Vi­vien­do ra­sé por Jo­sie

«Fue un per­fec­to an­fi­trión que se con­vir­tió en pio­ne­ro de la mez­cla de gen­te dis­par en una épo­ca en la que eso del eclec­ti­cis­mo so­cial y el con­ci­liar mun­dos dis­tin­tos em­pe­za­ba a des­pun­tar»

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Fo­to­gra­fía de Luis Ál­va­rez. Estilismo de Ma­ría Ver­net­ta

La CA­SA KIRK­PA­TRICK, fun­da­da por el po­li­fa­cé­ti­co pro­duc­tor tea­tral LUIS ES­CO­BAR, fue des­de sus co­mien­zos es­ce­na­rio y ci­ta in­elu­di­ble pa­ra la cre­ma na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal que vi­si­ta­ba Ma­drid. Medio si­glo des­pués es­tá ha­bi­ta­da por sus so­bri­nas, he­re­de­ras de es­ta tra­di­ción de ‘mai­son abier­ta’ don­de se dis­po­nen a con­tar­nos la cu­rio­sa his­to­ria de la man­sión en la que re­ci­bi­mos jun­tos la an­sia­da pri­ma­ve­ra.

Mi ami­ga Blan­ca Ba­rre­ra es muy em­pren­de­do­ra y an­tes de aca­bar sus es­tu­dios de Ar­qui­tec­tu­ra de In­te­rio­res en la Po­li­téc­ni­ca, de­ci­dió dar rien­da suel­ta a su sue­ño de do­tar al mo­nó­tono sec­tor del ca­te­ri­ng ma­dri­le­ño de un nue­vo y per­so­nal mun­do lla­ma­do Agua­cat­te que, car­ga­do de la fres­cu­ra que le dan los ca­ma­re­ros más apues­tos de la ciu­dad, ha con­se­gui­do in­su­flar la me­jor ener­gía a una cor­te de ‘ca­na­pe­ros’ ago­ta­dos de la cru­di­té y el fin­ger de po­llo. Di­li­gen­te sin igual ve ne­go­cio en to­do lo que la ro­dea, por eso al crear Agua­cat­te co­mo em­pre­sa or­ga­ni­za­do­ra de even­tos, pro­pu­so a sus ami­gas ín­ti­mas ofre­cer las his­tó­ri­cas ca­sas que ha­bi­tan pa­ra ce­le­brar gran­des y muy ex­clu­si­vas fes­tas. Así en To­le­do, ges­tio­na el ca­te­ri­ng y ofre­ce en su nue­va web el Pa­la­cio de Ga­lia­na (que es de su ami­ga Sofía Pa­la­zue­lo) y en Ma­drid, la his­tó­ri­ca man­sión de Luis Es­co­bar,VII mar­qués de las Ma­ris­mas del Gua­dal­qui­vir, en la que vi­ven sus ami­gas las her­ma­nas Mo­reno Es­co­bar: Ber­ta, Clau­dia y Ji­me­na. Es­tas tres gra­cias son hi­jas de Ele­na Es­co­bar (hi­ja de los mar­que­ses de Val­dei­gle­sias y ahi­ja­da de Luis), a quien con to­do su amor, su tío le­gó es­ta ca­sa y sus pa­re­des fo­rra­das de es­ce­no­gra­fías, bo­ce­tos de ves­tua­rio, car­te­les de las obras que di­ri­gió y otros re­cuer­dos ar­tís­ti­cos que ilus­tran la his­to­ria de la es­ce­na dra­má­ti­ca es­pa­ño­la del si­glo XX. Hoy nos en­vuel­ven en es­te Vi­vien­do ra­sé pri­ma­ve­ral en el que Ele­na y sus hi­jas, con sus in­se­pa­ra­bles ami­gas, las her­ma­nas Agua­cat­te (Blan­ca