Al­fon­so I 'el Ba­ta­lla­dor' Rey de los tem­pla­rios

El tes­ta­men­to de un gue­rre­ro me­die­val

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Edad Media - AL­BER­TO DE FRU­TOS

A ME­NU­DO, la úl­ti­ma vo­lun­tad de un hom­bre es una lo­sa pa­ra quie­nes lo so­bre­vi­ven. Cuan­do el tes­ta­dor res­pon­der al nom­bre de Al­fon­so I (1073-1134), rey de Ara­gón y Na­va­rra, esa lo­sa ad­quie­re di­men­sio­nes co­lo­sa­les. El con­quis­ta­dor de Za­ra­go­za de­jó es­cri­to su tes­ta­men­to en oc­tu­bre de 1131 a fa­vor, en­tre otros, de la or­den mi­li­tar del Tem­ple. To­da­vía hoy, los mo­ti­vos de Al­fon­so I pa­ra dar­les a los tem­pla­rios par­te de su reino no es­tán cla­ras…

Al­fon­so I reinó en Ara­gón y Na­va­rra en­tre 1104 y 1134, año de su muer­te. Su fi­gu­ra no pa­re­cía des­ti­na­da a gran­des ges­tas. Du­ran­te el primer lus­tro de su rei­na­do, se li­mi­tó a pro­se­guir la la­bor de sus an­te­ce­so­res San­cho Ra­mí­rez –su pa­dre– y Pe­dro I –su her­ma­nas­tro–, en el frá­gil ta­piz de un reino que asis­tía a la des­mem­bra­ción de la di­nas­tía tai­fa ye­me­ní de los Ba­nu-Hud, a la pu­jan­za de los se­ño­res de Ur­gel y los con­des de Tou­lou­se, y a la for­ta­le­za in­ape­la­ble de Cas­ti­lla, cu­yo rey, Al­fon­so VI, dis­pu­so la bo­da de su he­re­de­ra Urra­ca con nues­tro Al­fon­so.

La obra de in­ge­nie­ría po­lí­ti­ca tra­ma­da por el cas­te­llano, re­ver­so del Cid Cam­pea­dor en el Poe­ma y en la vida real, no pu­do ser, pe­se a sus al­tas mi­ras, más des­afor­tu­na­da. Urra­ca y Al­fon­so con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio en sep­tiem­bre de 1109 y des­de esa fe­cha se en­zar­za­ron en una lu­cha sin cuar­tel por los de­re­chos pa­tri­mo­nia­les de Cas­ti­lla. La or­den de Cluny y la no­ble­za bor­go­ño­na apo­ya­ban a Urra­ca (no hay que ol­vi­dar que la rei­na se ha­bía ca­sa­do con Rai­mun­do de Bor­go­ña en 1090, fa­lle­ci­do en 1107, y que de ese en­la­ce na­ció Al­fon­so Rai­mún­dez, el fu­tu­ro Al­fon­so VII el Em­pe­ra­dor), en tan­to que la bur­gue­sía de las ciu­da­des fia­ba sus car­tas al Ba­ta­lla­dor.

Sea como fue­re, la alian­za en el le­cho de los reinos his­pano-cris­tia­nos aca­bó como el ro­sa­rio de la au­ro­ra, con gue­rras ci­vi­les, pac­tos vio­la­dos y re­pu­dios que em­pan­ta­na­ron a Al­fon­so I en las aguas cas­te­lla­nas y le hi­cie­ron des­cui­dar otros de­sig­nios más am­bi­cio­sos y har­to más ur­gen­tes.

Urra­ca y Al­fon­so con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio en sep­tiem­bre de 1109 y des­de esa fe­cha se en­zar­za­ron en una lu­cha sin cuar­tel por los de­re­chos de Cas­ti­lla

Y es que mien­tras las fa­mi­lias más li­na­ju­das de Cas­ti­lla des­ho­ja­ban la mar­ga­ri­ta del po­der, ma­ne­jan­do al in­fan­te Al­fon­so Rai­mún­dez como a una ma­rio­ne­ta, en Ara­gón los Ba­nuHud su­cum­bían al im­pul­so de los al­mo­rá­vi­des, una di­nas­tía be­ré­ber que en 1110 to­mó Za­ra­go­za y ame­na­zó Bar­ce­lo­na cua­tro años más tar­de.

