SO­MOS LA SO­LU­CIÓN PA­RA SAL­VAR NUES­TROS OCÉA­NOS por Te­re­sa R ibe­ra

Mi­nis­tra pa­ra la Tran­si­ción Eco ló­gi­ca del Go­bierno de Es­pa­ña.

Harper's Bazaar (Spain) - - TRIBUNA -

El océano, el mar, tie­ne al­go que nos atra­pa a to­dos. Es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble no con­mo­ver­se an­te su in­men­si­dad y las ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les que en­cie­rra. Du­ran­te dé­ca­das se ha pen­sa­do que el océano lo aguan­ta­ba to­do, que es tan gran­de que el ser hu­mano, tan pe­que­ño en com­pa­ra­ción, no pue­de ha­cer nada que real­men­te lo afec­te, que se re­cu­pe­ra siem­pre. Hoy sa­be­mos que no es así. El océano, que cu­bre tres cuar­tas par­tes de la su­per­fi­cie te­rres­tre, es­tá sien­do di­rec­ta­men­te afec­ta­do por la ac­ción del hom­bre: basuras ma­ri­nas, con­ta­mi­na­ción, pér­di­da de bio­di­ver­si­dad, aci­di­fi­ca­ción, cam­bio cli­má­ti­co… Son fac­to­res que im­pac­tan di­rec­ta­men­te en la sa­lud de nues­tros ma­res, y por en­de, en la de to­do el planeta. Pe­ro aún es­ta­mos a tiempo de re­ver­tir es­tos efec­tos, de pa­sar de ser me­ros es­pec­ta­do­res del pro­ble­ma a con­ver­tir­nos en par­te de la so­lu­ción. Es­pa­ña es un país que mi­ra ha­cia el mar. Nues­tra su­per­fi­cie ma­ri­na do­bla la te­rres­tre: po­see­mos 8.000 ki­ló­me­tros de costa y un mi­llón de ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ma­res que nos con­vier­ten en el Es­ta­do más rico en bio­di­ver­si­dad ma­ri­na de la Unión Eu­ro­pa. La costa y el mar de Es­pa­ña son par­te del lla­ma­do do­mi­nio pú­bli­co ma­rí­ti­mo-te­rres­tre por cu­ya pro­tec­ción y con­ser­va­ción vela el Es­ta­do, y nos pro­por­cio­nan bie­nes y ser­vi­cios de in­cal­cu­la­ble va­lor. Sus eco­sis­te­mas cons­ti­tu­yen, ade­más, la me­jor in­fra­es­truc­tu­ra na­tu­ral de pro­tec­ción fren­te al cam­bio cli­má­ti­co. Nues­tros ma­res son, sin du­da, nuestro or­gu­llo, pe­ro tam­bién nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad: cui­dar de ellos y man­te­ner­los sanos y pro­duc­ti­vos se­rá la me­jor ga­ran­tía de que si­gan ejer­cien­do su fun­ción protectora, sien­do fuente de ri­que­za eco­nó­mi­ca, y có­mo no, de po­der se­guir dis­fru­tán­do­los. Los océa­nos son fuente de vi­da pa­ra el planeta, y de su bue­na sa­lud de­pen­de en gran me­di­da el cli­ma global. Sin ellos no ha­brá fu­tu­ro, ni pa­ra no­so­tros ni pa­ra nues­tros hi­jos y nie­tos. Por eso de­be­mos es­tar a la al­tu­ra de es­te gran re­to, y su­mar es­fuer­zos des­de to­dos los ám­bi­tos (ad­mi­nis­tra­cio­nes, cien­tí­fi­cos, ONG, em­pre­sas y ciudadanos) pa­ra ga­ran­ti­zar un océano sano. Pe­ro, ade­más, Es­pa­ña tie­ne in­tere­ses en las aguas más allá de nues­tra so­be­ra­nía na­cio­nal: bar­cos de ban­de­ra es­pa­ño­la na­ve­gan por to­do el glo­bo, donde tam­bién es­tán pre­sen­tes, en­tre otros, or­ga­nis­mos de