La lis­ta de los re­yes go­dos

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Cronos -

Era un ejer­ci­cio de me­mo­ria de esos que se es­ti­la­ban an­tes y que só­lo de­mos­tra­ban que uno era ca­paz de re­pe­tir de pe a pa una su­ce­sión de pa­la­bre­jos ca­si im­pro­nun­cia­bles, de ca­rre­ti­lla, aun­que na­die su­pie­ra a qué de­mo­nios se re­fe­ría. Así fue la educación es­pa­ño­la en los tiem­pos en los que me­mo­ri­zar pa­re­cía to­do, pe­ro de­trás de aque­lla lis­ta se en­con­tra­ba uno de los pue­blos más fas­ci­nan­tes, y en gran par­te aún des­co­no­ci­dos, que se ha­yan da­do en la his­to­ria. EL MIS­TE­RIO NA­CE des­de el prin­ci­pio. La pri­me­ra men­ción a los go­dos da­ta del año 291, cuan­do Clau­dio Ma­mer­tino se di­ri­ge al em­pe­ra­dor Ma­xi­mi­li­ano ha­cien­do re­fe­ren­cia a los “ter­ven­gios, otra di­vi­sión de los go­dos”. Se es­ta­ba re­fi­rien­do con ello a una amal­ga­ma de pue­blos que dispu­taban su te­rri­to­rio, con el te­lón de fon­do del Im­pe­rio, en di­ver­sos lu­ga­res del cen­tro de Eu­ro­pa. Y aun­que el tér­mino “vi­si­go­dos” no se em­pleó has­ta el si­glo VI, sus ac­cio­nes fue­ron un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra Roma. La unión de los di­fe­ren­tes vi­si­go­dos se pro­du­jo con Ala­ri­co I, que fue el pri­me­ro en go­ber­nar­los a to­dos. Mar­chó con­tra Roma en el año 401. Como con­se­cuen­cia de aque­lla arre­me­ti­da, Roma per­dió su pri­me­ra ba­ta­lla, aun­que Ala­ri­co pac­tó con Ita­lia y aban­do­nó aque­lla re­gión pa­ra ocu­par el sur de las Ga­lias e His­pa­nia. Fue el co­mien­zo de otra his­to­ria… Po­cos de­ce­nios des­pués, los vi­si­go­dos se asen­ta­ron en di­fe­ren­tes re­gio­nes y reinos de His­pa­nia, lo que fue el co­mien­zo de una do­mi­na­ción que du­ró has­ta el año 711 y que es­tu­vo re­pre­sen­ta­da por una in­ter­mi­na­ble ca­de­na de re­yes, ya sa­ben, la lis­ta de los re­yes go­dos.

El so­be­rano se pro­pu­so, tras es­ta­ble­cer las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias con Cas­ti­lla, con­quis­tar los reinos de Valencia y las is­las Ba­lea­res

tpe­llier pa­ra que se hi­cie­ra car­go del pe­que­ño Jai­me, tras es­ta­ble­cer un pac­to –ca­si un se­cues­tro– se­gún el cual se ha­cían con­ce­sio­nes al se­ño­río de Mont­fort y se com­pro­me­tía al jo­ven prín­ci­pe con la hi­ja de Si­món, Ami­cia, evi­tan­do así un con­flic­to de con­se­cuen­cias po­si­ble­men­te ne­fas­tas. El pe­que­ño ha­bría de per­ma­ne­cer ba­jo la tu­te­la de Mont­fort, re­clui­do en la for­ta­le­za de Car­ca­so­na, has­ta que cum­plie­ra 18 años, cuan­do ha­bría de ce­le­brar­se la pac­ta­da bo­da.

Tras par­ti­ci­par jun­to a Al­fon­so VIII de Cas­ti­lla y San­cho VII de Na­va­rra, a ins­tan­cias de Ino­cen­cio III, en una de las ba­ta­llas más im­por­tan­tes de la Re­con­quis­ta, la de Las Na­vas de To­lo­sa, Pe­dro II me­re­ció el tí­tu­lo de “el Ca­tó­li­co” otor­ga­do por la San­ta Se­de. Su hi­jo he­re­da­ría del pro­ge­ni­tor el ideal de cru­za­da que lle­va­ría a la prác­ti­ca du­ran­te to­da su vida.

