El lu­gar don­de re­po­san sus restos

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Edad Media -

EL MO­NAS­TE­RIO be­ne­dic­tino de San Pe­dro el Vie­jo, en Huesca, al­ber­ga uno de esos te­so­ros im­pre­vis­tos de nues­tro pa­sa­do: la tum­ba de Al­fon­so I el Ba­ta­lla­dor. Aun­que no siem­pre fue así: el mo­nar­ca, fa­lle­ci­do en la lo­ca­li­dad mo­ne­gri­na de Po­le­ñino –en­tre Sa­ri­ñe­na y Gra­ñén– fue se­pul­ta­do en el mo­nas­te­rio de Mon­tea­ra­gón, y allí des­can­só has­ta el si­glo XIX. Du­ran­te el si­glo XII, San Pe­dro el Vie­jo se eri­gió como la se­de real más pro­lon­ga­da de to­da la Edad Me­dia, ya que Ra­mi­ro II el Mon­je re­si­dió en­tre sus mu­ros has­ta su muer­te. Lue­go, las fie­bres del tiem­po pla­tea­ron su sien, has­ta el pun­to de que la rui­na es­tu­vo a pun­to de ha­cer­lo des­apa­re­cer. Gra­cias al com­pro­mi­so de los os­cen­ses, el mo­nas­te­rio fue de­cla­ra­do Mo­nu­men­to Na­cio­nal y se aco­me­tió su res­tau­ra­ción in­te­gral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.