Karl La­ger­feld se con­fie­sa

Harper's Bazaar (Spain) - - DES­TA­CA­DOS - Por Jus­ti­ne Pi­car­die

Du­ran­te los úl­ti­mos 35 años KARL LA­GER­FELD ha re­vi­ta­li­za­do Cha­nel sien­do fel a la vi­sión ori­gi­nal de su fun­da­do­ra. Aho­ra habla con la directora de HAR­PER’S BA­ZA AR UK so­bre su se­ve­ra ma­dre, sus ini­cios co­mo cos­tu­re­ro en el Pa­rís de los años 50 y por qué odia los ves­ti­dos an­ti­guos pe­ro aco­ge en su ho­gar a los fan­tas­mas.

En las dos dé­ca­das que ha­ce que co­noz­co a Karl La­ger­feld siem­pre ha si­do re­ti­cen­te a re­ve­lar los de­ta­lles de su pa­sa­do o sus pla­nes fu­tu­ros. «No sien­to ni re­mor­di­mien­tos ni arre­pen­ti­mien­tos», apun­tó en una oca­sión. «En lo re­fe­ren­te al pa­sa­do su­fro am­ne­sia». En otra, de­cla­ró: «Lo úl­ti­mo que quie­ro ha­cer es def­nir­me. Ma­ña­na tal vez sea di­fe­ren­te a có­mo soy hoy». Aun así, du­ran­te esos y otros en­cuen­tros, La­ger­feld siem­pre me ha pa­re­ci­do al­guien ple­na­men­te diá­fano: ingenioso, pers­pi­caz, afla­do co­mo un cu­chi­llo, pe­ro con mu­cha fre­cuen­cia ines­pe­ra­da­men­te ama­ble. Pe­ro si ver­da­de­ra­men­te es, co­mo él elige ser, in­def­ni­ble, tal vez la op­ción más sa­bia sea des­cri­bir­le co­mo le veo en es­te nuestro en­cuen­tro más re­cien­te, que tie­ne lu­gar en su es­tu­dio crea­ti­vo en Cha­nel, en la rue Cam­bon. Es vier­nes por la tar­de y el edif­cio es­tá inusual­men­te si­len­cio­so du­ran­te el bre­ve lim­bo que exis­te en­tre dos gran­des des­fles –la be­lla­men­te evo­ca­do­ra co­lec­ción de oto­ño/in­vierno 2018 que yo ha­bía vis­to el mes an­te­rior y la más de­sen­fa­da­da co­lec­ción cru­ce­ro cu­yos de­ta­lles el di­se­ña­dor es­tá fna­li­zan­do es­ta tar­de–. Tie­ne el mis­mo as­pec­to de siem­pre, me­nos en un de­ta­lle: ma­yes­tá­ti­co con una ca­mi­sa de cue­llo al­to al­mi­do­na­do, va­que­ros ne­gros, cha­que­ta ne­gra en­ta­lla­da, pe­lo blan­co re­cién em­pol­va­do, en es­ta oca­sión su mo­no­cro­má­ti­co uni­for­me es­tá ro­to por una bar­ba pla­tea­da. Le da un as­pec­to ines­pe­ra­da­men­te gen­til; tan­to que ten­go que fre­nar­me pa­ra no aca­ri­ciár­se­la. Pre­gun­to en voz al­ta si a su ado­ra­da ga­ta Chou­pet­te le gus­ta que la bar­ba de su amo sea del mis­mo co­lor que su pe­la­je. «¡Sí! –con­tes­ta Karl en­tu­sias­ma­do–. Lo úni­co que no le gus­ta es cuan­do me duer­mo y le doy la es­pal­da, se po­ne fu­rio­sa». Chou­pet­te y Karl duer­men jun­tos, co­mo se es­pe­ra de una pa­re­ja bien ave­ni­da, en una ca­ma de lino blan­co y en­ca­je an­ti­guo. «Si tie­ne ham­bre se le­van­ta y va a la co­ci­na –ex­pli­ca–, y si no hay nada