Pe­ro eran tiem­pos con­vul­sos y, ape­nas un año des­pués, Pe­dro II se en­con­tra­ba al otro la­do de los Pi­ri­neos de­fen­dien­do a los al­bi­gen­ses fren­te a la cru­za­da lan­za­da por Si­món de Mont­fort, el “pro­tec­tor” de su vás­ta­go, más por ra­zo­nes de va­sa­lla­je en el Mi­di fran­cés que por co­mul­gar con las ideas de los “hom­bres bue­nos”. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el hom­bre en­car­ga­do de pro­te­ger a su hi­jo fue quien aca­bó con la vida del rey don Pe­dro en la ba­ta­lla de Mu­ret, el 13 de sep­tiem­bre de 1213. Po­cos me­ses an­tes, en abril, ha­bía fa­lle­ci­do la ma­dre de Jai­me en Roma, mien­tras so­li­ci­ta­ba jus­ti­cia del Papa an­te la in­ten­ción de su ma­ri­do de ca­sar­se con Ma­ría de Mont­fe­rrat, por lo que el jo­ven prín­ci­pe que­dó huér­fano. Aun­que Si­món de Mont­fort se ne­ga­ba a en­tre­gar al fu­tu­ro so­be­rano a los ara­go­ne­ses, és­tos so­li­ci­ta­ron a Ino­cen­cio III que in­ter­ce­die­ra por ellos, y el en­ton­ces su­ce­sor de Pe­dro obli­gó al cru­za­do a li­brar de su re­clu­sión al jo­ven Jai­me. És­te fue ju­ra­do como rey a los seis años en las Cor­tes de Lé­ri­da, en 1214. El reino se ha­lla­ba al bor­de de la gue­rra ci­vil. LA FOR­JA DE UN CA­RÁC­TER Mien­tras se ofre­cía la re­gen­cia a su tío don San­cho, Jai­me era en­tre­ga­do pa­ra su pro­tec­ción a los tem­pla­rios de Mon­zón (Huesca), en­car­ga­dos de su educación, ba­jo la tu­te­la de fray Gui­llén de Mon­tro­dón, Gran Maes­tre de la Or­den en Ara­gón. El adies­tra­mien­to al que fue so­me­ti­do por los mon­jes gue­rre­ros in­flu­yó en su es­pí­ri­tu cru­za­do, pro­fun­da re­li­gio­si­dad y ex­qui­si­ta for­ma­ción.

En 1218 fue de­cla­ra­do ma­yor de edad, a los diez años, en unas Cor­tes ge­ne­ra­les for­ma­das por re­pre­sen­tan­tes de Ara­gón y Ca­ta­lu­ña. Con 13 años, se ca­sa­ría con Leo­nor de Cas­ti­lla, hi­ja de Al­fon­so VIII, por ra­zo­nes po­lí­ti­cas. La no­che del en­la­ce don Jai­me ve­ló ar­mas en la ca­te­dral de Tarazona y fue ar­ma­do ca­ba­lle­ro. Tam­po­co aque­llos fue­ron mo­men­tos de fe­li­ci­dad pa­ra él, pues un gru­po de no­bles en­ce­rró a los re­cién ca­sa­dos en unos apo­sen­tos de la Zu­da de Za­ra­go­za, de los que fi­nal­men­te se­rían li­be­ra­dos. Su lu­cha con­tra la no­ble­za fue una cons­tan­te du­ran­te to­do su rei­na­do.

Su ma­tri­mo­nio con Leo­nor du­ró nue­ve años, y fru­to del mis­mo na­ció don Al­fon­so, que fue re­co­no­ci­do como he­re­de­ro le­gí­ti­mo. No obs­tan­te, Jai­me no man­tu­vo una re­la­ción de­ma­sia­do bue­na con su es­po­sa. En

1229 el rey pi­dió al Papa la di­so­lu­ción de su ma­tri­mo­nio ale­gan­do con­san­gui­ni­dad –am­bos eran biz­nie­tos de Al­fon­so VII de Cas­ti­lla–. Tras va­rias aven­tu­ras amo­ro­sas, Jai­me con­tra­jo ma­tri­mo­nio por con­se­jo de Gre­go­rio IX con do­ña Vio­lan­te, hi­ja del rey de Hun­gría An­drés II, que le dio na­da me­nos que nue­ve hi­jos, en­tre ellos los he­re­de­ros de sus reinos, Pe­dro y Jai­me.

