BLAN­CA Y RADIANTE

«Mien­tras la rei­na Isa­bel vi­va, to­do con­ti­nua­rá igual por­que ni Lady Di y su cri­sis pu­die­ron tam­ba­lear su sim­bo­lo­gía, ni la bo­da de Car­los con Ca­mi­la o es­ta otra de Harry»

Harper's Bazaar (Spain) - - ESTILO VIVIENDO RASÉ - JAI­ME PE­ÑA­FIEL

y otros en con­tra de es­ta chi­ca de Los Án­ge­les que vie­ne a con­ver­tir­se en du­que­sa de Sus­sex o co­mo ella mis­ma ha su­ge­ri­do (a mi jui­cio un tan­to osa­da) en una Lady Di di­gi­tal. Lo que que­da cla­ro es que el prín­ci­pe Harry ha que­ri­do dar un cla­ro men­sa­je al ca­sar­se con ella y es que la com­bi­na­ción de su sa­ber es­tar de ac­triz, con la elo­cuen­cia de una ex­blo­gue­ra y su son­ri­sa de un blan­co im­po­lu­to ma­de in L. A. pue­de ca­ta­pul­tar­te hoy al epi­cen­tro de la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca por­que pue­des te­ner en tu mano ple­be­ya el po­der de ac­tua­li­zar­la, de co­nec­tar­la con una reali­dad de hoy que qui­zás sea tan im­por­tan­te o más que esa ejem­pla­ri­dad de la que me ha­bla Jai­me. Un con­cep­to di­fu­so que se eva­po­ra en­tre la li­ge­re­za di­gi­tal co­mo el hu­mo de es­te té que de­gus­ta­mos en dos ta­zas con­me­mo­ra­ti­vas di­fe­ren­tes, que co­rres­pon­den a dos mun­dos ya an­ta­gó­ni­cos: él lo ha­ce en la del Ju­bi­leo de la rei­na Isa­bel de 1977 y yo le­van­to la de Harry y Meg­han que con el mer­chan­di­sing de su bo­da se­gui­rán lle­nan­do las ar­cas de la mo­nar­quía más sim­bó­li­ca y pop del pla­ne­ta. Y es que en to­da es­ta in­dus­tria ro­yal la es­té­ti­ca cuen­ta co­mo en nin­gu­na otra y Jai­me lo sa­be muy bien: «Mien­tras la rei­na Isa­bel vi­va, to­do con­ti­nua­rá igual por­que ni Lady Di y su cri­sis pu­die­ron tam­ba­lear su sim­bo­lo­gía, ni la bo­da de Car­los con Ca­mi­la o es­ta otra de Harry que po­dría apor­tar a su des­cen­den­cia ese re­no­va­dor mes­ti­za­je tan temido en otro tiem­po por los de­trac­to­res de Do­di al Fa­yed». Mien­tras Jai­me con­ti­núa con­tán­do­me anéc­do­tas de nues­tras bo­das reales fa­vo­ri­tas (la de As­trid de Bél­gi­ca in­clui­da que es­ta­ría en mi top fi­ve), le plan­teo du­das es­té­ti­cas an­te la desa­zón que me pro­du­cen tan­tas in­cóg­ni­tas (re­cor­de­mos que es­cri­bo es­tas lí­neas días an­tes del en­la­ce). Por ello qui­se so­li­ci­tar al ilus­tra­dor y di­se­ña­dor Xa­vi Fo­ra (que an­da­ba a mil pre­pa­ran­do bo­ce­tos del MET Ball pa­ra la frma de mo­da