vuel­ve a la ca­ma y me des­pier­ta sal­tan­do so­bre mí.Y a ve­ces quie­re ju­gar en me­dio de la no­che. Ju­gue­tea conmigo y me muer­de a tra­vés de la fna man­ta de ve­rano de cash­me­re ». «Ca­da vez os vais a pa­re­cer más», le di­go. «Sí, co­mo una vie­ja pa­re­ja», res­pon­de con una son­ri­sa, mien­tras me enseña fotos de Chou­pet­te en su iPho­ne. «Es co­mo una per­so­na sen­ti­men­tal. Es muy gra­cio­sa, cuan­do leo el periódico lo lee conmigo.Tam­bién co­me en la me­sa, no en el sue­lo. Si la co­mi­da es­tá en el sue­lo ni la to­ca. Es muy hu­ma­na… A ve­ces creo que es la re­en­car­na­ción de mi ma­dre». Ah, Eli­sa­beth, la ma­dre de Karl, una in­tri­gan­te mu­jer so­bre la que siem­pre he que­ri­do sa­ber más, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta la aver­sión de La­ger­feld a ha­blar so­bre su in­fan­cia. Hoy, en cam­bio, es más fran­co de lo ha­bi­tual. La se­gun­da es­po­sa de Ot­to La­ger­feld –un prós­pe­ro em­pre­sa­rio ale­mán que di­ri­gía una em­pre­sa de le­che eva­po­ra­da–, Eli­sa­beth, ejer­ció una gran in­fuen­cia so­bre su úni­co hi­jo. Karl la des­cri­be co­mo ‘per­fec­ta’, aun­que ca­da vez que habla de sus ac­tos me pa­re­ce te­rro­ríf­ca: gol­pean­do los de­dos de su hi­jo con la ta­pa del piano mien­tras es­te prac­ti­ca­ba pa­ra or­de­nar­le que lo de­ja­se y se de­di­ca­se a di­bu­jar por­que «ha­ce me­nos rui­do»; ri­di­cu­li­zán­do­le en to­do mo­men­to –di­cién­do­le que sus manos eran feas, sus fo­sas na­sa­les de­ma­sia­do an­chas, su pe­lo ab­sur­do–.Tal era su in­ten­sa au­to­ri­dad que el di­se­ña­dor si­gue lle­van­do mi­to­nes en pú­bli­co pa­ra ocul­tar sus ofen­si­vas manos. Pe­ro pe­se a to­do es­to, pa­re­cía te­ner to­tal con­fan­za en la ca­pa­ci­dad de Karl pa­ra cui­dar de sí mis­mo; y su con­si­guien­te au­to­dis­ci­pli­na –nun­ca ha fu­ma­do o to­ma­do dro­gas, ni ha abu­sa­do del al­cohol– le ha ve­ni­do muy bien en una lar­ga ca­rre­ra que ha du­ra­do mu­cho más que la de Yves Saint Lau­rent, su frá­gil con­tem­po­rá­neo –que os­ci­la­ba en­tre la de­pre­sión y el he­do­nis­mo–. Cuan­do era ado­les­cen­te, Karl le pi­dió a sus pa­dres si po­día de­jar su ho­gar en Ale­ma­nia pa­ra es­tu­diar en Pa­rís. «La gen­te le de­cía a mi ma­dre,‘Se va a per­der’, y mi ma­dre ob­je­ta­ba,‘Hay gen­te que se pier­de, y mi hi­jo es del ti­po de per­so­na que no se per­de­rá’». Se de­mos­tró que te­nía razón cuan­do Karl en­con­tró tra­ba­jo en 1954, co­mo asis­ten­te en la ca­sa de al­ta cos­tu­ra de Bal­main, tras ga­nar un pre­mio en un con­cur­so de mo­da patrocinado por el Se­cre­ta­ria­do Internacional de la La­na gracias a