CON­QUIS­TA­DOR Y CRU­ZA­DO Jai­me I lle­vó a ca­bo la ex­pan­sión te­rri­to­rial más im­por­tan­te de su tiem­po. Su ideal de cru­za­da le lle­vó a po­ner to­da su aten­ción en las tie­rras fron­te­ri­zas a la Co­ro­na de Ara­gón ocu­pa­das por los mu­sul­ma­nes. El so­be­rano se pro­pu­so, tras es­ta­ble­cer las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias con Cas­ti­lla, con­quis­tar los reinos de Valencia y las is­las Ba­lea­res. En 1225, cuan­do con­ta­ba ape­nas con 17 años, su ar­dor gue­rre­ro y su an­sie­dad por la pron­ta vic­to­ria le lle­va­ron a ha­cer una pri­me­ra in­cur­sión con­tra los mo­ros pa­ra to­mar Pe­ñís­co­la, en Valencia, una pla­za bien for­ti­fi­ca­da que le im­pi­dió lo­grar su ob­je­ti­vo.

Por ello, y an­te la fal­ta de apo­yo de los no­bles ara­go­ne­ses pa­ra con­quis­tar el reino pe­nin­su­lar, de­ci­dió fi­jar su aten­ción en la con­quis­ta de Ma­llor­ca, em­pre­sa to­da­vía más com­ple­ja que la pri­me­ra, al te­ner que dis­po­ner de una im­por­tan­te flo­ta pa­ra lle­var­la a ca­bo. En 1228, ci­ñó la cruz de ma­nos del car­de­nal de San­ta Sa­bi­na y pro­cla­mó, cual ver­da­de­ro cru­za­do, la con­quis­ta de las is­las de ma­nos de los mu­sul­ma­nes.

Jai­me y sus con­se­je­ros vie­ron en esa em­pre­sa la opor­tu­ni­dad de ase­gu­rar el desa­rro­llo ma­rí­ti­mo y co­mer­cial de Ca­ta­lu­ña, ya que las Ba­lea­res po­dían caer en ma­nos de otra na­ción cris­tia­na. Pa­ra fi­nan­ciar el pro­yec­to el rey con­tó con el apo­yo de la bur­gue­sía mer­can­til ca­ta­la­na –que sal­dría muy fa­vo­re­ci­da tras la in­cur­sión– y con el de las Cor­tes de Bar­ce­lo­na de 1228, que otor­ga­ron un sub­si­dio al mo­nar­ca. Asi­mis­mo, los re­pre­sen­tan­tes del con­da­do, en nom­bre de las ciu­da­des, ofre­cie­ron sus na­ves, ya que la ex­pan­sión del co­mer­cio ca­ta­lán ha­bía fa­vo­re­ci­do la crea­ción de una flo­ta mer­can­te de gran en­ver­ga­du­ra.

Jai­me I se hi­zo a la mar el 5 de sep­tiem­bre de 1229 con una flo­ta com­pues­ta por 155 na­víos que trans­por­ta­ban na­da me­nos que 1.500 ca­ba­lle­ros y 15.000 sol­da­dos de in­fan­te­ría y que par­tió de Sa­lou, Ta­rra­go­na y Cam­brils. El ejér­ci­to real des­em­bar­có en San­ta Pon­sa el 13 de sep­tiem­bre. El ase­dio a la ciu­dad de Pal­ma de Ma­llor­ca du­ró tres me­ses y me­dio. Los cris­tia­nos lo­gra­ron pe­ne­trar a tra­vés de una bre­cha en la mu­ra­lla que la cer­ca­ba y apre­sa­ron al emir en el pa­la­cio de la Al­mu­dai­na.

