La nue­va vi­da de Ch­loë Se­vigny

Nun­ca ha en­ca­ja­do en nin­gún mol­de. Ha­bla­mos con CH­LOË SE­VIGNY de fe­mi­nis­mo, de su pa­so a la di­rec­ción y de ser una es­ta­tua en Nue­va York.

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Ire­ne Cres­po

Ch­loë Se­vigny (Mas­sa­chu­setts, 1974) te­nía 19 años cuan­do un ar­tícu­lo en The New Yor­ker la def­nió co­mo «la chi­ca más co­ol de Nue­va York», la it girl an­te la que re­vis­tas de mo­da, gru­pos de mú­si­ca co­mo So­nic Youth, con quien aca­ba­ba de gra­bar un vi­deo­clip, y la es­ce­na noc­tur­na de la ciu­dad se ren­dían .Y ella ni se in­mu­ta­ba. El ci­ne em­pe­za­ba a des­cu­brir­la tam­bién. El ar­tícu­lo se pu­bli­có mien­tras ro­da­ba su pri­me­ra pe­lí­cu­la, Kids (1995), pa­pel que ha­bía con­se­gui­do por ser ella mis­ma: la chi­ca que fre­cuen­ta­ba Tomp­kins Squa­re Park. «Al­guien, al­gún día, le­van­ta­rá una es­ta­tua de Chloe [en­ton­ces aún no le ha­bía aña­di­do la dié­re­sis a su nom­bre] en es­ta pla­za, con la in­creí­ble le­yen­da:‘ Ella no que­ría ser actriz ni mo­de­lo’». Al re­leer­le es­ta fra­se de aquel ar­tícu­lo 24 años des­pués, Ch­loë Se­vigny (aho­ra con dié­re­sis) se mue­re de ri­sa. Es con­ta­gio­sa y sin­ce­ra. In­clu­so al otro la­do del te­lé­fono. «¿Di­je eso? No sé, no he vuel­to a leer­lo des­de que sa­lió. No lo re­cuer­do, pe­ro creo que que­ría ser actriz des­de que vi An­nie en Broad­way con cin­co años», ex­pli­ca. «Qui­zá lo di­je por­que no que­ría que me def­nie­ran de nin­gu­na for­ma, qui­zá que­ría te­ner más in­de­pen­den­cia y no ser eti­que­ta­da». Y co­rre a aña­dir. «Aun­que aún me gus­ta la idea de es­tar en Tomp­kins Squa­re, ca­da día soy prác­ti­ca­men­te una es­ta­tua en esa pla­za en la vi­da real, pa­so por allí to­dos los días». Y se ríe de nue­vo. Si al­go la def­nía en­ton­ces y lo si­gue ha­cien­do hoy es Nue­va York, la ciu­dad a la que se es­ca­pa­ba de ado­les­cen­te y que no pien­sa aban­do­nar. «Aun­que ya no hay vi­da noc­tur­na in­tere­san­te –ase­gu­ra–, me que­da­ré aquí a ver qué pa­sa». To­do lo de­más, lo que ha he­cho en más de dos dé­ca­das de ca­rre­ra de mo­de­lo, actriz, di­se­ña­do­ra, di­rec­to­ra, no es ella, no la des­cri­be, so­lo es lo que ha­ce. Si­gue re­cha­zan­do eti­que­tas. El li­bro que pu­bli­có con sus fotos en 2015 era su for­ma de de­cir «es­ta soy yo, así quie­ro que me re­cuer­den y no co­mo In­ter­net se em­pe­ña en ha­cer­lo. Si tu­vie­ra que des­cri­bir­me, di­ría:‘ Soy Ch­loë Se­vigny y me gus­ta es­tar ocu­pa­da’». Eso no pue­de ne­gar­lo. Es­tá muy ocu­pa­da. Es­te año es­tre­na cua­tro pe­lí­cu­las, en un mes em­pie­za a ro­dar su tercer cor­to y es­tá «dán­do­le vuel­tas» a su pri­mer lar­go­me­tra­je. «Sien­to que es el mo­men­to en mi ca­rre­ra y mi vi­da pa­ra per­se­guir­lo, que es­toy pre­pa­ra­da, so­lo me que­da lo más di­fí­cil: en­con­trar una his­to­ria, sa­ber qué quie­ro con­tar», afir­ma. Pe­ro lo di­ce sin ago­bios. Nun­ca