El la­do ocul­to de Leo­nor Watling

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Lau­ra Pe­rez. Fo­to­gra­fia de Javier Lo­pez Estilismo de Ana Ro­jas

Es de esas mu­je­res que en­can­di­lan con su voz y ha­cen de sus si­len­cios la par­te mas se­duc­to­ra de su ca­rac­ter. Actriz, can­tan­te, poe­ta en la os­cu­ri­dad, LEO­NOR WATLING re­sul­ta arre­ba­ta­do­ra sin ha­cer ape­nas rui­do.

To­dos se­gui­mos sien­do quie­nes éra­mos en el pa­tio del co­le­gio. Yo era una chi­qui­ti­lla que se reía mu­cho y no se en­te­ra­ba de la mi­tad. Co­mo aho­ra. […] Me cues­ta creer que hay gen­te ma­la en el mun­do

El ci­neas­ta Ma­riano Ba­rro­so le de­cía que no te­nía un perfl bueno y uno ma­lo, sino uno ale­gre y otro tris­te. A él le gus­ta­ba el se­gun­do. Sin em­bar­go, un ra­to con Leo­no­rWatling (Ma­drid, 1974) bas­ta pa­ra sa­ber que tie­ne mu­cho más de lo pri­me­ro que de lo se­gun­do. Ale­gre, dis­fru­to­na, ob­ser­va­do­ra, sen­si­ble. Lo es, confrma ella, no so­lo lo pa­re­ce. Lle­ga en va­que­ros, con grue­so anorak y la ca­ra la­va­da pe­ro en­se­gui­da se en­fun­da en un ves­ti­do de Isa­bel Marant y unas bo­tas de ta­cón que le ha­cen pa­re­cer una Madonna en los años 90. «Si yo tu­vie­ra la ca­ra de ir así a re­co­ger a los ni­ños al co­le», ex­cla­ma an­te el es­pe­jo.Aca­ba de ver esa me­ta­mor­fo­sis de la que ha­bla­ba el di­rec­tor Bi­gas Lu­na, que po­co me­nos que la des­cu­brió co­mo el be­lle­zón que es en Son de mar (2001). «Leo­nor es una mu­jer exu­be­ran­te, que es­con­de su exu­be­ran­cia. Le di­je que te­nía den­tro una Sil­va­na Man­gano y te­nía que en­se­ñar­la. Le en­can­tó y creo que la ha su­pe­ra­do», afrma­ba en­ton­ces el ci­neas­ta ( El Cul­tu­ral 11/04/2001). Aun así, a lo lar­go de 25 años que cum­ple aho­ra en la in­ter­pre­ta­ción ha aca­ba­do por la­brar­se una ima­gen más de mu­sa in­te­lec­tual que de mi­to eró­ti­co. La som­bra de su pa­sión lec­to­ra es alar­ga­da. Tam­bién su vis de es­cri­to­ra de ver­sos, has­ta aho­ra nun­ca pu­bli­ca­dos, pe­ro que lle­nan cien­tos de cua­der­nos en su ca­sa. De he­cho, aca­ba de su­mer­gir­se en un pro­yec­to que le apa­sio­na pa­ra Me­liá en el que, jun­to al fo­tó­gra­fo Ou­tu­mu­ro, se­lec­cio­na una se­rie de li­bros que es­ta­rán pre­sen­tes en los ho­te­les de la ca­de­na.Ade­más, da rien­da suel­ta a su pa­sión co­mo le­tris­ta de su gru­po Mar­lan­go. «Me su­po­ne un es­fuer­zo tre­men­do, pu­lo y per­fec­ciono ca­da can­ción has­ta el mo­men­to de gra­bar. En oca­sio­nes has­ta las mo­dif­co des­pués so­bre el es­ce­na­rio has­ta que que­de re­don­da. Me gus­ta que trans­mi­ta al­go suf­cien­te­men­te abier­to co­mo pa­ra que ca­da uno pue­da en­con­trar­le un sen­ti­do a su me­di­da y la ha­ga su­ya. Ado­ro la pa­la­bra. Es mi ver­da­de­ra pa­sión», con­fe­sa.Ya tie­ne ca­si lis­to el nue­vo dis­co, «una se­rie de can­cio­nes raras que pa­re­ce la ban­da so­no­ra de una pe­lí­cu­la que no exis­te», ex­pli­ca. El 21 de abril pu­bli­can un