La LIS­TA

La mo­de­lo y em­pren­de­do­ra so­cial KAR­LIE KLOSS nos des­ve­la có­mo es un día en su vi­da.

Harper's Bazaar (Spain) - - LA LISTA 24 HORAS -

6.30 H. Nor­mal­men­te me le­va nto a est a ho­ra. Te­nien­do en cuen­ta lo mu­cho que via­jo, mi te­lé­fono fun­cio­na tam­bién co­mo alar­ma. In­ten­to dor­mir en­tre 7 y 9 ho­ras ca­da no­che, ya que via­jar tan­to ha he­cho que apre­cie un buen sue­ño re­pa­ra­dor. Lo pri­me­ro que ha­go al le­van­tar­me es be­ber un gran va­so de agua con vi­na­gre de man­za­na y li­món, y des­pués me la­vo los dien­tes y la ca­ra. El cui­da­do de la piel es prio­ri­ta­rio pa­ra mí. Em­pie­zo usan­do un ex­fo­lian­te fa­cial sua­ve y lue­go un ro­di­llo de ja­de pa­ra re­du­cir la hin­cha­zón, pa­ra aca­bar mi ru­ti­na con una hi­dra­tan­te con pro­tec­ción so­lar. Ade­más me ase­gu­ro de be­ber mu­cha agua du­ran­te el día pa­ra te­ner la piel bien hi­dra­ta­da. 7.00 H. Creo que amar­se a una mis­ma es el su­per­po­der más im­por­tan­te que se pue­de te­ner y no sa­ca­rás más que be­nef­cios de to­do el em­pe­ño que pon­gas en ello. Ado­ro em­pe­zar el día ha­cien­do ejer­ci­cio. Al aca­bar voy a The Elk, uno de mis si­tios fa­vo­ri­tos pa­ra to­mar un ca­fé ma­tu­tino tras el en­tre­na­mien­to. 9.00 H. Sue­lo desa­yu­nar so­bre es­ta ho­ra. De­pen­dien­do del tiem­po que ten­ga, to­mo tor­ti­lla de cla­ras de hue­vo con agua­ca­te y sal­sa pi­can­te o un smoot­hie pro­teí­ni­co de cho­co­la­te ve­gano con le­che de al­men­dras y agua. 9.45 H. Si ten­go tiem­po, es­toy lis­ta en 45 mi­nu­tos o una ho­ra, pe­ro si ten­go pri­sa, en 20 mi­nu­tos ya pue­do sa­lir por la puer­ta. Mi look pre­fe­ri­do son va­que­ros de cin­tu­ra al­ta, ca­mi­se­ta me­ti­da por la cin­tu­ri­lla con cha­que­ta y mis za­pa­ti­llas Stan Smith o bo­ti­nes. Mi es­ti­lo es ro­pa ajus­ta­da con un to­que es­pe­cial. Me gus­ta ves­tir si­lue­tas sen­ci­llas y aña­dir jo­ye­ría, co­mo una gar­gan­ti­lla de Swa­rovs­ki, pa­ra apor­tar­le per­so­na­li­dad al con­jun­to. Ca­si nun­ca sal­go de ca­sa sin lle­var una com­bi­na­ción de ani­llos, co­lla­res y bra­za­le­tes. Me de­can­to por pie­zas fnas y dis­cre­tas, fá­ci­les de su­per­po­ner. Mis fa­vo­ri­tos son, sin du­da, los ani­llos. Me en­can­tan los fnos y so­brios, per­fec­tos pa­ra mez­clar y em­pa­re­jar. Cuan­do me veo con ener­gía me pon­go ima­gi­na­ti­va y me arries­go más. Mi ru­ti­na de ma­qui­lla­je es bas­tan­te mi­ni­ma­lis­ta. Me li­mi­to por lo ge­ne­ral a una cre­ma BB con una más­ca­ra de pes­ta­ñas que apor­te vo­lu­men y un to­que de bál­sa­mo la­bial o gloss. 11.00 H. In­ten­to me­di­tar an­tes de un día de tra­ba­jo im­por­tan­te. In­clu­so si son so­lo unos mi­nu­tos es de mu­cha ayu­da pa­ra que me re­la­je y me centre. Úl­ti­ma­men­te tam­bién con­fío mu­cho en el nue­vo dis­co de Haim, que me po­ne en el es­ta­do de áni­mo ade­cua­do pa­ra es­tar an­te la cá­ma­ra. Cual­quier can­ción de Be­yon­cé me sir­ve de igual ma­ne­ra. Pa­ra mí, una bue­na se­sión de fo­tos in­clu­ye bue­na mú­si­ca, bue­na com­pa­ñía y la li­ber­tad pa­ra in­ten­tar al­go nue­vo y ser crea­ti­va. 12.00 H. Mi des­can­so pa­ra co­mer de­pen­de siem­pre de la agen­da, pe­ro in­ten­to que sea so­bre el me­dio­día. Al­gu­nos de mis res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos son The Egg Shop o Two Hands. La co­mi­da es siem­pre fres­ca y es­pe­cial. In­ten­to ce­ñir­me a pro­teí­nas lim­pias y ver­du­ras, por lo que me en­can­ta el sus­hi o una en­sa­la­da de Sweet­green, me apor­ta ener­gía pa­ra to­do el día. Soy pes­ce­ta­ria­na, así que co­mo pes­ca­do –ni car­nes ro­jas ni po­llo–. 14.00 H. La se­sión de fo­tos pa­ra la cam­pa­ña Ho­li­day de