Po­co a po­co, el con­flic­to con Urra­ca se fue se­re­nan­do –si bien Cas­ti­lla fue siem­pre una china en el cal­za­do del rey–, lo que per­mi­tió que el Ba­ta­lla­dor vol­vie­ra los ojos al Va­lle del Ebro pa­ra em­pren­der ba­ta­lla con­tra los in­sa­cia­bles al­mo­rá­vi­des.

Fun­da­da por dos her­ma­nos de la tri­bu lam­tu­na, pre­de­ce­so­ra de los tua­reg, es­ta di­nas­tía se ex­pan­dió tras el pa­rén­te­sis abier­to por los tai­fas del si­glo XI y fue de­vo­ra­da por los al­moha­des en la se­gun­da mi­tad del XII. Ca­pa­ces de po­ner con­tra las cuer­das al mis­mí­si­mo sue­gro de Al­fon­so I en Sa­gra­jas (1086), los “ha­bi­tan­tes de las rá­bi­das” –que no otra co­sa sig­ni­fi­ca al­mo­rá­vi- des– pre­su­mían de con­tar sus ba­ta­llas por vic­to­rias has­ta que, en el ho­ri­zon­te, se per­fi­ló la fi­gu­ra re­gia del ara­go­nés.

ADA­LID DE LA RE­CON­QUIS­TA

Du­ran­te cer­ca de dos dé­ca­das, en­tre 1118 y su muer­te, Al­fon­so I hi­zo ho­nor al so­bre­nom­bre que le brin­da­ría la His­to­ria: el Ba­ta­lla­dor. La Cró­ni­ca de San Juan de la Pe­ña (es­cri­ta a ini­cia­ti­va de Pe­dro IV el Ce­re­mo­nio­so –s. XIV) no es­ca­ti­ma­ba elo­gios a su per­so­na: “Cla­má­ban­lo don Al­fon­so ba­ta­lla­dor por­que en Es­pay­na no ovo tan buen ca­va­lle­ro que veyn­te nue­ve ba­ta­llas ve­nçió”.

¿Quién sino él pu­do re­cu­pe­rar Za­ra­go­za en 1118, y to­mar en su­ce­si­vas cam­pa­ñas Tu­de­la, Tarazona, Ca­la­ta­yud y Da­ro­ca? ¿O tra­zar el gol­pe maes­tro de Cu­tan­da, por el que las tro­pas ara­go­ne­sas de­rro­ta­ron a las fuer­zas mu­sul­ma­nas que, des­de Valencia, se apres­ta­ban de nue­vo ha­cia la an­he­la­da Za­ra­go­za? ¿Y quién pu­do dis­cu­rrir, en una fe­cha tan tem­pra­na como 1125, una ex­pe­di­ción tan osa­da como la que lle­vó a sus hues­tes a Valencia, Mur­cia y An­da­lu­cía?

Las ha­za­ñas del im­pe­ra­tor –tí­tu­lo al que re­nun­cia­ría en 1127, por el pac­to de Ta­ma­ra– fue­ron tan­tas, que su so­la men­ción ser­vi­ría pa­ra dar for­ma y fin a es­te ar­tícu­lo. Fue­ron trein­ta años de rei­na­do, con sus lu­ces y sus som­bras, sus acier­tos y sus erro­res, su co­ra­je y sus va­ci­la­cio­nes, que con­clu­ye­ron cuan­do, en 1134, su­frió la ma­yor de­rro­ta de su ca­rre­ra

de ar­mas, en Fra­ga. El 17 de ju­lio de 1134, un con­tra­ata­que al­mo­rá­vi­de des­tru­yó al valeroso ejér­ci­to del rey, quien, pe­se a so­bre­vi­vir a la ca­tás­tro­fe, su­frió gra­ves he­ri­das que pu­sie­ron fin a sus días el 7 de sep­tiem­bre de ese mis­mo año, en una pe­que­ña al­dea en­tre Sa­ri­ñe­na y Gra­ñén. Te­nía se­sen­ta y un años.