su di­se­ño de un abri­go. –Saint Lau­rent ga­nó tam­bién un pre­mio ese mis­mo año, y los dos se hi­cie­ron ami­gos en los comienzos de sus carreras–. Cuan­do le pre­gun­to có­mo era Pie­rre Bal­main, me cuen­ta: «com­ple­jo, al­go snob, no muy agra­da­ble, pe­ro ado­ra­ba ver­le tra­ba­jar». Fue du­ran­te su aprendizaje cuan­do desa­rro­lló su especial talento pa­ra el di­bu­jo. «Apren­dí del mo­do más abu­rri­do del ➤

mun­do: cuan­do es­ta­ba en Bal­main no te­nía­mos fo­to­co­pia­do­ra, así que de­bía­mos di­bu­jar ca­da ves­ti­do… Te­nías que tra­ba­jar muy du­ro du­ran­te las tres se­ma­nas pos­te­rio­res a pre­sen­tar la co­lec­ción, has­ta las dos de la ma­ña­na ca­da día, bo­ce­tan­do to­do por­que esos di­bu­jos se man­da­ban a los clien­tes. Por eso en mis bo­ce­tos puedes ver to­dos los de­ta­lles téc­ni­cos». Esas ilus­tra­cio­nes si­guen ci­men­tan­do to­do lo que pro­du­ce en la ac­tua­li­dad, pa­ra Fen­di así co­mo pa­ra Cha­nel y su mar­ca ho­mó­ni­ma, aun­que des­cri­be es­ta úl­ti­ma co­mo «más bien una ca­ri­ca­tu­ra de mí mis­mo». Ade­más de ser evi­den­cia de su maes­tría téc­ni­ca, los bo­ce­tos mues­tran tam­bién un evo­ca­ti­vo sen­ti­do de la vi­da; mu­cho más, le co­men­to, del que se per­ci­be a me­nu­do en un ves­ti­do an­ti­guo. «Sí, odio los ves­ti­dos an­ti­guos –re­pli­ca–. Veo las pren­das vin­ta­ge y me pa­re­ce lo más de­pri­men­te del mun­do». Pe­ro, aun­que siem­pre mi­ra adelante, ha­cia su pró­xi­mo des­fi­le y una ins­pi­ra­ción fu­tu­ra, si­gue sien­do un aten­to tra­duc­tor de los có­di­gos de los creadores pa­sa­dos, in­clu­yen­do a la pro­pia Ga­brie­lle Cha­nel. Cuan­do Karl se con­vir­tió en di­rec­tor crea­ti­vo de Cha­nel en 1983 la mar­ca ha­bía cam­bia­do muy po­co des­de la muer­te de su fun­da­do­ra en 1971, y ro­za­ba la de­fun­ción. Su genio con­sis­tió en dar nueva vi­da a las icó­ni­cas crea­cio­nes de la di­se­ña­do­ra –los cor­tos ves­ti­dos ne­gros, las cha­que­tas de tweed y las per­las, que si­guen sien­do si­nó­ni­mo de Cha­nel– sin ser ex­ce­si­va­men­te re­ve­ren­cial. Al lo­grar­lo ha he­cho que la fir­ma sea incluso más exi­to­sa; de he­cho, cuan­do la mai­son re­ve­ló sus ci­fras de ven­tas es­te ju­nio, por pri­me­ra vez en sus 108 años de historia, se hi­zo pú­bli­co que las ven­tas to­ta­les en 2017 ro­za­ban los 10.000 mi­llo­nes de eu­ros –un 11 por cien­to más que el año an­te­rior, y un ma­yor in­cre­men­to que sus ri­va­les–. Aun­que Karl ha­ce que su maes­tría de la mo­da pa­rez­ca sen­ci­lla, y no da im­por­tan­cia a sus lo­gros, su aprendizaje fue lar­go y con­cien­zu­do; tras tres años tra­ba­jan­do pa­ra Bal­main