­nos de una se­ma­na co­no­ció a su fu­tu­ro es­po­so, el mul­ti­mi­llo­na­rio An­drés San­to Do­min­go, he­re­de­ro de una sa­ga co­lom­bia­na de em­pre­sa­rios y cu­yos padres re­si­dían en un mag­ní­fi­co hô­tel par­ti­cu­lier en Sain­tGer­main-des-Prés. Cuan­do el apar­ta­men­to del pi­so su­pe­rior se pu­so en ven­ta, la pa­re­ja no du­dó en ha­cer­se con él y con­tra­tó los ser­vi­cios del de­co­ra­dor de in­te­rio­res Fra­nçois Ca­troux, que cuen­ta en­tre su clien­te­la a las fa­mi­lias Roths­child, von Furstenberg y Abra­mo­vich. «Éra­mos jó­ve­nes y no te­nía­mos ni idea de qué ha­cer con es­te gran apar­ta­men­to no­so­tros so­los, no te­nía sen­ti­do. Pe­ro Fra­nçois su­po qué ha­cer…», de­cla­ra. En la ac­tua­li­dad, los San­to Do­min­go re­si­den en NuevaYork con sus dos hi­jos, pe­ro du­ran­te las bi­a­nua­les Se­ma­nas de la Mo­da de Pa­rís, lo más se­lec­to de la in­dus­tria ha­ce uso de la ca­sa co­mo ba­se pa­ra ani­ma­das ce­nas e im­pro­vi­sa­das com­pe­ti­cio­nes de echar pul­sos. «Bian­ca Bran­do­li­ni y Poppy De­le­vin­gne son más fuer­tes de lo que pa­re­ce», cuen­ta Lau­ren en­tre ri­sas. La re­si­den­cia es per­fec­ta pa­ra re­ci­bir in­vi­ta­dos: du­ran­te la re­no­va­ción se pu­sie­ron al des­cu­bier­to unos ex­qui­si­tos pa­ne­les pin­ta­dos que ha­bían estado cu­bier­tos ba­jo vie­jas ca­pas de pin­tu­ra, y que aho­ra se re­sal­tan me­dian­te una in­creí­ble co­lec­ción de ar­te mo­derno que in­clu­ye una obra azul de Ro­bert Mot­her­well y una gi­gan­tes­ca es­cul­tu­ra de Marc Quinn con for­ma de or­quí­dea. En la bi­blio­te­ca, una me­sa de ca­fé de Gia­co­met­ti se asien­ta so­bre una al­fom­bra ma­rro­quí, y una pun­tia­gu­da lám­pa­ra de ara­ña de Her­vé Van der Strae­ten ador­na el sa­lón. Ha­ce ya 10 años de la es­pec­ta­cu­lar bo­da de los San­to Do­min­go en Car­ta­ge­na, Co­lom­bia, en la cual el di­se­ña­dor Oli­vier Theys­kens, ami­go de la no­via, cor­tó el ves­ti­do nup­cial tras la ce­re­mo­nia pa­ra con­ver­tir­lo en al­go con lo que pu­die­se bailar. Pa­ra el en­la­ce, Lau­ren dis­pu­so un di­se­ña­dor di­fe­ren­te pa­ra ca­da una de las nue­ve da­mas de ho­nor. «Me pa­re­cía un es­cán­da­lo te­ner a es­tas ma­ra­vi­llo­sas mu­je­res y po­ner­les a to­das el mis­mo ves­ti­do. Era una tor­tu­ra cruel e inusual», ase­gu­ra. «Le di a los di­se­ña­do­res una fo­to de la igle­sia y les di­je ‘Es­ta es la pa­le­ta de co­lo­res, ha­ced que nun­ca ha­yan estado más gua­pas’». ➤

«En la uni­ver­si­dad me fas­ci­na­ban el Ja­pón feu­dal, la Chi­na im­pe­rial y la Ru­sia za­ris­ta; se pue­de de­cir que lle­vo es­tu­dian­do el lu­jo to­da mi vi­da», afir­ma Lau­ren