y Mar­ti­ta), se reúnen con­mi­go y su pe­rro Teo en es­te jar­dín pa­ra in­ten­tar hi­lar la his­to­ria de es­ta ca­sa y des­cu­brir jun­tos el ver­da­de­ro te­so­ro que es­con­de: las reunio­nes acon­te­ci­das, el es­pí­ri­tu de su fun­da­dor y un fu­tu­ro car­ga­do de lu­mi­no­sos pre­ce­den­tes pa­ra que si­gan ce­le­bran­do las be­llas ar­tes y la fes­ta de la vi­da. «Mi tío de­jó es­cri­tas sus me­mo­rias en una se­rie que reali­zó pa­ra la re­vis­ta Se­ma­na ti­tu­la­da Cuento y no aca­bo que lle­ga has­ta 1968, y el res­to de vi­ven­cias las apun­tó en una pi­la de die­ta­rios has­ta la pá­gi­na del lu­nes 4 de fe­bre­ro de 1991 que es el día an­tes de su muer­te.To­do ese ma­te­rial que­da com­pi­la­do en En cuer­po y al­ma, la bio­gra­fía que re­co­ge sus días en es­ta ca­sa y que re­pa­sa las reunio­nes, vi­si­tas de tan­tos per­so­na­jes his­tó­ri­cos que han vis­to es­tas pa­re­des que tu­ve el pri­vi­le­gio de he­re­dar y que he man­te­ni­do tal cual mi tío las con­ci­bió: co­mo el es­ce­na­rio de una vi­da pri­va­da que fue la pro­lon­ga­ción de una de tan­tas es­ce­nas tea­tra­les en las que se mo­vió co­mo pez en el agua». Así re­cu­pe­ra Ele­na la fgu­ra de un ac­tor que mi men­te in­fan­til re­cuer­da por las apa­ri­cio­nes en pe­lí­cu­las de Enrique y Ana o por Su­fre ma­món (el bom­ba­zo fíl­mi­co de los Hom­bres G, que era el gru­po pop pa­trio del mo­men­to) y que más tar­de, en mi ado­les­cen­cia, pu­de ver en la adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca que hi­zo Mario Ca­mus de La col­me­na de Camilo Jo­sé Cela o la tri­lo­gía de La es­co­pe­ta na­cio­nal de Ber­lan­ga que lo ca­ta­pul­tó a la fa­ma in­ter­pre­tan­do al mar­qués de Le­gui­ne­che (esa ex­ten­sión de sí mis­mo). Pe­ro al bu­cear en sus me­mo­rias y al pa­sear en­tre los sa­lo­nes que su in­se­pa­ra­ble Duar­te Pinto Coel­ho de­co­ró jun­to a él, cua­ján­do­los de li­bros y te­so­ros, te aden­tras en una per­so­na­li­dad fas­ci­nan­te, con una sen­si­bi­li­dad úni­ca tan so­cial co­mo re­fe­xi­va y crea­do­ra, tan fel a su vo­ca­ción tea­tral co­mo lu­cha­do­ra por que es­ta pre­va­le­cie­ra en tiem­pos tan ad­ver­sos co­mo la pos­gue­rra ci­vil es­pa­ño­la, cuan­do se ha­ce car­go del Tea­tro Ma­ría Gue­rre­ro o com­pra el Es­la­va con in­ten­ción de re­no­var la es­ce­na ma­dri­le­ña que car­ga­rá de los nue­vos ac­to­res que des­cu­bre (Paco Ra­bal, Jo­sé Luis Ló­pez Vázquez o Am­pa­ro Soler Leal) o de los be­llí­si­mos es­ce­na­rios que sus ami­gos Pe­pe Ca­ba­lle­ro, Da­lí o Vi­cen­te Viu­des crea­ron pa­ra él.

