Sop­hia Lo­ren, to­da una vi­da

Harper's Bazaar (Spain) - - DESTACADOS - Por Al­ber­to Pin­te­ño Fo­to­gra­fía de Fé­lix Va­lien­te Es­ti­lis­mo de Ana To­var

Su vi­da nun­ca fue un cuen­to de ha­das. Fue víc­ti­ma de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, de la po­bre­za y la mi­se­ria, de la fal­ta de un pa­dre y la re­com­pen­sa de otro hom­bre, Car­lo Pon­ti, por cu­yo amor es­tu­vo cen­su­ra­da y has­ta exi­lia­da de su Ná­po­les na­tal. Ca­si diez años des­pués de su úl­ti­mo po­sa­do, y de la mano de Gior­gio Ar­ma­ni, SOP­HIA LO­REN con­ce­de a HAR­PER’S BAZA AR Es­pa­ña la en­tre­vis­ta más emo­ti­va y des­ga­rra­do­ra de su ca­rre­ra. He aquí la historia de la bra­va –y úl­ti­ma– dio­sa del Olim­po del ci­ne.

Di­cen que no has vi­vi­do si no has vis­to ca­mi­nar a Sop­hia Lo­ren. Siem­pre creí que el es­cri­tor Sam Kash­ner se re­fe­ría a «con las pier­nas abier­tas y em­ba­ra­za­da en las ca­lles pe­dre­go­sas de Ná­po­les en Ayer, hoy y ma­ña­na, o atra­ve­san­do la cam­pi­ña ita­lia­na de­vas­ta­da por la gue­rra mien­tras se ba­lan­cea con una ma­le­ta en la ca­be­za en Dos mu­je­res ». O co­mo di­jo Ro­ber­to Be­nig­ni con en­tu­sias­mo: «Es co­mo ver a to­da Ita­lia ca­mi­nan­do: es­ta es la To­rre de Pisa, aquí el Pa­la­cio Pitti, allá los Uf­fi­zi… y las gón­do­las de Ve­ne­cia».

Pe­ro no. La pri­me­ra vez que vi en mi vi­da a Sop­hia Lo­ren fue, có­mo no, a tra­vés del ce­lu­loi­de. Re­cuer­do que no su­biría más de un me­tro del sue­lo, era aún un crío de ocho años allá por 1986. Uno de los me­jo­res ami­gos de mis pro­ge­ni­to­res di­ri­gía el je­re- zano Ci­ne De­li­cias y cuan­do que­rían en­ce­rrar­nos –y la sa­la es­ta­ba va­cía– nos ‘en­jau­la­ban’ entre las más de 300 bu­ta­cas de roí­do fel­tro ro­jo ha­cién­do­nos ‘tra­gar’ al­gu­na ‘ve­tus­ta’ cin­ta. Lo que nues­tros pa­dres creían que era un cas­ti­go, pa­ra no­so­tros se tra­ta­ba de una ben­di­ción. Y ahí es­tá­ba­mos, sie­te cria­tu­ras ab­sor­tas mien­tras una vo­lup­tuo­sa se­ño­ra mo­re­na se con­to­nea­ba des­po­ján­do­se de pren­das fren­te a Mar­ce­llo Mas­troian­ni en Ie­ri, og­gi, do­ma­ni de Vit­to­rio De Si­ca. Aho­ra, mi men­te vuel­ve a re­cor­dar aque­lla ci­ta: ‘No has vi­vi­do si no has vis­to ca­mi­nar a Sop­hia Lo­ren’.

Pe­ro tam­po­co. Hoy sí. La veo.Y la veo ca­mi­nar ha­cia mí. El re­loj de la sui­te pre­si­den­cial del ho­tel Gior­gio Ar­ma­ni de Mi­lán mar­ca pa­sa­das las do­ce de la ma­ña­na. Es la ho­ra fi­ja­da pa­ra nues­tra en­tre­vis­ta. En­tre­vis­ta po­sa­da que la di­va ita­lia­na no con­ce­de a un me­dio de co­mu­ni­ca­ción des­de ha­ce ca­si una dé­ca­da. Sen­ta­do en un am­plí­si­mo so­fá co­bri­zo, no­to có­mo mis pier­nas co­mien­zan a tem­blar cuan­do la puer­ta co­rre­de­ra a mi iz­quier­da se abre de par en par. 1,74 cen­tí­me­tros de au­tén­ti­ca be­lle­za en­vuel­tos en un mono azul Klein que des­ve­la sus aún pro­mi­nen­tes cur­vas a sus 84 años. «Ciao, ca­ro! Co­me stai?», di­ce con una son­ri­sa que abar­ca me­dio ros­tro. Co­mien­za a ca­mi­nar ha­cia mí cuan­do le ex­pe­lo: ¿Sa­be que di­cen que no has vi­vi­do si no has vis­to ca­mi­nar a Sop­hia Lo­ren?