pa­só a la his­tó­ri­ca ca­sa de cou­tu­re de Jean Pa­tou. «En Pa­tou apren­dí real­men­te a ha­cer ro­pa, du­ran­te cin­co años –ex­pli­ca–. Los cos­tu­re­ros de los años 20 se­guían allí, y me en­se­ña­ron to­do…».Tras sen­tar unos ci­mien­tos me­ticu­losos em­pe­zó a co­la­bo­rar con otras ca­sas, la más no­ta­ble Ch­loé, y en 1965 co­men­zó su fruc­tí­fe­ra re­la­ción con Fen­di, que pro­si­gue hoy en día. Pe­ro lo que me re­sul­ta más asom­bro­so no es so­lo la lon­ge­vi­dad de Karl en una in­dus­tria que ha des­tro­za­do a tan­tos di­se­ña­do­res, sino su con­ti­nuo per­fec­cio­nis­mo com­bi­na­do con un in­tui­ti­vo sen­ti­do de lo que atrae­rá a los vo­lu­bles con­su­mi­do­res de las marcas de lu­jo.Va más allá de la pro­fe­sio­na­li­dad, aun­que es el pro­fe­sio­nal por ex­ce­len­cia, nun­ca de­jan­do que su vi­da per­so­nal afec­ta­se a su tra­ba­jo. Al con­tra­rio, con ca­da año su tra­ba­jo es ca­da vez más im­por­tan­te en su vi­da: apar­te de Chou­pet­te, no pa­re­ce amar nada más que di­se­ñar, bo­ce­tar, leer o so­ñar, com­bi­nán­do­lo to­do pa­ra crear una se­rie de co­lec­cio­nes ex­tra­or­di­na­ria­men­te se­duc­to­ras. Me cuen­ta una historia que a pri­me­ra vis­ta pa­re­ce su­ge­rir que su éxi­to ha si­do un ac­to del des­tino: «Una vi­den­te me di­jo cuan­do era muy jo­ven,‘Tu historia es ex­tra­ña. Pa­ra ti, real­men­te em­pie­za cuan­do aca­ba pa­ra los de­más’». Pe­ro in­me­dia­ta­men­te des­pués de de­cir es­to es co­mo si la bur­lo­na voz de su ma­dre hi­cie­se eco den­tro de su cabeza. «Aho­ra ten­go tiempo pa­ra pen­sar las co­sas, y creo que nun­ca es lo suf­cien­te­men­te bueno, que soy un va­go. Pe­ro no lo soy, ado­ro el tra­ba­jo.Y no ol­vi­des que ha­go mi tra­ba­jo en las me­jo­res con­di­cio­nes, aquí en Cha­nel y en LVMH [due­ña de Fen­di]. No asis­to a reunio­nes, na­die me da ór­de­nes, sim­ple­men­te ex­pli­co lo que quie­ro». Su re­la­ción con Ber­nard Ar­nault, pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de LVMH, es cá­li­da y ba­sa­da en un res­pe­to mu­tuo, mien­tras que def­ne a los Wert­hei­mer, pro­pie­ta­rios de Cha­nel des­de ha­ce años, co­mo «ca­si mi fa­mi­lia».Tam­bién ha cul­ti­va­do un clan muy cer­cano que le ro­dea en el tra­ba­jo: Vir­gi­nie Viard, la directora del es­tu­dio de mo­da de Cha­nel, que lle­va 30 años a su la­do; Aman­da Har­lech, que se unió a Karl co­mo con­sul­to­ra crea­ti­va en 1996; su asis­ten­te per­so­nal, Se­bas­tien Jon­deau, que cui­da de él des­de ha­ce dos dé­ca­das, y un pu­ña­do de colaboradores, to­dos ellos ex­cep­cio­nal­men­te fe­les. Pe­ro el di­se­ña­dor es tam­bién fe­liz pa­san­do