El re­par­to de la is­la se reali­zó como ha­bía si­do es­ti­pu­la­do en las Cor­tes de Bar­ce­lo­na: de ma­ne­ra pro­por­cio­nal a la con­tri­bu­ción de ca­da se­ñor al nú­me­ro de con-

La fir­ma del tra­ta­do de Cor­beil con Luis IX fue uno de sus erro­res, y los ara­go­ne­ses le acu­san de ha­ber fre­na­do la ex­pan­sión de es­te reino al fun­dar el de Valencia

El so­be­rano se pro­pu­so, tras es­ta­ble­cer las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias con Cas­ti­lla, con­quis­tar los reinos de Valencia y las is­las Ba­lea­res

tin­gen­tes y de na­ves. Des­pués, la con­quis­ta de Ibi­za fue con­fia­da al ar­zo­bis­po de Ta­rra­go­na, a Ber­nat de San­ta Eu­ge­nia y al in­fan­te Pe­dro de Por­tu­gal, que to­ma­ron la ciu­dad en 1235. Las is­las fue­ron in­cor­po­ra­das a la Co­ro­na de Ara­gón como el Reino de Ma­llor­ca.

UN SUE­ÑO HE­CHO REALI­DAD Na­da me­nos que quin­ce fue­ron los años que em­pleó el mo­nar­ca ca­ta­la­noa­ra­go­nés en pre­pa­rar la gran cru­za­da de su vida: la con­quis­ta de Valencia. Tras el re­vés su­fri­do en 1225, Jai­me I vio una opor­tu­ni­dad in­me­jo­ra­ble pa­ra rea­li­zar una nue­va in­cur­sión en 1229, apro­ve­chan­do los pro­ble­mas in­ter­nos en­tre los go­ber­nan­tes mu­sul­ma­nes. Abu Said, go­ber­na­dor de Valencia, hu­bo de re­fu­giar­se en Se­gor­be ba­jo la pro­tec­ción del rey ara­go­nés de­bi­do a la re­vuel­ta lle­va­da a ca­bo por Zay­yan ibn Mar- da­nis, pe­ro an­te la ex­pe­di­ción pa­ra con­quis­tar Ma­llor­ca, ya pro­gra­ma­da, los pla­nes tu­vie­ron que re­tra­sar­se has­ta 1233. Es­te año el mo­nar­ca pla­neó con va­rios no­bles y el maes­tre de la Or­den del Hos­pi­tal, Hug de For­cal­quer, la con­quis­ta del reino.

Su primer ob­je­ti­vo fue con­quis­tar la for­ta­le­za de Bu­rria­na, que fue ase­dia­da du­ran­te dos me­ses y que pro­vo­có la ren­di­ción de otros te­rri­to­rios si­tua­dos más al nor­te. Tras con­se­guir el apo­yo de las Cor­tes de Ca­ta­lu­ña y Ara­gón y de una par­te im­por­tan­te de la no­ble­za, Jai­me I lle­vó a ca­bo la se­gun­da eta­pa de su ofen­si­va, en­tre 1237 y 1238, que fi­na­li­zó con la con­quis­ta de Valencia, que ca­pi­tu­ló el 9 de oc­tu­bre de 1238. Cuen­tan que cuan­do el rey vio on­dear su en­se­ña so­bre una de las to­rres de la ciu­dad con­quis­ta­da, des­cen­dió de su ca­ba­llo, se vol­vió ha­cia Orien­te y, tras arro­di­llar­se,

Do­ña Vio­lan­te, una rei­na enér­gi­ca y am­bi­cio­sa, mu­rió en 1251, a los 36 años, lo que no im­pi­dió que el rey man­tu­vie­se ro­man­ces con va­rias da­mas de la no­ble­za

be­só la tie­rra, llo­ró lleno de emo­ción y re­zó al Al­tí­si­mo.

