Ma­ría Ca­llas, con­fe­sio­nes de una di­va

La so­prano MA­RÍA CA­LLAS vi­vió una es­qui­zo­fre­nia per­pe­tua en­tre el icono y la mu­jer. Una pe­lí­cu­la do­cu­men­tal des­ve­la con­fe­sio­nes nun­ca es­cu­cha­das y me­te el dedo en lo más pro­fun­do de su he­ri­da.

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Lau­ra Pé­rez

Ten­go que vol­ver a can­tar, no im­por­ta lo que cues­te», ge­mía una aba­ti­da Ma­ría Ca­llas a su ami­go John Ar­doin tras en­te­rar­se por la pren­sa de que su gran amor,Aris­tó­te­les Onas­sis, se aca­ba­ba de ca­sar con Jac­kie Ken­nedy. Por al­gu­na ex­tra­ña ra­zón, esa con­ver­sa­ción es­tá gra­ba­da y apa­re­ce en un do­cu­men­tal que se es­tre­na pró­xi­ma­men­te. La no­che an­tes le ha­bía enviado una car­ta a su ami­ga Elvira de Hi­dal­go don­de de­cía: «Ya has oí­do las no­ti­cias, co­mo el mun­do en­te­ro. No hay na­da más que de­cir, pe­ro una de­be to­mar la vi­da co­mo vie­ne».Tam­bién apa­re­ce en el do­cu­men­tal otra mi­si­va en la que, po­co an­tes, le ha­bla­ba a Aris­to de una ma­ne­ra des­ga­rra­do­ra frman­do: «Soy tu­ya, haz con­mi­go lo que quie­ras». En­tre­vis­tas ol­vi­da­das que se emi­tie­ron una vez y se per­die­ron pa­ra siem­pre, co­mo una pa­ra la te­le­vi­sión ame­ri­ca­na con Da­vid Frost de más de una ho­ra, otras que se gra­ba­ron en al­gún es­tu­dio y ja­más lle­ga­ron a ver la luz, in­clu­so las flma­cio­nes en su­per-8 de unas idí­li­cas va­ca­cio­nes en bar­co jun­to al mag­na­te grie­go y su pan­di­lla, en­tre ellos Ra­nie­ro y Gra­ce de Mónaco, don­de Ca­llas sube a can­tar al es­ce­na­rio de unas fes­tas de pue­blo.To­do sor­pren­de in­clu­so a los más ver­sa­dos en el per­so­na­je. De los dos, de la Ca­llas y de Ma­ría, co­mo ella mis­ma se en­car­ga­ba de acla­rar. La pri­me­ra, más pa­re­ci­da a las es­tre­llas de rock de hoy (de he­cho, el di­rec­tor de la pe­lí­cu­la, Tom Volf, ha to­ma­do co­mo re­fe­ren­cia la flma­da so­bre Amy Wi­nehou­se, Amy, en 2015). La se­gun­da, la mu­jer ro­ta eter­na­men­te in­fe­liz.Volf ha de­di­ca­do más de tres años de su vi­da a ras­trear la hue­lla de la ar­tis­ta has­ta lu­ga­res nun­ca an­tes vis­tos in­clu­yen­do lar­gos frag­men­tos de ac­tua­cio­nes so­ber­bias que has­ta aho­ra te­nían un muy di­fí­cil ac­ce­so. En ellos se apre­cia la trans­for­ma­ción fí­si­ca que su­frió en ape­nas unos me­ses de 1953, cuan­do a ins­tan­cias de Lu­chino Vis­con­ti adel­ga­zó 40 ki­los. Emer­gen tam­bién con­fe­sio­nes de unas me­mo­rias que que­da­ron inaca­ba­das al mo­rir, en 1976, re­cu­pe­ra­das gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de su ami­ga Nadia Stan­cioff, a quien la Ca­llas di­jo una vez: «Si mue­ro an­tes que tú, quie­ro con­tar a la gen­te quién era real­men­te».

La pe­lí­cu­la mues­tra la gra­ba­ción en su­per-8 de un via­je a Gre­cia con Onas­sis don­de se subió a can­tar al es­ce­na­rio en unas fies­tas de pue­blo

Ma­ría Ca­llas fo­to­gra­fia­da en Nue­va York, en 1958. «No te­mo a nin­gún ri­val por­que no ten­go. El día que al­guien pue­da can­tar mi re­per­to­rio, en­ton­ces ha­bla­mos de ri­va­les», di­jo en aque­lla épo­ca so­bre Re­na­ta Te­bal­di.

En su ca­sa de Mi­lán, en 1958.

Ma­ría Ca­llas con Aris­tó­te­les Onas­sis en la is­la grie­ga de Skor­pios.

Re­pre­sen­ta­ción de Ma­da­ma But­terfly en Chica­go en 1955. Tras el es­pec­tácu­lo un po­li­cía se pre­sen­tó en su ca­me­rino pa­ra en­tre­gar­le, to­da­vía con el ki­mono pues­to, una ci­ta­ción del juez, a ins­tan­cias de su an­ti­guo re­pre­sen­tan­te, Ba­ga­rozy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.