el tiempo en so­le­dad con su vas­ta co­lec­ción de li­bros, re­tor­nan­do a los clá­si­cos, co­mo la poesía de Emily Dic­kin­son y la pro­sa de Co­let­te, y ha­cien­do nue­vos des­cu­bri­mien­tos. «El otro día en­con­tré una tra­duc­ción de Ril­ke he­cha por Paul Va­léry –cuen­ta–. Por lo ge­ne­ral no creo en la poesía tra­du­ci­da, pe­ro no es­ta­ba mal». «Se re­quie­re a un poe­ta pa­ra tra­du­cir a otro», le di­go. «Exac­to, en especial uno tan bueno co­mo Ril­ke», sos­tie­ne. Pa­re­ce ser es­ta una ma­ne­ra apro­pia­da de com­pren­der el tra­ba­jo de Karl co­mo di­se­ña­dor; aun­que habla con fui­dez el idio­ma de Cha­nel, su tra­ba­jo tie­ne poesía pro­pia, es más que una tra­duc­ción. Con­ver­sa­mos so­bre el he­cho de que ha pa­sa­do más tiempo sin in­te­rrup­cio­nes a las rien­das de Cha­nel que la pro­pia fun­da­do­ra; se ha pa­sa­do los úl­ti­mos 35 años re­in­ter­pre­tan­do su le­ga­do, mien­tras que la ca­rre­ra de Co­co se vio in­te­rrum­pi­da por el ini­cio de la Se­gun­da Gue­rra Mundial –lan­zó su mar­ca en 1910, la ce­rró en 1939 y la re­abrió en 1954–. «Sien­do ale­mán no tu­ve nin­gún pro­ble­ma con los ale­ma­nes du­ran­te la gue­rra –de­cla­ra Karl ines­pe­ra­da­men­te–. Re­cuer­do el

fnal de la gue­rra, pe­ro no lo su­frí mu­cho por­que vi­vía en una ca­sa de cam­po en la fron­te­ra da­ne­sa». Me cuen­ta que su ma­dre era una li­bre­pen­sa­do­ra, y que le ha­bía in­tro­du­ci­do en las obras de Hed­wig Dohm, una in­te­lec­tual y es­cri­to­ra feminista ger­ma­no­ju­día. Tam­bién me co­men­ta que su pa­dre que­ría que la fa­mi­lia se man­tu­vie­se lo más alejada po­si­ble del Ter­cer Reich; su ma­dre con­si­de­ra­ba que Hitler «era ‘feo y un don na­die’ –so­lo lo vio en una oca­sión, y di­jo que era muy feo…–. Otra co­sa de la que que­ría ha­blar es so­bre que mi ma­dre fue al co­le­gio con Mag­da Goeb­bels. Iban a una es­cue­la pri­va­da pa­ra se­ño­ri­tas y los fnes de se­ma­na po­dían ir a Berlín, y Mag­da co­no­ció a su pri­mer ma­ri­do [Günt­her Quandt] en el tren, un hom­bre muy rico, bas­tan­te más ma­yor.Y mi ma­dre no que­ría sa­ber nada del te­ma». Es la pri­me­ra vez que atis­bo la in­fan­cia ger­ma­na de Karl, pe­se a que co­mo siem­pre su con­ver­sa­ción se nie­ga a se­guir una na­rra­ti­va li­neal y con­ven­cio­nal. Le men­ciono lo mu­cho que ad­mi­ro su más re­cien­te co­lec­ción de Cha­nel Mé­tiers d’Art, pre­sen­ta­da el pa­sa­do di­ciem­bre en Ham­bur­go, su ciu­dad na­tal, y aun así la lo­ca­li­za­ción que eli­gió era cualquier co­sa me­nos nos­tál­gi­ca: la fas­ci­nan­te y mo­der­na Elbp­hil­har­mo­nie, una nueva sa­la de con­cier­tos di­se­ña­da