UN TES­TA­MEN­TO SOR­PREN­DEN­TE Aún fal­ta por es­cri­bir­se el li­bro que re­suel­va, de una vez y pa­ra siem­pre, por qué el rey ara­go­nés dic­tó un tes­ta­men­to tan inex­tri­ca­ble como aquel que vio la luz en Ba­yo­na en oc­tu­bre de 1131 y que fue ra­ti­fi­ca­do en Sa­ri­ñe­na el 4 de sep­tiem­bre de 1134, tan so­lo tres días an­tes de su muer­te.

Aun­que el lec­tor pue­de dis­fru­tar aquí de su tex­to, le re­mi­ti­mos a es­ta ci­ta pa­ra for­jar­se una idea ca­bal de su con­te­ni­do: “Asi­mis­mo pa­ra des­pués de mi muer­te, de­jo por mi he­re­de­ro y su­ce­sor al Se­pul­cro del Se­ñor, que es­tá en Jerusalén y a los que guar­dan y lo con­ser­van, y allí mis­mo sir­ven a Dios. Y al Hos­pi­tal de los po­bres que hay en Jerusalén; y al tem­plo del Se­ñor con los ca­ba­lle­ros que allí vigilan pa­ra de­fen­der el nom­bre de la cris­tian­dad”.

“Tres ins­ti­tu­cio­nes orien­ta­les” –como apun­ta­ra Gon­za­lo Martínez Díez en su in­dis­pen­sa­ble Los tem­pla­rios en los reinos de Es­pa­ña (Pla­ne­ta, 2001)– se re­par­ti­rían, en de­fi­ni­ti­va, las tie­rras de un reino que se ha­bía be­ne­fi­cia­do pa­ra su ex­pan­sión de la de­bi­li­dad de los tai­fas, pri­me­ro, y de los al­mo­rá­vi­des en las zo­nas de Le­van­te y An­da­lu­cía, des­pués.

Si el desai­re del rey ha­cia sus va­sa­llos, los no­bles ara­go­ne­ses y na­va­rros, re­sul­ta cuan­do me­nos sor­pren­den­te (y jus­ti­fi­ca en par­te su ul­te­rior desobe­dien­cia), más in­só­li­to nos pa­re­ce el cré­di­to que el Ba­ta­lla­dor de­po­si­tó so­bre unas ins­ti­tu­cio­nes to­da­vía bi­so­ñas, sin ex­pe­rien­cia, que em­pe­za­ban a flo­re­cer en el es­ce­na­rio de las Cruzadas. Por­que, re­pe­ti­mos, el primer tes­ta­men­to de Al­fon­so I es­tá fe­cha­do en 1131…, y la fun­da­ción de la Or­den del Tem­ple tu­vo lu­gar en torno a 1120, ¡so­lo on­ce años an­tes!

Al­fon­so I el Ba­ta­lla­dor in­gre­só por mé­ri­tos pro­pios en esa par­ti­cu­lar mi­to­lo­gía de la Re­con­quis­ta, un se­lec­to y re­fi­na­do club he­cho de arro­jo y le­yen­da a par­tes igua­les