Luis Es­co­bar Kirk­pa­trick, mar­qués de las Ma­ris­mas, es el fun­da­dor de es­ta ca­sa que con­sa­gró a sus ami­gos pro­ce­den­tes de la es­ce­na cul­tu­ral y la es­pu­ma so­cial más re­le­van­te del si­glo XX

Ed­gar Ne­vi­lle, Mi­sia Sert,T. S. Eliot, Ce­lia Gá­mez, los asi­duos Ro­ma­no­nes, Art­hur Mi­ller, Ce­cil Bea­ton, Ca­ye­ta­na de Al­ba, An­to­nio Ga­des, Pi­ti­ta, Ten­nes­see Wi­lliams, la mar­que­sa deVi­lla­ver­de o la du­que­sa de Dúr­cal con Rocío Dúr­cal y Ju­nior, Na­ti Mistral, Anna Mag­na­ni, la Llan­zol, Pie­di­ta y lue­go la mo­vi­da y Miguel Bo­sé o Al­mo­dó­var, que ro­dó es­ce­nas de La­be­rin­to de pa­sio­nes en es­ta ca­sa por la que han pa­sa­do tan­tos ros­tros his­tó­ri­cos con­vi­da­dos por un per­fec­to an­ftrión que la actriz Ma­ría As­que­rino def­nió co­mo un «aris­tó­cra­ta tan na­tu­ral que no pa­re­cía aris­tó­cra­ta». Qui­zás por es­te ras­go tan su­yo o por­que des­de ni­ño po­lí­glo­ta acos­tum­bró a re­la­cio­nar­se en el Ma­drid de Guer­man­tes de Alfonso XIII, se con­vir­tió en pio­ne­ro de la mez­cla de gen­te dis­par en una épo­ca en la que eso del eclec­ti­cis­mo so­cial y el con­ci­liar mun­dos dis­tin­tos em­pe­za­ba a des­pun­tar y lo ha­cía ade­más con to­dos sus ani­ma­les al re­tor­te­ro: 10 car­li­nos, ga­tos re­co­gi­dos o Cho­lo, su lo­ro gua­ca­ma­yo ama­ri­llo y fel acom­pa­ñan­te que lle­va­ba al hom­bro di­bu­jan­do una ef­gie pa­ra­le­la a la su­ya in­con­fun­di­ble, con esa na­riz de gan­cho que por­ta­ba y ese prog­na­tis­mo un tan­to Habs­bur­go del que a ve­ces se que­ja­ba y que hoy ha­bría ce­le­bra­do tan ale­gre­men­te por ser más trendy que el en­tre­ce­jo… Sus so­bri­nas nie­tas han he­re­da­do es­ta pa­sión por los ani­ma­les (Clau­dia in­clu­so, que es ve­te­ri­na­ria, la ha con­ver­ti­do en su pro­fe­sión) y por la cul­tu­ra, los dis­fra­ces, las es­ce­nas va­rias y por te­ner es­ta ca­sa abier­ta de par en par a lo nue­vo que pue­da ocu­rrir. Ber­ta (la ma­yor de las hi­jas de Ele­na y que es pro­duc­to­ra ci­ne­ma­to­gráf­ca) me lo cuen­ta mien­tras aca­ri­cia a Teo: «El tío Luis fa­lle­ció un mes an­tes de que yo na­cie­ra, por lo que siem­pre he­mos vi­vi­do aquí y he­mos res­pi­ra­do el au­ra que él des­pren­día. En ca­da rin­cón de es­ta ca­sa en el que ju­ga­mos, he­mos te­ni­do la sen­sa­ción de que su es­pí­ri­tu es­ta­ba con no­so­tros y he­mos apren­di­do a co­no­cer­le sin ha­ber estado nun­ca con él. Sa­be­mos que era un bro­mis­ta, por ejem­plo, co­mo no­so­tras, por­que ca­da cru­ji­do de ma­de­ras en la no­che, ca­da ex­tra­ño por­ta­zo o

«Des­de ni­ñas he­mos res­pi­ra­do el au­ra que mi tío Luis des­pren­día. […] Es­ta ca­sa es, sin lu­gar a du­da, un tem­plo pa­ra las ar­tes don­de la cul­tu­ra es al­go que te lle­na el al­ma» BER­TA MO­RENO ES­CO­BAR

ca­da cua­dro que mis­te­rio­sa­men­te se cae de la pa­red sa­be­mos que tie­ne un úni­co cau­san­te: el tío Luis. Sa­be­mos que era ge­ne­ro­so y que le en­can­ta­ba es­tar ro­dea­do de bue­nos ami­gos y dis­fru­tar con ellos por­que siem­pre nos he­mos sen­ti­do sos­pe­cho­sa­men­te atraí­das a ha­cer fes­tas y nues­tra ca­sa siem­pre ha man­te­ni­do las puer­tas abier­tas pa­ra lle­nar­la con nues­tros ami­gos.Y en mi ca­so par­ti­cu­lar, gra­cias al tío Luis he apren­di­do a amar los li­bros, las his­to­rias, las pe­lí­cu­las o las obras de tea­tro. Es­ta ca­sa es, sin lu­gar a du­da, un tem­plo pa­ra las ar­tes don­de la cul­tu­ra es al­go que te lle­na el al­ma». Igual que pien­so que si hoy es­tu­vie­ra vi­vo se ha­bría re­con­ci­lia­do con su prog­na­tis­mo, creo que se ha­bría reí­do mu­cho ob­ser­van­do la aso­cia­ción que su ilus­tre ape­lli­do ha ad­qui­ri­do en los úl­ti­mos tiem­pos con el nar­co­tráf­co gra­cias a una se­rie de fc­ción, o sien­to cu­rio­si­dad so­bre có­mo se ha­bría to­ma­do es­to de las re­des un ser tan su­ma­men­te so­cial (al leer sus me­mo­rias me da la imp­resión de que en el Ma­drid de hoy no sa­li­mos na­da); por­que Luis Es­co­bar no pa­ra­ba de mo­ver el co­ta­rro den­tro y fue­ra de es­ta ca­sa irra­dian­do sa­bi­du­ría, cul­tu­ra, ta­len­to, buen hu­mor, fe­li­ci­dad y un look im­pe­ca­ble or­la­do de esas bue­nas ma­ne­ras de Guer­man­tes que lo lle­va­ron a con­ver­tir­se en el per­so­na­je más «lo­gra­da­men­te es­nob» de Ma­drid en pa­la­bras de Fran­cis­co Um­bral. «La vin­cu­la­ción de es­ta ca­sa con el ar­te y con la his­to­ria de es­ta ciu­dad me pro­vo­can el mor­bo ne­ce­sa­rio pa­ra crear even­tos inol­vi­da­bles aquí y no du­dé en pro­po­nér­se­lo a Ele­na y sus hi­jas en cuan­to cons­truí Agua­cat­te, por­que es­te lu­gar sig­nif­ca mu­cho pa­ra to­das no­so­tras que tan­to he­mos ju­ga­do e in­ven­ta­do (des­de des­fles de toa­llas en la pis­ci­na a ví­deos mu­si­ca­les in­fan­ti­les) y tan­to nos que­da por cons­truir en for­ma de fes­ta…». Blan­ca Ba­rre­ra re­su­me así el es­pí­ri­tu de las ci­tas fu­tu­ras en es­ta ma­ra­vi­llo­sa ca­sa que, co­mo no pue­de ser de otra ma­ne­ra, si­gue abier­ta.

