POR AMOR AL AGUA

Pio­ne­ra en bio­lo­gía cu­tá­nea, si hay una mar­ca en la in­dus­tria de la cos­mé­ti­ca que aban­de­re me­jor el co­lor azul del mar –be­bien­do de las bon­da­des que los océa­nos ofre­cen– esa es BIOT­HERM. Éti­ca, sos­te­ni­ble, res­pon­sa­ble y res­pe­tuo­sa con el me­dioam­bien­te.

Harper's Bazaar (Spain) - - BELLEZA - Por Susana Bláz­quez

Cuen­ta la le­yen­da que en los Pi­ri­neos orien­ta­les fran­ce­ses ha­bía una fuente a la que se acer­ca­ban los gue­rre­ros ro­ma­nos a la­var­se tras la ba­ta­lla. Es­te lu­gar mi­la­gro­so, co­no­ci­do co­mo Fuente Cu­ra­ti­va, fue objeto de aná­li­sis de Jo­seph Vic­tor Ju­llien, un mé­di­co fran­cés del ejér­ci­to que pa­só su vi­da bus­can­do la cu­ra per­fec­ta y lo­gró fnal­men­te des­en­tra­ñar el se­cre­to de las aguas de aquel ma­nan­tial. A prin­ci­pios de 1940, en ple­nos tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción so­bre las fe­bres de Mal­ta, el pro­fe­sor Ju­llien se dio cuen­ta del po­der del agua ter­mal y su ef­ca­cia en la cu­ra de dis­tin­tas do­len­cias. Tras años de in­ves­ti­ga­ción, fue en 1952 cuan­do dio con ese su­per­in­gre­dien­te –vi­vo y ver­da­de­ra­men­te úni­co– pre­sen­te en aque­lla fuente cu­ra­ti­va: el Life Plank­ton. Ese año co­mien­za la historia de Biot­herm y el sue­ño de es­te mé­di­co de ha­cer lle­gar las pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas del planc­ton ter­mal al ma­yor nú­me­ro de per­so­nas po­si­ble. Di­cho y he­cho; du­ran­te ocho años un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res tra­ba­jó pa­ra re­crear las ex­tra­or­di­na­rias con­di­cio­nes que se da­ban en aque­lla fuente y desa­rro­lla­ron un in­no­va­dor pro­ce­so de bio­fer­men­ta­ción de­no­mi­na­do Fer­mo­gé­ne­sis. Así, en com­bi­na­ción con un cóc­tel de mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas, azú­ca­res, plan­tas y ex­trac­to de le­va­du­ra, se con­si­guió ma­xi­mi­zar su po­ten­cial con con­cen­tra­cio­nes de Life Plank­ton 400.000 ve­ces ma­yo­res que en su há­bi­tat na­tu­ral. Y co­mo no po­día ser de otra for­ma, rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en el in­gre­dien­te es­tre­lla, pre­sen­te en to­das las for­mu­la­cio­nes de Biot­herm, una mar­ca que cuen­ta con más de 130 so­lu­cio­nes dis­tin­tas pa­ra el ros­tro y el cuer­po. ¿Có­mo ac­túa? Co­mo si de un mi­la­gro re­pa­ra­dor se tra­ta­ra, el Life Plank­ton es co­no­ci­do por su ca­pa­ci­dad pa­ra re­ge­ne­rar,

«Cuan­do te cui­das, te sien­tes in­fi­ni­ta­men­te me­jor. Por eso for­ma par­te de to­do lo que ha­go» CHRISTY TURLINGTON