ha te­ni­do prisa por na­da. De mo­men­to, va pa­so a pa­so y es­tre­na Lean on Pe­te, de An­drew Haigh, don­de in­ter­pre­ta a la joc­key Bon­nie, «una de las po­cas mu­je­res que Char­ley, el pro­ta­go­nis­ta, se en­cuen­tra» y la úni­ca en un mun­do muy mas­cu­lino, el de las ca­rre­ras de ca­ba­llos. «¿Pe­ro no es­tán to­das las in­dus­trias do­mi­na­das por hom­bres?», pre­gun­ta sin nin­gu­na iro­nía. El ci­ne, el pri­me­ro, ase­gu­ra. Aun­que ella nun­ca ha te­ni­do que vi­vir ex­pe­rien­cias tan trau­má­ti­cas co­mo otras com­pa­ñe­ras de pro­fe­sión, no se ex­tra­ñó al leer y es­cu­char sus tes­ti­mo­nios. Y, a pe­sar de to­do, Se­vigny es «op­ti­mis­ta». Es­ta­mos más cer­ca de «des­tro­zar el pa­triar­ca­do», opi­na, gra­cias a Ti­me’s Up o #MeToo. «Sien­to que pue­do ver el cam­bio. Una de mis me­jo­res ami­gas, Na­tas­ha Lyon­ne, es­tá pro­du­cien­do una se­rie pa­ra Net­flix con so­lo guio­nis­tas mu­je­res, di­rec­to­ras y pro­duc­to­ras. Si aho­ra mon­tas un equi­po so­lo de hom­bres, la gen­te te cues­tio­na­rá. To­do el mun­do ha­bla de in­clu­sión, de con­tar con más gen­te de di­fe­ren­tes ra­zas y mu­je­res en pues­tos de po­der. Hay una res­pon­sa­bi­li­dad por lo­grar el cam­bio», con­ti­núa. «La vie­ja guar­dia se es­tá mu­rien­do de to­das for­mas, así que no les que­da mu­cho tiem­po por aquí» .Y es­ta­lla en una car­ca­ja­da. Qui­zá cuan­do esa vie­ja guar­dia no es­té, Ch­loë Se­vigny ten­drá más opor­tu­ni­da­des de car­gar una pe­lí­cu­la so­bre sus hom­bros. Otro de sus pró­xi­mos es­tre­nos, Liz­zie, con Kris­ten Ste­wart, la his­to­ria de la ase­si­na Liz­zie Bor­den, es un pro­yec­to que em­pu­jó y per­si­guió des­de ha­ce 10 años por­que le fas­ci­na­ba el per­so­na­je. «Y ten­go muy po­cas opor­tu­ni­da­des de ser pro­ta­go­nis­ta», la­men­ta. «No sé por qué. Sé que he re­cha­za­do co­sas, sé que siem­pre mi­ro más por el di­rec­tor, pe­ro tam­bién sé que no im­por­ta lo fa­mo­sa que seas, sino cuán­to di­ne­ro ha­gan tus pe­lí­cu­las y yo me he de­di­ca­do más al ci­ne in­de­pen­dien­te. Pe­ro si me ofre­cie­ran un block­bus­ter y me gus­ta­ra, lo ha­ría». Lo que no vol­ve­rá a re­pe­tir de mo­men­to se­rá di­se­ñar. Des­pués de la co­lec­ción que creó pa­ra Ope­ning Ce­re­mony, se que­dó «ago­ta­da». «La mo­da con­su­me de­ma­sia­do tiem­po y hay de­ma­sia­do despilfarro. Quie­ro po­ner mi ener­gía en di­ri­gir ci­ne», cuen­ta. La mo­da se que­da en un se­gun­do lu­gar, por aho­ra. Así que ni lla­mar­la fas­hion icon, aun­que lo ha­ga su ami­ga y men­to­ra, Kim Gor­don. «No sé a quién le pue­de gus­tar que le lla­men fas­hion icon. ¿Qui­zá a Ka­te Moss? Creo que a cual­quier mu­jer le gus­ta pen­sar que con­tri­bu­ye más en el en­torno cul­tu­ral que con la ro­pa que lle­va, es li­ge­ra­men­te ofen­si­vo que te lla­men icono de mo­da».

Lean on Pe­te (en la ima­gen) di­ri­gi­da por An­drew Haigh se es­tre­na el 18 de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.