Ele­na Es­co­bar, con blu­sa de lino de MAN­GO, fal­da y cin­tu­rón, am­bos de TOT-HOM y pen­dien­tes de UTERQÜE, po­sa jun­to a sus hi­jas y su pe­rro Teo en el jar­dín de la Ca­sa Kirk­pa­trick atre­za­do por FLO­REA­LE. De iz­da. a dcha., Ber­ta Mo­reno Es­co­bar, con ca­mi­sa y...

Su­je­tan­do el bas­tón de su ami­go Sal­va­dor Da­lí, con quien lle­vó dos ve­ces a es­ce­na el Te­no­rio de Zorrilla en cla­ve su­rrea­lis­ta. De es­ta co­la­bo­ra­ción pro­vie­nen fi­gu­ri­nes jo­ya co­mo la ca­la­ve­ra­pei­ne­ta crea­da por el ge­nio de Ca­da­qués que le re­ga­ló una...

So­bre es­tas líneas, Luis Es­co­bar jun­to a su ami­go y tam­bién dra­ma­tur­go Jean Coc­teau (al que de­fi­ne co­mo un ser tierno y sus­cep­ti­ble) en una de sus vi­si­tas a Kirk­pa­trick en 1961, don­de aún con­ser­van es­ta lá­mi­na de­di­ca­da que re­cuer­da su en­tra­ña­ble amis­tad.

Pá­gi­nas del li­bro de fir­mas de la Ca­sa Kirk­pa­trick de la no­che del 12 de oc­tu­bre del 68 cuan­do Da­lí acu­dió con su sé­qui­to (en­tre el que se en­con­tra­ba su mu­sa, la mo­de­lo Amanda Lear) y en las que es­cri­bió: «Amanda Lear was he­re» jun­to a su rú­bri­ca...

Luis Es­co­bar se arran­ca a bailar en una de las reunio­nes ce­le­bra­das en es­ta mí­ti­ca ca­sa de la cul­tu­ra y la es­ce­na ma­dri­le­ñas.

Ves­ti­do de MOS­CHINO y con mu­les de ra­so de AT­TI­CO, me dis­pon­go a re­ci­bir la pri­ma­ve­ra en la Ca­sa Kirk­pa­trick con Ele­na Es­co­bar (a mi de­re­cha con ca­mi­sa de lino de MAN­GO, fal­da y cin­tu­rón de TOT-HOM y pen­dien­tes de UTERQÜE), sus hi­jas y las her­ma­nas...

Ves­ti­do de Flo­ra de MOS­CHINO y bro­mean­do con Ber­ta, que lle­va ves­ti­do con ca­pa de ra­so y plu­mas de PA­LO­MO SPAIN y za­pa­tos de JIMMY CHOO pa­ra OFF-WHI­TE, y su pe­rro Teo. Flo­res de te­la de MA­RIA­NA BARTUREN, san­da­lias de cue­ro de MA­NO­LO BLAH­NIK y bol­so de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.