pro­te­ger y re­no­var la piel. No en vano, du­ran­te 30 años, es­te in­gre­dien­te acuá­ti­co ha si­do objeto de es­tu­dio en co­la­bo­ra­ción con cen­tros de in­ves­ti­ga­ción de la ta­lla de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, el Ins­ti­tu­to Pas­teur de Lyon o la Uni­ver­si­dad de Lieja, que de­mos­tra­ron con es­tu­dios cien­tíf­cos su ef­ca­cia pa­ra me­jo­rar el as­pec­to de la piel. Han pa­sa­do mu­chos años des­de que se co­mer­cia­li­za­ra su pri­mer pro­duc­to –Bio­mains, una cre­ma an­ti­edad de manos y uñas que a día de hoy si­gue dan­do mu­chas ale­grías a la mar­ca– y las patentes y des­cu­bri­mien­tos no han de­ja­do de cre­cer. Es­sen­ce, Aqua­sour­ce, Blue The­rapy o Bath The­rapy son al­gu­nas de las ar­chi­co­no­ci­das lí­neas que con­for­man es­ta gran fa­mi­lia con al­ma de océano. ¿Sus me­jo­res em­ba­ja­do­res? Los mi­les de con­su­mi­do­res con los que cuen­ta en to­do el mun­do (tam­bién tie­nen una lí­nea de cui­da­do masculino des­de 1985) y al­gu­nos alia­dos es­pe­cia­les que, co­mo la modelo y ac­ti­vis­ta so­cial Christy Turlington, tra­ba­jan es­tre­cha­men­te con la mar­ca pa­ra trans­mi­tir sus va­lo­res y ADN. «Cuan­do era más jo­ven mi ma­dre me re­pe­tía to­das las no­ches ³

‘la sa­lud es tu ma­yor te­so­ro’.Y te­nía razón. Es una ver­dad co­mo un tem­plo. Se­ría una ton­te­ría no ha­cer to­do lo que po­da­mos por sen­tir­nos y ver­nos sa­lu­da­bles.Te sien­tes inf­ni­ta­men­te me­jor cuan­do te cui­das y por eso for­ma par­te de to­do lo que ha­go», afrma Turlington, em­ba­ja­do­ra de la mar­ca des­de 2015. Te­ner una vi­sión y un acer­ca­mien­to del en­ve­je­ci­mien­to co­mo al­go na­tu­ral es tam­bién otro de los va­lo­res con los que Biot­herm ha sa­bi­do con­quis­tar a mi­les de mu­je­res. Por­que es in­ne­ga­ble que a me­di­da que cum­pli­mos años nues­tra ex­pre­sión fa­cial va cam­bian­do. Las fbras de co­lá­geno y elas­ti­na se re­du­cen de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va pro­vo­can­do una pér­di­da de frme­za en la piel, el con­torno fa­cial pier­de def­ni­ción, apa­re­cen las pri­me­ras lí­neas de ex­pre­sión y arru­gas… La lis­ta es lar­ga. Pe­ro se­gún su flo­so­fía, úni­ca­men­te un por­cen­ta­je pe­que­ño de los sig­nos de la edad son inevi­ta­bles y el res­to es­tá en nues­tras manos. Por po­ner un ejem­plo, Blue The­rapy –una de sus lí­neas más icó­ni­cas– es­tá en cons­tan­te re­no­va­ción in­cor­po­ran­do nue­vos in­gre­dien­tes (co­mo el al­ga ro­ja) y pro­duc­tos co­mo Mul­ti-De­fen­der SPF25, el úl­ti­mo es­cu­do pro­tec­tor en lle­gar, que in­clu­ye en su fór­mu­la Broad Out­door De­fen­se Com­plex, que tie­ne la mi­sión de de­fen­der nues­tra piel de las agre­sio­nes ex­ter­nas (con­ta­mi­na­ción atmosférica, ra­yos UVA y UVB, ra­di­ca­les li­bres…).Y en su áni­mo de con­tri­buir a

«Nun­ca op­ta­ría por la ci­ru­gía exis­tien­do una op­ción na­tu­ral co­mo la que ofre­ce la lí­nea Blue The­rapy con ex­trac­to de al­ga ro­ja» CHRISTY TURLINGTON

crear un mun­do me­jor, cuen­ta con Biot­herm Wa­ter Lo­vers, su pla­ta­for­ma mundial de ac­ción pa­ra la pro­tec­ción y la con­ser­va­ción de las aguas del planeta. Ca­da año, por el día de los océa­nos (8 de ju­nio) lan­za nue­vas cam­pa­ñas be­né­fi­cas des­ti­na­das a mo­ti­var a la gen­te pa­ra que se im­pli­que y ayu­de a con­ser­var los océa­nos. Ade­más del com­pro­mi­so que tie­nen de con­se­guir un uso del agua más sos­te­ni­ble, así co­mo me­jo­res prác­ti­cas me­dioam­bien­ta­les en la pro­duc­ción de sus pro­duc­tos.

Christy Turlington es em­ba­ja­do­ra de Biot­herm des­de 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.