En­tre 1239 y 1245 fue con­quis­ta­do el res­to del reino va­len­ciano, des­de el Jú­car has­ta Bihar. Los mu­sul­ma­nes que opu­sie­ron re­sis­ten­cia al avan­ce cris­tiano fue­ron ex­pul­sa­dos pe­ro aque­llos que se rin­die­ron pu­die­ron per­ma­ne­cer en sus tie­rras, con el de­re­cho a con­ser­var su re­li­gión. No obs­tan­te, la cer­ca­nía del nue­vo reino con zo­nas do­mi­na­das por el Is­lam pro­vo­có que la po­bla­ción mu­sul­ma­na se re­be­la­ra en va­rias oca­sio­nes, ca­pi­ta­nea­da por Al-Az­raq, quien se­ría de­rro­ta­do en 1257. En 1275 ten­dría lu­gar un nue­vo le­van­ta­mien­to que se­ría so­fo­ca­do por su hi­jo Pe­dro el Gran­de, en 1277.

DI­FI­CUL­TA­DES IN­TER­NAS Si la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Jai­me I se ca­rac­te­ri­zó por el ex­pan­sio­nis­mo y la vic­to­ria en el cam­po de ba­ta­lla, en el in­te­rior no to­do fue­ron di­chas y triun­fos. Hu­bo de en­fren­tar­se a las reivin­di­ca­cio­nes de la no­ble­za a lo lar­go de to­da su vida, y a las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas he­re­da­das de tiem­pos de su pa­dre, Pe­dro II. Exis­tía ade­más un pro­ble­ma aña­di­do: el en­fren­ta­mien­to con su pri­mo­gé­ni­to don Al­fon­so, hi­jo de Leo­nor de Cas­ti­lla. És­te fue re­co­no­ci­do como he­re­de­ro de la Co­ro­na de Ara­gón en 1228, pe­ro los pos­te­rio­res re­par­tos y tes­ta­men­tos he­chos por el mo­nar­ca en­tre sus hi­jos le­gí­ti­mos ha­bi­dos con do­ña Vio­lan­te re­du­je­ron la he­ren­cia de Al­fon­so, que se li­mi­tó al Reino de Ara­gón, en cu­yas Cor­tes fue ju­ra­do en el año 1243. La cal­ma so­bre­ven­dría con su tem­prano fa­lle­ci­mien­to, en 1260, sin ha­ber te­ni­do des­cen­den­cia de su ma­tri­mo­nio con Cons­tan­za de Mont­ca­da, por lo que Jai­me I só­lo hu­bo de re­par­tir sus po­se­sio­nes en­tre Jai­me y Pe­dro. Pe­dro el Gran­de he­re­dó los reinos y con­da­dos pe­nin­su­la­res de la Co­ro­na de Ara­gón, ade­más de las tie­rras oc­ci­ta­nas y los te­rri­to­rios al nor­te de los Pi­ri­neos. Jai­me II he­re­dó Ma­llor­ca, Mont­pe­llier, el Va­lles­pir, el Con­flent y la Cer­da­ña.

Do­ña Vio­lan­te, una rei­na enér­gi­ca y am­bi­cio­sa, ha­bía muer­to en 1251, a los 36 años, lo que no im­pi­dió que el rey man­tu­vie­se ro­man­ces con va­rias da­mas de la no­ble­za, has­ta que de­ci­dió es­ta­ble­cer un ma­tri­mo­nio so­cial con Teresa Gil de Vi­dau­rre, a la que aban­do­nó cuan­do és­ta con­tra­jo la le­pra.

UNA CRU­ZA­DA FA­LLI­DA Jai­me I ja­más aban­do­nó su ideal de cru­za­da, pro­fun­da­men­te con­ven­ci­do de que no era sino un nue­vo Me­sías

Vie­jo y mal­tre­cho se re­ti­ró a Valencia, don­de mu­rió po­cos días des­pués y fue en­te­rra­do en el mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría de Po­blet

en­car­ga­do de sal­va­guar­dar la “ver­da­de­ra fe”. En­tre 1265 y 1266 con­quis­tó Mur­cia y, en un ejer­ci­cio de gran in­ge­nio po­lí­ti­co, en­tre­gó aque­llas tie­rras a su yerno Al­fon­so X, ca­sa­do con su hi­ja Vio­lan­te. Pe­ro se­ría en 1268, rea­li­za­das ya las de­ci­si­vas ha­za­ñas de con­quis­ta en la Pe­nín­su­la y cum­pli­dos los se­sen­ta años, cuan­do el mo­nar­ca de­ci­dió em­pren­der la con­quis­ta del reino de Jerusalén. Jai­me de­ter­mi­nó que lo que le res­ta­ra de vida lo em­pe­ña­ría en re­cu­pe­rar el San­to Se­pul­cro.