Le da un ata­que de ri­sa. De­cía tam­bién Kash­ner que «Lo­ren es el paseo más fa­mo­so en la historia del ci­ne. ¿Quién más ins­pi­ra to­da la ga­ma de en­can­tos fe­me­ni­nos, des­de el se­xo has­ta la ma­ter­ni­dad? ¿Quién no sue­ña con que­dar­se dor­mi­do en un mo­men­to má­gi­co en el pe­cho de Sop­hia?». No es de ex­tra­ñar. Un ros­tro ma­ra­vi­llo­sa­men­te vul­pino, ca­si sa­tá­ni­co, pa­ra Ri­chard Bur­ton, mien­tras que pa­ra la ci­neas­ta y di­rec­to­ra Li­na Wert­mü­ller, que di­ri­gió a Lo­ren en cua­tro de sus pe­lí­cu­las, «es­tá Gar­bo, Die­trich, Mon­roe y Sop­hia».

Pe­ro, qui­zá, el paseo más fa­mo­so en la vi­da de Lo­ren –y el que más la ha acom­pa­ña­do– se ba­só en la obra del pe­rio­dis­ta y es­cri­tor ita­liano Al­ber­to Mo­ra­via La cio­cia­ra, que dio ba­se al guión de la pe­lí­cu­la Dos mu­je­res, tam­bién de Vit­to­rio De Si­ca. Sop­hia in­ter­pre­ta a Ce­si­ra, una mu­jer de ga­rra que, an­te el avan­ce de la gue­rra, de­ci­de huir de la ca­pi­tal ita­lia­na, ocu­pa­da du­ran­te nue­ve me­ses por el ejér­ci­to ale­mán. En ese paseo, que que­da­rá pa­ra siem­pre en la re­ti­na de la ci­ne­ma­to­gra­fía, Sop­hia ba­ja del tren jun­to a su hi­ja y no llevan na­da más que dos ma­le­tas que co­lo­can sobre su ca­be­za. Des­cal­zas y sin na­da más que su or­gu­llo, hu­yen del horror, la gue­rra y la mi­se­ria. Es­ta no fue más que una es­ce­na que Lo­ren ya ha­bía vi­vi­do, so­lo que el pa­pel prin­ci­pal lo pro­ta­go­ni­zó años an­tes su ma­dre, la siem­pre as­pi­ran­te a ac­triz Ro­mil­da Vi­lla­ni. Vi­lla­ni lu­chó to­da su vi­da por lo que hoy es su hi­ja, una estrella del ce­lu­loi­de, pe­ro se cru­zó en su ca­mino con Ric­car­do Sci­co­lo­ne.

«Mi vi­da no es un cuen­to de ha­das», di­ce Sop­hia mi­rán­do­me fja­men­te mien­tras jue­ga con una di­mi­nu­ta ta­za de té ver­de, de la que da pe­que­ños sor­bos. Y con­ti­núa: «Cuan­do eres pe­que­ña y vi­ves en una gue­rra es muy do­lo­ro­so. No pue­des dor­mir a cau­sa del so­ni­do de las bom­bas, de los dis­pa­ros, de oír que tus cer­ca­nos han muer­to. Y pien­sas que de­bes es­tu­diar pa­ra sa­lir de aque­llo. Pe­ro re­gre­sas al co­le­gio y el so­ni­do de los dis­pa­ros vuel­ve a re­tum­bar en ti, y pien­sas por mo­men­tos que tu vi­da va a ser siem­pre igual, que nun­ca sal­drás de aque­llo».