por el es­tu­dio ar­qui­tec­tó­ni­co de Her­zog & de Meu­ron. «Al­gu­nos en Ale­ma­nia di­je­ron que era un ho­me­na­je a mi ma­dre, pe­ro ella odia­ba Ham­bur­go –con­fe­sa–. Ella y su her­ma­na tu­vie­ron unos pri­me­ros ma­ri­dos jó­ve­nes. Des­pués se vol­vie­ron a ca­sar con hom­bres ma­yo­res. Mi pa­dre le sa­ca­ba 16 años, mien­tras que mi tío, que era mi pa­drino, te­nía 30 años más, y era la per­so­na más di­vi­na del mun­do. Es la úni­ca per­so­na que me ha abo­fe­tea­do. Se echa­ba la sies­ta ca­da día por­que se le­van­ta­ba muy tem­prano. Dor­mía una ho­ra y se iba a pa­sear. So­lía vi­si­tar a mis tíos en va­ca­cio­nes, y un día fui con él, y lle­ga­mos a una ca­lle que se lla­ma­ba Frei­li­grath.Yo te­nía 10 años y le pre­gun­té, ‘¿Quién es Frei­li­grath?’. Me abo­fe­teó y no me ha­bló du­ran­te to­do el via­je de re­torno a ca­sa. Abrió la puer­ta y le di­jo a mi ma­dre, ‘Eli­sa­beth, tu hi­jo es tan in­cul­to co­mo tú’. ¿Y sa­bes quién era Frei­li­grath? El poe­ta más gran­de de la re­vo­lu­ción ale­ma­na de 1848». Cuan­do mues­tro mi asom­bro y le di­go que no se po­día es­pe­rar que un ni­ño de 10 años su­pie­se eso, Karl se en­co­ge de hom­bros, y aña­de: «Mi tío vi­vió 104 años. Y su her­mano, 106; su her­ma­na, 103, y su ma­dre, 102. Esa gen­te ha­bía na­ci­do an­tes de 1850. Mi tío na­ció en 1868 y mu­rió en 1972, y nun­ca se pu­so en­fer­mo. Im­pe­ca­ble». No ha­ce fal­ta de­cir que Karl pla­nea vi­vir más que ellos y tra­ba­jar aún por mu­chos años. «¿Crees que tu ma­dre si­gue mo­ti­ván­do­te?», le pre­gun­to. «Qui­zás –re­pli­ca–. Eso no es ma­lo… Sa­bes, so­lía de­cir­me ‘Te pa­re­ces a mí, pe­ro más feo’». «¿Tu ma­dre se sen­tía be­lla?». «Sí, creía que era per­fec­ta. Que­ría que me ope­ra­se la na­riz por­que pen­sa­ba que era fea. Ella te­nía ojos azul ma­rino y el pe­lo ne­gro.To­dos los ale­ma­nes eran ru­bios, y ella era morena; a ve­ces pa­re­cía una gi­ta­na. Su her­ma­na era ru­bia, mi her­ma­na, ca­si ru­bia, no re­cuer­do có­mo era mi me­dio her­ma­na [del pri­mer ma­tri­mo­nio de su pa­dre]. No me crié con ellas por­que eran más ma­yo­res, así que no pa­sa­mos mu­cho tiempo jun­tos, es­ta­ban en in­ter­na­dos. Mi me­dio her­ma­na se ca­só cin­co ve­ces, re­cuer­do va­ga­men­te a su pri­mer ma­ri­do, era ge­nial, pe­ro ape­nas me acuer­do de los de­más». La ma­dre de su me­dio her­ma­na, di­ce, mu­rió jo­ven du­ran­te el par­to, pe­ro su pa­dre vi­vió has­ta ca­si los no­ven­ta. «Nun­ca se po­nía en­fer­mo, y se mu­rió le­yen­do el periódico». Se de­tie­ne bre­ve­men­te, y apro­ve­cho el mo­men­to pa­ra pre­gun­tar­le si podemos ha­blar de fan­tas­mas. «¡Me