«H e tra­ba­ja­do en va­rias oca­sio­nes con Nao­mi Camp­bell, pe­ro no de­ja de ser irreal ver en ac­ción a tu ído­lo»

Swa­rovs­ki fue muy di­ver­ti­da. El DJ era Boy Geor­ge, y Jour­dan Dunn, Fei Fei Sun, Nao­mi Camp­bell y yo nos lo pa­sa­mos en gran­de bai­lan­do cu­bier­tas de cris­ta­les. Sin du­da, es al­go que no ol­vi­da­ré. He tra­ba­ja­do en va­rias oca­sio­nes con Nao­mi Camp­bell, pe­ro no de­ja de ser irreal ver en ac­ción a tu ído­lo. Es al­guien en quien me fjo des­de mis prin­ci­pios y ca­da vez que coin­ci­di­mos en una se­sión in­ten­to apren­der al­go de ella. Otra de mis re­fe­ren­cias es Ch­risty Tur­ling­ton. Re­def­nió lo que era ser una su­per­mo­de­lo, y de ella apren­dí que se pue­de te­ner una ca­rre­ra exi­to­sa en el mun­do de la mo­da al mis­mo tiem­po que se tie­nen in­tere­ses y pa­sio­nes fue­ra de él. Siem­pre pen­sé que se­gui­ría los pa­sos de mi pa­dre y se­ría mé­di­co. Des­de pe­que­ña me fas­ci­nan las ma­te­má­ti­cas y la cien­cia, y la me­di­ci­na pa­re­cía una ma­ne­ra ideal de com­bi­nar am­bas af­cio­nes a la vez que ayu­da­ba a los de­más. Pe­ro te­ner la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con to­das mis ami­gas en una se­sión es in­creí­ble. Es­toy muy agra­de­ci­da de po­der de­cir que es­te es mi tra­ba­jo. La mar­ca Swa­rovs­ki tie­ne un fuer­te sig­nif­ca­do emo­cio­nal pa­ra mi fa­mi­lia y pa­ra mí. Mis pa­dres y abue­los a me­nu­do me re­ga­la­ban pie­zas Swa­rovs­ki en las oca­sio­nes se­ña­la­das. Po­der tra­ba­jar en la ac­tua­li­dad con la mar­ca es co­mo vol­ver a vi­vir to­dos esos mo­men­tos es­pe­cia­les. 18.30 H. Cuan­do se aca­ba la se­sión me qui­to el ma­qui­lla­je que me han pues­to y re­to­mo el con­tac­to con el mun­do, res­pon­dien­do co­rreos elec­tró­ni­cos y men­sa­jes re­cien­tes. In­ten­to li­mi­tar el tiem­po que pa­so en las re­des so­cia­les. Du­ran­te el fn de se­ma­na me doy el gus­to de dor­mir y des­co­nec­tar del te­lé­fono un ra­to; lo apa­go los vier­nes y los sá­ba­dos por la no­che pa­ra to­mar­me un res­pi­ro. Ca­da vez que pue­do voy a mi ca­sa en St. Louis