Sop­hia y su her­ma­na An­na Maria, tres años me­nor, se re­fu­gia­ban en ca­sa y pa­sa­ban las tar­des y las no­ches vien­do pe­lí­cu­las ame­ri­ca­nas de Ty­ro­ne Po­wer o Ri­ta Hay­worth. «To­do lo que yo so­ña­ba era con­ver­tir­me en uno de ellos, pe­ro no por te­ner sus vidas, sino por me­jo­rar la mía, la nues­tra. Al cum­plir los 13 años la gue­rra ha­bía aca­ba­do –re­cuer­da emo­cio­na­da Sop­hia–, y dos más tar­de de­ci­dí pre­sen­tar­me a un con­cur­so de be­lle­za en Ná­po­les, Prin­cess of the sea. Al co­mu­ni­cár­se­lo a mi ma­dre su pri­me­ra pre­gun­ta fue: ‘¿Y qué te vas a po­ner?’. Efec­ti­va­men­te, no te­nía na­da, so­lo des­par­pa­jo y unas ga­nas enor­mes de con­ver­tir­me en al­guien, de sa­lir en los pe­rió­di­cos, pe­ro no por la fa­ma, que­ría cam­biar el rum­bo de mi fa­mi­lia, sa­lir de ese ato­lla­de­ro, ayu­dar­les a me­jo­rar. Ne­ce­si­ta­ba dar­le a mi gen­te al­go por lo que se­guir vi­vien­do». Le­la, su abue­la, co­mo en una pre­mo­ni­ción de Lo que el vien­to se lle­vó, de­ci­dió des­col­gar del sa­lón unas cor­ti­nas de co­lor rosa pa­lo pa­ra con­fec­cio­nar un ves­ti­do y pin­tó de blan­co unas vie­jas san­da­lias de piel. Así, Sop­hia lo­gró ser una de las do­ce prin­ce­sas que acom­pa­ña­ban a la rei­na de Ná­po­les y su ros­tro sa­lió pu­bli­ca­do en el dia­rio de la su­re­ña ciu­dad ita­lia­na.

Hen­chi­da de or­gu­llo, Ro­mil­da cre­yó que era el mo­men­to pa­ra via­jar has­ta Ro­ma y en­se­ñar­le al pa­dre de Sop­hia en quién se ha­bía con­ver­ti­do su hi­ja. «Yo no co­no­cía a mi pa­dre, nos ha­bía de­ja­do aban­do­na­das, y mi ma­dre sim­ple­men­te que­ría que me vie­se. Des­pués de mu­chas pes­qui­sas con­se­gui­mos con­tac­tar con él y nos vi­mos, nos vi­mos… –re­pi­te con año­ran­za–. Pe­ro nos di­mos cuen­ta de que aque­llo no cam­bia­ría en na­da nues­tra vi­da, mi pa­dre no iba a ha­cer na­da pa­ra trans­for­mar la si­tua­ción.Y nos mar­cha­mos».

Esa no­che pi­die­ron au­xi­lio a un pri­mo que vi­vía en la ca­pi­tal pa­ra que les die­ra alo­ja­mien­to. Al día si­guien­te les co­mu­ni­có a Ro­mil­da y Sop­hia que se es­ta­ba ro­dan­do Quo Va­dis en Ro­ma y que por ha­cer de ex­tra po­drían ga­nar al­gún di­ne­ri­llo. «Re­cuer­do que mi ma­dre y yo tra­ba­já­ba­mos día y no­che ves­ti­das de fgu­ran­te, pe­ro cuan­do aque­llo ter­mi­nó nos sen­ti­mos perdidas. No te­nía­mos di­ne­ro y no po­día­mos pa­gar ca­sa, ro­pa y co­mi­da. Fue en­ton­ces cuan­do co­no­cí a una chi­ca que tra­ba­ja­ba en el mun­do de la pro­duc­ción –acier­ta a re­sol­ver mien­tras le cam­bia el ges­to tris­te por el jú­bi­lo– que me in­vi­tó a sa­lir a un night club, don­de co­no­cí a una fa­mi­lia que or­ga­ni­za­ba otro con­cur­so de be­lle­za, el de Miss Ro­ma. Entre el ju­ra­do ha­bía mu­chos pro­duc­to­res de ci­ne y uno de ellos era el se­ñor Car­lo Pon­ti, que pa­ra mí en­ton­ces so­lo era un nom­bre, no ha­bía vis­to nin­gu­na de sus pe­lí­cu­las.