Fue es­te ins­tin­to pa­ra la mo­da lo que lle­vó a Lau­ren a lan­zar Mo­da Ope­ran­di tras la cri­sis eco­nó­mi­ca de 2009, cuan­do los gran­des al­ma­ce­nes eran re­ti­cen­tes a com­prar stock pe­ro las mu­je­res se­guían que­rien­do te­ner ac­ce­so a pren­das fa­bu­lo­sas. «Es el im­pul­so que sien­to co­mo edi­to­ra de mo­da, el com­par­tir una idea nue­va, un abri­go nue­vo, un nue­vo di­se­ña­dor», co­men­ta. «Na­da es ex­ci­tan­te a me­nos que se com­par­ta». Cuan­do nos en­con­tra­mos, va in­ma­cu­la­da­men­te ves­ti­da con una cha­que­ta a cua­dros de Ro­sie As­sou­lin, va­que­ros de Brock Co­llec­tion y ta­co­nes de Ta­bit­ha Sim­mons. Su en­vi­dia­ble ar­ma­rio tam­bién in­clu­ye va­que­ros pi­ti­llo de Saint Laurent, una cha­que­ta de mo­te­ro de Proenza Schouler, ca­mi­se­tas de Isa­bel Marant y tra­jes de no­che deVa­len­tino, y Gi­venchy, Os­car de la Ren­ta, Cé­li­ne, Cha­nel y Dol­ce & Gab­ba­na son sus fa­vo­ri­tos. Tam­bién tie­ne pren­das de di­se­ña­do­res des­co­no­ci­dos: «Me en­cuen­tro en una eter­na lu­cha pa­ra evi­tar el abu­rri­mien­to». Aun­que Mo­da Ope­ran­di re­quie­re a sus clien­tes el pa­go del 50% del pre­cio de com­pra me­ses an­tes de re­ci­bir el pe­di­do, el mo­de­lo de ne­go­cio de Lau­ren ha des­pe­ga­do. Se ha ga­na­do la con­fan­za de sus clien­tes a la vez que pre­di­ce sus mo­vi­mien­tos gra­cias a la tec­no­lo­gía, co­mo el lan­za­mien­to de la ga­ma de no­vias. Ac­tual­men­te, el gas­to medio en Mo­da Ope­ran­di es de 1.700 dó­la­res y la em­pre­sa pla­nea aña­dir 12 nue­vos show­rooms al con­se­guir 165 mi­llo­nes de dó­la­res de fnan­cia­ción ex­ter­na tras cre­cer un 350% des­de la úl­ti­ma vez que cap­tó in­ver­sio­nes. «Eso son mu­chas san­da­lias de Ro­chas y vestidos de Dol­ce», apun­ta. Q

«Me en­cuen­tro en una eter­na lu­cha pa­ra evi­tar el abu­rri­mien­to», con­fie­sa San­to Do­min­go en re­fe­ren­cia a la bús­que­da de nue­vos di­se­ña­do­res

A la iz­da., el sa­lón de su apar­ta­men­to de­co­ra­do por Fra­nçois Ca­troux. Jun­to a es­tas líneas, es­cul­tu­ras y li­bros de Pi­cas­so y de di­se­ño.

So­bre es­tas líneas, al­gu­nos detalles del sa­lón. Aba­jo, las es­ca­le­ras de en­tra­da a su apar­ta­men­to. A la iz­da., Lau­ren en su re­ci­bi­dor jun­to a un cua­dro de Ro­bert Mot­her­well con ves­ti­do de OS­CAR DE LA REN­TA.

Lau­ren San­to Do­min­go en su re­ci­bi­dor con ves­ti­do de len­te­jue­las de EMI­LIA WICKSTEAD y pen­dien­tes de ella.

Es­cul­tu­ra de Marc Quinn que pre­si­de el sa­lón prin­ci­pal de la ca­sa.

En el apar­ta­men­to cuel­gan ver­da­de­ras obras de ar­te de maes­tros de la pin­tu­ra.

Di­fe­ren­tes detalles del in­te­rior de la ca­sa. Aba­jo, Lau­ren con ves­ti­do de or­gan­za con len­te­jue­las de DOL­CE & GAB­BA­NA y pen­dien­tes de ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.