in­ves­ti­ga­ción es­pa­ño­les y el sec­tor pes­que­ro es­pa­ñol. Có­mo lo­grar la pro­tec­ción efec­ti­va de la bio­di­ver­si­dad ma­ri­na más allá de las fron­te­ras na­cio­na­les es pre­ci­sa­men­te uno de los te­mas que se es­tá dis­cu­tien­do al más al­to ni­vel ac­tual­men­te en Na­cio­nes Uni­das. Que el mar no tie­ne fron­te­ras es al­go que sa­be­mos bien. Que un re­si­duo plás­ti­co que al­can­za una pla­ya pue­de tar­dar años en de­gra­dar­se y en ese tiempo via­jar dis­tan­cias in­creí­bles y de­jar su hue­lla de muer­te en la vi­da ma­ri­na, es al­go que tam­bién co­no­ce­mos. Que en 2050, si no ha­ce­mos al­go pa­ra evi­tar­lo, ha­brá más plás­ti­co que pe­ces en los océa­nos, no es una fra­se sen­sa­cio­na­lis­ta, sino una reali­dad. Afor­tu­na­da­men­te, la con­cien­cia del pro­ble­ma ca­da vez es ma­yor, y sa­be­mos que las basuras ma­ri­nas, so­bre to­do los plás­ti­cos y mi­cro­plás­ti­cos, la pér­di­da de la bio­di­ver­si­dad, la con­ta­mi­na­ción o la de­gra­da­ción de es­pa­cios ma­ri­nos, to­do es­tá muy di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con el modelo de pro­duc­ción y con­su­mo ac­tual. Por ello es im­por­tan­te, en pri­mer lu­gar, que to­dos seamos cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de cam­bio. De­be­mos pa­sar del modelo ya ne­ce­sa­ria­men­te ob­so­le­to de cre­ci­mien­to a uno que sea sos­te­ni­ble, que sea ver­de. El mun­do de la mo­da y el li­festy­le no pue­den sus­traer­se a es­te cam­bio, sino que de­ben uti­li­zar su po­si­ción pri­vi­le­gia­da co­mo escaparate pa­ra di­fun­dir es­te mensaje de ne­ce­si­dad de ha­cer las co­sas de una ma­ne­ra sos­te­ni­ble, in­te­gran­do la sos­te­ni­bi­li­dad en nuestro ADN, y si­tuan­do el sec­tor pro­duc­ti­vo es­pa­ñol a la van­guar­dia del cam­bio. La sos­te­ni­bi­li­dad de­be ser cuan­to an­tes una se­ña de iden­ti­dad de la mar­ca Es­pa­ña. Se­gún es­ti­ma­cio­nes recientes, los sec­to­res de la mo­da y el cal­za­do son res­pon­sa­bles ya de apro­xi­ma­da­men­te el 8% de las emi­sio­nes mun­dia­les de ga­ses de efecto in­ver­na­de­ro, prin­ci­pal cau­sa del cam­bio cli­má­ti­co. Pe­ro, ade­más, es ne­ce­sa­rio eli­mi­nar las sus­tan­cias tó­xi­cas de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos por­que son fuente de con­ta­mi­na­ción de nues­tros acuí­fe­ros y de nues­tros ma­res. Cam­biar es­to es­tá en nues­tras manos. Y ya se es­tán dan­do pa­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos en el mun­do de la mo­da, que apun­tan a que otro modelo no es só­lo po­si­ble, sino que es muy atrac­ti­vo. Las em­pre­sas es­pa­ño­las son pio­ne­ras a ni­vel mundial en la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les re­ci­cla­dos pa­ra la con­fec­ción de pren­das, bol­sos y cal­za­do, y el al­go­dón de pro­duc­ción sos­te­ni­ble es­tá ca­da vez más pre­sen­te en la com­po­si­ción de las pren­das que ad­qui­ri­mos.

