Witiza El oca­so de los go­dos

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Edad Media - AL­BER­TO DE FRU­TOS

EN­TRE LOS PER­SO­NA­JES de la his­to­ria de Es­pa­ña, po­cos re­sul­tan tan am­bi­guos como Witiza, el pe­núl­ti­mo rey vi­si­go­do, a cu­ya muer­te en el año 710 se ini­cia­ron las dispu­tas por la su­ce­sión al trono que desem­bo­ca­rían en la in­va­sión mu­sul­ma­na de Ta­riq y Mu­sa tan so­lo un año des­pués.

Witiza fue hi­jo de la rei­na Ci­xi­lo y de Egi­ca, quien le otor­gó par­te de su te­rri­to­rio, con­cre­ta­men­te el go­bierno de los sue­vos (en el No­roes­te pe­nin­su­lar) cuan­do el he­re­de­ro ape­nas con­ta­ba die­ci­séis años de edad.

Los líos de fal­das per­se­guían ya al jo­ven como una som­bra. Se­gún la Cró­ni­ca Al­bel­den­se, a Witiza no le tem­bló el pul­so cuan­do, en la cor­te de Tuy, don­de se ha­bía ins­ta­la­do, ma­tó al no­ble Fa­bi­la, pa­dre del más tar­de cé­le­bre Pe­la­yo, al que­rer apo­de­rar­se de su mu­jer, o bien por ce­los an­te las cor­te­sías que Fa­bi­la mos­tra­ba ha­cia la su­ya.

A los die­ci­ocho años, Witiza asis­tía a su pro­ge­ni­tor en las ta­reas del rei­na­do, pe­ro la car­ga era de­ma­sia­do pe­sa­da pa­ra sus hom­bros. La pes­te bu­bó­ni­ca que aso­ló la Ga­lia Nar­bo­nen­se (hoy Nar­bo­na, en el Ba­jo Lan­gue­doc fran­cés), el ata­que de los bi­zan­ti­nos con­tra el Le­van­te es­pa­ñol, y las te­na­ces re­be­lio­nes in­ter­nas con que se desa­yu­na­ban pa­dre e hi­jo pre­sa­gia­ban un rei­na­do “os­cu­ro e in­cier­to”, como lo pre­sen­ta­ban los an­ti­guos li­bros de His­to­ria. Tras la muer­te de Egi­ca en el año 702 em­pe­zó es­te rei­na­do, que se pro­lon­ga­ría has­ta 710.

OPI­NIO­NES DIS­CRE­PAN­TES

Aquí em­pie­zan las di­sen­sio­nes. Mien­tras que la Cró­ni­ca fran­ca de Mois­sac nos pin­ta a un jo­ven de vida li­cen­cio­sa que con­ta­gió sus cos­tum­bres a su pue­blo, y Al­fon­so III (si es que es­te rey in­ter­vino en la redacción de la lla­ma­da Cró­ni­ca del Obis­po Sebastián) ha­ce un al­to en su ca­mino gue­rre­ro pa­ra po­ner­lo a cal­do por lo mis­mo, otros, como Mas­deu, Ma­yans y Saa­ve­dra, tres pi­la­res de la eru­di­ción his­to­rio­grá­fi­ca, lo sal­van de la ho­gue­ra.

Tal vez un equi­li­brio en­tre am­bas ver­sio­nes re­fle­ja­ría a Witiza tal como fue. En es­to, la Cró­ni­ca Mo­zá­ra­be, es­cri­ta en la­tín anó­ni­ma­men­te por un ecle­siás­ti­co mo­zá­ra­be, nos mues­tra a un mo­nar­ca, cuan­do me­nos, cle­men­te; y, por la cer­ca­nía con los he­chos que abor­da, tie­ne cier­ta ve­ro­si­mi­li­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.