Allí mis­mo me di­jo que te­nía mu­chas po­si­bi­li­da­des de ga­nar. Po­co des­pués me pa­sé por su des­pa­cho pa­ra de­cir­le que no te­nía ves­ti­do pa­ra pre­sen­tar­me al cer­ta­men de be­lle­za. ‘¡Prué­ba­te el que quie­ras!’, me di­jo gi­rán­do­se ha­cia un ar­ma­rio re­ple­to de ves­ti­dos usa­dos por las ac­tri­ces que ha­bían par­ti­ci­pa­do en sus pe­lí­cu­las. Ele­gí uno y me di­jo: ‘¿Sa­bes quién usó ese ves­ti­do? Gi­na Lo­llo­bri­gi­da’. ¡Gi­na!, ex­cla­mé yo, lo quie­ro». Días des­pués se co­ro­nó co­mo la se­gun­da mu­jer más her­mo­sa de Ro­ma y su ros­tro vol­vió a ocu­par las por­ta­das de pe­rió­di­cos, re­vis­tas y pro­gra­mas de te­le­vi­sión. Co­men­za­ron po­co a po­co a ofre­cer­le pe­que­ños pa­pe­les y a co­dear­se con es­tre­llas co­mo Dino De Lau­ren­tiis, en aquel mo­men­to es­po­so de Sil­va­na Man­gano, o el có­mi­co ita­liano To­tó. Por en­ton­ces, su amis­tad con Car­lo Pon­ti cre­cía y se ha­cía más di­fí­cil pa­ra el res­to. «Él era 22 años ma­yor que yo y po­ca gen­te lo en­ten­día.Ade­más, es­ta­ba ca­sa­do –se des­po­só a los 29 años con Giu­lia­na Fias­tri, hi­ja de un ge­ne­ral– y el di­vor­cio era muy di­fí­cil».

PRE­GUN­TA: ¿Es us­ted tan fuer­te co­mo apa­ren­ta?

RES­PUES­TA: No, no lo soy. Soy muy fuer­te cuan­do creo en al­go, si no pue­do lle­gar a ser muy dé­bil. La gen­te pue­de he­rir­me muy fá­cil­men­te cuan­do no­to que

« De jo­ven no te­nía na­da, so­lo des­par­pa­jo y unas ga­nas enor­mes de con­ver­tir­me en al­guien pa­ra cam­biar el rum­bo de mi fa­mi­lia »

al­go es­tá mal, es in­co­rrec­to o fal­so.

P: ¿La han he­ri­do mu­chas ve­ces?

R: Bueno, no crea, por­que siem­pre he sa­bi­do ro­dear­me de gen­te ‘nor­mal’. Ado­ro a la gen­te cer­ca­na, que los to­co y sien­to. Es­ta mu­jer que ten­go fren­te a mí fue tam­bién la pri­me­ra en ga­nar un Os­car en una len­gua ex­tran­je­ra ha­cien­do historia en el mun­do del ci­ne. Fue en 1962 por Dos mu­je­res, ro­da­da ín­te­gra­men­te en ita­liano: «Ja­más ha­bía su­ce­di­do nun­ca an­tes. Fue al­go in­creí­ble que re­cor­da­ré to­da mi vi­da. Guar­do aún en mi ca­be­za to­dos los de­ta­lles de aque­lla ma­dru­ga­da. Yo no qui­se ir a la ce­re­mo­nia, creo que de lo con­tra­rio nun­ca ha­bría ga­na­do. Así que me que­dé en ca­sa y ni si­quie­ra vi la ga­la. Eran las seis de la ma­ña­na cuan­do Cary Grant me lla­mó: ‘¡Has ga­na­do! ¡has ga­na­do!’. Me caí de­rrum­ba­da en el so­fá.

P: A ve­ces mi­ra ha­cia atrás y pien­sa, ¿qué he he­cho yo pa­ra me­re­cer es­to?

R: Sí.Y pien­so si he si­do in­te­li­gen­te pa­ra es­tar en el lugar co­rrec­to con la gen­te pre­ci­sa o si por el con­tra­rio lo me­rez­co por­que he es­ta­do tan cer­ca de lo que real­men­te ama­ba ha­cer…

P: ¿Aun­que su ex­pe­rien­cia en Holly­wood fue igual de po­si­ti­va?