ade­lan­to en vi­ni­lo de 7 pul­ga­das. A la an­ti­gua usan­za. «Es un ho­me­na­je a las tien­das de dis­cos que so­bre­vi­ven en la era di­gi­tal y ven­den esas jo­yas. Me en­can­tan, co­mo las pe­que­ñas librerías. Tam­bién to­da esa gen­te que es­tá ha­cien­do mo­da ma­ra­vi­llo­sa en ta­lle­res ca­si de ar­te­sa­nía, co­mo la ro­pa de Med winds, las jo­yas de Su­ma Cruz o los bol­sos de Zu­bi. Soy una ro­mán­ti­ca, de­bí ha­ber na­ci­do en otra épo­ca». En ma­yo sal­drá el EP y en sep­tiem­bre el dis­co com­ple­to. Pe­se a que aho­ra la ve­mos en la se­rie Vi­vir sin per­mi­so (Telecinco) ha estado mi­dien­do con cuen­ta­go­tas su tra­ba­jo en el ci­ne. «Tie­ne un cos­te muy al­to pa­ra mí, im­pli­ca un des­gas­te fí­si­co y emo­cio­nal im­por­tan­te, ade­más de to­do lo que te pier­des mien­tras es­tás en un ro­da­je. No ten­go mu­cha ca­pa­ci­dad de su­fri­mien­to, no sé si es al­go mío o de mi ge­ne­ra­ción, pe­ro por eso sé que en el ba­llet no ha­bría lle­ga­do a na­da. No creo que sea ne­ce­sa­rio pa­sar­lo mal pa­ra que las co­sas sal­gan bien y en el ci­ne se su­fre mu­cho. La mú­si­ca es dis­tin­ta.Y es mía. So­mos Ale­jan­dro (Pe­la­yo, su com­pa­ñe­ro en Mar­lan­go) y yo, con­ta­mos lo que que­re­mos y a nues­tra ma­ne­ra». No obs­tan­te, re­co­no­ce que la in­ter­pre­ta­ción es una ser­pien­te que una vez que te pi­ca no te suel­ta. «Creer que por un mo­men­to eres otro, des­can­sar de ti mis­ma, es ma­ra­vi­llo­so». En su ca­rre­ra hay dos no­mi­na­cio­nes al Go­ya, una vi­si­ta a los Os­cars del bra­zo de Pedro Al­mo­dó­var, con quien ro­dó Ha­ble con ella (2002) y, por el ca­mino, Isa­bel Coi­xet, Álex de la Igle­sia, Cesc Gay… Ma­dre de dos hi­jos jun­to al músico Jor­ge Drex­ler, la vi­da le ha da­do se­re­ni­dad pa­ra ele­gir sin fus­ti­gar­se en ca­so de que se equi­vo­que, de­ter­mi­na­ción pa­ra de­cir ‘no’ y ca­pa­ci­dad pa­ra dis­fru­tar de lo que tie­ne. «Pe­ro por mu­cho que apren­da­mos, to­dos se­gui­mos sien­do quie­nes éra­mos en el pa­tio del co­le­gio», afrma. ¿Y quién era ella? «Una chi­qui­ti­lla que se reía mu­cho y no se en­te­ra­ba de la mi­tad. Co­mo aho­ra. ¿Sa­be eso de que si des­pués de 15 mi­nu­tos en una me­sa de pó­quer no sa­bes quién es el pri­mo, le­ván­ta­te por­que eres tú? Esa soy yo. In­ge­nua, cré­du­la, me cues­ta creer que hay gen­te ma­la en el mun­do». Lo di­cho, una ro­mán­ti­ca que te­nía que ha­ber na­ci­do en otra épo­ca. Ese es par­te del en­can­to de Leo­nor.

«El ci­ne tie­ne un cos­te muy al­to pa­ra mí, im­pli­ca un des­gas­te im­por­tan­te […]. No creo que sea ne­ce­sa­rio pa­sar­lo mal pa­ra que las co­sas sal­gan bien y en ese medio se su­fre mu­cho»

Ves­ti­do de ISA­BEL MARANT, bo­tas blan­cas de JIMMY CHOO pa­ra OFF-WHI­TE y pen­dien­tes pla­tea­dos de SAINT LAURENT por ANT­HONY VACCARELLO. En la otra pá­gi­na, ca­mi­sa de man­gas abu­llo­na­das, pan­ta­lo­nes de pin­zas, fa­jín frun­ci­do ne­gro y sa­lo­nes ne­gros con...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.