Pe­ro hay más. La lle­ga­da del Tem­ple a Eu­ro­pa, a tra­vés del pio­ne­ro Hu­go de Payns, no se pro­du­jo has­ta 1127 y no fue sino en 1129 cuan­do el con­ci­lio de Tro­yes con­fi­rió le­gi­ti­mi­dad al cuer­po de los mon­jes-sol­da­dos. Por úl­ti­mo, y pa­ra zan­jar la cues­tión de la cro­no­lo­gía, el Tem­ple irrum­pió en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca a tra­vés de Por­tu­gal, cuan­do la rei­na Teresa con­ce­dió al tem­pla­rio Rai­mun­do Ber­nar­do un cas­ti­llo en Bra­ga: co­rría el año 1128. A su vez, el con­de de Bar­ce­lo­na Ramón Be­ren­guer III pro­fe­sa­ba como tem­pla­rio el 14 de ju­lio de 1131, so­lo tres me­ses an­tes de que Al­fon­so re­gis­tra­ra sus úl­ti­mas vo­lun­ta­des en Ba­yo­na. EL TEM­PLE Y LA CO­RO­NA DE ARA­GÓN ¿Có­mo se ex­pli­ca la rá­pi­da acep­ta­ción del Tem­ple, y por ex­ten­sión de otras ór­de­nes de ca­rác­ter re­li­gio­so-mi­li­tar, en la con­vul­sa pe­nín­su­la Ibé­ri­ca del si­glo XII? El ejem­plo de Ramón Be­ren­guer III que aca­ba­mos de ci­tar con­fir­ma­ría que Al­fon­so I no fue una ex­cep­ción a la re­gla y, de he­cho, me­nu­dean otros per­so­na­jes de me­nor ta­lla po­lí­ti­ca que nos in­for­man de esa “mo­da” tes­ta­men­ta­ria: el mis­mo año en que Al­fon­so dic­tó su tes­ta­men­to, Gas­ton IV de Bear­ne, un viz­con­de fran­cés a quien el rey ha­bía hon­ra­do nom­brán­do­lo se­ñor de Za­ra­go­za, mu­rió en ba­ta­lla y tam­bién le­gó sus po­se­sio­nes al Tem­ple.

El his­to­ria­dor y sa­cer­do­te Francisco de Mo­xó y Mon­to­liú re­sol­vió esa fas­ci­na­ción de las eli­tes ara­go­ne­sas por el Tem­ple en un mag­ní­fi­co tra­ba­jo: Los tem­pla­rios en la Co­ro­na de Ara­gón (1990). “Las múl­ti­ples re­la­cio­nes ul­tra­pi­re­nai­cas de Ara­gón y Ca­ta­lu­ña en los mo­men­tos au­ro­ra­les del Tem­ple, coin­ci­den­tes con la ex­pan­sión del Cís­ter –su­gie­re de Mo­xó– son de­ci­si­vas al tra­tar de ex­pli­car la pron­ta im­plan­ta­ción de la Or­den en aque­llos te­rri­to­rios”. El que fue­ra aca­dé­mi­co nu­me­ra­rio de la Ma­tri­ten­se de He­rál­di­ca y Ge­nea­lo­gía ana­li­za­ba la pre­sen­cia en­tre las tro­pas de Al­fon­so I de Ara­gón de va­rios ca­ba­lle­ros fran­ce­ses que ha­bían com­ba­ti­do en Jerusalén du­ran­te la Pri­me­ra Cru­za­da (1095), como Ro­trou III du Per­che, so­brino de su ma­dre. Men­cio-

El primer tes­ta­men­to de Al­fon­so I es­tá fe­cha­do en 1131…, y la fun­da­ción de la Or­den del Tem­ple tu­vo lu­gar en torno a 1120, ¡so­lo on­ce años an­tes!

na­ba, asi­mis­mo y como otra po­si­ble in­fluen­cia, a Esteban, obis­po de Ja­ca y Huesca y maes­tro de Al­fon­so en su ni­ñez, que re­clu­tó en Fran­cia a va­rios ca­ba­lle­ros pa­ra la cam­pa­ña que cul­mi­na­ría con la to­ma de Za­ra­go­za en 1118. El mis­mo Esteban lle­gó a Tie­rra San­ta en 1105 y allí pu­do coin­ci­dir con Hu­go de Champagne, de quien Hu­go de Payns, fu­tu­ro fun­da­dor de la Or­den Tem­pla­ria, era va­sa­llo.