R: No, no fue al­go bo­ni­to. Me re­cuer­do siem­pre en un co­che, yen­do de ca­lle en ca­lle, de un tea­tro a otro. Era muy di­fe­ren­te. Ima­gi­na una ita­lia­na sin ha­blar in­glés allí. Du­ro, fue du­ro. Pe­ro crees que es­tás en el si­tio co­rrec­to en el mo­men­to co­rrec­to, in­clu­so cuan­do pien­sas que no to­do te va bien.

P: Ha­ce cua­tro años de­ci­dió pu­bli­car su au­to­bio­gra­fía, ¿por qué en­ton­ces?

R: No sé cuán­tas au­to­bio­gra­fías se han pu­bli­ca­do de mí a lo lar­go de mi ca­rre­ra. Mu­chas, mam­ma mia! Y al­gu­nas se acer­can, pe­ro yo nun­ca he pu­bli­ca­do na­da.

P: ¿Qué ha­bría si­do de no ha­ber si­do ac­triz?

R: No lo sé, qui­zá doc­to­ra. O qui­zá es­cri­to­ra y guio­nis­ta.

P: ¿Se arre­pien­te de al­go en su vi­da?

R: Nooooo –di­ce alar­gan­do ad inf­ni­tum la ne­ga­ción–. De na­da. Qui­zá so­lo hay una co­sa, pe­ro no de­pen­día de mí, y es que mi ma­ri­do se fue­se tan pron­to. To­do lo que soy se lo de­bo a Car­lo. Esa per­so­na que me in­tro­du­jo en el mun­do del ci­ne, quien me pres­tó ro­pa, me dio co­bi­jo, amor, me hi­zo a mí mis­ma, ese hom­bre fue Car­lo Pon­ti. Y el pa­dre de mis dos hi­jos, lo más im­por­tan­te de to­do… En ese pre­ci­so ins­tan­te lan­za una des­co­mu­nal son­ri­sa y sin de­cir pa­la­bra se le­van­ta del so­fá pa­ra di­ri­gir de nue­vo sus pa­sos a la ha­bi­ta­ción de la sui­te. Re­gre­sa en es­ca­sos se­gun­dos con un ál­bum de fo­tos entre las ma­nos. Se vuel­ve a sen­tar a mi la­do, lo abre y re­pa­sa­mos jun­tos las más de cien fo­to­gra­fías, una a una, de la que aho­ra es su vi­da y sus re­cuer­dos: su ca­sa en Gi­ne­bra, Sui­za, y la vi­da ame­ri­ca­na de sus dos hi­jos, Car­lo, pia­nis­ta, y Edoar­do, ci­neas­ta, con el que va a co­la­bo­rar en su pró­xi­ma pe­lí­cu­la, La vie de­vant soi.

P: ¿Ha re­nun­cia­do a al­go en su vi­da?

R: He re­nun­cia­do a co­sas, pe­ro nun­ca me he arre­pen­ti­do de ello. He si­do frme y fel con­mi­go mis­ma. Aho­ra so­lo ne­ce­si­to se­re­ni­dad en mi vi­da y un fu­tu­ro pa­ra mis hi­jos. Sop­hia se des­pi­de con un be­so en mi me­ji­lla, apo­ya sus enor­mes ma­nos a ca­da la­do de mi ros­tro y me be­sa la fren­te. Tut­ta la for­tu­na per te, creo oír­le de­cir. Emo­cio­na­da, se le­van­ta y gi­ra sus pa­sos de nue­vo ha­cia la ha­bi­ta­ción cuan­do, de es­pal­das, gi­ra la ca­be­za ha­cién­do­me un ges­to de des­pe­di­da. Ciao! Di­cen que no has vi­vi­do si no has vis­to ca­mi­nar a Sop­hia Lo­ren.

Sop­hia Lo­ren fo­to­gra­fia­da por Ri­chard Ave­don pa­ra la por­ta­da de HAR­PER’S BA­ZAAR USA de di­ciem­bre de 1965.

La di­va ita­lia­na en por­ta­da de HAR­PER’S BA­ZAAR USA de sep­tiem­bre de 1961, tam­bién por Ri­chard Ave­don.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.