mi­la­ne­sa en la que tra­ba­ja) que ima­gi­ne con­mi­go un po­si­ble ves­ti­do que acer­que a Nor­man Hart­nell (el di­se­ña­dor por ex­ce­len­cia de la ca­sa real bri­tá­ni­ca el pa­sa­do si­glo) y Meg­han Mar­kle, tan fel a su ami­ga y es­ti­lis­ta Jes­si­ca Mul­ro­ney, que es­tá en las an­tí­po­das de es­te uni­ver­so ex­tin­to. ¿Qué se­ría de ella cu­bier­ta de ale­go­rías y sím­bo­los bor­da­dos lle­van­do la tia­ra Spen­cer? ¿Y de Harry de uni­for­me de los Blues and Ro­yals de la Hou­sehold Ca­valry? En­tre es­pe­cu­la­cio­nes, té con pas­tas y las flo­res que emer­gen de mi som­bre­ro boa­ter de Ma­ria­na Barturen (con re­crea­ción de Sa­via Bru­ta ho­me­na­jean­do la pro­ce­sión so­bre el Tá­me­sis que tie­ne lu­gar ca­da 4 de ju­nio en­tre Wind­sor y Eton Co­lle­ge, del que Harry es exa­lumno), lle­ga el ba­ta­llón de ‘BAZAARet­tes’ que nos vi­si­tan en el pla­tó. Yo­lan­da Sacr is­tán, nues­tra di­rec­to­ra, a fa­vor de Meg­han, in­ten­ta ex­pli­car a Jai­me que es­ta­mos en el si­glo XXI y él le con­tes­ta que to­dos en Eu­ro­pa se han ca­sa­do me­jor que Fe­li­pe VI; yo des­de el XIX ha­blo con Su­sa­na Bláz­quez (di­rec­to­ra de be­lle­za) so­bre el perfume de Pra­da que habr ía es­co­gi­do si no lle­gan a en­car­gár­se­lo a Flo­ris (una ca­sa de per­fu­mes in­gle­ses del XVIII que nos alu­ci­na) y Ana Tovar, l a nu eva d i re c - to­ra de mo­da, me apun­ta un mo­de­lo de za­pa­to de Ro­ger Vi­vier co­mo po­si­ble elec­ción de Meg­han… Un guirigay que ali­ña es­te Vi­vien­do ra­séeeeeeeeee es­pe­cial bo­da real en el que no ha­go más que plan­tear­me, tras las pa­la­bras de Jai­me, si Harry ha­ce bien al ca­sar­se con Meg­han, en bus­ca de otro pa­ra­dig­ma de esa ejem­pla­ri­dad que ha cam­bia­do tan­to y que se adap­ta co­mo pue­de a un mun­do que na­da tie­ne que ver con el de mi in­fan­cia sin te­le­vi­sor; pe­ro en el que la ca­pa­ci­dad de es­tas mo­nar­quías an­ces­tra­les de ha­cer so­ñar a un ni­ño que se acer­que a es­ta bo­da real per­ma­ne­ce in­tac­ta.

Za­pa­to con cris­ta­les de Ro­ger Vi­vier, la pro­pues­ta de nues­tra di­rec­to­ra de mo­da. Nues­tra di­rec­to­ra de be­lle­za pro­po­ne Eau de Par­fum In­fu­sion de Ro­se de Pra­da, sua­ve y atemporal. Pa­ra el no­vio, na­da pue­de su­pe­rar Pa­na­ma de Boe­llis, lim­pio, em­pol­va­do y...

Días an­tes del en­la­ce, coin­ci­di­mos con Jai­me en que el se­cre­to me­jor guar­da­do de ca­da bo­da real es el ves­ti­do de la no­via y en que vol­ve­rá a ser blan­co (de Ralph & Rus­so) co­mo es tra­di­ción. Nos en­can­ta­ría que el re­cuer­do a Lady Di vi­nie­ra vía tia­ra,...

Nin­gún di­se­ña­dor ha do­ta­do de tan­ta pom­pa a los ves­ti­dos lu­ci­dos por miem­bros de es­ta ca­sa real co­mo Nor­man Hart­nell y na­die co­mo él ha tra­du­ci­do a ale­go­rías bor­da­das los sím­bo­los que han or­la­do ajua­res his­tó­ri­cos co­mo es­te de Isa­bel II en 1947, el de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.