La Co­ro­na de Ara­gón fue, pues, mu­cho más permea­ble a las co­rrien­tes que, más allá de los Pi­ri­neos, pre­co­ni­za­ban el sos­te­ni­mien­to de la nue­va mi­li­cia de Cris­to. Hu­go de Payns, se­ñor de Mon­tigny-La­ges­se, era un miem­bro de la no­ble­za de Champagne, mien­tras que Ber­nar­do de Cla­ra­val, fun­da­dor y primer abad de Clair­vaux, de­fen­sor a ul­tran­za de Hu­go de Payns y pro­ba­ble re­dac­tor de los es­ta­tu­tos del Tem­ple, ha­bía na­ci­do cer­ca de Di­jon y era una de las vo­ces más au­to­ri­za­das de la Igle­sia de su tiem­po.

Los fun­da­do­res y va­le­do­res del Tem­ple per­te­ne­cían a una po­de­ro­sa cas­ta, bien re­la­cio­na­da con las fi­gu­ras más pre­emi­nen­tes de su épo­ca.

Pe­ro, jun­to a esos mo­ti­vos, ca­bría apun­tar otras ra­zo­nes más pro­sai­cas. De acuer­do con va­rios au­to­res (Lou­rie/Mo­xó), Al­fon­so I pu­do tes­tar en fa­vor de es­tas ór­de­nes por una me­ra cues­tión de es­tra­te­gia: so­lo unos me­ses an­tes, Ramón Be­ren­guer III, tal como he­mos vis­to, ha­bía pro­fe­sa­do como tem­pla­rio. El he­cho de que Al­fon­so VII, hi­jo del primer ma­tri­mo­nio de Urra­ca y acé­rri­mo enemi­go su­yo como lo ha­bía si­do su ma­dre, se ca­sa­ra en 1128 con la hi­ja del con­de de Bar­ce­lo­na pu­do ins­pi­rar a Al­fon­so I el pro­yec­to de ese tes­ta­men­to, me­dian­te el cual pre­ten­de­ría ga­ran­ti­zar­se una suer­te de pro­tec­ción mi­li­tar y el apo­yo de la Igle­sia fren­te a las am­bi­cio­nes de su hi­jas­tro, a quien no fal­ta­ban par­ti­da­rios en el seno de esas ór­de­nes y que man­te­nía una no­ta­ble afi­ni­dad con los ca­ba­lle­ros fran­ce­ses.

CIS­MA EN LA CO­RO­NA Fue­ra por con­vic­ción o por cálcu­lo po­lí­ti­co, el tes­ta­men­to de Al­fon­so I el Ba­ta­lla­dor con­mo­cio­nó a sus va­sa­llos, que lo con­si­de­ra­ron inacep­ta­ble y acor­da­ron nom­brar a un su­ce­sor de su cuer­da; ya que el rey ha­bía muer­to sin des­cen­den­cia.

El ar­gu­men­to que es­gri­mie­ron pa­ra jus­ti­fi­car su in­su­bor­di­na­ción

Al­fon­so I no fue una ex­cep­ción a la re­gla y, de he­cho, me­nu­dean otros per­so­na­jes de me­nor ta­lla po­lí­ti­ca que nos in­for­man de esa “mo­da” tes­ta­men­ta­ria

Los fun­da­do­res y va­le­do­res del Tem­ple per­te­ne­cían a una po­de­ro­sa cas­ta, bien re­la­cio­na­da con las fi­gu­ras más pre­emi­nen­tes de su épo­ca

fue que, de acuer­do con la tra­di­ción ara­go­ne­sa, el rey so­lo po­día dis­po­ner a su an­to­jo de las tie­rras que hu­bie­ra ga­na­do por su pro­pia mano, mien­tras que aque­llas que hu­bie­se he­re­da­do de sus an­te­pa­sa­dos –la ma­yo­ría, en es­te ca­so–, en­gro­sa­rían los bie­nes del fa­mi­liar más cer­cano.

