El ve­rano bri­tá­ni­co de Jo­nat­han An­der­son

Con mo­ti­vo del lan­za­mien­to de su se­gun­da co­lec­ción pa­ra UNIQ­LO, con­ver­sa­mos con JO­NAT­HAN AN­DER­SON so­bre el estado ac­tual de la in­dus­tria de la mo­da, la ne­ce­si­dad de rein­ven­tar­se y un nue­vo con­cep­to de mo­der­ni­dad. Por Sa­ra Her­nan­do

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO -

AJo­nat­han An­der­son (Mag­he­ra­felt, Ir­lan­da del Nor­te, 1984) le ha to­ca­do vi­vir en una épo­ca ex­tra­ña. Una en la que los di­se­ña­do­res se en­fren­tan no so­lo a la di­rec­ción crea­ti­va de sus pro­pias frmas, sino que tam­bién guían el fu­tu­ro es­té­ti­co de im­po­nen­tes ca­sas de lu­jo mien­tras idean otras tan­tas co­lec­cio­nes cáp­su­la pa­ra mar­cas ávi­das de ex­pe­ri­men­tar al­go de su ta­len­to. Un plu­ri­em­pleo al que es­te joven re­fe­xi­vo y due­ño de un dis­cur­so bri­llan­te se en­fren­ta con una dig­ni­dad en­co­mia­ble. «Lo úni­co im­por­tan­te es ser ho­nes­to, pri­me­ro con uno mis­mo y des­pués con el tra­ba­jo rea­li­za­do. Es in­dis­cu­ti­ble que to­do lo que ha­go par­te del mis­mo vo­ca­bu­la­rio por­que sur­ge de una úni­ca ca­be­za, que es la mía, pe­ro ca­da his­to­ria tie­ne una voz pro­pia», de­fen­de. La úl­ti­ma vuel­ve a li­gar­lo con la frma ja­po­ne­sa de mass mar­ket Uniq­lo, con la que ya co­la­bo­ró en una pri­me­ra co­lec­ción pa­ra el pa­sa­do oto­ño, y a la que aho­ra su­ma nue­vos di­se­ños ins­pi­ra­dos en el ve­rano bri­tá­ni­co: «¡Si es que eso tie­ne al­gún sen­ti­do! He que­ri­do res­ca­tar aque­lla es­té­ti­ca de los años cin­cuen­ta en ciu­da­des co­mo Brighton sin caer en lo vin­ta­ge, uti­li­zan­do nue­vos ma­te­ria­les y ha­cién­do­la re­le­van­te pa­ra la so­cie­dad ac­tual». Pren­das pa­ra hom­bre y mu­jer, des­de chu­bas­que­ros has­ta cal­ce­ti­nes, que cons­tru­yen un ar­ma­rio ver­sá­til y be­ben tan­to del uni­ver­so de es­te crea­dor co­mo del de la pro­pia frma ja­po­ne­sa. «Vi­vi­mos en pleno cam­bio cli­má­ti­co así que lo que pre­ten­día era que las dos co­lec­cio­nes pu­die­sen con­vi­vir en lu­gar y tiem­po. Son una suer­te de ca­pas que te po­nes y te qui­tas a tu an­to­jo, sin per­der la cohe­ren­cia, co­mo ocu­rre con las co­lec­cio­nes de Uniq­lo, que nun­ca son de rup­tu­ra, sino de con­ti­nui­dad», con­ce­de. Aun­que su re­la­ción co­mer­cial con Uniq­lo co­men­zó en 2017, la emo­cio­nal vie­ne de le­jos –«Soy un fan ab­so­lu­to de la mar­ca. Se­gu­ra­men­te ten­ga más de 100 ca­mi­se­tas en mi ar­ma­rio»–, lo que ex­pli­ca la to­tal im­pli­ca­ción del di­se­ña­dor en el pro­yec­to. «No se tra­ta de ce­der un nom­bre y un lo­go y ha­cer­te a un la­do. Ese no soy yo», se sin­ce­ra. «A ve­ces pue­des pen­sar que cuan­do rea­li­zas es­te ti­po de ac­cio­nes pue­de ser más sen­ci­llo, pe­ro el pro­ce­so crea­ti­vo es exac­ta­men­te el mis­mo que el que si­go con Loewe o con JW An­der­son.Tie­nes que cons­truir un look, ha­cer al­go emo­cio­nan­te». Es­tu­dian­te de ar­te dra­má­ti­co pri­me­ro (con 19 años se mu­dó a Was­hing­ton D. C., aun­que aban­do­nó a los dos) y es­ca­pa­ra­tis­ta pa­ra la fir­ma Pra­da en Londres des­pués, su his­to­ria de amor con la mo­da no fue fru­to de un fle­cha­zo. Su bri­llan­te cu­rrícu­lo –com­pa­gi­na la di­rec­ción crea­ti­va de Loewe con la de su pro­pia fir­ma, JW An­der­son, am­bas den­tro del gru­po LVMH– ates­ti­gua, sin em­bar­go, que la re­la­ción es tan pro­duc­ti­va co­mo só­li­da. «Nun­ca tu­ve la in­ten­ción de con­ver­tir­me en di­se­ña­dor. Lo que me enamo­ró de es­ta pro­fe­sión es que apren­des al­go nue­vo ca­da día. Es una dis­ci­pli­na que es­tá en con­ti­nua evo­lu­ción. Soy una per­so­na que ne­ce­si­ta es­tí­mu­los cons­tan­tes, y es­ta in­dus­tria me los da», afir­ma. Crea­dor atí­pi­co, Jo­nat­han An­der­son pre­fie­re def- nir­se a sí mis­mo co­mo co­mi­sa­rio, aun­que sus­ti­tu­ya los cua­dros por pren­das de ro­pa: «Creo que mi fun­ción es la de co­nec­tar di­fe­ren­tes ele­men­tos pa­ra que es­tos man­ten­gan un diá­lo­go. Hay tan­tos te­ji­dos, tan­tos pa­tro­nes, tan­tas mar­cas que ca­da com­bi­na­ción pue­de ser di­fe­ren­te por­que el len­gua­je uti­li­za­do por ca­da di­se­ña­dor es di­fe­ren­te. Lo úni­co im­por­tan­te a día de hoy es la au­ten­ti­ci­dad», de­cla­ra. Es pre­ci­sa­men­te es­ta for­ma per­so­na­lis­ta e in­só­li­ta de re­pen­sar es­ta pro­fe­sión la que ha lle­va­do a fir­mas co­mo Uniq­lo a con­tra­tar sus ser­vi­cios, co­mo ex­pli­ca su di­rec­to­ra crea­ti­va glo­bal Shu Hung: «Éra­mos cons­cien­tes de que su tra­ba­jo ejer­cía una gran influencia tan­to en la mo­da co­mo en la cul­tu­ra, que no le in­tere­sa­ba so­lo la ro­pa sino tam­bién la ar­qui­tec­tu­ra o el ar­te. Por lo que sen­tía­mos que es­ta co­la­bo­ra­ción te­nía sen­ti­do». Tam­bién se en­cuen­tran en la mis­ma pá­gi­na en cuan­to a su con­cep­ción del lu­jo, el cual am­bos des­vin­cu­lan del va­lor mo­ne­ta­rio de las pren­das. «Ya no creo en el lu­jo. Nun­ca en la his­to­ria he­mos te­ni­do un ar­ma­rio tan di­ver­so, con tal va­rie­dad de pren­das, ma­te­ria­les y es­ti­los. Hoy en día te pue­des ves­tir co­mo un in­di­vi­duo, sen­tir que pue­des cons­truir una iden­ti­dad pro­pia a tra­vés de la ro­pa. Y no im­por­ta el di­ne­ro que ten­gas por­que siem­pre vas a te­ner op­cio­nes. Y es­to, sin­ce­ra­men­te, creo que es al­go in­creí­ble», sos­tie­ne el crea­dor. Su uni­for­me, que en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes cons­ta de pan­ta­lón va­que­ro y ca­mi­se­ta de al­go­dón, res­pal­da es­te dis­cur­so re­vo­lu­cio­na­rio pa­ra al­guien que, en def­ni­ti­va, se en­cuen­tra en la es­fe­ra del prêt-à-por­ter. Por eso ma­ti­za: «Hay bue­nas y ma­las prác­ti­cas en los dos ban­dos, tan­to en la pa­sa­re­la co­mo en el mass mar­ket. Uniq­lo es un buen ejem­plo de lo pri­me­ro por­que se fo­ca­li­za en la pren­da en sí, en in­ten­tar ha­cer el me­jor pro­duc­to po­si­ble, que es exac­ta­men­te la éti­ca que man­tie­nen las ca­sas de lu­jo. No es la cla­se de frma que co­pia, ellos crean».

«Y a no creo en el lu­jo. […] Hoy no im­por­ta el di­ne­ro que ten­gas por­que siem­pre vas a te­ner op­cio­nes»

La co­lec­ción de Jo­nat­han An­der­son pa­ra Uniq­lo res­ca­ta los có­di­gos es­té­ti­cos del ve­rano bri­tá­ni­co.

A la iz­quier­da, el di­se­ña­dor bri­tá­ni­co Jo­nat­han An­der­son. Aba­jo, el mue­lle de Brighton, que ins­pi­ra la nue­va co­lec­ción de An­der­son pa­ra Uniq­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.