Fe­li­pe VI, el rey cal­ma­do

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Editorial - Bruno Car­de­ño­sa Di­rec­tor @His­to­riaI­be­ria

EL NÚ­ME­RO EX­TRA – y oja­lá ex­tra­or­di­na­rio pa­ra vues­tro gus­to– que he­mos pre­pa­ra­do in­ten­ta ser un fiel re­co­rri­do por la his­to­ria de nues­tro país a tra­vés de los di­fe­ren­tes mo­nar­cas que he­mos te­ni­do. Re­sul­ta im­po­si­ble ha­blar de to­dos y ca­da uno de los re­yes que ha ha­bi­do en Es­pa­ña, pe­ro he­mos reuni­do un pu­ña­do re­le­van­te de mo­nar­cas y al­gu­nos de los he­chos –a ve­ces no los más co­no­ci­dos, pe­ro no por eso me­nos im­por­tan­tes– que pro­ta­go­ni­za­ron. Nues­tra mi­sión, como con ca­da nú­me­ro, es ofre­ce­ros ele­men­tos des­co­no­ci­dos so­bre el pa­sa­do. Es­pe­ra­mos ha­ber­lo con­se­gui­do. Des­cu­brir que hu­bo un rey –Al­fon­so I– que en­tre­gó sus bie­nes a los tem­pla­rios o que el más po­de­ro­so de to­dos los tiem­pos –Fe­li­pe II– in­ten­tó con­quis­tar China pa­ra unir el te­rri­to­rio ama­ri­llo al Im­pe­rio no son in­for­ma­cio­nes que es­tén en los li­bros de tex­to, pe­ro sí acon­te­ci­mien­tos que nos ayu­da­rán a co­no­cer­los me­jor. Que se­páis más so­bre nues­tro pa­sa­do ha si­do, es y se­rá nues­tra prin­ci­pal mo­ti­va­ción.

Bien po­de­mos de­cir que la his­to­ria de Es­pa­ña es un es­pe­jo de lo que ha si­do la his­to­ria del mun­do. Nues­tro país fue –y es, por­que ya ja­más exis­ti­rá una na­ción que aglu­ti­ne tan­to po­der como el nues­tro ha­ce me­dio mi­le­nio– uno de los más im­por­tan­tes del mun­do, con lo cual no es de ex­tra­ñar que sea­mos el re­fle­jo de un pa­sa­do que po­de­mos ex­tra­po­lar a la to­ta­li­dad de ese tiem­po. Mi­ran­do a las mo­nar­quías po­de­mos com­pro­bar­lo per­fec­ta­men­te. Du­ran­te un lar­go tiem­po, to­do el po­der se con­cen­tra­ba en una so­la per­so­na, ba­jo cu­yas ma­nos se ama­sa­ba un do­mi­nio ca­si glo­bal so­bre to­do el mun­do co­no­ci­do.

Du­ran­te va­rios si­glos, gra­cias es­pe­cial­men­te al des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca, Es­pa­ña fue la ca­be­za del mun­do. Lue­go, a me­di­da que pa­sa­ba el tiem­po, la evo­lu­ción ló­gi­ca hi­zo que los mo­nar­cas fue­ran com­par­tien­do el po­der con los re­pre­sen­tan­tes del pue­blo, de mo­do que unos y otros ocu­pa­ron un lu­gar de­ter­mi­na­do y tu­vie­ron atri­bu­cio­nes di­fe­ren­tes. La di­fe­ren­cia en­tre Carlos V, Isabel II o Fe­li­pe VI es evi­den­te, por­que la cre­di­bi­li­dad de ca­da mo­nar­ca es sa­ber dón­de se en­cuen­tra y has­ta dón­de pue­de lle­gar. Es­ta es la clave, qui­zá, del éxi­to po­pu­lar, en cuan­to a ima­gen y cré­di­to, del ac­tual Rey.

El año 2014 ha si­do un año de cam­bios pa­ra la mo­nar­quía es­pa­ño­la. He­mos vi­vi­do una ab­di­ca­ción y la con­sa­gra­ción de un nue­vo Je­fe de Es­ta­do que, pe­se a su car­go, ha asu­mi­do que su per­fil de­be ser mu­cho más ba­jo que el de su an­te­ce­sor y sus ac­cio­nes mi­li­mé­tri­ca­men­te ins­ti­tu­cio­na­les. En po­cos me­ses, lo que no ha he­cho – mu­cho más que lo que ha he­cho– ha si­do la clave pa­ra cal­mar los áni­mos de una po­bla­ción que ca­da vez se en­con­tra­ba más ale­ja­da de la Ca­sa Real. El gran éxi­to de Fe­li­pe VI ha si­do, sin du­da, ha­ber aca­pa­ra­do la aten­ción jus­ta en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en un tiem­po en que man­te­ner­se al mar­gen se ha con­ver­ti­do en una ta­rea muy com­pli­ca­da. Esa ac­ti­tud, sus pa­la­bras jus­tas y co­rrec­tas, y sus ac­cio­nes dis­cre­tas y sin má­cu­la, son las que po­si­ble­men­te es­tén sal­van­do a la mo­nar­quía y per­pe­tuán­do­la, ya que –y, si no, ha­gan me­mo­ria– el in­ten­so de­ba­te que hu­bo ha­ce po­co tiem­po en­tre mo­nar­quía y re­pú­bli­ca, so­bre el que no­so­tros no en­tra­mos, ha que­da­do re­le­ga­do a un se­gun­do plano y ya ca­si pa­re­ce le­jano en el re­cuer­do. Así pues, vi­vien­do los tiem­pos tan im­por­tan­tes que vi­vi­mos, es­te nú­me­ro es­pe­cial re­sul­ta­ba ne­ce­sa­rio y opor­tuno. Como de­cía al co­mien­zo, oja­lá lo dis­fru­tes. Ese se­rá nues­tro éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.