EL PO­DER DE LOS CON­SU­MI­DO­RES

El sec­tor de la mo­da es­tá ha­cien­do un es­fuer­zo no­ta­ble por ser sos­te­ni­ble. Pe­ro no só­lo la mo­da, nuestro es­ti­lo de vi­da en ge­ne­ral se in­cli­na ca­da vez más a re­du­cir nuestro im­pac­to en el me­dio am­bien­te y mar­car una di­fe­ren­cia, mien­tras las re­des so­cia­les se lle­nan de cam­pa­ñas de lim­pie­za de pla­yas y de per­so­na­li­da­des que uti­li­zan su in­fluen­cia pa­ra dar a co­no­cer el pro­ble­ma. Son prue­bas de que la ma­rea del cam­bio es­tá en mar­cha, y es im­pa­ra­ble. Y los ciudadanos, co­mo con­su­mi­do­res que so­mos, de­be­mos tam­bién ser res­pon­sa­bles y con nues­tras elec­cio­nes obli­gar a las fir­mas a fo­men­tar un modelo de ne­go­cio ba­sa­do en la sos­te­ni­bi­li­dad, en el re­ci­cla­je, en el res­pe­to por el me­dio am­bien­te y la com­pra res­pon­sa­ble. Aho­ra es el mo­men­to. Te­ne­mos que lo­grar su­mar­nos to­dos y de es­ta for­ma avan­zar en la pro­tec­ción de nues­tros ma­res y océa­nos. Por ejem­plo, des­de el Mi­nis­te­rio pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca es­ta­mos tra­ba­jan­do en di­ver­sas lí­neas en­fo­ca­das en el mar: la pro­tec­ción de nues­tra bio­di­ver­si­dad ma­ri­na, la crea­ción de áreas ma­ri­nas pro­te­gi­das, co­mo el co­rre­dor de mi­gra­ción de ce­tá­ceos del Me­di­te­rrá­neo, la am­plia­ción del Par­que Na­cio­nal de Ca­bre­ra o el im­pul­so pa­ra la crea­ción del pri­mer par­que na­cio­nal ma­rino en la is­la de El Hie­rro; las Es­tra­te­gias Ma­ri­nas de Es­pa­ña, la or­de­na­ción del es­pa­cio ma­rí­ti­mo y cos­te­ro te­nien­do en cuen­ta la Es­tra­te­gia Es­pa­ño­la de Adaptación al Cam­bio Cli­má­ti­co, la lu­cha con­tra la con­ta­mi­na­ción ma­ri­na, la me­jo­ra de la go­ber­nan­za ba­sán­do­nos en el me­jor co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co dis­po­ni­ble y en la par­ti­ci­pa­ción de to­dos los sec­to­res, y la coope­ra­ción con otros Es­ta­dos en fo­ros in­ter­na­cio­na­les. Es­tas son las he­rra­mien­tas de las que dis­po­ne­mos pa­ra re­for­zar la re­si­lien­cia de nues­tros ma­res a los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. Pro­te­gien­do los ser­vi­cios de los eco­sis­te­mas ma­ri­nos con­tri­bui­mos a mi­ti­gar los efec­tos de la aci­di­fi­ca­ción de los océa­nos y el im­pac­to acu­mu­la­ti­vo de las ac­ti­vi­da­des humanas en el mar. Pe­ro to­do es­to es in­su­fi­cien­te sin la co­la­bo­ra­ción de to­dos. Ser cons­cien­tes de que lo que ha­ce­mos en nues­tra vi­da dia­ria, mu­chos de no­so­tros ale­ja­dos cien­tos de ki­ló­me­tros del mar, tie­ne una re­per­cu­sión di­rec­ta en los océa­nos. Ca­da uno des­de su po­si­ción, co­mo em­pre­sa­rio, ciu­da­dano, ac­ti­vis­ta, tra­ba­ja­dor, consumidor, de­be­mos ser res­pon­sa­bles y cons­cien­tes de los pe­que­ños o gran­des ges­tos que ca­da día pue­den con­tri­buir a me­jo­rar la pro­tec­ción del co­ra­zón de la vi­da en el planeta, nues­tros océa­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.