El 4 de sep­tiem­bre de 1269 una gran flo­ta, en­ca­be­za­da por don Jai­me y com­pues­ta por trein­ta na­víos, par­tió ha­cia Tie­rra San­ta des­de Bar­ce­lo­na; sin em­bar­go, tres días des­pués una te­rri­ble tor­men­ta obli­gó a la em­bar­ca­ción en la que via­ja­ba el rey a re­ca­lar en la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Ai­gües-Tor­tes. Des­alen­ta­do, re­gre­só a Bar­ce­lo­na. Aun­que en 1274, du­ran­te un con­ci­lio ce­le­bra­do en Lyon, Jai­me I in­sis­tió en reanu­dar la cru­za­da pa­ra re­cu­pe­rar los Santos Lu­ga­res, na­die pa­re­cía dis­pues­to ya a se­cun­dar su arries­ga­da pro­pues­ta.

To­da­vía tu­vo el mo­nar­ca fuer­zas pa­ra so­fo­car una re­vuel­ta de los mu­sul­ma­nes en Valencia, pe­ro su­frió la pri­me­ra de­rro­ta de su vida en una es­ca­ra­mu­za en Lu­chen­te. Vie­jo y mal­tre­cho se re­ti­ró a Valencia, don­de mu­rió po­cos días des­pués. Fue en­te­rra­do en el mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría de Po­blet, don­de hoy re­po­san sus restos, con el há­bi­to de la or­den del Cís­ter, tras en­tre­gar la es­pa­da Ti­zo­na –con­si­de­ra­da una de las que blan­die­ra el Cid– a su hi­jo don Pe­dro.

A más de ocho si­glos de su na­ci­mien­to, to­dos re­co­no­cen el le­ga­do de­ja­do por Jai­me, ar­tí­fi­ce del desa­rro­llo cul­tu­ral e ins­ti­tu­cio­nal de la com­ple­ja red de te­rri­to­rios agru­pa­dos ba­jo la Co­ro­na de Ara­gón, el im­pul­so de la vida en las ciu­da­des –prin­ci­pal­men­te en la de Bar­ce­lo­na– y el for­ta­le­ci­mien­to y mo­der­ni­za­ción de la ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca fren­te a las am­bi­cio­nes y pri­vi­le­gios no­bi­lia­rios.

CAS­TI­LLO DE

MON­ZÓN. Tras sus po­de­ro­sos mu­ros, el con­quis­ta­dor pa­só su in­fan­cia.

CRUZADAS. El rey ad­qui­rió su es­pí­ri­tu cru­za­do cuan­do se en­con­tra­ba ba­jo la pro­tec­ción de los tem­pla­rios de Mon­zón.

CA­TE­DRAL DE

PAL­MA. So­bre una an­ti­gua mez­qui­ta, se ini­cia­ron las obras de es­te tem­plo, en tiem­pos del rey cru­za­do.

PA­LA­CIO DE LA AL­MU­DAI­NA. El Al­cá­zar Real de Ma­llor­ca fue la se­de del reino in­de­pen­dien­te ma­llor­quín del si­glo XIV.

LA SEO de Za­ra­go­za.

EN­TRA­DA

TRIUN­FAL de Jai­me I en la ciu­dad de Valencia, se­gún un cua­dro de 1884.

VIS­TA NOC­TUR­NA del cas­ti­llo de Car­ca­so­na, don­de trans­cu­rrió el pe­río­do más tris­te de la in­fan­cia de Jai­me I.

IGLE­SIA DEL SAN­TO SE­PUL­CRO en la Ciu­dad Vie­ja de Jeu­sa­lén. MO­NAS­TE­RIO DE PO­BLET, don­de ya­cen los hue­sos del Con­quis­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.