Si­guien­do esa cos­tum­bre, el fa­vo­ri­to era su her­mano Ra­mi­ro, que ha­bía pro­fe­sa­do como mon­je y aca­ba­ba de ser de­sig­na­do obis­po de Ro­da. Con el apo­yo de la no­ble­za ara­go­ne­sa, que hi­zo ca­so omi­so a los an­te­ce­den­tes mo­nás­ti­cos de Ra­mi­ro, és­te fue pro­cla­ma­do rey; si bien su au­to­ri­dad no tar­dó en ser cues­tio­na­da por otros “can­di­da­tos”.

A su vez, los ba­ro­nes y no­bles de Na­va­rra de­sig­na­ron su­ce­sor a Gar­cía Ra­mí­rez el Res­tau­ra­dor, nie­to, na­da me­nos, que del Cid.

Si re­vi­sa­mos la evo­lu­ción que si­guie­ron Ara­gón y Na­va­rra en los años pos­te­rio­res, bien po­dre­mos con­cluir que Al­fon­so I les echó des­de su tum­ba un “mal de ojo” por dís­co­los... En el ca­so de Ra­mi­ro II el Mon­je, pron­to se ga­nó la ene­mis­tad de la San­ta Se­de, pre­ci­sa­men­te por ha­ber me­nos­pre­cia­do a los he­re­de­ros de la Co­ro­na se­gún el tes­ta­men­to re­gio. En ju­nio de 1535, el papa Ino- cen­cio II ins­tó a los prín­ci­pes de los dis­tin­tos reinos a que se cum­plie­ra el tes­ta­men­to del Ba­ta­lla­dor, pe­ro su epís­to­la ca­yó en sa­co ro­to.

Por su par­te, Gar­cía Ra­mí­rez, que ha­bía si­do pro­cla­ma­do rey en Na­va­rra por sus acó­li­tos, re­co­no­ció la su­pre­ma­cía de Ra­mi­ro II, pe­ro lo trai­cio­nó al pres­tar va­sa­lla­je a Al­fon­so VII. És­te, tras apo­de­rar­se del Regnum Cae­sa­rau­gus­ta­num o reino de Za­ra­go­za, se lo ce­dió a Gar­cía Ra­mí­rez pa­ra ga­nar­se su apo­yo, an­te la con­for­mi­dad de la ma­yo­ría de los con­des lan­gue­do­cia­nos, li­ga­dos a Al­fon­so por una re­la­ción de va­sa­lla­je.

Si nos ate­ne­mos a la le­yen­da, Ra­mi­ro II, an­te las pre­sio­nes de Al­fon­so VII y vis­ta la fal­ta de res­pal­do de sus pro­pios no­bles, hu­yó a Ri­ba­gor­za y Ca­ta­lu­ña y, una vez que “re­con­quis­tó” des­de allí sus po­se­sio­nes, man­dó eje­cu­tar a sus opo­si­to­res y col­gó sus ca­be­zas de la cam­pa­na de la ca­te­dral de Huesca…

LA SO­LU­CIÓN AL LI­TI­GIO

¿Y qué de­cir aho­ra, en es­te pun­to, de los hos­pi­ta­la­rios, los tem­pla­rios y los ca­ba­lle­ros del San­to Se­pul­cro que ha­bían si­do hu­mi­lla­dos y ofen­di­dos por las ma­nio­bras de los no­bles ara­go­ne­ses y na­va­rros? Pues que po­co pu­die­ron ha­cer en un primer mo­men­to pa­ra reivin­di­car lo que les per­te­ne­cía. Sin re­nun­ciar a sus de­re­chos, aguar­da­ron, pa­cien­tes, a que se pre­sen­ta­ra una so­lu­ción fa­vo­ra­ble al con­ten­cio­so. Afor­tu­na­da­men­te, no tu­vie­ron que es­pe­rar mu­cho. Las ór­de­nes mi­li­ta­res eran ca­da día más po­de­ro­sas y el apo­yo de­ci­di­do de la San­ta Se­de ha­cía que nin­gún prín­ci­pe se atre­vie­ra a cues­tio­nar su in­fluen­cia.