pa­ra pa­sar tiem­po con mi fa­mi­lia. Su amor y apo­yo me re­sul­tan fun­da­men­ta­les. 19.30 H. Las se­sio­nes fna­li­zan so­bre es­ta ho­ra por lo ge­ne­ral, así que es­te es mi mo­men­to de cenar. To­mo pro­teí­na lim­pia, co­mo el sal­món con ver­du­ras a la pa­rri­lla. Uno de mis lu­ga­res fa­vo­ri­tos pa­ra cenar es Lo­ring Pla­ce, en Green­wich Vi­lla­ge. Ha­cen una co­li­flor es­pe­cia­da y cru­jien­te in­creí­ble. Pe­se a que in­ten­to man­te­ner una die­ta sa­na y equi­li­bra­da tam­bién me gus­tan los dul­ces y dar­me el pla­cer de to­mar un he­la­do Ha­lo Top con cho­co­la­te os­cu­ro. Me en­can­ta hor­near y los pos­tres son mi es­pe­cia­li­dad. Ado­ro la re­ce­ta de ga­lle­tas de jen­gi­bre de mi abue­la. Tam­bién ex­pe­ri­men­to con di­fe­ren­tes re­ce­tas ve­ga­nas y le doy un to­que sa­lu­da­ble a al­gu­nas de mis ga­lle­tas y re­pos­te­rías pre­fe­ri­das. Mis otras af­cio­nes son bo­xear y la pro­gra­ma­ción in­for­má­ti­ca. 21.00 H. Si dis­pon­go de tiem­po me apa­sio­na dar­me un ba­ño re­la­jan­te con acei­tes esen­cia­les o sa­les y una agra­da­ble ve­la per­fu­ma­da. Em­pleo un lim­pia­dor sua­ve pa­ra la ca­ra y des­pués me apli­co una más­ca­ra fa­cial hi­dra­tan­te. Ha­ce po­co me te­ñí de pla­tino, lo que re­quie­re un cui­da­do ex­tra, así que po­ner­me una mas­ca­ri­lla ca­pi­lar de Chris­top­he Ro­bin se ha con­ver­ti­do en una par­te esen­cial de mi ru­ti­na ves­per­ti­na. 22.00 H. Du­ran­te la se­ma­na pro­cu­ro me­ter­me en la ca­ma a las 22.00 o las 23.00. Mi dor­mi­to­rio es mi san­tua­rio y me gus­ta que sea mi­ni­ma­lis­ta, or­de­na­do y lim­pio. Me fas­ci­na leer an­tes de dor­mir; es muy re­la­jan­te y me ayu­da a des­pe­jar la men­te. Mi li­bro fa­vo­ri­to es El al­qui­mis­ta, de Pau­lo Coel­ho. O, si en cam­bio es­toy muy can­sa­da, me duer­mo na­da más apo­yar la ca­be­za en la al­moha­da.

Kar­lie Kloss con pen­dien­tes de Cartier.

Kar­lie Kloss en un even­to en el MoMA de Nue­va York.

La mo­de­lo ves­ti­da de Dior a la lle­ga­da a su des­fi­le de pri­ma­ve­ra/ve­rano de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.