en­can­tan los fan­tas­mas! –ex­cla­ma–. Cuan­do vi­vía en rue de l’Uni­ver­si­té ha­bía un fan­tas­ma en la ca­sa, una mu­jer que ha­bía si­do ase­si­na­da al in­ten­tar es­ca­par du­ran­te la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa.Yo nun­ca la vi, pe­ro cuan­do mi ma­dre vino de vi­si­ta sí la vio… Tam­bién ha­bía otro fan­tas­ma muy bueno, un hom­bre que se aso­ma­ba a la ven­ta­na con un ni­ño. Al pa­re­cer ha­bía te­ni­do 23 hi­jos. A ve­ces sa­lía con pe­lu­quín, très chic ». Y en la ac­tua­li­dad, ¿vi­ve con al­gún fan­tas­ma? «Nun­ca he es­ta­do más fe­liz que aho­ra –re­ve­la–. Vi­vo en Quai Vol­tai­re con Chou­pet­te…». ¿Sin fan­tas­mas?». «Sí. Pe­ro en el pa­tio hay un ta­ller donde In­gres pin­tó su fa­mo­so retrato de Ma­da­me Moi­tes­sier». Bus­ca en su iPho­ne la obra pin­ta­da en 1856 pa­ra mos­trár­me­la, y ex­pli­ca que Pi­cas­so era un gran ad­mi­ra­dor de In­gres, y de es­ta obra en par­ti­cu­lar. «Mi­ra», y di­ri­ge mi aten­ción al re­fe­jo de Ma­da­me Moi­tes­sier que In­gres pin­tó: su perfl en un es­pe­jo, y ese re­fe­jo pa­re­ce pre­sa­giar la obra de Pi­cas­so. A Karl nun­ca se le ocu­rri­ría com­pa­rar su tra­ba­jo con el ar­te –co­mo Co­co Cha­nel cree que la mo­da es efí­me­ra, e incluso si se des­ti­la en una es­té­ti­ca eter­na no merece es­tar en un mu­seo–. Aun así, me pa­re­ce que el di­se­ña­dor for­ma par­te del es­pa­cio que exis­te en­tre mo­da y ar­te, un lu­gar donde am­bos se ven plas­ma­dos. Sin du­da, él re­cha­za­ría esa idea, pe­se a lo cual, en su in­ce­san­te afán de avan­zar, su com­pren­sión de los es­ti­los y los mo­vi­mien­tos ar­tís­ti­cos del pa­sa­do si­gue dan­do for­ma al as­pec­to ac­tual de la mo­da. Mien­tras tan­to lle­va­mos ha­blan­do dos ho­ras, y Se­bas­tien, su asis­ten­te, ha lle­ga­do pa­ra lle­var­le a Quai Vol­tai­re, donde le es­pe­ra Chou­pet­te.Co­mo siem­pre,Karl me da la im­pre­sión de que es­ta­ría fe­liz de con­ti­nuar nues­tra con­ver­sa­ción, cla­ro ín­di­ce de su cortesía, ade­más de una gran ma­ne­ra de dejarme con ga­nas de más. «Has­ta la pró­xi­ma», di­ce, be­sán­do­me li­ge­ra­men­te en am­bas me­ji­llas. «Lo es­toy desean­do», le res­pon­do, y es cier­to. Incluso cuan­do nos des­pe­di­mos ya es­toy an­ti­ci­pan­do un fu­tu­ro en­cuen­tro con el co­man­dan­te de la cou­tu­re, el che­va­lier del chic, el úni­co e inimi­ta­ble Karl La­ger­feld…

«C hou­pet­te es muy hu­ma­na. A ve­ces creo que es la re­en­car­na­ción de mi ma­dre»

Kaia Ger­ber con uno de los di­se­ños con el que des­fi­ló en la pa­sa­re­la de oto­ño/in­vierno 2018-19.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.