El ca­mino ha­cia el éxi­to de Ste­lla Lu­na

Harper's Bazaar (Spain) - - DESTACADOS - Por Sa­ra Her­nan­do

De es­ti­lis­ta a di­se­ña­do­ra de éxi­to. La ca­rre­ra de Ca­pu­ci­ne Saf­yurtlu cam­bió cuan­do, en 2016, le ofre­cie­ron la di­rec­ción crea­ti­va de STE­LLA LU­NA, una frma de za­pa­tos des­co­no­ci­da que en dos años es­ca­sos ha trans­for­ma­do en una de las más desea­das del mun­do.

Lo mío con los za­pa­tos más que una historia de amor es una ob­se­sión», se sin­ce­ra Ca­pu­ci­ne Saf­yurtlu (Pa­rís, 1979). Es­ti­lis­ta repu­tada –par­ti­ci­pó en el l an­za­mien­to de Nu­mé­ro, ade­más de tra­ba­jar du­ran­te años jun­to a Em­ma­nue­lle Alt–, Saf­yurtlu cam­bió de ban­do en fe­bre­ro de 2016 cuan­do Step­hen Chi, fun­da­dor y con­se­je­ro de­le­ga­do de Ste­lla Lu­na, la in­vi­tó a unir­se a su fir­ma. «Co­no­cí a Step­hen ha­ce años mien­tras aún tra­ba­ja­ba en el mun­do edi­to­rial. Cuan­do de­ci­dí de­jar­lo me pre­gun­tó si me gus­ta­ría ser con­sul­to­ra de su em­pre­sa. Aque­llo aca­bó en una co­lec­ción cápsula que tu­vo mu­cho éxi­to y po­co des­pués pa­sé a ser la di­rec­to­ra crea­ti­va de to­das las lí­neas. Fue al­go muy or­gá­ni­co», re­cuer­da. Su gus­to ex­qui­si­to, cin­ce­la­do du­ran­te su di­la­ta­da ca­rre­ra co­mo es­ti­lis­ta, y su pro­fun­do co­no­ci­mien­to del me­dio han lo­gra­do que en tan so­lo dos años es­ta fir­ma, fun­da­da en 2006 pe­ro des­co­no­ci­da pa­ra la gran ma­yo­ría, ha­ya al­can­za­do un re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal: «Step­hen que­ría abrir un nue­vo ca­pí­tu­lo en la

historia de Ste­lla Lu­na y des­de el prin­ci­pio me per­mi­tió cam­biar el ADN. Cuan­do em­pe­cé me di cuen­ta de que fal­ta­ba un es­ti­lo pro­pio don­de po­der ver­te­brar to­das las co­lec­cio­nes.Y esa fue mi mi­sión prin­ci­pal, res­ta­ble­cer los có­di­gos de Ste­lla Lu­na». Vo­lan­tes, la­zos y una he­bi­lla dorada, que ya se ha con­ver­ti­do en mar­ca de la ca­sa, le han ser­vi­do a es­ta crea­do­ra pers­pi­caz pa­ra des­per­tar el de­seo de la po­bla­ción fe­me­ni­na, ob­je­ti­vo úl­ti­mo de to­da fir­ma de lu­jo. «Soy una per­so­na muy es­pon­tá­nea, tan­to en mi vi­da pri­va­da co­mo en mi tra­ba­jo. Nun­ca le doy de­ma­sia­das vuel­tas a los di­se­ños por­que pre­fie­ro fiar­me de mi in­tui­ción», con­ce­de. Sus co­lec­cio­nes, que be­ben de la dé­ca­da de los años se­sen­ta y se­ten­ta, y en las que se pue­de en­con­trar des­de san­da­lias pla­nas a bo­ti­nes con ta­cón de agu­ja, acu­mu­lan apa­ri­cio­nes en las re­vis­tas de mo­da, ade­más de ago­tar­se en los nu­me­ro­sos pun­tos de ven­ta con los que cuen­ta la fir­ma en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Asia. «Ste­lla Lu­na es la unión de Orien­te y Oc­ci­den­te. Es fru­to de la vi­sión de Step­hen Chi, de ori­gen asiático pe­ro edu­ca­do en Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más to­dos los za­pa­tos se crean entre nues­tro es­tu­dio en Pa­rís y la re­gión ita­lia­na de la Ri­vie­ra del Bren­ta, y se fa­bri­can en Chi­na», ex­pli­ca. Un es­pí­ri­tu mul­ti­cul­tu­ral aun­que, sin em­bar­go, sus di­se­ños be­ben de la esen­cia pa­ri­si­na en la que es­ta crea­do­ra atí­pi­ca se sien­te co­mo pez en el agua: «Su­pon­go que no lo pue­do evi­tar. Na­cí en Pa­rís y es­ta es mi for­ma de en­ten­der la mo­da». Saf­yurtlu tam­bién reivin­di­ca el pa­pel fe­me­nino en una dis­ci­pli­na co­pa­da des­de ha­ce dé­ca­das por los hom­bres. «Hay muy po­cas di­se­ña­do­ras de za­pa­tos, lo cual me cues­ta en­ten­der por­que creo que so­lo no­so­tras po­de­mos sa­ber lo que ne­ce­si­ta­mos en ca­da mo­men­to. Cuan­do di­se­ño pien­so en las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras que quie­ren es­tar có­mo­das sin re­nun­ciar a su feminidad», sos­tie­ne. Con unos pre­cios que os­ci­lan entre los 300 eu­ros de un par de san­da­lias y los 500 de unas bo­tas, Ste­lla Lu­na lu­cha por con­ver­tir­se en una de las fir­mas de re­fe­ren­cia den­tro de un mer­ca­do con una com­pe­ten­cia bru­tal: «Me gus­ta po­der ofre­cer co­sas que co­mo mu­jer no en­cuen­tro en las tien­das. Es­te es el ma­yor éxi­to de Ste­lla Lu­na».

«Soy una per­so­na muy es­pon­tá­nea, tan­to en mi vi­da pri­va­da co­mo en mi tra­ba­jo. Nun­ca le doy de­ma­sia­das vuel­tas a los di­se­ños por­que pre­fe­ro far­me de mi in­tui­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.