La pa­sión gas­tro­nó­mi­ca de Pi­cas­so

El buen co­mer es un ar­te, to­dos los sa­be­mos. Tam­bién el buen dis­fru­tar de la co­mi­da. Una ex­po­si­ción po­ne el fo­co en la pa­sión del pin­tor por la gas­tro­no­mía y ana­li­za el sin­cre­tis­mo que a tra­vés de ella da for­ma a su uni­ver­so. FE­RRAN ADRIÀ, co­mo chef in­vit

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Lau­ra Pé­rez

Pi­cas­so era un apa­sio­na­do de la co­mi­da, ca­si un ob­se­so. Sin em­bar­go, nun­ca an­tes se le ha de­di­ca­do una ex­po­si­ción a esa mun­da­na pa­sión.

Fe­der ico Fe­lli­ni de­jó escr ito en su Li­bro de los sue­ños un pan­ta­grué­li­co en­cuen­tro con Pablo Pi­cas­so, «en una enor­me co­ci­na re­ple­ta de co­mi­da, de cua­dros, de co­lo­res… Ha­bla­mos to­da la no­che». Es­te epi­so­dio –hay que de­cir que ima­gi­na­rio, por­que ape­nas se co­no­cían y el ci­neas­ta ja­más es­tu­vo en su ca­sa– se narra al co­mien­zo de la ex­po­si­ción Y Fe­lli­ni so­ñó con Pi­cas­so (en el Mu­seo Pi­cas­so de Má­la­ga, has­ta el 13 de ma­yo). Po díaha­ber su­ce­di­do de ver­dad por­que mu­chos de los en­cuen­tros del pin­tor tu­vie­ron lu­gar, efec­ti­va­men­te, en torno a una me­sa. Era un apa­sio­na­do de la co­mi­da, ca­si un ob­se­so. Sin em­bar­go, nun­ca an­tes se le ha de­di­ca­do una ex­po­si­ción a esa mun­da­na pa­sión, co­mo ha­ce aho­ra el Mu­seo Pi­cas­so de Bar­ce­lo­na. «La idea no tie­ne na­da de i ncong r uen­te. La co­ci­na pue­de re­ve­lar de for­ma su­til el ar­te de Pi­cas­so: pin­tu­ra, es­cul­tu­ra, ce­rá­mi­ca, poe­sía, tea­tro…», ex­pli­ca el di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción y co­mi­sa­rio de la mues­tra, Em­ma­nuel Gui­gon. «El mis­mo ac­to de ali­men­tar­se y di­ge­rir pue­de fun­cio­nar co­mo me­tá­fo­ra de la crea­ción. A tra­vés de lo co­mes­ti­ble y has­ta de lo no co­mes­ti­ble hay una po­si­bi­li­dad ale­gre de en­gu­llir el mun­do», aña­de. El me­nú de la mues­tra lo for­man 200 obras de bo­de­go­nes y na­tu­ra­le­zas muer­tas de te­má­ti­ca cu­li­na­ria y nu­me­ro­sas re­fe­ren­cias a los res­tau­ran­tes pre­fe­ri­dos de Pi­cas­so. No hay que ol­vi­dar la im­por­tan­cia que es­tos tu­vie­ron co­mo lu­gar de en­cuen­tro pa­ra los ge­nios de las van­guar­dias, co­mo los ca­fés lo fue­ron pa­ra la in­te­lec­tua­li­dad vie­ne­sa no­ve­cen­tis­ta o los ba­res ma­dri­le­ños pa­ra la Mo­vi­da. Els Qua­tre Gats en Bar­ce­lo­na, el Au La­pin Agi­le de Mont­mar­tre, don­de se jun­ta­ban Bra­que, Mo­di­glia­ni, Gui­llau­me Apo­lli­nai­re y Max Ja­cob, o Le Ca­ta­lan, don­de acu­día la pan­di­lla du­ran­te los años de la ocu­pa­ción de Pa­rís. Co­mo in­vi­ta­do especial del fes­tín es­ta­rá Fe­rran Adrià, quien rea­li­za­rá una in­ter­ven­ción especial en la ex­po­si­ción es­ta­ble­cien­do un diá­lo­go en­tre el pro­ce­so crea­ti­vo de Pi­cas­so y la co­ci­na con­tem­po­rá­nea. Q

Pi­cas­so rea­li­zan­do Pla­to con fó­sil de pez (Can­nes, abril de 1957), en una fo­to­gra­fía de Da­vid Dou­glas Dun­can.

Me­nú de Els Qua­tre Gats. Pla­to del día (1900). La co­ci­na de Pi­cas­so, del 25 de ma­yo al 30 de sep­tiem­bre, en el Mu­seo Pi­cas­so de Bar­ce­lo­na. mu­seu­pi­cas­so.bcn.cat

El kis­sing room de Ro­yal Bliss úl­ti­ma edi­ci­de la MBFW. Bi­ta­tis est as es­tion­se­quam quiat­quo­dit est, qui co­ne nu­sam ili­gent ian­di­cid qui

So­bre es­tas líneas, Ni­ño con Lan­gos­ta (1941). Aba­jo, Res­tau­ran­te (1914).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.