La so­lu­ción se fra­guó por una se­rie de me­di­das lle­va­das a ca­bo por Ra­mi­ro II. De su ma­tri­mo­nio con Inés de Poi­tiers, hi­ja de Guillermo IX, duque de Aqui­ta­nia, na­ció Pe­tro­ni­la, quien, con tan so­lo un año de vida, fue pro­me­ti­da a Ramón Be­ren­guer IV, el con­de de Bar­ce­lo­na. Tras un acuer­do con Ra­mi­ro II, el con­de se hi­zo con las rien­das de la Co­ro­na de Ara­gón con el tí­tu­lo de prín­ci­pe, mien­tras que el mon­je si­guió con­ser­van­do los ho­no­res de rey aun­que re­ti­ra­do ya de la vida pú­bli­ca.

Fue es­te Ramón Be­ren­guer IV, el San­to, quien, en 1140, par­la­men­tó con Rai­mun­do, gran maes­tre de la Or­den del Hos­pi­tal y por­ta­voz au­to­ri­za­do del San­to Se­pul­cro. El prín­ci­pe re­co­no­ció los de­re­chos de am­bas ins­ti­tu­cio­nes so­bre dos ter­cios del reino de Ara­gón, que, con la con­for­mi­dad de am­bas ór­de­nes, si­guie­ron ba­jo la au­to­ri­dad del prin­ceps.

Los tem­pla­rios, por su­pues­to, no se que­da­ron atrás. Ne­go­cia­ron por su cuen­ta con el con­de de Bar­ce­lo­na y es­te les dio un po­der ca­da vez ma­yor, que em­pe­za­ría a for­jar la le­yen­da de es­ta Or­den de mon­jes sol­da­dos en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, la Or­den a la que Al­fon­so I el Ba­ta­lla­dor en­tre­gó, en 1134, la Co­ro­na de Ara­gón.

EL PA­LA­CIO DE LA AL­JA­FE­RÍA. Fue cons­trui­do en la se­gun­da mi­tad del si­glo XI por la di­nas­tía Ba­nu Hud.

AL­FON­SO VII. Hi­jo de Urra­ca y Rai­mun­do de Bor­go­ña, fue co­ro­na­do Im­pe­ra­tor His­pa­niae en 1135.

URRA­CA DE CAS­TI­LLA. La hi­ja de Al­fon­so VI de Cas­ti­lla se en­fren­tó a su es­po­so Al­fon­so I de Ara­gón.

LA CAM­PA­NA DE HUESCA. La obra de Jo­sé Ca­sa­do del Ali­sal re­crea una de las le­yen­das más te­ne­bro­sas del rei­na­do de Ra­mi­ro II el Mon­je, her­mano de Al­fon­so I.

EL CID CAM­PEA­DOR. Su fi­gu­ra co­rre pa­ra­le­la a la del Ba­ta­lla­dor.

SO­BRE ES­TAS LÍ­NEAS, una pers­pec­ti­va de Bel­chi­te, cu­na de la co­fra­día, y un signo tem­pla­rio.

CRÓ­NI­CA DE SAN JUAN DE LA

PE­ÑA. Es­cri­ta por ini­cia­ti­va de Pe­dro IV de Ara­gón, re­la­ta la his­to­ria de es­ta Co­ro­na.

RAMÓN BE­REN­GUER III. Lla­ma­do el Gran­de, es­te con­de de Bar­ce­lo­na pro­fe­só como tem­pla­rio el 14 de ju­lio de 1131, tres me­ses an­tes de que Al­fon­so I de Ara­gón re­gis­tra­ra sus úl­ti­mas vo­lun­ta­des. MEZ­QUI­TA de la Ro­ca de Jerusalén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.